Arven (Black Is The Colour) – Crítica

Publicado por el 6 septiembre, 2013

arvenblackisthecolorArtista: ARVEN
Álbum: BLACK IS THE COLOUR
Estilo: Symphonic Metal
Sello: Massacre Records
Fecha: 23 de Agosto de 2013
Nota: 8/10

Después de un paréntesis de dos años, la banda de metal sinfónico alemana ARVEN vuelve con un nuevo álbum de larga duración al que han titulado como “Black Is The Colour”. Al ser un seguidor de este género, no podía esperar ni un segundo más para escuchar este atractivo y jugoso plato. Desde luego no me ha decepcionado, y más teniendo en cuenta el giro que ha dado la banda con esa versión gótica de sí mismos.

Lo bueno, como colectivo, la banda parece funcionar muy bien juntos. La batería de Felden excelente, su tiempo es perfecto en consonancia con las chicas. Ya que si recordamos, Felden es el único miembro masculino de entre cinco chicas que lo acompañan; nombrar a Lisa Geiß al bajo, que en esta ocasión ha tenido un peso mayor en el álbum; las guitarras de Ines Thomé y Anastasia Schmidt no dejarán indiferente a nadie; es más a pesar de su sencillez o escasa complejidad tienen momentos verdaderamente atractivos en el conjunto global del álbum, donde Lena Yatsula al piano, rebrota la idea de genialidad en una banda, a la cual aún le queda un largo camino por recorrer y muchas cosas que demostrar. No sólo de belleza exterior se vive, y Carina Hanselmann, a pesar de su elegancia, cuenta con una voz etérea, que flota por encima de la música con fragilidad, enamorando al oyente como ocurre con la canción “All I Got”, en una entrada deliciosa de las teclas y un embeleso por parte de la voz, indescriptible, pero es en el minuto 1.46 cuando se demuestra la mejor baza de dicho corte con pequeñas armonías de bajo, batería y piano y un grado de elegancia/belleza capaz de enamorar hasta al más insensato; posteriormente la canción coge algo de velocidad y fuerza, demostrando una variación importante con el resto de temas.

Llevando a cuestas la melodía me intrigo cada vez con cortes como “Rainsong”, el cual habría sonado mejor con un piano más envolvente, sin embargo es ese pequeño “tararara” del estribillo donde Carina consigue lo más difícil, enamorarnos con su lánguida voz, para posteriori cabalgar de lleno hacia el gran retrato dibujado por las orquestaciones y los solos de guitarra, ambos unidos, recrean otro aroma que destaca por encima del resto de temas en una joyita sin pulir, pero que al fin y al cabo, sigue siendo una joya.

No obstante, a más escuchas, el disco va ganando bastantes puntos; como podremos ver en la inicial y heavylonga “Believe” que a pesar de su simpleza, llama la atención por el huracanado colofón de guitarras en forma de solos, atacando con un entrante servicial al más puro estilo power metal; riffs potentes muy bien ahorcados a la melodía principal con la grandeza de Carina adornando los pasajes y los estribillos atronando al oyente, donde el amigo Felden vuelve a protagonizar momentos donde el ritmo sobresale, con el violín protagonizando una fina estampa de relax, ante el aluvión final. Una exquisitez nada más comenzar este viaje al corazón de los sueños.

El ritmo intermitente de “Don’t Look Back”, muestra la amplitud guitarrera de las divas junto al bajo de Lisa Geiß que remarca la solidez compositiva de la canción, siendo los altos de Carina los que mejor golpean al ritmo del tema; con las atmósferas de guitarra/violín doblando una partitura que se sube por las paredes cuando una coral femenina entra en juego allá por el minuto 3.20, aportando la parte ampulosa, pomposa y orquestal en una canción que mantiene la calidad desde el inicio hasta el final.

