Anaal Nathrakh (Vanitas) – Crítica

Publicado por el 15 diciembre, 2012

virselisArtista: ANAAL NATHRAKH
Álbum: VANITAS
Estilo: Black Metal/Grindcore
Sello: Candelight Records
Fecha: 15 de Octubre de 2012
Nota: 9,5/10

A pocos días para entrar de lleno en el 2013, toca hacer un poquito de balance. Sin pararme a analizar con detalle todos los estilos y variantes englobadas dentro del metal, puedo afirmar con rotundidad, que el sector del metal extremo ha vivido un año para enmarcar.

Y es que parece que son varias las formaciones, que han sabido encontrar la fórmula correcta, para darle a la música extrema ese punto de relativa accesibilidad, del que tanto ha carecido dicha rama metálica por antonomasia.

Los ejemplos son varios y a cada cual mejor. CATTLE DECAPITATION con su “Monolith of Inhumanity”, han seguido avanzando en su particular mezcla de Grindcore y Death Metal Progresivo, para ofrecernos un disco llamado a ser un trabajo de referencia en los próximos años. Los belgas ABORTED han conseguido al fin en “Global Flatline”, el perfecto equilibrio entre sus primeros trabajos más bestiales y su etapa más melódica. DYING FETUS dan el salto definitivo a la primera línea del Brutal Death, con un “Reign Supreme” que ha hecho temblar a más de una vaca sagrada. Incluso NAPALM DEATH parecen haber rejuvenecido, con un “Utilitarian”  que sabe adaptar magistralmente la locura Grindcore de sus inicios, a los tiempos que corren. Y mención especial para la locura técnica de THE FACELESS y su increíble “Autotheism”.

Y no nos olvidemos de otro buen puñado de veteranos, que también han lanzado discos de gran calibre, como CANNIBAL CORPSE, CRYPTOPSY, SINISTER o NILE, por mencionar algunos.

La banda que hoy nos acontece entraría de lleno en el primer grupo y con todos los honores. Bandas que están sabiendo dar una vuelta de tuerca necesaria, a un estilo que se estaba saturando por momentos. Apertura de miras, fuera prejuicios. Los patrones y los clichés están hechos para modificarse siempre que sea para bien. Fusión de estilos que beneficia al oyente.

En el caso de ANAAL NATHRAKH la cosa se acentúa aún más si cabe. Formación para nada al uso, dos miembros, Irrumator ocupándose de todos los instrumentos y la programación, y V.I.T.R.I.O.L. ocupándose de las voces (conocido por algunos por su trabajo en la banda de Death Metal BENEDICTION). Practicantes de Black Metal en sus inicios, conforme avanza su carrera han ido incorporando, de forma paulatina, elementos de Brutal Death, Grindcore, y voces limpias más propias del Black Sinfónico.

Las letras de la banda se mueven en los derroteros habituales dentro del estilo, inspiradas en los textos de Friederic Nietzsche, hablan de Apocalipsis, el Armagedón, y la misantropía, nada nuevo en el horizonte, letras burras para una música aun más burraca si cabe. Lo curioso es que la banda no publica sus letras, debido al contenido tan destructivo de estas. Personalmente creo que es una manera como otra de hacer marketing, pues a estas alturas me parece que estamos todos curados de espanto, y no hay letra, por abominable y sangrienta que sea, nos quite el sueño. Por lo general, lo que nos suele interesar de estas bandas, es su música y no su filosofía (y si a ti te interesa su rollo, no quiero ser amigo tuyo). Eso sí, nada de pintas al uso, ni corpse paint, ni cuero, muñequeras de pinchos, cruces invertidas y derivados. Vestimenta casual y cara de buenos chicos, cualquiera lo diría viendo lo que profesan y ejecutan, menudos animales de psiquiátrico.

Después de esta breve presentación, espero que estéis listos para sumergiros en el demencial universo sonoro y lírico de estos bestiajos, cosa nada fácil si no andas entrenado en metal extremo.  “Vanitas” es un disco salvaje a más no poder, de difícil digestión, subdividido en varios niveles,  que uno debe ir descubriendo según avanzan el número de escuchas.

Lo primero que nos llamará la atención, es la sensación de histerismo desquiciado que consiguen transmitir estos tíos con su música. Blast beats a todo trapo, brutales growls combinados con enloquecidos alaridos infrahumanos, y riffs de agresividad extrema. Esta sería sin duda la vertiente más difícil de aguantar, la más atroz, una deplorable tortura para tus oídos y tu alma, pero si consigues soportarla, ya estás inmunizado para disfrutar del resto del trabajo.

