Astral (Mundo perdido, mundo prohibido) – Crítica

Publicado por el 9 julio, 2012

Artista: ASTRAL
Álbum: MUNDO PERDIDO….
Estilo: Power metal/Progresivo
Fecha: Enero de 2012
Sello: Autoeditado
Nota: 8,2/10

Los valencianos ASTRAL debutan en escena con su primera magna obra titulada “Mundo perdido, mundo prohibido”; y aunque muchos podrían pensar que se trata de un primer trabajo correcto; desde aquí os invito a que le deis una escucha a las 5 canciones que forman este primer capítulo, musicalmente y compositivamente hablando, tenemos un muy buen comienzo de una formación nacional que dará que hablar, en estos 5 temas, ASTRAL demuestran que tienen los pies muy en la tierra; y que además saben de sobra como agradar al oyente y llevárselo a su terreno.

Como es normal, en un primer trabajo siempre hay cosas que mejorar, de ahí la producción; en algunos aspectos las voces, aunque el sonido tan cristalino conseguido para la ocasión, nos deja entrever que podemos esperar grandes cosas de esta banda en el futuro o en trabajos posteriores que vayan a editar.

Las bases están bien construidas, y esto se debe, a la unión de los 6 músicos que forman ASTRAL; en las guitarras tenemos a Rafael Such y Rubén Albaladejo, el primero proveniente del panorama valenciano (Juicio de Dios), el segundo proviene de Sigma Cero. En las voces, si alguien ya se ha dado cuenta, o conoce a LEITHIAN, su vocalista José Cebrián, aparece en ASTRAL, y cobra uno de los papeles más importantes en el disco; aunque personalmente su propuesta en LEITHIAN me gusta más que en ASTRAL, no sé por qué será, su labor aquí, la noto algo forzada en según qué momentos y canciones; quizás solo sea mi percepción. En fin… Seguimos, a los teclados está Héctor Sierra, al bajo Javier Plazas procedente de la banda, El tío la carreta (menudo nombrecito) y finalmente a la batería, Fran Carrasco.

Una vez hechas las presentaciones, vamos con el disco, para ser un Ep; este disco está muy bien constituido, las 5 canciones a excepción de la intro, rondan los 6 minutos de duración, ya sólo por eso, por su duración, esquematización, evolución, trascendencia; las composiciones se salen hasta cierto punto, no vamos a decir normalitas, porque lo que ASTRAL nos presentan en este debut, es más que un comienzo, el recorrido de sus integrantes lo avala, y eso quieras que no, juega muy a favor del grupo.

Las influencias en ASTRAL son bastante amplias, podríamos nombrar infinidad de bandas nacionales como son NOCTURNIA, WARCRY, DARKSUN o de corte internacional como KAMELOT o SYMPHONY X, este último deja algunos ramalazos estilísticos, principalmente teclados, o de ritmos, en piezas como “El momento de la verdad” o la intro, “Mundo perdido, mundo prohibido”, un inicio encantador de belleza indescriptible, donde veremos un entrante épico de dunas, pirámides y desiertos, la belleza de Egipto, sintetizada a través de una “orquesta no sinfónica”, pero he de decir que la labor de Héctor Sierra en esta pieza, resulta de un valor incalculable, ha conseguido plasmar el sonido orquestal dibujando un cuadro con unas melodías muy bonitas, recordando a discos de SYMPHONY X, como la magia omnipresente de “Twilight in Olympus” o esa magnífica obra de nombre, “V: The New Mythology Suite”, y tan sólo en una introducción, nos queda por ver, lo que nos ofrecen los 4 cortes restantes del disco.

La intro viene ligada al  primer corte, “Tiempos de esperanza” con una entrada triunfal y muy lograda, para mí personalmente, uno de los mejores del disco, uno de esos temas redondos, que lo tiene todo para despuntar alto, ofreciendo una gama de colores muy rica, incluyendo ritmos entrecortados, un tema que se acelera y desacelera, encantando al oyente con las magníficos tonos de José Cebrián y el enigmático estribillo; es una canción con aires de power melódico, donde se me viene a la mente a LEITHIAN y algunas de sus composiciones de su último disco, “Sin límites”. Es una canción muy abierta, que contiene muchos ritmos y una ferocidad extrema que por momentos, saca el lado más rudo y certero de ASTRAL, con unos riffs contundentes donde el bajo se aprecia muy rudo; o las dos guitarras, crean amalgamas y distintos varios de intensidad, no podemos olvidar la batería, que plasma en esencia el cristalino estandarte de un inicio matador que te llevará por delante, ahogándote en las ramas progresivas perfiladas de esencias power metaleras. Tampoco podemos olvidar la parte solista de las guitarras, con alguno de los desvaríos más eclípticos y sustanciales, dando a la composición un brillo espectacular, resaltando una pieza trabajada hasta el más mínimo detalle.

