Avalanch (Malefic Time Apocalypse) – Crítica

Publicado por el 22 diciembre, 2011

avalanchmalefictimeapocalypseArtista: AVALANCH
Álbum: MALEFIC TIME APOCALYPSE
Estilo:Melodic Power Metal
Fecha: 3 de Diciembre de 2011
Sello: Santo Grial Records
Nota: 9,7/10

Nueva colaboración de Luis Royo y nuevo proyecto. Alberto Rionda y su grupo AVALANCH vuelven a escena un año después de “El ladrón de Sueños” con un trabajo fuera de lo normal, un paso adelante en la carrera del grupo asturiano. El nuevo proyecto cuenta con Luis Royo y su hijo Rómulo como invitados de honor, ellos son los encargados de haber dado vida a “Malefic Time Apocalypse”, una obra conceptual que lleva labrándose 15 años atrás, gracias a la colaboración de AVALANCH, el proyecto recobra vida, contando la lucha entre el bien y el mal, una historia basada en la leyenda artúrica (El rey Arturo), la mitología o la religión; como se suele decir, un disco de HEAVY METAL con mayúsculas y muy completo, al que no le falta casi nada para ser perfecto.

“Malefic time Apocalypse” es un trabajo meticuloso, una obra maestra que cuida todos los detalles fundamentales de un disco y que va más allá de un simple trabajo de Heavy Metal. Una banda sonora musical repleta de arte, magia, conexión pictórica, una ambientación de otro planeta, el conocido como “Malefic Time Apocalypse”, donde una heroína llamada Luz, debe encontrar su lugar entre la confusión, guiada por el maestro del mal, Baal, un personaje demoníaco con un gran peso en la trama final. Principalmente el argumento se desarrolla en un futuro allá por el 2038, una tierra Postapocalíptica devastada por el Juicio final, donde seres alados luchan por los poderes lunares y solares. Los pocos habitantes del planeta que siguen con vida, ven con pesimismo como las antiguas escrituras se están cumpliendo. En medio de esa catarsis de situaciones, es cuando entra en acción el personaje del que hemos hablado anteriormente, Luz, una joven guerrera que recorre la ciudad de Nueva York empuñando la espada conocida como Malefic; ella debe desvelar el enigma que decidirá el futuro de la humanidad.

Toda esa historia está encuadernada en un discolibro de lujo, un cd cuidado al más mínimo detalle que incluye un DVD con varios extras; ¡Ojo! no es el típico libreto como estamos acostumbrados a ver en tantas bandas hoy día, Luis Royo y Rómulo Royo se han puesto las pilas, ofreciendo una de sus mejores obras hasta el momento, a partir de aquí es cuando entra en acción el proceso creativo de la historia, una unión, donde la música cobra un aspecto importante, coloreando de melodías cada color y dibujo hecho para la ocasión con una maestría soberbia. La única pega, es que las letras no vienen incluidas en el paquete, y eso resta algo de elocuencia al argumento final.

Trece grandes composiciones labradas con mucha precisión, alejadas de los AVALANCH más tradicionales. Sólo hay que ver sus obras anteriores, inclusive en las que ha colaborado Luis royo, ya sea “El Ángel Caído”, “Los poetas han muerto” o “Muerte y vida”, para darnos cuenta de donde estamos. Alberto Rionda ha grabado, mezclado y producido su propia BSO en los Bunker Estudios de Asturias, un proyecto dirigido por Antonio Sediles, haciendo de puente entre los músicos y los ilustradores; como resultado tenemos una obra maestra, el perfecto regalo para estas navidades y para cualquier amante de la buena música.

Infinitamente superior a todo lo que han hecho antes, AVALANCH da un paso de gigante en su ya larga trayectoria (8 trabajos de estudio) todos los temas están cantados por Ramón Lage, en inglés, y ese es otro de los aspectos destacables del nuevo cambio del grupo, aunque Ramón ya había cantado en inglés con la edición de “Mother Earth” en 2005, su nueva apuesta supera toda las expectativas con “Malefic Time Apocalypse”, por otra parte su rango vocal llega por un nivel óptimo de pronunciación, pareciéndose a cualquier cantante de la escena metalera europea, sin tener que chapurrear un inglés mediocre tal y como se pudo ver “Mother Earth”. Esto hace que no nos demos cuenta, de que estamos ante una banda española.

Todos los músicos dan y están al cien por cien, sin embargo el guitarrista y principal compositor del grupo, Alberto Rionda, se ha vuelto a superar como músico, demostrando un carisma y elaborando algunas de las canciones más importantes e impresionantes de su carrera, temas que te harán soñar desde el primer minuto y que te elevaran al infinito de los cielos para que recorras ese luminoso camino estelar repleto de magia, grandes melodías y fantásticas interpretaciones.

El disco empieza con “Malefic Time Apocalypse” una parte ambiental de inicio, batalla épica y un estruendo de batería y bombo, con un rugido bestial de guitarra y una fuerza descomunal, Ramón Lage más intenso que de costumbre, entonando un estribillo melódico llevado por todo tipo de teclados e improvisaciones por parte de Chez García, el encargado de los teclados en este álbum y como no la glorificación estelar de los solos de Rionda, recordando a himnos ya consagrados en la discografía del grupo. La parte progresiva se une a los sintetizadores al final del tema.

