Anathema (Weather Systems) – Crítica

Publicado por el 13 julio, 2012

Artista: ANATHEMA
Álbum: WEATHER SYSTEMS
Estilo: Atmospheric Progresive Rock
Fecha: 16 de Abril de 2012
Sello: Kscope Music
Nota: 9/10

ANATHEMA llevan una carrera en ascenso meteórico, desde aquel fantástico “We’re Here Because We’re Here” el grupo británico ha ido creciendo con solvencia, empeño e ilusión, alegrando a sus fans con discos revolucionarios dentro del género; después de llevar años engordando una discografía cambiante, cambiando de estilo en diversas ocasiones, pasando de ese doom pesado de sus primeros trabajos, a un rock atmosférico, espacial, progresivo, calmado, ambiental, alternativo, son tantas las etiquetas que se me ocurren a la hora de describir la música de estos genios, que no hay emociones sobre la mesa para definir un trabajo tan abierto y rico compositivamente hablando como es, “Weather Systems”.

Un álbum que pondrá a prueba tus emociones, sensaciones, sentimientos; alegrías, tristezas; es tan amplia la gama de colores y aromas que desprende este trabajo; que yo lo pondría un peldaño por debajo de “We’re Here Because We’re Here”; sin embargo tiene todas las cosas buenas de ese gran LP y ofrece un grado técnico y único superior al resto de obras de ANATHEMA, de por sí, la familia Cavanagh es capaz de todo a la hora de sorprender al oyente y lo llevan demostrando muchos años; y si me lo permiten, este trabajo abarca géneros cercanos al pop de bandas como COLDPLAY o RADIOHEAD, los fans de esos grupos pueden escuchar esta obra, y caerán rendidos antes los pies de ANATHEMA, fácilmente.

Con una producción de Vinny y Danny Cavanagh junto con el noruego Christer -André Cederberg, “Weather Systems” rebosa calidad y buen gusto se mire por donde se mire, después de desnudarse ante el rock alternativo y haber abandonado la escena más precaria y austera del metal, con discos que aún siguen siendo la copa del doom melancólico por excelencia, como son “The Silent Enigma”, “Serenades” o “Alternative 4”, ANATHEMA sigue subiendo un peldaño en este escalón que es la vida, siempre ha sido una banda que ha mantenido un colorido muy atípico en este estilo; la evolución ha venido sesgada desde esa dirección; aunque muchos seguidores les dieron la espalda; podría parecer que la falta de fuerza sería un hincapié en su carrera; nada más lejos, las nuevas canciones ofrecen mucho más de lo que cabría esperar; es cierto que ya no se aprecia esa intensidad rugiente y tenebrosa de las guitarras; estas quedaron en un segundo plano a merced de un sonido mágico, intenso, suave, delicado, pero siguen teniendo la misma nostalgia y motivación por las nuevas experiencias sonoras, y ejemplo de ello es “Untouchable Part1” con la voz normalizada de Vincent Cavanagh ahondando con entereza en la melodía y con pequeños susurros de Lee enriqueciéndola con otra energía más atractiva; el mejor entrante para un disco que se pasea por los confines del rock progresivo bien trazado, homogéneo, artístico, sibarita; dicha canción va aumentando en intensidad, al igual que la voz, con un grado orquestal  serpenteándose entre los confines de la realidad y con un manejo excepcional de la situación.

Es un disco hermoso, y la mejor forma de descubrirlo es escuchando piezas como “Untouchables II”, una de las canciones más bonitas que ha compuesto ANATHEMA hasta la fecha; imposible no caer rendido ante esa melodía de piano tan bien afinada, desde el inicio de la canción con la voz de Vincent y el apoyo incondicional de Lee Douglas, más protagonista que nunca, veremos un dueto íntimo, muy especial; es una canción que saca lo mejor de ANATHEMA; con unos retazos orquestales muy bien provistos, y las cuerdas vocales de Lee, emborrizando las melodías con delicadeza, dulzura, resultando un tema francamente delicioso; llegando un momento donde pega una subida con unos redobles de batería y un acompañamiento orquestal precioso.

Con un estilo personal e inconfundible llega la fantástica “The Gathering of the Clouds”, con un toque magnífico, coloreada de diferentes tonos refundidos de palabras con unos juegos vocales a dos bandas, muy distintivos, una canción apoteósica con distintas subidas y bajadas; los esquemas de esta clásica pieza van enfundando una alegoría que te llevará a través de los blanquecinos mantos de espuma celeste; al contrario que la pausada y acústica “Lightning Song” repleta de brillos y luces, donde veremos de nuevo a Lee Douglas, embellecer un medio tiempo que va avanzando por el terreno progresivo, sin desfallecer o simplemente, sin sobrecargar la canción; haciéndola más hermosa si cabe; llega un momento que da el do de pecho, dando un giro espectacular, revolviéndose hasta finalizar, tal y como empezó, esta junto a “Sunlight”, son dos de las piezas más sobrecogedoras y carismáticas del disco; “Sunlight” empieza con un leve tartamudeo de guitarra, y aquí es Vincent el que pone el toque de maestría, es un tema espectral que luego retoma el vuelo con la ayuda de Lee, y algunos acorchamientos de guitarra, elevados y no tan planos, una canción sobrecogedora, que refleja ese estado de sol naciente de una mañana primaveral, con esos rayos de luz exponiendo su fuerza en la ventana.

Después de la tormenta viene la calma, la traducción para “The Storm Before the Calm”, una canción sugestiva y minuciosa, muy ambiciosa, con una base sólida de teclados electrónicos, siguiendo un ritmo ascendente diversificando las distintas partes de la canción a lo largo de 9 minutos; hay un momento en el que aparecen varios rasgos psicodélicos que intensifican la escucha, antes de la explosión final, con pequeños interludios cabeceando, con una imaginación vocal bastante atractiva y unos acordes sinfónicos de lo mejor.

Especial atención merecen las tres últimas canciones del álbum, desde la lentitud de “The Beginning and the End”, una canción redonda, que junto a “Sunlight”, “Lightning Song” o “Untouchables II” saca la parte más mágica y emotiva del disco. El gimoteo inicial de “Lost Child” envuelve el sentimiento con un grado de melancolía, repitiendo esquemas, donde el piano intimista juega un papel importante; de nuevo el ritmo aumenta traduciéndose en una serie de harmonías delicadas pero intensas.

Sólo un grupo como ANATHEMA es capaz de concebir un disco con estas cualidades y de este tamaño, y el final de 8 minutos con “Internal Landscapes” da muestra de ello; una canción pasajera, que te transmite esa sensación de espacio abierto como flotando en otra dimensión, otra realidad; ese comienzo pregrabado con los sonidos estrellados de fondo da un aire sideral a la composición, es una creación imaginativa, repleta de invención a cargo de los hermanos Cavanagh, que han sabido reponerse al éxito de “We’re Here Because We’re Here”, concibiendo un trabajo capaz de satisfacer la demanda de sus seguidores, y de todo aquel que sea capaz de adentrarse en su mundo; un viaje totalmente imprescindible para cualquier amante de la buena música. Muy recomendable.

Componentes:

Vincent Cavanagh – Voz, Guitarra
Daniel Cavanagh – Guitarra
Jamie Cavanagh – Bajo
John Douglas – Batería
Lee Douglas – Voz

Tracklist:

01.- Untouchable Part I
02.- Untouchable Part II
03.- The Gathering Of The Clouds
04.- Lightning Song
05.- Sunlight
06.- The Calm Before The Storm
07.- The Beginning Of The End
08.- The Lost Child
09.- Internal Landscapes

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>