El apartado neoclásico lo pone el corte “My Darkest Dream” donde los esquemas de guitarra son más secos y sin embargo están más trabajados, ofreciendo una variación cognitiva con respecto al resto de temas, algo de agradecer sin duda. En “The One for Me” colabora Stefan Schmidt (VAN CANTO). Que delicia, está canción cuenta con un dueto increíble entre ambas voces (Carina y Stefan). Ambas voces unidas hacen una sola y compenetradas consiguen transmitir un contraste resultante, aunque no adictivo como si he podido ver en otros temas; las guitarras si son más crujientes y apuestan por un toque rápido y progresista, cada instrumento muestra su mejor baza con las dosis exactas de sintetizadores, aportando el toque más vanguardista de la obra.

En cuanto a originalidad o innovación la banda se mantiene al borde; quizás algunos aspectos mejorables en las voces o en las guitarras con sendos planos que a veces deberían no ser tan secos y envolver más la mezcla de instrumentos. Chapeau a la producción, el acabado y el sonido enaltece el trato que han tenido cada uno de los componentes hacia la melodía en general; un ejemplo lo podremos ver en “Cercle d’émeraude” una pieza folk instrumental con sus partes lentas a piano y sus partes más rápidas con violines de por medio, todo un ejemplar que bien merece la pena ser escuchado; en “In Your Dreams” vuelve ese Gothic Metal que tan buenos momentos nos hará pasar a lo largo del álbum; como curiosidad, Carina es la que colorea casi toda la melodía a merced de unas guitarras poco ostentosas, que ganan poderío a partir del minuto 3.09 en adelante.

“Fireside Stories” lleva un trasfondo medio pagano; cuando la escuché por primera vez me recordó a BLACKMORE ‘S NIGHT, o más acertadamente lo que sonaría si estos tomaran un giro de metal sinfónico. “My Fall” que es la última pista del álbum, (metal sinfónico de gran calibre y gran belleza), sigue por el camino antes mencionado. Sin querer excederme demasiado, destacar dos temas extra, la pista título del disco “Black Is The Colour”, imposible de describir, mejor escuchadla. Las voces aquí emocionan sin dudarlo y la música es un verdadero manjar; una gozada que escogieran esta popular canción irlandesa, así como “Ride On”.

No hay feos en este disco, un chico guapo a la batería y cinco encantadoras muchachas, todos ellos con mucho talento en sus respectivos oficios. Aun así, mucho que demostrar y mucho que evolucionar si realmente quieren que su propuesta destaque en la escena internacional. “Black is the Colour” es oscuro y se llena de elegancia en muchos momentos de la escucha; la cara contraria a “Music of Light”. Esta nueva oferta de ARVEN, merece un lugar en tu corazón; si gustas de todo lo que he expuesto anteriormente; ya tienes una deuda pendiente con este disco.

Componentes:

Carina Hanselmann – Voces
Anastasia Schmidt  – Guitarra
Ines Thomé – Guitarra
Lisa Marie Geiß  – Bajo
Lena Yatsula  – Piano
Till Felden – Batería

Tracklist:

01. Believe
02. Don’t Look Back
03. Rainsong
04. The One For Me
05. All I Got
06. My Darkest Dream
07. Cercle d’Emeraude
08. In Your Dreams
09. Firesite Stories
10. My Fall
11. Ride On
12. Black is the Colour

WEB

Autor: Francisco J. Román

2 Comentarios

  1. METALMANIACO

    6 septiembre, 2013 at 17:12

    Muy interesante, no conocia esta banda, el estilo me gusta mucho ya mismo voy a escuhar este album. Gran aporte y un nuevo descubrimiento en el basto mundo del metal. Muy buena reseña Frank. Saludos

  2. Frank

    6 septiembre, 2013 at 21:45

    Gracias Hernán, espero lo hayas podido escuchar y te haya gustado. Yo conocía al grupo ya de antes, solo que no les había prestado mucha atención. Y me llegó el disco, y dije, voy a escucharlo, porque anteriormente había visto el videoclip y me había creado una buena sensación. A pesar de su simpleza, no es que haya inventado nada nuevo, pero Arven han sacado un disco muy apetitoso, y si te gusta el Metal Sinfónico, Power o Gothic Metal, te puede alegrar el día, si siguen evolucionando, pueden hacer cosas muy interesantes de cara al futuro, todo y contando que tengan suerte y la gente se haga eco de su música, que esa es otra… Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>