Annihilator (Feast) – Crítica

Publicado por el 23 septiembre, 2013

annihilatorfeastArtista: ANNIHILATOR
Álbum: FEAST
Estilo: Thrash Metal
Sello: UDR Music
Fecha: 23 de Agosto de 2013
Nota: 8/10

Tres largos años han pasado desde que Jeff Waters nos deleitara con un disco de estudio, el homónimo “Annihilator” (2010) el cual me dejó muy conforme transformándose en uno de mis preferidos de su discografía. Y al enterarme de que un nuevo trabajo estaba por ver la luz apenas lo tuve en mis manos me dispuse a escucharlo con plena confianza de que no me iba a decepcionar…..y efectivamente me encontré nuevamente con un trabajo sólido y contundente que me dejó un muy buen sabor de boca, y un terrible dolor en mi cuello.

Waters está de regreso una vez más con su compañero de equipo Dave Padden con el que ha establecido un vínculo musical muy fuerte desde el año 2003 y siendo el único miembro estable y oficial  en la formación. Desde el momento que esta unión se produjo debo decir que la calidad y el nivel musical de la banda se han elevado significativamente y se mantuvo prácticamente constante creando álbumes de muy buen nivel.

De todos modos si uno analiza la discografía de la banda vamos a observar que es una gran colección de álbumes de gran nivel, muchos de ellos clásicos del género, con algún que otro bache como el malogrado Remanins (1997) donde Jeff se hizo cargo de todos los instrumentos en una época muy difícil para la banda como para el metal en general.  Siempre el cómo su banda fueron relegados a un segundo plano, quizás porque ANNIHILATOR apareció en escena a fines de los 80’s cuando el metal estaba agonizando y la industria posaba sus ojos en el emergente “rock alternativo”. Sin embargo este virtuoso genio de las seis cuerdas, que posee en su currículum una formación de música clásica desde muy pequeño y que inclusive llego a tocar jazz en su adolescencia, nunca bajo los brazos y mantuvo a su creación activa y en buena forma al pie del cañón transformándose en un eslabón fundamental  del thrash metal. Dotado de una técnica impecable, un feeling monstruoso y una capacidad a la hora de componer brillante lo sitúan dentro de uno de los mejores guitarristas del metal, pese a la indiferencia de muchos.

Que vamos a encontrar en Feast???…..nada nuevo entre comillas, porque si bien la línea musical de la banda se ha mantenido sobre una base de thrash metal old school, siempre cada álbum posee ingredientes que lo diferencian notablemente uno de otro, aderezando ese sonido clásico con dosis de speed metal, heavy metal, algún destello death y últimamente elementos groove que han permitido que el sonido de la banda siga sonando fresco y actual.

El disco en si está formado por nueve tracks de puro y duro metal que lleva el sello reconocible de la banda, una balada, un sonido muy bien pulido, compacto, por momentos brutal y  que no dará respiro, nivel técnico marca Waters y un par de invitados como Alexi Laiho y Danko Jones quienes ya habían participado en Metal (2007).

La portada a cargo de Gyula Havancsák, nos muestra a la modelo española Pilar Rubio transformada en una zombie hambrienta de carne y sangre siendo una de las más impactantes y mejor lograda de la banda a mí gusto hasta el momento.

El primer disparo se llama “Deadlock” que estalla directamente en mi cabeza. Esto es thrash metal puro sin demasiadas complicaciones y ni arreglos complejos,  guitarras filosas y veloces a la par del doble bombo y el bajo que es un muro impenetrable de principio a fin. Sencillo, directo, pero que impacta por la fuerza que emana en todo momento. Cuando suene en vivo será una invitación infalible al más agresivo de los mosh. Nada nuevo, nada original pero tiene un espíritu maligno que conquista al instante y te hace disfrutar como poseso.

De comienzo suave pero electrizante es “No Way Out” lo cual dura solo unos pocos segundos cuando la Flying-V de Waters aumenta su velocidad y comienza a escupir fuego. Este es un track con doble personalidad ya que tanto el primer segmento como el último es tralla pura, dominados por una batería con un cuerpo muy sólido y compacto y un muy buen riff que camina por la senda speed/thrash. Pero el en segmento central el tono de las seis cuerdas cambia bastante alcanzando unas armonías interesante llevando al corte por caminos de heavy tradicional donde Jeff hace alarde de sus habilidades liberando solos uno mejor que otro, la parte vocal también baja unos cuantos decibeles siendo mucho más melódica y no tan salvaje y agresiva como en el resto, es también para destacar el trabajo contundente de Harshaw que marca una base rítmica para el elogio. Un corte demoledor

“Smear Campaign” es otro corte camaleónico, en donde el comienzo es dominado por un riff hipnótico seguido a la par por una percusión muy bien ejecutada que le da paso a un estribillo muy speed, así ira avanzando hasta que nos enfrentamos a un cambio radical de tempo. En este segmento central el doble bombo y la guitarra alcanzan la velocidad de la luz al que se suma la forma  de vocalización de Padden generando un aroma punk muy marcado. Nuevamente reaparece el primer riff que nos llevara al final y por supuesto en su recorrido irán cayendo los  punzantes solos de Jeff siendo uno mejor que el otro y en particular el que anticipa el final es adrenalina pura. Corte inspirado y de composición inteligente.