Así que cogemos martillo y escarpa, y golpeamos hasta hacer saltar la cascarilla. Tranquilo, no te van a salir callos, el segundo nivel anda más cerca de lo que parece y el placer al descubrirlo es inmenso. En él encontramos un montón de excelentes riffs blackmetaleros, combinados con partes de Death Metal Melódico, que por momentos pueden rozar el Metalcore.

Y a muy pocos centímetros, la tercera capa, la que de forma subyacente hace que te enganches al disco sin darte cuenta. Aparece toda la gama de Black Sinfónico, con las voces limpias y melódicas como principal atractivo, tampoco faltarán los sintetizadores que darán vida a su vena más industrial.

Como ves, la complejidad de este “Vanitas” es tremenda, y aun más tremendo es ver cómo estos tíos son capaces de fusionar tantos estilos, de una forma tan magistral y coherente.

La carta de presentación del disco ya pone toda la carne en el asador, en “The Blood-Dimmed Tide” es posiblemente el corte más desquiciado del disco, los growls esquizofrénicos no dan tregua, asentados sobre rapidísimos riffs blackmetaleros y blast beats a 250 bpm. Más de lo mismo en “Forging Towards the Sunset”, donde sin embargo ya aparecen las primeras voces melódicas en el estribillo, adictivas a rabiar. El final del tema, con un grito perdido en la inmensidad de los tiempos, de veinticinco segundos de duración, no tiene desperdicio.

En “To Spite the Face”, las voces y los riffs de aire más melódico cobran mayor importancia, recordándonos por momentos al fantástico vocalista Danne Carlsson, de la banda de Death Melódico JULIE LAUGHS NOMORE. Seguimos con “Todos Somos Humanos”, inicio con sintetizadores y un ritmo algo más machacón, para desembocar en locura extrema. No deja de ser curioso ver un título en español en una banda inglesa de metal extremo. La cosa no queda ahí, pues a lo largo del tema, aparece repetida en varias ocasiones la frase “Todos somos humanos y todos seremos polvo”, cantada con una violencia que pone los pelos de punta.

Un alto en el camino para la maravilla “You Can’t Save Me, So Stop Fucking Trying”, un ritmo entrecortado, que nos recuerda mucho a los mejores SOILWORK, da el pistoletazo de salida a una pieza muy dinámica, que se mueve en su totalidad por derroteros de Death Metal, dejando de lado por primera y única vez en el disco, la vertiente más Black.

Pero pronto recuperan su faceta más blackmetalera con “Make Glorious the Embrace of Saturn”, y “Of Fire, and Fucking Pigs”, dos cortes a toda velocidad, donde las voces limpias brillan por su ausencia. Entre medio de ambas “Feeding the Beast”, corte más pausado, prácticamente un medio tiempo donde prevalece su vena más industrial, guiño de ojo a los maestros DIMMU BORGIR.

Cerramos sesión con “A Metaphor for the Dead”, el tema más accesible y melódico del disco, con un solo y unos punteos, que firmaría con los ojos cerrador cualquier banda de Death Melódico. Una excelente forma de relajarnos un poco después de tanta atrocidad sonora.

Y así termina esta macabra y aterradora puesta en escena. ANAAL NATHRAKH han conseguido plasmar de forma magistral, toda la locura apocalíptica que profesan sus letras “Nietzschistas”. Un trabajo descomunal, tan bien compuesto y realizado, que consigue que su locura extrema se acabe convirtiendo en una maravilla sonora, incluso “agradable” de escuchar.

Componentes:

Irrumator – Bajo, guitarras, programación
V.I.T.R.I.O.L.- Voces, letras

Tracklist:

01.The Blood-Dimmed Tide
02.Forging Towards the Sunset
03.To Spite the Face
04.Todos Somos Humanos
05.In Coelo Quies, Tout Finis Ici Bas
06.You Can’t Save Me, So Stop Fucking Trying
07.Make Glorious the Embrace of Saturn
08.Feeding the Beast
09.Of Fire, and Fucking Pigs
10.A Metaphor for the Dead

FACEBOOK

Autor: Betrayer

2 Comentarios

  1. Extremetal

    23 diciembre, 2012 at 1:16

    Te corrijo: en “The Blooded-Dimmed Tide” ya aparecen voces melódicas, pero medio tapadas por growls. Además, no es el corte más duro del disco, y resulta hasta pegadizo a la 1ª escucha.

  2. Extremetal

    23 diciembre, 2012 at 2:04

    También decir que, a mi parecer, no tiene nada de “indigesto”, y que todos los temas entran fácilmente a la 1ª escucha. Si queréis analizar algo trallante, analizad “Implicit obedience”, de Desecravity: ha salido este año y es de lo mejor que os podéis encontrar en la escena del brutal death metal técnico.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>