Azrael (Código infinito) – Crítica

Publicado por el 5 julio, 2016

azrael-codigo-infinitoArtista: AZRAEL
Álbum: CÓDIGO INFINITO
Estilo: Speed/Power/Heavy Metal
Sello: Autoeditado
Fecha: octubre de 2014
Nota: 8,3/10

Es un hecho que el metal está cambiando, no es lo mismo una banda con los adelantos que existen ahora, que una banda de hace 20 años. Está claro que algo está cambiando, tanto en el estilo como en la forma de componer música. El ejemplo más claro lo podemos encontrar en la escena nacional, aparte las nuevas tecnologías agilizan el trabajo de las bandas y facilitan su labor diaria.

Todo esto viene a que hay bandas andaluzas, que cuando yo empezaba en la escena y era un crío, no tenían los mismos medios que tienen ahora, bandas como los granadinos AZRAEL, que igual que han cambiado su estilo, han mejorado su nivel artístico y su potencial sobre las tablas. De hecho, su labor musical ha mejorado tanto en los últimos años, que parece una banda totalmente renovada, no hay más que ver los primeros trabajos como “Futuro” o “Mafia” y ver el paso de gigante que dieron cuando lanzaron en 2002 aquella obra de título “Dimension IV”. Un disco que todavía no olvido, y que recuerdo como si fuera ayer.

Con ese disco dieron un paso de gigante hacia otra liga superior, aunque posteriormente han estado muy activos en términos de composición y tal, no cabe duda que su último capítulo “Código infinito” es de lejos el más elaborado, intenso y ambicioso de toda su carrera. Muy superior a “Libre”, un disco que si os soy sincero no me llamó mucho la atención, “Metal Arena” sí me gusto más, aunque he de reconocer que como “Código infinito”, ninguno. Musicalmente hablando y en términos compositivos, líricos o de portada, es de uno de los discos más completos del conjunto andaluz.

Y lo mejor, un material muy profesional, y eso que hablamos de un disco que salió hace ya dos años en 2014, pero es un disco en el que todavía se sigue apreciando la frescura y la belleza en cada uno de sus temas. Hablamos de un heavy metal plagado de melodías, diversos tempos de aire power y progresivo, temas rápidos, partes lentas o momentos realmente inmaculados que a día de hoy siguen sonando en la red, y entre los metalheads que saben apreciar la buena música.

azraelbandaUn disco que fue producido por Mario Gutiérrez y que cuenta con un espléndido diseño de portada a cargo de Fernando Navarro, además de una serie de colaboraciones que dan más vitalidad a esas trece pistas que conforman el cd. Desde la línea de bajo de Lars Ratz (ex METALIUM) en “Bipolar”, pasando por los solos de guitarra de Andrea Martongelli, Tolo Grimalt y Roberto Samper en los temas “Nada Eterno”, “Bajo las sombras” y “1001 caminos”, respectivamente hablando.

Un disco soberbio, y el que es para mí sin lugar a dudas, el mejor trabajo de la carrera de AZRAEL con diferencia, espero que la nueva propuesta de la banda siga por esta misma línea musical, sería una pena que la banda se alejara de este sonido.

Un disco cañonero como se puede descubrir en la pista inicial “Al Amanecer”, un tremendo y poderoso comienzo, donde escuchamos a Marc dejar su huella impresa con ese garrote de voz que es todo un portento, increíble esas guitarras powermetaleras donde Enrique y Mario nos embelesan con su puño de acero. Un tema sencillito si lo comparamos con otras piezas del compacto, pero que entra muy bien así de golpe. Pasa igual con la universal “Castigo”, un track muy elaborado que va sorprendiendo con cada giro, increíble el apartado rítmico o técnico de la batería de Manuel o el bajo de J.M Salas, ambos muy bien conjuntados dan paso a los enigmáticos teclados de Javier Saavedra, que en este disco se le nota más vivo que nunca ya que se encarga de incluir diferentes tendencias, aromas y colores. Hablamos de un tema muy atrayente, pegadizo, elaborado, inquieto, nervioso, esos ataviados riffs de guitarra con esos giros o las teclas de acompañamiento, otorgan una directriz que hasta hace unos años desconocía de AZRAEL. Un tema que me ha traído al recuerdo influencias de bandas tan significativas como SYMPHONY X. Es aquí cuando yo percibo el verdadero triunfo de AZRAEL por abarcar otros senderos, sin alejarse de la vena power, pero acercándose al apartado más virtuoso, incluyendo todo tipo de elaboraciones con los teclados o sintetizadores de por medio, y las guitarras protagonizando un afán mayor, sin alejarse del heavy que los vio nacer y navegando en pos de descubrir una nueva forma de hacer metal.

