Accept (Blind Rage) – Crítica

Publicado por el 1 septiembre, 2014

accept-blindrageArtista: ACCEPT
Álbum: BLIND RAGE
Estilo: Heavy Metal
Sello: Nuclear Blast
Fecha: 15 de agosto de 2014
Nota: 8/10

El 2010 fue el año de regreso de unos renovados ACCEPT incorporando en la voz a un desconocido Mark Tornillo regalándonos un poderoso “Blood Of The Nations” siendo tan bueno que  hizo casi olvidarnos de un tal Udo Dirkschneider. Dos años después volverían al ruedo con otro sólido trabajo, “Stalingrad: Brothers in Death” (2012). Y para forjar una trilogía por así decirlo conservando la misma frecuencia de tiempo entre disco y disco vuelven al rodeo con “Blind Rage” liderados como siempre por la mente maestra de Wolf Hoffmann.

Con una de las mejores portadas de toda su discografía en la cual parece que la bestia embravecida salida del infierno nos pasa por encima destruyendo cada uno de nuestros huesos, daba la sensación de que el álbum también nos aplastaría de la misma forma que lo hicieron los anteriores dos trabajos. Pero sin embargo en los primeros contactos con el mismo parecía que algo no funcionaba bien, ya que no contaba con la misma fuerza demoledora que sus dos hermanos mayores. Este álbum se mete por terrenos mucho más melódicos haciendo gran énfasis en los medios tiempos, líneas vocales y de guitarras no tan agresivas, pero si más trabajadas que lleva el sonido de este álbum a las raíces más melódicas de mitad de los 80’s dejando de lado ese sonido bruto, grueso y agresivo que comenzó a principios de los 90’s con “Objection Overruled” (1993), se desviaría un poco con “Predator” (1996) y terminaría de tomar forma y consolidarse con la era de Tornillo. Que la banda haya decidido voltear la vista al pasado y recuperar un poco su sonido más clásico y melódico no quiere decir que este álbum sea y suene a una obra maestra como  “Russian Roulette” (1986) o sea irregular como  “Eat The Eat” (1989), a no confundirse.

El álbum no se va al extremo de lo melódico ya que posee momentos muy intensos cercanos a anteriores entregas, pero no llega a igualar la dureza de las mismas que quizás es lo que la gran mayoría esperaba… un sonido demoledor. Puede ser que el tema de adelanto sumado a la dureza de la portada confundió a los fans en cuanto al sonido que tendría en general este disco.

Pero luego de pegarle una cuantas reproducciones me di cuenta de que estamos frente a otro gran álbum de los teutones y que no me han defraudado en absoluto. El espíritu de la banda esta inalterado, las señas de identidad que pusieron en lo alto del metal a ACCEPT están allí, los coros de carácter marcial, sus bases rítmicas compactas que descansan sobre los enormes riff de WOLF y ese inconfundible metal clásico tan bien adaptado a los tiempos modernos no desapareció.

“Blind Rage” es para degustar más tranquilo, con paciencia ya que posee composiciones de alto calibre donde cada uno de los músicos se luce y realiza un  trabajo meritorio con sus respectivos instrumentos y Mike Tornillo deja en claro que es un vocalista que puede llevar su voz por terrenos de diferentes texturas, su garganta están en mejor estado que la de Udo y posee un control mayor que la del pequeño teutón. Ojo… para mi Udo será el vocalista de ACCEPT por siempre, pero en cierto punto Mike Tronillo hoy se lo cepilla de parado.

“Stampede” da comienzo al disco como muchísima fuerza, a base de un riff asesino montado sobre una percusión sólida y veloz, Tornillo chillando a gusto y con mala leche y casi al final un solo técnico y desquiciante de la mano del maestro Hoffmann dan vida a una pieza muy en la línea agresiva de anteriores entregas. Pura tralla garantizada de principio a fin.

La velocidad baja un poco en Dying Breed” pero no la energía que brota principalmente de la hachas en forma de un filoso riff que suena a Accept 100%. Los coros imponentes en el melódico estribillo  que son marca registrada es el principal atractivo junto a la voz de Mike Tornillo que en determinado momento tira unos graves muy interesantes.

Las líneas melódicas comienzan a ganar terreno en la hard rockera “Dark Side of My Heart”. La maquinaria riffera sigue rugiendo evocando a AC/DC como siempre supo hacerlo en sus riffs (I Don’t Wanna Be Like You) pero, es en el estribillo y los solos donde ponen su signo de identidad de forma relajada y melódica.

