Amorphis (Under the Red Cloud) – Crítica

Publicado por el 29 septiembre, 2015

amorphis-redcloudArtista: AMORPHIS
Álbum: UNDER THE RED CLOUD
Estilo: Progressive Doom/Death
Sello: Nuclear Blast Records
Fecha: 4 de septiembre de 2015
Nota: 8/10

¿Habéis visto la película “Atrapado en el Tiempo”? Pues no sé qué cojones pasa que cada dos años los maestros AMORPHIS hacen que un servidor se sienta como Bill Murray en el “Día de la marmota”, y se repita la misma secuencia de acontecimientos una y otra vez. Porque es evidente que a día de hoy los finlandeses no quieren saber nada de las palabras “riesgo” y “evolución”. Es así, para bien o para mal desde que retomaron la senda del triunfo con el magno “Eclipse” de 2006, la banda ha ido repitiendo la misma fórmula una y otra vez con escasas variaciones, pero los mamones son tan y tan buenos, que aunque por dentro pienses “esto ya lo he escuchado antes, me suena a refrito”, acabas rendido a su clase y buen hacer a la tercera escucha del disco.

Y da hasta un poco de rabia, porque cuando les da la gana son capaces de fabricar temas realmente complejos y elaborados como serían para la ocasión “The Skull” o “Enemy at the Gates”,  y de intentar algún viraje diferente como ese riffeo medio blacker made in AMON AMARTH de “The Four Wise Ones”. Pero por lo general prefieren optar por la fórmula; Riff ganador de inicio, ritmo 1 con voz limpia, ritmo 2 con voz gutural (o al revés), repetimos, solo, y repetimos. Esquema que les lleva funcionando a las mil maravillas desde hace más de diez años y que está claro que no van a abandonar. Y uno escucha esas notas de piano tan y tan simples de “Dark Path”, que podría hacer un servidor con el teclado Casio de cuando tenía doce años, y piensa que estos tíos pueden dar mucho más de sí, pero claro, luego el tema se acelera con una precisa base de doble bombo, unas atmosféricas melodías de piano y con Joutsen atacándote con sus cuerdas vocales, y no tienes más remedio que bajar la guardia y rendirte a sus pies.

amorphis2016Porque al final se trata de eso, de saber que va a ofrecerte cada banda y disfrutar con ello. Y sí, es posible que a estas alturas AMORPHIS sean los Primal Fear del Melodic Death/Folk, y las estructuras de sus temas sean más previsibles que las promesas de un político, pero eres tú el que ha elegido escuchar el disco, y lo has elegido porque sabes que son garantía de éxito. Porque sabes que Tomi Joutsen es junto a Björn “Speed” Strid (Soilwork), el mejor vocalista de la escena Melodeather, capaz de hundirte en la miseria cuando tira de guturales y de llegarte al alma cuando nos regala sus sutiles voces limpias, y si además le añade al catálogo ese “nuevo” shriek que se ha sacado de la manga, pues no hay quien se resista. Porque sabes que estos músicos son capaces de sacar aceite de una manzana, y de un sencillo riff acabar sacando un tema ampuloso que por lo general va creciendo conforme avanza el corte. Porque sabes que estos finlandeses tienen el sentido del buen gusto más desarrollado que la mayoría de los mortales, y sus composiciones, dulces como la miel, atrapan, cautivan y se quedan junto a ti durante muchos meses. Porque sabes que les tira el folk, pero lo usan en su justa medida para no acabar cansando a los que no somos demasiado afines a dicha vertiente musical. En resumidas cuentas, porque sabes que son muy buenos ¡cojones!, y el invertir tu precioso tiempo en darle algunas escuchas a su material siempre tiene una recompensa positiva.

Profundizando más en el disco en cuestión yo destacaría básicamente dos aspectos diferenciadores respecto a su anterior Circle. El primero sería un aumento de temas con aroma a Oriente Próximo, con influencias arabescas en muchos cortes y llegando al máximo esplendor en los temas “Death of a King” y “Enemy at the Gates”. Y el segundo es que observamos también cierto cambio en la producción. Contaron con el maestro Peter Tägtgren (Hypocrisy, Pain) para el anterior plástico, al cual consiguió dotar de un sonido algo más denso y oscuro, pero Amorphis decidieron ponerse (por primera vez en su carrera) en manos del hombre de moda para este “Under the Red Cloud”, hablamos como no de Jens Bogren, auténtico especialista en bandas de Death Melódico y Progresivo, cuyas producciones suelen caracterizarse por conseguir un sonido muy nítido, fresco y contundente a la vez, donde uno puede disfrutar por separado de cada uno de los instrumentos y a la vez regocijarse con un todo siempre muy ampuloso y altisonante. Y creo que ha sido todo un acierto el trabajo de Bogren para variar, porque ha conseguido que incluso en esos momentos tan “lights” que suele regalarnos Amorphis, donde la voz limpia de Joutsen acapara todo el protagonismo acompañada disimuladamente por el resto de la banda (sobretodo el teclado), suenen realmente intensos.

