Aspherium (The Fall of Therenia) – Crítica

Publicado por el 1 junio, 2016

aspheriumthefallArtista: ASPHERIUM
Album: THE FALL OF THERENIA
Estilo: Progressive Death Metal/Metalcore
Sello: Autoeditado
Fecha: 5 de septiembre de 2014
Nota: 9/10

La de propuestas novedosas que inundan la escena metalera actual cada año. En el caso de ASPHERIUM, nos encontramos con una banda la mar de original que en su segundo trabajo ya pone las cartas sobre la mesa y van más allá de cualquier periplo conocido.

Estos noruegos, afincados en Moss son capaces de crear vanguardia con simples melodías contagiosas y riffs de alto octanaje.  En su segundo largo “The Fall of Therenia” ya apuntan maneras. Nada de refritos de otras bandas, pero si mucha tendencia inexplorada que conjuga el mejor melodeath de tendencia sueca, con algo de Djent, progresivismos varios y esa parte metalcore que a veces resulta tan desconocida, y por tanto discutida entre la multitud.

Hablamos de una banda y un disco de una calidad musical excepcional, de hecho descifrar cada melodía, pasaje o apartado técnico-rítmico puede resultar un trabajo complejo para aquellos de mente cerrada que solo gustan de la típica banda de death melódico que no pasa del riff y ritmo constante de siempre. Las melodías pegadizas, los pasajes más lentos o la velocidad o caña burra si me apuráis, no es la única lindeza a destacar, y por muy buenos músicos que sean ASPHERIUM, hay que saber cuándo mezclar cada uno de esos apartados para que el disco fluya sin venirse abajo en los momentos más pausados, o sin sonar repetitivo en las partes más agresivas como pueden ser las del primer corte “The Fall of Therenia”, tras esa introducción abierta de aires oníricos.

Un tema que a partir del primer minuto y tras varios redobles de batería, se mete por vena encogiéndote el corazón con sus intrincadas partes, pausas o ese riffeo cortante, además de esos rugidos alucinógenos o esas teclas de otro espacio. Pero donde realmente gana fuerza es en su ecuador con un imponente auge de redobles constantes y un ritmo enérgico que os sacudirá por dentro y donde la banda demuestra que no solo se le da bien meter partes intrínsecas, sino que son capaces de zurrar al oyente con un melodeath abrasivo capaz de quemar la piel.

aspheriumbandaEspectacular comienzo que viene seguido por la perpendicular “The Revenant”, un corte de diez minutos de duración que puede parecer demasiado largo a priori, pero que si se coge con gusto, es todo un gozo disfrutarlo de principio a fin. Los primeros cinco minutos son una cizalla tras otra, atención a los guturales de Marius Skarsem Pedersen o esos tentadores cambios de velocidad, mermando el ritmo a tenor de unos solos más que interesantes a partir del minuto 2, o ese solfeo de las seis cuerdas ultra graves editando una progresividad para alucinar en colores. Es a partir del minuto 3 cuando la canción se transforma reflejando otro tono musical distinto y metiendo cambios instrumentales para alucine de un servidor, sin embargo es a partir del minuto 6, cuando la suavidad y la belleza se dan cita con un solo que se alarga hasta el final, mostrando el lado más instrumental y puntero del disco. Impresionante es poco, escuchadla porque no tiene desperdicio.

Hasta aquí el apartado más elogiable del compacto, aunque no el único, si bien hablamos de temas super elaborados donde la técnica, la progresividad y la instrumentación juegan un papel importante. Otra canción que esta para mí entre las mejor construidas, es la cuidada “City of Stone” con un retumbe de guitarras que me recuerda bastante a estilos como el Djent por esa intensidad riffera tan limítrofe con dicho género. Es una pieza profunda que en seguida te atrapa y te lleva a su terreno, pero no la única como dije anteriormente, ya que “Broken Beauty” o “Guardians of the Gates” son las más directas, y en seguida ganan terreno, la facilidad que tienen para atraparte no tiene nombre.

