Almah (E.V.O.) – Crítica

Publicado por el 24 diciembre, 2016

almahevoArtista: ALMAH
Álbum: E.V.O.
Estilo: Melodic Power Metal
Sello: Steamhammer
Fecha: 28 de octubre de 2016
Nota: 9/10

Sorprendido me he quedado con lo último de Edu Falaschi y sus queridos ALMAH, una banda que ha ido creciendo con el paso del tiempo hasta doblegar a ANGRA, y levantarse con una autoridad imponente. No siempre líderes de bandas punteras logran vencer su pasado, y destacar por encima de este, en el caso del brasileño hay que subrayar su valentía y tesón a la hora de buscar una nueva fórmula o sonido con el que sobresalir.

El arte de la cubierta, hecho por el artista brasileño Carlos Fides (Evergrey, Almah, etc.), trae todos los elementos que representan el concepto principal que contiene el álbum, ya sea con las letras y una figura central que representa la constelación de Acuario. El arte también trae el logo de la banda en un color dorado, que encaja perfectamente con la vibración positiva de “E.V.O.”.

A priori podríamos pensar que su disco “E.V.O.” es una perla más del power metal al que nos tiene acostumbrados, en esta ocasión ha querido estirar la vara e ir en otra dirección, abarcando terrenos como el Hard melódico, AOR o escenarios atmosféricos que sin apartarse de la vena power metalera, proponen otra revolución interna en su séquito de grandes obras. Sería difícil no sentir el positivismo que gira en torno al quinteto, un disco que tiene temas instrumentalmente memorables que musicalmente y vocalmente son un puñetazo de elegancia y optimismo capaz de llegar al enriquecimiento póstumo que muchos quisiéramos para los ANGRA actuales.

Para los que gustan de su primera etapa, quizás no sea el plato que estaban esperando, pero para los que nos gusta la innovación, el riesgo y la belleza, el disco supone toda una transición entre lo antiguo y lo moderno. Una lluvia de emociones donde quedan de lado los temas veloces y se le da más peso a los medios tiempos. Eso sí que nadie se asuste hay cortes que tienen su garra y esa fuerza que caracteriza al conjunto, pero no es la velocidad ultra rápida del power metal del que ha hecho gala Edu en sus creaciones anteriores.

Y una de las características principales o que más destacan en el disco es la ampulosidad de los teclados y del piano coloreando los distintos tiempos de cada canción, si bien no solo de grandilocuencia vive ALMAH, nuestros muchachos son capaces de erizar la piel del oyente con partes progresivas, solos técnicos y elementos más pesados como pueden encontrarse en “Pleased To Meet You”, que viene presidido por una entrada de teclados brillosos y sonando a un metal pesado muy coherente con esta línea progresiva, otro corte que yo destacaría por contener ese enjuague más rudo es “Indigo”, que actúa como un medio tiempo de lo más entretenido, y que incluye partes muy pegadizas donde el piano tiene una labor protagonista.

Temas como “Final Warning” destacan por su excentricidad inicial, una fórmula que quizás se vea extraña en una propuesta como la de ALMAH, pero que una vez escuchada casa muy bien con el fondo del disco, otro de los cortes más agresores del plástico es “Corporate War”, un medio tiempo redundante, agresivo y pesado, y que no es tan bruto como aparenta ya que incluye apartados solistas la mar de reconfortantes que van unidos a diferentes tendencias estilísticas muy abiertas. Lo que más me ha sorprendido es la forma de cantar que tiene Edu en esta ocasión. “Capital Punishment” por otra parte, llega con un final de otro planeta nunca mejor dicho, un track cargado de mucho Groove en las guitarras y una imponente elaboración técnica por parte del batería Pedro Tinello.  La canción tiene un aire astral, espacial o cósmico, según se mire.

Hasta aquí podríamos destacar las canciones o partes más diferenciadoras del álbum. A continuación debo hablar de las que para mí son sin lugar a duda las piezas clave del disco, y las que mejor casan con la esencia de los ALMAH clásicos, sólo que en esta ocasión se ve una evolución como ya comenté al principio de la review. Pero no cabe duda que son canciones que se dejan querer con facilidad y que tienen mucha pegada, ritmos pegadizos, estribillos redundantes y partes de ensueño. La primera que no he podido dejar de escuchar es “Speranza” que viene disfrazada por un leve tintineo estrellado y una voz repleta de cantos suaves, melosos y muy dulces. En “The Brotherhood” nos encandilan con unos pasajes de teclado muy hermosos, el uso del piano en esta ocasión a la par que suave, resulta embriagador y de una belleza incalculable, además el gran solo que incluye hará más fácil el paseo por los albores de lo sutil y encantador. Podríamos hablar de ella como una balada que juega a dos bandas, cercana al power y con aderezos de estilos como el hard melódico. ¡¡Preciosa!!

A continuación ALMAH nos ofrece una estética acorde a la fórmula que han defendido todos estos años, desde la musculosa “Innocence”, pasando por la todopoderosa “Higher” más cercana al power que todos conocéis y que incluye un muy buen estribillo, o “Infatuated” otra delicatesen para enderezar un disco que se crece con las sucesivas escuchas. Pero la que para mí es sin lugar a dudas la canción estrella del disco es “Age Of Aquarius”, cada vez que la escucho me recuerda al disco “Rebirth” de ANGRA, creo que es la canción más elaborada, preciosista y exquisita del compacto, desde esa parte de violonchelo y piano del principio pasando por esos cantos de Edu, o la forma tan melosa que tiene su voz de erizar la piel. Junto a él, tenemos la unión de los guitarristas Marcelo y Diogo, ejecutando grandes armonías y definiendo verdaderas figuras rítmicas para el recuerdo. Pero no todo queda aquí, ojito con la intro de esta canción donde podréis descubrir un cántico angelical de una voz femenina adornado con canturreos de pájaros la mar de bonitos. Aunque la parte que se lleva la coronación definitiva llega a partir del minuto 5:12 con uno de los solos más especiales del álbum.

Gran disco de ALMAH pese a que no contiene esos grandes compases que si tienen otros álbumes de los brasileños, la melodía es la que realmente sobresale en todo el disco, y la que mejor puntaje obtiene en cada canción. Un placer para los oídos y pese a que no es el disco más power, Edu Falaschi ha compuesto uno de los trabajos más consentidores de su carrera. Un paseo por el lado más majestuoso y enriquecedor que se le recuerda al músico brasileño.

Componentes:

Edu Falaschi – Voces, Guitarras, Teclados
Marcelo Barbosa – Guitarra
Raphael Dafras – Bajo
Diogo Mafra – Guitarra
Pedro Tinello – Batería

Tracklist:

01. Age of Aquarius
02. Speranza
03. Brotherhood
04. Innocence
05. Higher
06. Infatuaded
07. Pleased to meet you
08. Final Warning
09. Indigo
10. Corporate War
11. Capital Punishment

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>