No por ellos menos importante, “Eterna Luz” entra con mucha elegancia, con un tono vocal, diferente al anterior; aquí el piano va subrayando los huecos dejados por la guitarra, acompañándola y dándole una melodía eficiente; aunque la canción está muy bien, no la veo tan espectacular como el anterior corte, y eso que las guitarras dibujan unos punteos muy logrados con un sonido rallado y virguerías de por medio; pero no tan convincente como en otros temas; es una canción pegadiza, repleta de melodía y algo agridulce con unas teclas sintetizadas, fluyendo con energía; al final los solos de guitarra resultan enérgicos, sin embargo, las voces de Cebrián van bajando de intensidad y muestran mucha linealidad y poca sustancia, lo dicho; el final lo que menos me ha gustado; así como la portada del disco que la veo muy sosa, aunque para ser un debut de estas características, está bien.

La sobriedad y a su vez consistencia sonora de los riffs en “Pacto de cristal” afianza con fuerza el inicio de un tema correcto, con un afluente de tonalidades espectrales, y brillantinas de teclado acompañando al conjunto de ritmos e instrumentalizaciones que plagan la composición con una amplia gama de matices, misteriosos, uno de los temas que más carga progresiva contiene y el que más cambios de ritmo armoniza en su evolución; aquí veremos un letargo de solos ultra rápidos recordando esa vertiente neoclásica y de bandas finesas como SONATA ARCTICA con un aire muy frío tanto musical, lírico o vocal, la composición está muy bien constituida, y se nota que ASTRAL se han dejado la piel para componerla, la parte instrumental abarca muchísimos ángulos de dirección; sin ser ese típico power metal de siempre, que a veces aburre.

“El momento de la verdad” ha llegado, y con este, finalizamos un viaje a esos parajes recónditos y escondidos del planeta tierra, a través de unas canciones armonizadas con encanto, sustantivas de emociones, adjetivas, sugestivas y optimistas, como la que nos ocupa, una pieza existencial que incluye aromas enderezados con cierto brillo a hiel; estandarte galáctico el del piano (que se sale en toda la canción y todo el disco, aportando un protagonismo mayúsculo con diferentes raíces e influencias de bandas como STRAVAGANZZA) construyendo un paisaje instrumental bien definido, o ese apartado acústico donde el estribillo entra a hacer maña de su inteligencia, subrayo lo siguiente; tinieblas de un mundo que no dejan ver… es aquí, cuando veremos uno de los puntos más translúcidos y oscuros del disco; el doble filo de la navaja.

“Mundo perdido, mundo prohibido” es un disco que se deja querer, conforme lo vas escuchando, vas descubriendo cosas nuevas; siempre hay algo que te llama la atención; por eso creo, que ASTRAL se merece una escucha obligada, ya sólo por el tiempo que se han dado para componer este disco; se merecen una oportunidad y no sólo eso, para ser un debut, está muy bien. En cuanto a la música, composición, etc.. le doy un 9, en la producción se pueden mejorar muchísimas cosas todavía; sin embargo es un producto líricamente atractivo con una visión del mundo, totalmente diferente a como lo conocemos; y con un grado de originalidad extra, que lo hace exquisito desde el primer minuto; si siguen por este camino, llegarán lejos.

Componentes:

José Cebrian(voz)
Rafael Such(guitarra)
Rubén Albaladejo(guitarra)
Javier Plazas(bajo)
Héctor Sierra(teclados)
Fran Carrasco(batería)

Tracklist:

01.Mundo Perdido, Mundo Prohibido
02.Tiempos de Esperanza
03.Eterna Luz
04.Pacto de Cristal
05.El Momento de la Verdad

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>