La fusión más marcada del redondo la vamos a poder oír en “No Surrender” la cual comienza sonando 100% funk al mejor estilo de Living Colour, sonido que no desaparecerá e ira alternando con puente y estribillo de corte Groove/thrash que quebrara con su duro riff y la machacona base rítmica el clima alegre y casi bailable del funk metal. Otro ingrediente interesante en su parte central es un pasaje ambiental con gritos de fondo y una densa atmosfera generada por el bajo y extraños efectos que conecta con un solo mortal de Waters. Interesante combinación con unos cambios de ritmo y tempo que te harán caer de culo.

Que nos ofrece “Wrapped”? Para no complicar con etiquetas extrañas dejémoslo en metal moderno. Un corte muy loco y caótico para que se entienda, pero no exento de fuerza y calidad. La batería y el riff enfermizo no detienen su marcha en ningún momento y además Jeff va soltando  a intervalos pequeños solos, distorsiones y efectos haciendo todo más delirante. Un estribillo encarado por Padden como si fuese un enfermo mental recordándome a la forma enfermiza de vocalizar de Jonathan Davis. De difícil digestión a la primera escucha, pero si uno lo analiza íntegramente nos vamos a encontrar con una compleja composición en la que cada uno de los segmentos que la conforman se acoplan a la perfección para darnos una patada en la cara.

Asi como Waters puede hundirte en el infierno más caliente con cortes como “Ambush” de Annihilator (2010), puede elevarte al cielo con una emotiva y profunda balada como lo es “Perfect Angel Eyes” la cual me trae enormes ecos de “Phoenix Rising “ del lejano “Set The World On Fire” (1993). Un corte súper relajado donde predominan la guitarra acústica, una percusión serena y una sentida interpretación por parte de Padden demostrando su gran versatilidad a la hora de cantar, que en este álbum realmente me sorprendió gratamente. Ideal para el relax absoluto.

Después de tanto ángel descendemos en caída libre al mismo infierno arrastrados por la groove metalera “Demon Code” al ritmo de su doble bombo incansable, voces deformadas y diabólicas que alternara con voces limpias y  Jeff de fondo disparando un riff grueso, sucio y corrompido por diversos efectos, el estribillo al mejor estilo thrash clásico con la caja castigada sin piedad conforman un corte un tanto difícil de asimilar por la gran diversidad de sonidos que abraza. Potente, pero a mi gusto es el punto más flojo del disco, posee demasiada sobrecarga de distorsión y efectos para mi gusto en un solo track.

“Fight The World” comienza con unas suaves guitarras acústicas al mejor estilo de “Fight Fire With Fire” de METALLICA para desembocar en una rabiosa descarga de Thrash metal old school con la guitarra y la batería a tope. Lo que sigue es un regreso a las raíces de la banda con guitarras afiladísimas a altas revoluciones y Dave cantando con mucha mala leche. Muy interesante es el fragmento central donde se produce un quiebre con la tónica del track, donde la banda da rienda suelta a sus habilidades, Jeff se despacha un par de solos demostrando una vez más  su capacidad creativa a la hora de componer. Lo que resta es pura caña hasta el final. Sonido clásico brutal!!!

Y cerrando el álbum nos vamos a encontrar  con una compleja obra de thrash metal con grandes toques progresivos llamada “One Fall, Two Rise” dejando en claro una vez más porque Jeff Waters es uno de los mejores guitarristas y compositores del metal. De comienzo lento tipo balada, explota rápidamente en una furiosa descarga thrashera que nos llevara por un viaje donde las secciones rítmicas son bestiales intercaladas con otras más melódicas donde sobresale la técnica de los músicos y por supuesto los solos del maestro Waters. También es para destacar nuevamente el trabajo vocal de Padden, con una capacidad asombrosa para cantar con la mayor de la fuerzas y pasar a geniales vocalizaciones melódicas. No tiene sentido que describa este track parte por parte, vívanlo por sí mismos y saquen sus conclusiones, es para escuchar y disfrutar de una pieza que pone punto final bien alto a un muy buen disco.