“Regret and Eternal Sorrow” es más pausada y suave, su introducción semi-doom la hace más benefactora de un sonido más tranquilo y no tan agresivo como el resto de cortes. El apartado del estribillo con esas teclas tan frías, me ha recordado a las melodías que utilizaron ETERNAL TEARS OF SORROW para dar forma a su último disco “Saivon Lapsi”. La mezcla de voces tan bien está muy conseguida, y le otorga ese toque melancólico al álbum. Para redondear, podríamos decir que estamos ante una de las canciones más tristonas del álbum.

La siguiente pista se titula “Warden of Eons” y tiene ese toque de riffs bastante ácido incluyendo doble bombo y blastbeats brutales. Hay algunos tempos de la misma que meten una caña y una brutalidad para morirse. La perfecta unión entre esta y la melodía se puede ver perfectamente dibujada en el siguiente capítulo “Landfall”, con un comienzo más propio de estilos como el metalcore, deathcore y similares, pero con esa tendencia death metal suicida, perfecta para hacer headbanging. Es una canción abierta que puede confundir al oyente, y no es lo que parece, aunque de primeras sorprende por su fuerza y consistencia, a partir del minuto 4:02 entra en acción el lado más sensitivo con un solo de guitarra capaz de enmudecerte, además incluye unos teclados de aire invernal que le dan otro toque de frialdad del que no gozan el resto de temas, por consiguiente, la canción vuelve a hacer de las suyas hasta sorprendernos con una armoniosa tentativa de malabarismos sonoros y un delicado interludio a piano mezclado con un interesante redoble de batería y una coral ampulosa que personifica aun más la dirección de esta obra y su fantástica performance.

En cuestión de gustos no hay nada escrito, y si hablamos de cambios en la métrica del disco, “As We Light Up the Sky” es otro de los temas más abiertos por así decirlo que goza de una fuerza que se convierte en magia pura para los oídos.

Con casi 14 minutos de duración se sucede la última pista, “Reality Unfolds”, donde hay de todo para todos. Es la canción que mejor encaja por ese aire futurista que desprende y se ve dibujado en la portada. El único problema de este corte es la extensión del mismo, demasiada duración que puede llegar a aburrir, y la que más defectos tiene. Hay momentos en la misma que me parecen estelares, y otros contraproducentes. No entiendo como un disco con varios temas largos, necesita de una canción así para sobresalir, cuando “As We Light Up the Sky” podría haber sido el broche de oro perfecto para cerrar el disco. No me malinterpretéis, “Reality Unfolds” tiene grandes momentos para el recuerdo, pero siento como si algunos estuvieran forzados a caer en el olvido, en todo caso es una canción que para los más sibaritas debe suponer lo máximo.

Hablamos de una obra exquisita, un punto más arriba o un punto más abajo da igual, lo cierto es que la calidad no se le quita nadie. Por poner una pega; una hora y diez minutos pueden resultar algo excesivos tras la primera escucha, sobre todo los temas más elaborados que quizás cueste más hacerse a ellos, sobre todo el final del disco, porque “The Revenant” es la joya por excelencia del álbum y una de las canciones que más se disfruta. Finiquitando, si habéis llegado hasta aquí y os ha gustado lo que habéis leído, os animo a escuchar el álbum, podéis hacerlo gratuitamente a través del Bandcamp de la banda, pinchando en el link que tenéis a continuación.

Componentes:

Torgeir Lyby Pettersen – Bajo
Bjorn Tore Erlandsen – Batería
Marius Skarsem Pedersen – Guitarra, voces
Morten Nielsen – Guitarra

Tracklist:

01.The Fall of Therenia
02.The Revenant
03.Broken Beauty
04.Guardians of the Gates
05.City of Stone
06.Regret and Eternal Sorrow
07.Warden of Eons
08.Landfall
09.As We Light Up the Sky
10.Reality Unfolds

FACEBOOK
BANDCAMP

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>