25 años desde la muerte de un mito, Freddie Mercury, repaso a su carrera y éxitos.

Publicado por el 25 noviembre, 2016

ferddiebandaFreddie (nombre real Farrokh Bulsara) nació en el Shangani Govt. Hospital, de la isla de Zanzíbar (Protectorado Británico), un 5 de septiembre de 1946, tuvo que trasladarse a África a causa del trabajo de su padre, cajero de la Secretaría de Estado para las Colonias. El apellido de la familia se deriva de la ciudad de Bulsar (conocida también como Valsad), en el sur de Guyarat (India).

freddielegendPocos artistas han conseguido tanto con tan poco. Hoy 24 de noviembre de 2016 se cumplen 25 años de su muerte.  Para muchos ha sido y será quien mejor encarnó el Rock como fantasía y espectáculo. Dio a la música ese sello de identidad propio, cantaba, saltaba, lloraba, lo vivía, hasta que murió. Pero su legado de éxitos, y el artista en sí no ha muerto. Hoy 24 de noviembre y 25 años después, sigue tan vivo como el primer día sellando de alegría el corazón de tantos miles y millones de personas que lo siguen recordando como un mito para la música. Un campeón que dio fama a éxitos tan aclamados hoy día como “Bohemian Rhapsody”, “We Are the Champions”, “We Will Rock You” y “Another One Bites the Dust.” Él, era el eje motor de QUEEN, además de ser el fundador y vocalista del grupo británico de rock más importante de los últimos tiempos, fue él no va más de un género, de una época y de un estilo.

Los cuatro miembros de la banda eran esenciales para el éxito de Queen, pero Freddie Mercury era un hombre que sin duda hizo su propia marca en este planeta. Un tipo sin freno, que no le tenía miedo a nada, con un empuje y una fuerza idóneas para poner en marcha cualquier idea por descabellada que fuera, y dar alas a ese don de gentes que pocos artistas poseen. El hombre tenía las cuerdas vocales de un DIOS, podía cantar la canción de “Happy Birthday” y todavía hacer que la gente perdiera su miedo, y cayera rendida a sus pies. Su rango vocal se extendió a lo largo de cuatro octavas y entregó algunos éxitos que a día de hoy siguen vigentes en el recuerdo de las millones de personas que lo vieron por última vez en escena.

En 2008, la revista estadounidense Rolling Stone lo colocó en el puesto 18 en su lista de los 100 mejores cantantes de todos los tiempos, mientras que Classic Rock, al año siguiente, lo consideró el mejor cantante de rock de la historia. Por su parte, Allmusic definió a Mercury como «uno de los líderes más carismáticos y dinámicos en la historia del rock». Una encuesta hecha por The Sun, que pretendía encontrar al «Máximo dios del rock», situó a Mercury en el puesto número uno.

freddieliveTuvo la presencia escénica de un millón de Liza Minellis juntas. Ni siquiera necesitaba cantar. Sólo quedarse allí le bastaba para agitar en forma de tormenta al público que allí se daba cita. Su soporte para micrófono era lo más grandioso del mundo. Era como si estuviera empuñando una maldita espada. Fue autor del éxito “Bohemian Rhapsody”; la de veces que la habremos escuchado en cualquier radio, anuncio de televisión, como aquel éxito de renombre “We Are the Champions”, mítico por su nombre o poder, y por la facilidad para atraer al público con una facilidad asombrosa.

Freddie, como buen amante de la cerveza, o portando su chaqueta de color amarillo chillón, siempre decía que había que ir bien elegante, presumir de belleza y bien estilizado; tal y como se podía ver en sus apariciones en vivo. Su cuerpo bien elegante, y esa garganta o ese chorro de voz, era todo lo que necesitaba junto a su escultura despampanante, para derribar todos los muros que se atravesasen en su camino. Un artista que impulsó a cada uno de los estilos con los que flirteó, ya fuera el rock progresivo, el hard rock, la música disco o el bel canto.