Seguidamente el demonio “Baal” educador de Luz; un tema que rememora viejas glorias del pasado como  “Llanto de un héroe”, un entrante vocal que te lleva de lleno a la gloria, Ramón inmenso, enérgico, cambiante y muy versátil, con unos voceríos infernales casi al finalizar la canción, lo que más destaco a parte de su voz, es el desgarro de las guitarras, y la joya de la corona, Rionda magnetizado por su guitarra de seis cuerdas, recreando una transición algo peculiar entre la parte lírica y la parte más heavy. La niña que tiene el poder de ver el futuro entra en acción, “La Augur” me recuerda un poco a “Lágrimas Negras”, la voz de Lage vuelve a protagonizar un extremo radical, con unos rugidos poco conocidos en su registro. Un tema power con partes lentas y unas guitarras muy guapas; la batería de Marcos Álvarez logra el pleno al quince, un sonido pesado con interludios sintetizados recreando figuras de índoles muy variadas.

En una sola palabra, impresionante, “Lost In Saint Patrick” marca un puente para el siguiente track, el primer tema instrumental del disco emerge con la finura, la delicadeza, la belleza y la elegancia con uno de esos solos estelares que te pondrá la piel de gallina, Alberto Rionda se sale, las campanadas del final nos anuncian la llegada de “In The Name Of God” uno de los temas más completos del disco; melodía y brutalidad van de la mano; un estribillo de una magnitud y capacidad de atracción que no conoce límites, pequeños teclados de catedral medio escondidos y un letargo de bellas frases interpretadas por un Ramón desconocido, la delicadeza del tono y el cambio drástico, logran transportarnos a un camino lleno de rabia y dolor. El solo que tiene tres cambios de dirección, jugará con tu emoción y te hará disfrutar de lo lindo.

Uno de los temas que menos me gustó al principio, y con los que más disfruto ahora es “New York Stoner”, la introducción tan extraña del inicio le da un toque diferente, hip hop con aires de soul cantados por Tony Almont, que también ha colaborado en la letra, o las voces tan melosas de Ramón. Curiosidades aparte, “Spread Your Wings” recuerda a la época más power del grupo, un tema rápido con unos teclados provenientes de la fría Finlandia, recordando a esos genios que tantas veces hemos alabado. Y por si esto fuera poco, en la variedad está el gusto, quien iba a decir que AVALANCH iban a fabricar un tema black death, pues si señores “Marduk” revela el firmamento oscuro e infernal con un trasiego de riffs endemoniados, una batería a mil por hora (chapeu para Marcos Álvarez), nunca habíamos escuchado a Ramón Lage cantar de esta forma, lo más curioso es que el tema no va a piñón fijo todo el rato, hay un momento en que la brillantez de los teclados puede recordarnos a unos DIMMU BORGIR, de la época “Enthrone Darkness Triumphant”.

Los riffs de “Marduk” terminan de sopetón y la misteriosa “Apocalyptic Dream” hace acto de presencia con unas dotes silenciosas, una pieza ambiental, marcada por la colaboración íntima de Chez García al piano, atuendos elegantemente adornados por el violonchelo de Javier San Marcos, o el coro de Camerata Revillagigedo. A excepción de las intros, se trata de una de las primeras canciones que AVALANCH realiza sin tener que apoyarse en las guitarras. El sueño apocalíptico deja paso a “Lilith” la mujer que estuvo antes de Eva, de la que se enamora el mismísimo Lucifer en la trama y que fue desterrada del Paraíso por poco sumisa. Una pieza muy técnica con aires de grandeza.

“Voice from Hell” se apoya en su estribillo, y en el riff inicial tan fantástico que posee, una interpretación magistral con un heavy vestido de gala, evocando las actuaciones estelares de KING DIAMOND en sus comienzos. Finalmente el álbum se cierra con dos piezas instrumentales, la primera “9th Snake” es llevada por el bajo electrónico de Fran Fidalgo, la segunda y última del disco, “Soum’s Death” es un epílogo muy corto con signos orientales que cierra un universo redondo, MALEFIC TIME APOCALYPSE se posiciona como todo un estandarte que rebasa fronteras, uno de los trabajos del año que marcará, un antes y un después en la carrera del conjunto asturiano, y que gracias a estos dos magníficos ilustradores, Luis y Rómulo Royo, valida la idea de un trabajo disfrutable sin complejos, experimentando así el mundo tan grandioso y fantástico que esconde “Malefic Time Apocalypse” en su interior.

Componentes:

Alberto Rionda: Guitarras
Ramón Lage: Voces
Fran Fidalgo: Bajo
Dany León: Guitarras
Chez García: Teclados
Marco Álvarez: Batería

Tracklist:

01.Malefic Time: Apocalypse
02.Baal
03.La Augur
04.Lost In Saint Patrick
05.In The Name Of God
06.New York Stoner
07.Spread Your Wings
08.Marduk
09.Apocalyptic Dream
10.Lilith
11.Voices From Hell
12.9th Snake
13.Soum’s Death

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>