AC/DC (For those about to Rock) – Clásico

Publicado por el 7 enero, 2013

acdcforthoseabouttorockArtista: AC/DC
Álbum: FOR THOSE ABOUT TO ROCK
Estilo: Hard Rock/Rock n Roll
Fecha: 24 de noviembre de 1981
Sello: Atlantis Records
Comentario: ¡¡ Rock and roll, electricidad y pura adrenalina que te hacen vibrar como el primer día!!

Hablar de cualquier disco de los australianos sinceramente para mi es un absoluto placer, creo que todos estamos de acuerdo que cuando hablamos de AC/DC nos estamos refiriendo a uno de los iconos mas grandes del metal a lo largo de su historia.

Únicos e inigualables por donde se los mire, creadores de un sonido que los distingue totalmente del resto, eléctrico, poderoso y arrollador cuyo mentor es un estático y desapercibido Malcom Young,  el motor creativo detrás de la bestia. Sus riff ejecutados con poder y precisión quirúrgica con su única e inseparable Gretsch Jet Firebird cuyo cuerpo decapo hasta dejar la madera al descubierto, quitándole su pastilla central y su puente. Y por supuesto no creo que haya un metalero que no conozca al encargado plasmar en una grabación o de llevar al escenario lo que su hermano crea, Angus Young ese pequeño diablillo vestido con uniforme escolar y armado con su clásica Gibson SG que al igual que su hermano es su única guitarra, nos viene deleitando por mas de 30 años con dosis de puro Hard Rock de altísima calidad. Moviéndose siempre como un desquiciado, corriendo, saltando, solos enérgicos, haciendo el paso del pato de Chuck Berry, sus punteos a una sola cuerda o el uso de thumb pickin, sus ficticios shocks nerviosos, su osado y a la vez gracioso striptease, los cuernitos en su gorra y todo lo que este mítico guitarrista a hecho a lo largo de su carrera es sinónimo de Rock And Roll. Alimentándose de las raíces del buen blues rock, puro, simple, distorsionado, eléctrico, sin pedaleras ni efectos son algunos de los factores que hicieron grande a AC/DC.

Muchos le criticaron que es una banda que nunca evolucionó, que Angus no es un virtuoso y  su guitarra siempre sonó igual, que la banda murió junto con Bon Scott……eso a quien le importa??? A mi no me interesa absoluto….a Uds. amigos metaleros??? Ya muchos quisieran ser AC/DC y tener una reputación, trayectoria y discografía como la de estos genios rockeros. Para mi lo único que vale es que cada vez que doy play a uno de sus álbumes o veo una de sus actuaciones en vivo, mi sangre entra en ebullición y automáticamente comienzo a sacudir mi cabeza entrando en un trance musical único como muy pocas bandas me logran provocar….esta es la principal virtud de AC/DC.

Por supuesto que la banda no solo son los hermanos Young, desde hace muchos años inmutable e inmóvil como una columna estuvo con sus 4 cuerdas Cliff Williams machacando una solida base en las sombras, pero siempre robusta e indispensable. Y Por supuesto tras los parches el inigualable Phill Rudd cuya ausencia entre 1983 y 1985 (periodo en el cual pilotearía helicópteros!!!) se sintió notablemente ya que a mi gusto es el baterista por excelencia de esta banda.Y la voz estuvo a cargo hasta 1979 del gran Bon Scott, callosa e inconfundible, frontman por naturaleza propia y el responsable de que la banda alcanzara cotas de reconocimiento masivo en los 70.Tras su muerte seria sustituido por el incombustible Brian Johnson que también por derecho propio se gano el lugar de vocal y el afecto de todos los fans y metalheads del mundo.

Hoy quise traer al recuerdo un excelente disco que quedo eclipsado por la imponente majestuosidad de su hermano mayor Back In Black (1980). Me estoy refiriendo al enorme y olvidado For Those About To Rock, nombre inspirado en la frase de los gladiadores romanos al decirle al Cesar,…por aquellos que vamos a morir, te saludamos…. Nuevamente el productor seria Robert John “Mutt” Lange (Def Leppard, Foreigner), quien había producido Highway To Hell (1978) y Back In Black (1980).

El comienzo está a cargo del tema que de aquí en adelante cerraría sus actuaciones y del único corte que permanecería en sus set list perteneciente a este álbum. “For Those about To Rock”, el cual se mueve lentamente pero a paso firme sobre su riff y la solida caja de la betería. Hacia el final es cuando el track explota con los disparos de cañón y la velocidad aumenta combinando de manera esplendida los asesinos solos de Angus y los penetrantes agudos de Brian. Imposible que cada vez que lo escucho no se vengan a mi mente las escenas de el cierre de sus shows. Un gran tema pero no el mejor del álbum.

“Put The Finger On You” es el típico tema hardrockero y pegadizo que al instante te contagia su energía a base de un repetitivo punteo a dos cuerdas típico de Angus y un robusto, rápido y electrizante riff marca registrada, batería simple y machacona, constituyen un corte de puro rock al mejor estilo de la banda.