El primer medio tiempo en asomar es “Fall Of The Empire”. Una intro guitarrera le abre camino al primer tramo, calmo y sereno con Tornillo casi susurrando la letra se acoplará al puente donde las guitarras ganan fuerza respaldadas por los coros que le brindan un manto de imponencia y solidez maravillosos finalizando en el estribillo, donde la fuerza vuelve a bajar para ceder paso a la voz y unos buenos punteos de fondo marcando el punto más alto del corte en cuanto a intensidad.  La estructura se vuelve a repetir solo que esta contiene un magnifico y prolongado solo de Wolf. Uno de los temas sobresalientes tanto por complejidad compositiva sino también por el clima que logra trasmitir.

“Trail of Tears” nos aleja de los tempos lentos y oscuros del anterior track con una buena dosis de heavy metal speedico que nos remonta a los años 80’s donde imperan las guitarras de aguda afinación, el incansable doble bombo y las contagiosas melodías, elementos que supieron maximizar y convertir en un sello propio por décadas.

“Wanna Be Free”  con su inicio acústico y melancólico nos está indicando por donde va este track. No se complican la vida en este medio tiempo que gana fuerza en el puente y el estribillo que es melodía pura con la fuerza y emoción que le brindan los coros. El resto es una caminata relajada a la par de Tornillo y los arreglos de Hoffman quien habla de  diferentes  deseos de libertad. Un corte para disfrutar de su simpleza, fuerza y la emoción que transmite tanto en su letra como en sus melodías.

“200 Years”  es una buena descarga guitarrera, veloz, muy rítmica, de liricas apocalípticas  y anti bélicas con un estribillo inconfundible de los teutones invita indefectiblemente a cantarlo bien fuerte y alto a la par  de las guitarras. Un muy buen solo, extenso y trabajado le ponen el sello a un corte potente que da ganas de escucharlo repetidas veces y no cansa para nada.

El corte que más se puede asociar a la imponente imagen de la portada es “Bloodbath Mastermind”. Este alberga uno de los riffs más duros del disco acompañado por un tratamiento en la percusión con muchísima fuerza. Mucha rabia en la garganta de Mike y una triada de solos filosos, técnicos  que te atrapan dejando en claro porque Hoffman es una de la mejores hachas de la historia, conforman a un corte que es TNT puro dejando en claro que este no es un álbum blando y a medio tiempo como parece ser.

“From the Ashes We Rise” es otra obra maestra de este redondo. Los primeros acordes y la entrada súper relajada de Tornillo nos da a pensar que estamos frente a otro medio tiempo más, pero nada que ver. El corte no es el más duro del disco pero es dueño de una energía increíble que se termina de consolidar en los estribillos donde coros, guitarras, percusión y voces te generan un fuego en el centro del pecho que arde con mucha fuerza. Impecable y sobresaliente son los solos que realiza el maestro Wolf. Esto es  metal alemán de alta dureza, inoxidable y sólido como pocos. Esto es saber rockear con altura.

“The Curse” es otro de los cortes lentos que abundan en el álbum, donde una vez más podemos disfrutar de Mike Tornillo en una interpretación relajada, natural y profunda lejos de sus típicas interpretaciones chillonas y viscerales, siendo a mi gusto en esta línea su mejor performance en todo el disco. Lo que más sobresale aquí es el tratamiento a cada uno de los solos que inundan la pista de principio a fin, siendo realmente impresionante la calidad que destila cada uno, todos a media marcha pero de una riqueza compositiva e inspiración asombrosa.

Y para finalizar este disco, “Final Journey”  le baja el telón con mucha fuerza, velocidad y doble bombo curtiendo ese sonido agresivo y compacto que viene siendo el sello distintivo en los últimos años de ACCEPT, demostrando que en esta rejuvenecida etapa siguen siendo los reyes del heavy metal clásico teutón.

Para no extenderme demasiado, “Blind Rage” es otro gran álbum de unos rejuvenecidos ACCEPT que siguen demostrando estar en mejor estado que nunca, despuntando un Heavy Metal de corte clásico con un grado de pureza y calidad como muy pocos de la vieja escuela son capaces de crear.

Componentes:

Wolf Hoffmann – Guitarra
Peter Baltes – Bajo
Stefan Schwarzmann – Bateria
Herman Frank – Guitarra
Mark Tornillo – Voz

Tracklist:

01.Stampede
02.Dying Breed
03.Dark Side of My Heart
04.Fall of the Empire
05.Trail of Tears
06.Wanna Be Free
07.200 Years
08.Bloodbath Mastermind
09.From the Ashes We Rise
10.The Curse
11.Final Journey

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>