Feast es un álbum redondo, sin altibajos, muy heterogéneo, que mete caña de la buena y sigue manteniendo vigente a un guitarrista y a una banda que se merecen mucho más respeto y reconocimiento. Seguro dejara satisfechos totalmente a los fans de la banda y para los más acérrimos seguidores la edición de lujo cuenta con un CD extra en el que han re-grabados en 2012 quince de sus más celebrados clásicos como “Alison Hell”, “Fun Place”, “King Of Kill” o “Never neverland” entre otros, que son un verdadero deleite.

Para aquellos que no los conozcan los invito por lo menos a recorrer sus cuatro primeros álbumes que son clásicos indiscutibles del género y sus cuatro últimos trabajos que muestra a un peso pesado en muy buen estado y que todavía tiene un arsenal muy grande y mucha munición por disparar.

Componentes:

Jeff Waters – Guitarra, bajo, coros.
David Padden – Voz
Mike Harshaw – Bateria

Tracklist:

01. Deadlock
02. No Way Out
03. Smear Campaign
04. No Surrender
05. Wrapped
06. Perfect Angel Eyes
07. Demon Code
08. Fight the World
09. One Falls, Two Rise

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

7 Comentarios

  1. Matthew Bourdais

    24 septiembre, 2013 at 1:42

    Jeff Waters es uno de los tios más currantes que hay en esto del metal, siempre se las ingenia para sorprender al oyente. Muy simpático todo hay que decirle y humilde como pocos, al cual no parece habersele subido la fama a la cabeza. Aunque en cuanto a fama, ANNIHILATOR siempre han estado un peldaño por detrás de muchas bandas y no se lo merecen en absoluto. En cuanto al disco, variado y cañero, dando un toque de modernidad, nada flojo como acabas de decir, en cuanto a la review, me ha parecido muy detallada, nombrando las cosas más importantes de la carrera de este músico incomprendido. Un saludo Hernán.

  2. METALMANIACO

    24 septiembre, 2013 at 2:01

    Simple … Jeff Waters es UN GRANDE. Muchas gracias Matthew. Saludos

  3. @Alber_Metal

    1 octubre, 2013 at 0:42

    Buen disco, mucho mejor (5) veces que su disco del (2010), a parte, este (Feast – 2013) de ser un trallazo de puro Metal, tiene una edición de lujo, con un segundo CD “extra” con muchos temas clásicos de Annihilator, mi opinión es positiva hacia este nuevo disco, y pongo (7 Me Gustas) a este fenomenal álbum.
    Otra cosa, ningún disco en el futuro, (creo) igualara al genial (Metal – 2007) una OBRA DE ARTE.

    • METALMANIACO

      1 octubre, 2013 at 11:51

      Es sin dudas un gran album. A mi su anterior disco Annihilator(2010) me gusto muchisimo al igual que Schizo Deluxe (2005). Metal(2007) es tambien uno de mis favoritos de la banda un album excelente ademas de la cantidad de artistas invitados que en el figuran. Desde que esta Padden en la banda la calidad de sus albumes es realmente muy buena, llegando casi a igualar a sus cuatro primeros albumes que son obras maestras. Saludos

  4. @Alber_Metal

    1 octubre, 2013 at 16:45

    Tenemos (Annihilator) para rato, gracias a dios, hay mucho futuro en el Metal, gracias (en mayor medida) a las grandes y viejas bandas, si esperamos algo de las nuevas bandas nos haremos unos ancianos esperando…

  5. Cabaña Craze

    1 noviembre, 2013 at 17:04

    Buen disco, aunque no alcanza la calidad de sus anteriores producciones. Han evolucionado, lo que no soportan los fans de su sonido más clásico. La portada muy buena… la moda zombie acá llegó también (la modelo, Pilar Rubio, está para comerla crudita). Me voy a Cabaña María a escucharlo con un par de piscos, con el loco Zárate, el Scooter, el PP Jarra, el Arturo, el Alvaro, el Javicho… Salud! Larga vida al Rock!!

  6. @Alber_Metal

    2 noviembre, 2013 at 20:53

    La moda Zombie siempre ha estado de moda, aunque su máximo apogeo se vivió entre 1968 a 1985, lo digo para el seguidor del cine zombie, que actualmente hay muy pocos acá (España) haber si va creciendo los seguidores a ese genero, en cuanto al disco de Annihilator que mas se puede decir? Un trallazo en toda regla, para mi, muy superior a su anterior disco del 2010, aunque ninguno iguale ni supere su clásico (Metal – 2007).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>