Amon Amarth (Deceiver of the Gods) – Crítica

Publicado por el 11 septiembre, 2013

amonamarthdeceiverofthegodsArtista: AMON AMARTH
Álbum: DECEIVER OF THE GODS
Estilo: Melodic Death Metal
Sello: Metal Blade Records
Fecha: 24 de Junio de 2013
Nota: 7,8/10

Desde hace varios años, los suecos AMON AMARTH vienen lanzando álbumes de melodic death, estilísticamente coherentes con su propuesta.

“Deceiver of the Gods” no es diferente. Si estás familiarizado con sus dos últimos trabajos, te darás cuenta que esta última versión es bastante agradable. Una vez más, las letras exponen hazañas maravillosas y mitológicas, relacionadas con la cultura nórdica, un ejemplo es el mismo título, o temas como “Father of the Wolf” o “Hel”. A ello, hay que añadir la brutalidad cósmica de los suecos, riffs pegadizos y canciones de ritmo rápido, temas repetitivos y muy cañeros que enganchan en una primera escucha como puede ser el tema que da título al disco. Canción llevada por la batería de Fredrik Andersson dando la talla frente a los giros guitarreros de Olavi Mikkonen y Johan Söderberg, o el bombardeo gutural de Johan Hegg, al que se le ve muy metido en su papel de frontman.

Al parecer la fórmula funciona. Si algo funciona, es mejor ni tocarlo. Aunque llega un punto, pese al gran trabajo de los suecos, o la gran producción de sus álbumes; que la temática de dioses y guerreros comienza a cansar un poco. Son ya nueve discos de estudio al pie del cañón, y a pesar de ello, AMON AMARTH siguen dándolo todo.

Después de llevar a cuestas un magnífico “Surtur Rising”, “Deceiver of the Gods” se ve como un gran relevo, aunque si me apuráis, un pelín por debajo. Para mí, este trabajo ha pasado más desapercibido y no ha tenido tanto impacto como otros. Aun así, sigo admirando la calidad de los suecos, y el derroche de energía que implementan en cada una de sus composiciones.

A lo largo del álbum, se establece un ritmo donde las canciones cambian muy poco en tempo. Con frecuencia veremos los mismos pasajes, la misma tonalidad y el mismo toque. Esto no es malo en absoluto, pero se echan en falta temas más trabajados y no tan predecibles. Un ejemplo, lo podremos ver si echamos la vista atrás, en discos como “With Oden on Our Side”, sin imaginar el impacto que tuvieron en sus inicios con tres trabajos imprescindibles para entender su carrera como son “The Avenger”, “The Crusher” y “Versus the World”.

Uno podría pensar que para un álbum que trata historias mitológicas y eventos catastróficos, se encontraría más variación dentro de las canciones. Por desgracia, esto no es así, y creo que es la razón principal por la que muchos critican duramente su música. Esto crea otro contraste donde sus primeras obras entran en juego, ya que estas tuvieron variaciones interesantes dentro del estilo y del género.

Si bien, ese ritmo se ve mermado por una gran afluencia de coros vikingos en el tema “Blood Eagle” que crea una especie de intermedio muy llamativo, pero que no varía la intensidad remarcada por la fuerza de los riffs y la agilidad de la canción, a eso hay que añadir buenos punteos de guitarra, repetitivos, donde la artillería de AMON AMARTH no ofrece más de lo que su inicio deja ver.

Por otra parte, esa intención de dejarnos sin habla resulta efecto, gracias a canciones como “Shape Shifter” donde las guitarras se desdoblan a su antojo, haciendo una picada incesante con un principio cañonero con las típicas melodías ultra rápidas, adornando un estribillo acomedido; quedando obsoleta frente a otros cortes como la destructiva, “We Shall Destroy”, donde la base rítmica reabre unas partes delirantes de giros y más giros, con los platillos retumbando y la impresionante estocada de la batería o los rugidos de Johan Hegg, metiendo chicha, con unas sacudidas entre guitarras y batería, de vértigo, cantada masivamente como una cuchilla que te destroza el gaznate.

No obstante, estamos ante un disco variado y hay de todo, para todos, como el entramado de la heavymetalera “As Loke Falls” que cuenta la batalla final y el declive entre Loki y Thor. Guitarras punteadas con una atmósfera victoriosa, menos cañera que otras, pero igual de rápida y puntera, donde se ve a AMON AMARTH dar el cien por ciento de sus posibilidades; aunque no todo es velocidad, “Hel” es un tema más denso, con unos tempos lentos y asequibles, donde participa Messiah Marcolin antes en CANDLEMASS, ese dueto de voces, da un toque de autenticidad al disco, además esos intermedios atmosféricos añaden un toque casi Doom a la mezcla final, sonando funcional con esos coros y cantos idiosincrásicos; donde se relata la labor de la diosa del inframundo en la mitología nórdica.

