Arise (Aquareum) – Crítica

Publicado por el 30 diciembre, 2015

ariseaquareumArtista: ARISE
Álbum: AQUAREUM
Estilo: Melodic Metal
Sello: Autoeditado
Fecha: 2015
Nota: 8/10

La propuesta que os presento a continuación se llama ARISE y viene de la provincia de Alicante. La banda se formó en el verano de 2011, y tras un año de duro trabajo decidieron lanzar su debut “7 Mundos” el 30 de junio de 2012.

Ahora, tres años después, la banda edita su segundo lanzamiento titulado “Aquareum” y como se puede ver en la portada. Diseño y título navegan a la par en un fondo azul, ilustrado por imágenes que le dan un toque de sensatez y realidad a cada parte lírica, donde la banda parece haber trabajado duramente este tiempo. Todo el arte, es obra de Carlos Guardado – Charlee Graphics, y resulta embriagador poder ir metiéndose en cada canción, atendiendo a su letra y viendo como la música casa perfectamente con esos colores, lo cual resulta más agradable todavía y sirve para empaparse de cada uno de los elementos que forman el disco.

En esta ocasión, a pesar de venir renovados compositivamente, y con una madurez mayor en cada apartado musical. El nuevo capítulo es, ¿cómo decirlo? Más personal, más embriagador, más realista. Es un todo, se nota que con “Aquareum” han dado un gran paso adelante, quizás eso se deba también a la entrada de Albert Agulles y Javier Aller, guitarra y bajo, respectivamente. La formación se completa con la dulce voz de Estefanía, y la otra guitarra de Rafa, junto a la batería de Carlos.

Todos en conjunto, creo que han realizado una labor importante de cara a endulzar cada melodía de la mejor forma posible. Y no sólo eso, estamos hablando de un disco de metal melódico, pero que va por fases, ya que incluye partes más agresivas, progresivas y momentos de intensidad variable, de hecho parte de esa intensidad se ve reflejada por las cuerdas vocales de la propia Estefanía, que es la que dirige el barco dignamente.

arisebanda“Aquareum” es un trabajo pegadizo, heterogéneo, e intenso. A pesar de que algunos temas se parecen entre sí, como se puede ver en los riffs, las canciones cada una tiene un fondo peculiar, y cada una suena distintiva. Realmente, es un disco que puede dar mucho que hablar a la larga, sobre todo, si os gusta el metal bien hecho y cantado en castellano, esta puede ser una propuesta que os puede interesar. Tanta diversidad de elementos, puede confundir, pero si se lleva de la mejor forma, y se saben anidar unos a otros, el resultado no tiene porque ser malo. De hecho, ARISE conjuntan muy bien las melodías, y los cambios de tono, desplegando cierta dulzura y una hermosa fiereza natural en temas como “Busca en tu interior”, uno de los ejes centrales que mejor unifican la sonoridad tan variopinta que propone dicho trabajo.

Tras haber escuchado a Estefanía en su otra banda MIND DRILLER, y verla ahora aquí, resulta sorprendente, por cómo cambia el color de su voz sin renunciar a la fuerza del nervio de su garganta. Preciosas cuerdas vocales, parpadeantes, y gritonas a medida que los riffs van machacando con su pestañeo constante. Un sonido no demasiado intenso, que supura frescura a la par que hermosura. Esta canción irradia algo que no se puede explicar con palabras, la intro que la sucede, es más hermosa aún. El siguiente corte “Equilibrio” tiene un no sé qué, son esas teclas entrelazadas al desarrollado sonido de guitarra las que mejor fondo encuentran de cara al final. Los aires industriales, y esas paradas de golpe envuelven la canción en pequeños éxtasis difíciles de desechar.  Un tema guitarrero, potente, con unos aromas paisajísticos que sintonizan a la perfección con los matices que propone la voz de Estefanía.

El crecimiento de la banda se debe al trabajo que hay detrás, y eso se ve reflejado en el disco gracias a la capacitación de cada músico. Han conseguido soltarse la melena (sin renunciar a nada) y hacer lo que sentían en ese preciso instante, y eso ha quedado muy bien reflejado en cada capítulo.

El disco nos sumerge en cada tema con suma facilidad; debido a la suavidad de los ritmos, sin ser excesivamente exagerados, y fáciles de detectar, consiguen que uno esté atento todo el rato a cada apartado musical, es el caso de “Grito al Viento” un medio tiempo trabajado, y donde la banda tira de elementos musicales la mar de interesantes, así como partes elaboradas que consiguen llamar la atención, todo ello sin desligarse del cántico que se perfila como uno de los más sensitivos que yo he percibido en dicha obra.