Riff entrecortado y solido como el acero son la base de “Let’s Get It Up”, por que eso es AC/DC, un maquinaria productora de magistrales riff. Rítmico a mas no poder y que incita a moverte al compas de su pegajosa melodía y un solo que se te clava como pica hielo en tus oídos, te deleitan de principio a fin.

Casi a capela y acompañado por unos duros golpes de guitarra y certeros batacazos de Rudd, nos cae como un yunque sobre nuestras cabezas “Inyect The Venom”. El despliegue vocal de Johnson es sin dudas en este corte el mejor de todo el redondo cortando el aire con su hiriente y agudo falsete. La batería pisa muy fuerte marcando el ritmo continuamente como prensa hidráulica y el rugido de las guitarras forman un tema que levanta temperatura como acero fundido. Cortando el track al medio como un bisturí se encuentra el solo de Angus en duro duelo con el resto de la banda lo cual es para sacarse el sombrero.

“Snowballed”, es como una Harley Davison que se mueve a alta velocidad con su motor sonando con gran fuerza cuyo combustible es un riff de alto octanaje escupiendo de su caño de escape un estruendoso solo de guitarra que te asfixiara y te hará caer casi inconsciente. Salvaje, descontrolado, rock de alto voltaje….AC/DC en estado puro!!!.

La fiera se tranquiliza un poco con “Evils Walks”. Comenzando de forma serena, Angus acompaña con poca distorsión a los parches que marca un ritmo básico para llegar a paso de hombre a uno de los estribillos más contagiosos del álbum. Brillante solo de guitarra y la calma llega su fin cuando explotan unos magistrales coros de estadio, combinados con unos breaks ideal para ser cantado por una multitud de fanáticos enardecidos.

En “C.O.D.”Rudd  de manera simple se lleva el protagonismo aporreando su kit a la par del entrecortado riff de guitarra. Hacia el final la velocidad aumenta fundiéndose mágicamente el solo y los típicos coros de la casa. Un tema sencillo pero que transmite esa magia rockera como solo los australianos saben hacerlo.

Con “Breaking The Rules” seguimos navegando por los senderos del blues rock electrificado de alta gama. Pausado pero no falto de fuerza, alterna distorsión con melodía, ambas unidas por las agudas notas que escupe la diabólica Gibson SG de nuestro pequeño guitarrista. Rock de la vieja escuela, simple pero efectivo.

“Night Of The Long Knives” nos lleva a recorrer con su riff el mástil de la guitarra, gran dosis de melodía y otro de los estribillos del redondo que sobresale con altura son una muestra más de cómo hacer rock de alta factura con mínima materia prima. Otro corte que seria ideal para que una multitud cante con los puños bien alto. La simplicidad es sinónimo de majestuosidad de la mano de estos monstruos del rock.

Cerrando esta pieza clásica se encuentra “Spellbound”, de compas lento y marcado, robusto y pesado se desplaza imponente sin que nada se interponga en su camino. La fuerza y el volumen de las guitarras se incrementan en los estribillos siempre conservando la calma. Hacia el final Angus nos regala una dura lluvia de notas que se mezclan con los gemidos de Brian y los duros acordes de Malcom todo sostenido por los batacazos de Rudd poniendo así punto finala otro álbum mítico de estos longevos dinosaurios del rock.

Lo que más me atrae de este gran álbum es su energía y fuerza muy a la altura de lo que sería en un futuro The Razor’s Edge (1990). El álbum rebalsa calidad en sus composiciones y como de costumbre la albor de cada uno de los integrantes es memorable. A mi parecer este disco está totalmente a la altura de su antecesor, por más que muchos lo nieguen. Un disco durísimo, potente, veloz, tocado con las entrañas mismas y con el alma, homogéneo y que mantiene el mismo nivel en su 10 cortes.

Un disco excelente que permanece en las sombras sin ser recordado…para muchos, mas de lo mismo, para mi también es mas de lo mismo…rock and roll, electricidad y pura adrenalina que te hacen vibrar como ninguno. Eso es AC/DC y nadie se lo podrá copiar, quitar o igualar. Pilares absolutos del hard rock y totalmente esenciales para los cimientos del mismo. Únicos en estética, sonido y en vivo……..insuperables!!!!!!

Componentes:

Brian Johnson – Cantante
Angus Young – Guitarra Solista
Malcolm Young – Guitarra Rítmica
Cliff Williams – Bajo
Phil Rudd – Batería

Tracklist:

01.For Those About to Rock (We Salute You) – 5:44
02.Put the Finger on You – 3:25
03.Let’s Get It Up – 3:54
04.Inject the Venom – 3:30
05.Snowballed – 3:23
06.Evil Walks – 4:23
07.C.O.D. – 3:19
08.Breaking the Rules – 4:23
09.Night of the Long Knives – 3:25
10.Spellbound- 4:39

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>