42 gloriosos años de Moonmadness de Camel. Repaso a un clásico del rock progresivo.

Publicado por el 24 agosto, 2018

camel-moonmadnessCAMEL, grupo de rock británico, formado en Londres en 1969 y consolidado en 1971. Es uno de los pioneros del rock progresivo, y uno de los pilares fundamentales del género, junto a bandas como Pink Floyd, Yes, Genesis o King Crimson. También participó junto a Caravan y otros grupos en la Escena de Canterbury. Con motivo de su llegada a España, no queríamos dejar de lado un álbum que marcó un antes y un después en la escena del rock progresivo de los 70, aquí podéis leer más de “Moonmadness”, un disco histórico, pero también una leyenda viva de la música actual.

Moonmadness se grabó de forma precipitada ya que la gira programada en 1976 hacía acto de presencia y pese a la rapidez de la grabación, el resultado final encandilaría a sus incondicionales, y a una ristra de seguidores que por aquella época, ya veían con buenos ojos la música del conjunto británico.

El resultado final no podría ser más placentero; la psicodelia, la espacialidad, o los desarrollos progresivos cercanos al jazz, registraban una personalidad inigualable. Hablamos de un viaje por los albores de la melodía y del encanto, una capacidad de saber llegar al oyente sin necesidad de alargar el minutero más de lo necesario.

Eso es “Moonmadness”, sutileza, melodía y afinamiento, algo que consiguieron engrandecer gracias al empuje del batería Ward, excitando el sonido de la banda hacia el Jazz, lo cual trajo las primeras tensiones en el seno del conjunto, que dieron como resultado la marcha de Ferguson.

Moonmadness, un disco que lo tiene todo, y que ayudó al éxito de una banda que en plena década de los 70, conquistó a miles de seguidores con su particular visión de hacer rock progresivo.

Un disco de altos vuelos, ¿o debería decir de grandes melodías? En cualquier caso un disco de época, basta con dar una escucha a pistas tan entrañables como la instrumental de apertura “Arisitillus” que da acceso a ese universo de colores cinéfilos, para darse cuenta del entramado musical que derrochan estos genios. Una intro llevada por un teclado muy de aquella época. Por momentos llegando al chirrido (en el buen sentido) que se conseguía con el pulsar repetido de las teclas, y el desafinamiento de las mismas.

Por consiguiente, la bella “Song within a song” reluce en todo su esplendor con pasajes donde el ritmo lento y semi rápido o la voz de Latimer encajan un paréntesis de placer. No hay que olvidar que en este tema, la parte instrumental se alarga un poquito más pero sin aburrir y encima gestando una rítmica de quitar el sentido, siempre midiendo cada elemento, o cada pasaje y deslumbrando con una sencillez abrumadora.

El cambio llega con “Chord change” una instrumental para el deleite de aquellos que nos gusta la música como ese placer efímero de darle sentido a nuestros oídos. Al igual que los viajeros buscan lugares o esa aventura incansable que los haga soñar, CAMEL en este tipo de composiciones, unen de forma audaz su talento dando color a esa cara desierta del mundo que nos rodea.

camelbanda“Spirit Water” refleja esa pizca de humanidad que la música de CAMEL siempre ha contenido, una voz sinuosa, y un piano efímero actúan como guinda del pastel en un momento álgido en el que el disco se vuelve más rockero de la mano de “Another Night”, otro tema que encandila desde el primer segundo, y que no para de subir el éxtasis a base de un buen dominio de la batería de Andy Ward, o los cableados de guitarra de Andrew y el órgano de Peter Bardens, todos ellos en una ejecución brillante de quitar el hipo. Elemental, envolvente y magnetizada por la maestría de tan talentosos músicos.

Escuchar CAMEL y no escuchar cualquier disco de ellos, tiene un pase, pero escuchar Moonmadness y no hacer hincapié en “Air Born” es un delito, este es uno de los temas que más me impactó en su día. Difícil describir con palabras la situación que se vive en el transcurso de este capítulo. Sí me lo permitís, es un tema que podría servir perfectamente para una velada romántica, inclusive para adornar ese día frío lleno de desencanto en el que te sientes totalmente desanimado. Cuando escuché este tema hace ya muchos años, las emociones afloraron, y jamás supe entender como una canción era capaz de revolverme por dentro, y hacerme sentir tantas sensaciones. El hermoso sonido de la flauta, el bajo serpenteando junto a la percusión, la voz clara de Latimer, su flauta siempre presente, mucho más en este tema, o la evaporada melodía del teclado es de esas que te hacen vaporizar la mente, y llevarte a otro hemisferio sin tan siquiera cerrar los ojos, o sin moverte del sillón.

Magnífico el final de este último tema, sin embargo la pista que cierra el disco de forma plena es “Lunar Sea”, un tema que llega a rozar el lado más futurista del conjunto, entremezclando elementos de teclado cósmicos, y desarrollos más extensos donde veremos el mano a mano entre las teclas de Bardens, el bajo de Ferguson o la percusión de Ward. Una instrumental de 9 minutos de duración donde la música es la que habla, ella tiene la voz cantante, y CAMEL una creatividad sin límites. Un tema que se vincula al rock progresivo, pero sin dejar de lado el sendero de lo sinfónico y el lado más retro del conjunto.

Un disco enigmático con una portada que le hace muy bien a su conjunto, llenando de encanto y de colores, los mismos aromas que desprende la música, esos aromas que se viven en la naturaleza, en el día a día, o en bandas como CAMEL, que con poco presupuesto y mucho talento consiguieron alcanzar el cielo.

CAMEL, estarán presentando este clásico “Moonmadness”, el 1 de septiembre en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, el 3 de septiembre en la sala But de Madrid y el 4 de septiembre en la sala Barts de Barcelona. Un disco que sirve para retratar a una leyenda como CAMEL, y una gira que promete ser inolvidable.

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

3 Comentarios

  1. METALMANIACO

    25 agosto, 2018 at 21:19

    Camel es una banda que recuerdo haber escuchado de muy joven, alrededor de los 15 o 16 años y en su momento no me atrajo demasiado. Y desde esa vez creo que no los volví a escuchar. Mira que conozco muchos discos progresivos de esa época pero no se por que Camel no se me dio por darles una oportunidad jajaja. Creo que ya es hora.
    Excelente critica!!! Saludos

  2. Hellishbear

    29 agosto, 2018 at 4:07

    Un gusto volver a leer reseñas en la pagina Frank, espero y sigan constantemente haciendo mas reseñas. Pasando a la banda, una pena el poco reconocimiento la que a tenido. Desafortunadamente le toco aparecer a lado de monstruos del progresivo de la época que los eclipsaron.

    Músicos de primer nivel, composiciones y melodías de otra galaxia, muy adelantados a su época.

    Metalmaniaco, te recomiendo este tema para que te “enganches” con Camel, dale una escuchada a detalle:

    https://www.youtube.com/watch?v=EdoKYBeOL1Y

    • METALMANIACO

      29 agosto, 2018 at 17:16

      Gracias por la recomendacion!!! Saludos Hellishbear

Deja tu comentario

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>