El disco arranca marca de la casa con el tema que da título al disco, teclados de rigor y en menos de un minuto ya nos tienen atrapados en su particular universo. Quizás no sea el mejor corte del disco pero cumple, lo que pasa es que se queda algo pequeña al lado de la siguiente “The Four Wise Ones”, en una onda Amon Amarth antes mencionada, Joutsen se da todo un festín con sus guturales y el riffeo semi-blacker melódico sabe a gloria. “Bad Blood” entra penetrante con unos teclados afiladísimos, quizás el estribillo es demasiado “light” y simple, pero eso ocurrirá con varios temas más durante el disco. Y vamos avanzando con quizás el tema más completo del disco, “The Skull”, que por un momento nos tienta a otorgarles la etiqueta de Progresivo. Le siguen la arabesca “Death of a King” y la happy “Sacrifice”, con un riffeo inicial que ya basta para aguantar todo el sencillo tema. Algo os he explicado ya de “Dark Path” y “Enemies at the Gates”, por eso paso directamente a la parte final del disco que, personalmente, es la menos inspirada. “Tree of Ages” me acaba crispando un poco con ese folkie tan facilón y mega sobado, pero por enésima vez el buen hacer de los fineses camufla un tema excesivamente sencillo. El tema cierre “White Night” tampoco arregla demasiado las cosas y la colaboración de Aleah Liane Stanbridge (Trees of Eternity), cuyos susurros no convencen para nada por más que Joutsen intente arreglarlo con su voz infernal, no acaba de cuajar, además la melodía árabe es demasiado similar a la de “Enemies at the Gates” aunque quede disimulado el global hacia el final del tema con una especie de jam session. Si os hacéis con la edición digipack podréis disfrutar de dos temas más, ”Come the Spring”, tema muy movido y entrante, y “Winter’s Sleep”, esta ya mucho más pausada, romántica y ampulosa.

“Under the Red Cloud” es de ese tipo de trabajos que entra solo, sin necesidad de calzador, concentración excesiva o un montón de pasadas. Melodeath agradable de impecable factura y exquisito buen gusto. Quizás tenga la tara mencionada de la excesiva repetición de esquemas por parte de los fineses, pero quien lleva años siguiéndolos ya sabía lo que se iba a encontrar de antemano, así que tampoco vale quejarse. Está claro que todos los que somos “yonkis de Amorphis”, de vez en cuando necesitamos nuestra dosis, conocedores de su efecto narcótico-embriagador. Y la verdad es que mientras el camello no nos adultere el material, lo vamos a disfrutar cosa mala (entiéndase esta metáfora de una forma positiva, please).

Componentes:

Jan Rechberger – Batería
Esa Holopainen – Guitarra
Tomi Koivusaari – Guitarra
Santeri Kallio – Teclados
Niclas Etelävuori – Bajo
Tomi Joutsen – Voces

Tracklist:

01.Under the Red Cloud
02.The Four Wise Ones
03.Bad Blood
04.The Skull
05.Death of a King
06.Sacrifice
07.Dark Path
08.Enemy at the Gates
09.Tree of Ages
10.White Night

FACEBOOK

Autor: Betrayer

2 Comentarios

  1. LMZ666

    29 septiembre, 2015 at 21:11

    obra maestra… no hay nada que lo defina mejor

  2. ET

    7 octubre, 2015 at 12:14

    Tremendo álbum compañeros, mil gracias por la review y dar a Amorphis lo que se merece. Son una banda que sigo desde hace muchos años y siento que están algo infravalorados y que deberían tener más apoyo o audiencia. Practican un estilo abierto que últimamente podría dar más de sí y entrar más fácil, sus discos son verdaderas obras de arte, no creo que haya ninguno que baje del notable, o sobresaliente. Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>