“Coming of the Tide” baja un poco el listón, pero “Warriors of the North” se reaviva como el fuego, con un Johan, ahorcando su tono con una sequedad constante; 8 minutos para disfrutar con una epopeya de fondo, aunque a mí, es una canción que se me ha hecho bastante pesada; si por mi fuera, hubiera escogido “Hel” como último tema del álbum.  En definitiva, 47 minutos de puro gozo, que los aficionados más locos de AMON AMARTH van a disfrutar sin dudarlo un instante. A los que nos gustan los detalles más técnicos, ojito a la producción y el sonidazo conseguido por Andy Sneap.

El álbum, abarca todo tipo de influencias, pasando desde el heavy tradicional, el thrash o el death metal más clásico. Cada vez más influenciados por la escena clásica, tal es el caso, y esto me ha parecido muy entrañable, (en el libreto se puede ver) ya que han escogido varios logos de varias bandas conocidas como JUDAS PRIEST, AC/DC o MOTORHEAD, y los han utilizado en su beneficio para poner el nombre de AMON AMARTH y rendir así, un homenaje a esos grandes del metal en un segundo cd denominado “Under the Influence”. Los temas que incluye este segundo disco son “Burning Anvil of Steel” en honor a JUDAS, “Snake Eyes” en recuerdo de MOTORHEAD, “Satan Rising” en recuerdo a BLACK SABBATH y “Stand Up To Go Down” simpatizando con el sonido de AC/DC, un regalo y un lujo que no os podéis perder, escuchadlas porque no tienen desperdicio.

Después de 19 años luchando contra sus dioses, AMON AMARTH regresan con un trabajo fiel a sus principios, donde la portada vuelve a protagonizar ese toque de liderazgo que tenían las tapas de IRON MAIDEN en los 80. Nuevamente el amigo Tom Thiel ha hecho un trabajo soberbio, adaptando las necesidades de los suecos, (donde se puede ver la lucha de Loki y los dioses en el Ragnarok) a lo que sus seguidores demandan. Puro death melódico como de costumbre, con temas cañeros, melodías pegadizas y la voz desgarradora y característica de Johan Hegg. Alicientes más que suficientes para saber que se trata de AMON AMARTH, y eso de por sí, ya es sinónimo de calidad.

Componentes:

Ted Lundström – Bajo
Johan Söderberg – Guitarras
Fredrik Andersson – Batería
Johan Hegg – Voces
Olavi Mikkonen     Guitarras

Tracklist:

01.Deceiver of the Gods
02.As Loke Falls
03.Father of the Wolf
04.Shape Shifter
05.Under Siege
06.Blood Eagle
07.We Shall Destroy
08.Hel
09.Coming of the Tide
10.Warriors of the North

WEB

Autor: Francisco J. Román

3 Comentarios

  1. METALMANIACO

    11 septiembre, 2013 at 15:54

    Es un disco que me gusto mucho,es la tendencia que a manejado en sus ultimos discos, acercandose a un sonido mas accsesible en comparacion con sus brutales primeros discos, han ido incorporando elementos mas clasicos y se han vuelto mucho mas melodicos que antaño, pero igual me sigue gustando. Lo unico que tiene este disco es que lo veo muy lineal en todos sus temas, como bien decis Frank, suena igual de principio a fin el album. De todos modos es un buen album y sigue conservando esa fuerza que poseen los suecos que es unica. Surtur Rising y Twilight of the Thunder God me gustaron mucho mas que este trabajo. Saludos Frank

  2. Santiago

    12 septiembre, 2013 at 2:26

    No suena mal el disco, la verdad, tampco es que sea la repanocha, pero está bien. Ojala pronto vuelvan a sus raíces, hecho de menos sus primeros trabajos

  3. DARKLORD

    10 octubre, 2013 at 22:30

    Amon Amarth es de esas bandas que uno escucha una vez y jamás dejará de escucharla, hay montones de opiniones con respecto al disco y cada una de estas es respetable, en mi opinión me quedo con Deceiver, Surtur Rising es un buen disco, pero creo que le falta ese toque que es tan característico de AA, es tan díficil en el caso de una banda como esta, decir cual es su mejor disco, unos pueden decir Fate Of Norns, otros Versus The World, otros With Oden On Our Side, para los mas puristas The Avenger, o Once Sent From The Golden Hall, o para los mas extremos The Crusher, para los épicos Twilight Of The Thunder God, es tan complejo hacer una crítica y elegir entre tantas obras maestras, y comparar el disco nuevo con el anterior, sólo nos queda disfrutar de la maestría de estos vikingos que si saben de leatltad a sus raíces y convicciones, Oden Rules!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>