Uno de los temas que yo destacaría en demasía es “Aquareum”. Haciendo mención al tema anterior, la suavidad sensitiva es uno de los adjetivos que mejor casan con las tranquilas líneas vocales de la fémina al comenzar la canción. Aunque previamente se sucede un galope incesante de riffs rizados y unos samples la mar de curiosos, posteriormente se repiten varias veces. “Aquareum” es un tema multicolor, está plagado de tonos azules fundidos, y partes más retorcidas, como esos tonos al comienzo de “Yo quiero vivir, en un mundo donde….”. Temazo, donde toda la banda despliega todas sus armas y la fuerza que lacaracteriza. Ojito con la pesadez de ciertos riffs, rozando estilos como el Doom, partes donde se escucha algo de melodeath, y elementos de modern metal o atmósferas sedantes. Toda una variante arquitectónica, bien construida que explosiona con la llegada de “Falsas Promesas”, el que para mí es otro de los temas más sorpresivos y sobrecogedores del plástico, cuyo estribillo si atendéis bien a la letra, degollaréis con lágrimas en los ojos. Corte incendiado en fuerza, y que explosiona con una Estefanía elevada en potencia, y que vuelve a tirar de agresividad para hacer más escalofriante, un tema que de por sí resalta la excepcionalidad del conjunto.

La vaporosa, abierta y trabajada “Espiral” es una absoluta y compleja espiral de laberintos melódicos, los guitarrazos empleados por Albert Agulles y Rafa Esplugues con sus respectivos instrumentos, cuajan una actuación impecable, esos o esa especie de ganchos robóticos, parecen como pequeñas puntillas clavándose en mi cabeza. Corte estremecedor con un apartado técnico y rítmico, muy logrado. Desquiciante tal vez, o asfixiante si uno no está demasiado familiarizado con dichos sonidos. Si llegáis al final de la canción sin aburriros, seréis capaces de ver la diversidad musical de dicho tema, así como los elementos tan sugestivos que lo envuelven. Algunas partes del mismo, me han recordado a un estilo que todavía parece resistirse a muchos, el Djent. No es que sea igual, pero en algunas partes de la canción se aprecia un toque parecido. La bomba sónica nos transporta al férreo sistema donde los instrumentos se vuelven colores y estos invaden nuestra percepción con aromas translúcidos.

La otrora baza del sistema ARISE, es la elegancia personificada de cada creación, véase “El Infierno de los Soñadores” donde hay para dar y tomar, toda una interlocución de fuerza, en la que Estefanía controla su sudoroso cántico con unos requiebros guturales candentes de melodía. Junto a ella, una música variante en intensidad y melodía, con partes integradas en la electrónica como se puede ver al finalizar la pieza.  Si hay algo que me llama la atención de este trabajo, es ese blanco y negro del disco, ese lado blanquecino hermoso, y esa luz oscura que despega cuando menos te lo esperas. Pasa algo parecido con “Argos”, otro corte interesante, cambiante, variado y algo tedioso, no tan adictivo como otros y que necesita de más escuchas para hacerse a él. Posteriormente llega “Recuérdame”, el corte más extenso del álbum, alrededor de 7 minutos de puro placer, donde el sentimiento y el lado más sensible de la banda salen a relucir. Nuevamente, con esa doble personalidad que marca al disco desde el comienzo. Agresividad, fuerza, melodía y un fondo blanquecino; es como estar viviendo un sueño donde las paredes son blancas. En la canción las partes más suaves son todo un manjar, sobre todo cuando el saxo entra. Un placer puro difícil de expresar con palabras,  un tema cargado de matices, gamas, tonos, una oda al fondo marino con esas pequeñas gotitas en forma de teclado que son una delicia.

Disco muy completo, y elaborado, que posiciona la labor de ARISE en un carrusel de sentimientos. Pocas bandas me han sorprendido tanto en lo que llevamos de año. El crecimiento de la banda se ve reflejado debido a la capacitación de cada músico, con mucha soltura han conseguido soltarse la melena y hacer lo que sentían en ese preciso momento. Mejores estructuras, más compactas, algunas más complejas, pero en definitiva, un trabajo muy bien dibujado. Cada uno de los integrantes ha asumido su papel en dicha obra, y ha sabido qué labor tenía que desempeñar, de ahí que el disco suene tan fluido. Quizás el apoyo de ciertos colaboradores, como Pau Soler, o la labor de Carlos Carretón, guitarrista de Against Myself, haya sido determinante de cara a obtener un sonido más profesional. Gran trabajo sin duda, y muy completo.

Componentes:

Estefanía Aledo – Voces
Rafa Esplugues – Guitarra
Albert Agulles – Guitarra
Javier Aller – Bajo
Carlos Guardado – Batería

Tracklist:

01 Busca en tu interior
02 Equilibrio
03 Grito al viento
04 Aquareum
05 Falsas promesas
06 Espiral
07 El infierno de los soñadores
08 Argos
09 Recuérdame

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>