Siempre cantando como si fuera la última vez en su vida, el mismo decía: “No puedo llegar tan alto, vamos a bajar otra vez” y en seguida elevaba su voz con tal magnitud que no cabía en Wembley, a pesar de que su voz llegaba a la atmósfera como pocos artistas masculinos han logrado, daba la sensación de que su fuerza no nacía de la técnica, sino de las entrañas. Freddie Mercury fue y sigue siendo un líder de masas, un anfitrión que invitaba a cada seguidor a la fiesta, y que nunca tiraba la toalla, único e inigualable, cualquier palabra que diga se queda corta para su enorme poder. Despedir el numerito con ese “que os jodan” y recibir una ovación como respuesta es algo que solo pueden permitirse las estrellas de verdad.

Cualquiera de sus movimientos, ya era glorioso, hasta su cara era un poema, y sus seguidores lo adoraban. Literal se volvían locos cuando Freddie les lanzaba agua y se ponía chorreando en cada actuación. A la gente le encantaba arrancarle la ropa porque – ya sabes – ES FREDDIE MERCURY. El hombre realizó conciertos subido encima de la figura del gran Darth Vader, además de otras ñoñerías. A Freddie no le importaba nada de su alrededor, sino tenía pollo para cenar, hacía lo imposible por conseguirlo, así fuera de madrugada y no hubiera gente por la calle. A pesar de su bigote extralargo y sus dientes sobresaliendo, el mismo llegó a reconocer en más de una ocasión que no se consideraba un hombre guapo, pero exhibía el bigote como pocos. Así fuera con sus pantalones ajustados, o camisetas de tirantes, siempre se veía demasiado atractivo.

En este vídeo de apenas dos minutos Freddie Mercury paró el mundo.

Lo cierto es que varios meses antes de morir aquel 24 de noviembre de 1991, mucho se especuló sobre su orientación sexual, el mismo lo comentó al medio NME, refiriéndose a sí mismo como «gay», aparte de haber ocultado durante años que era portador del VIH. En una encuesta que realizó el Diario Clarín tiempo atrás, Freddie Mercury fue elegido como «el gay más valiente al hacer pública su homosexualidad, mientras que su compañero Brian May comentó; la única forma de conocer su verdad, es dejándolo tranquilo y no dándole tanta importancia a su vida privada.

El día de su muerte, Freddie Mercury era algo más que un simple cantante, se había convertido en MITO, y formaba parte de la vida de millones de personas. Hoy día, recuperar a aquel artista es casi imposible y que mejor forma de rendirle un sentido homenaje que viendo y escuchando alguno de sus éxitos más aclamados, éxitos que forman parte ya, de la vida de miles y miles de personas en todo el mundo.

Autor: Matthew Bourdais

2 Comentarios

  1. METALMANIACO

    25 noviembre, 2016 at 2:29

    Un artista de esos que solo se ven cada cien años. Un garganta prodigiosa, no solo un frontman, un autentico showman que supo imponer un estilo propio e inimitable dentro del rock. Como fue su arte y su personalidad que trascendió las barreras del rock para convertirse en un icono mundial de la cultura popular…25 años y su ausencia es tan grande como en 1991.

    • Matthew Bourdais

      25 noviembre, 2016 at 6:02

      Cualquier cosa que se diga, queda corta ante un genio con tremendo talante y tan ingeniosa voz. Un artista que trascendido y todavía sigue propagándose como el primer día, digamos que sigue más vivo que nunca pese a su defunción, una verdadera leyenda que se fue demasiado pronto, lo importante es que sigue en nuestro recuerdo, y en nuestros corazones. Sin él, QUEEN es una banda del montón, ya que él era el que movía los hilos y el que los hacía grandes allá por donde iban. Tremendos recuerdos, gratos recuerdos mejor dicho, increíble cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando nos dejó. Como tu bien dices Hernán, artistas de este tipo solo se ven cada cien años, milagro sea que veamos alguno parecido a Freddie, que lo dudo. Pasó igual que cuando se fue Michael Jackson, otro genio de la música.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>