Azrael tienen una propuesta clásica, un sonido ochentero con miras de futuro, la prueba de ello se puede encontrar en “Código infinito” el disco más completo de la banda hasta la fecha.

En “Más allá del cielo” se atreven con un medio tiempo, un tema arropado por un bonito estribillo y un fantástico solo de guitarra con sus diferentes requiebros. Un tema que puede venir perfecto para el directo, ya que hay un momento en el que la batería y los teclados y voz quedan huérfanos de guitarras, ese periplo puede ser perfecto para que la gente se anime y lo coree en vivo. A continuación le toca el turno a “1001 Caminos” un corte muy potente que va directo al grano y no se para a razones. En esta parte el cantar de Marc es más duro, o esos garrotes de guitarra que como explosiones van golpeando a la vez que Manuel amuralla la canción con su explosiva batería. Aunque no es una pieza que solo va al trapo, tiene sus momentos lentos, donde un titubeo de guitarra difumina el ritmo hasta hacerlo más autóctono antes de la llegada del fantástico solo de guitarra, y de nuevo, vuelta a empezar.

Seguidamente llega la hermosa “Xolotán” una piedra preciosa con unas armonías de guitarra que apresan el alma sin dejarla escapar del sueño. Una instrumental de apenas un minuto y diez segundos que deja paso a “La última frontera”, un tema sedoso, guitarrero, técnico y elaborado que subraya aun más la pasión de estos chicos por la música de calidad. Instrumentos aparte, es una pieza muy bien compuesta que en sus cuatro minutos y medio desarrolla todo tipo de melodías, desde ese pasaje hipnótico del comienzo, hasta la vena progresiva ochentera que lo recubre, una delicia musical que sin el teclado no tendría el mismo fondo, además me ha gustado mucho ya que contiene una letra muy sentida.

Para gustos colores, siempre se dice que las baladas no pueden faltar en un disco de estas características, pero yo “Paraíso perdido” no la veo como una balada más, la veo como un capítulo repleto de embriaguez, belleza y ternura, un ensueño que como dicta la letra es uno de esos sueños que no son nada fáciles de olvidar. Canción que mejora todo lo hecho por la banda anteriormente en esta rama, y que otorga algunos de los instantes más suculentos del plástico al incluir hermosas partes donde se unen teclados y guitarras, o un solo (a partir del minuto 3:57) que yo ya tengo entre mis favoritos y al que no le falta de nada, como esa parte final de piano que es sentimiento puro.

Como buenos andaluces que son, no podía faltar ese aire aflamencado en “Ocaso en San Carlos”, o el guerreo y nervio virtuosista con influencias de la música clásica como se puede escuchar en “Temet Nosce” donde cada uno de los músicos se explaya bien a gusto con su instrumento. Estos dos temas sirven como antesala para lo que viene después. “Nada Eterno” que rompe el hielo con un heavy al galope de aire semifestivo y que cuenta con la participación de Andrea Martongelli (ARTHEMIS) en un solo de guitarra. Personalmente lo veo algo falto de chispa, “Bipolar” me parece una canción más entera y profunda, además el contar con la colaboración de todo un as como es Lars Ratz, el resultado final no podría ser mejor.

Para finalizar toca hablar de Sueño febrilun instrumental a piano con unos acordes tétricos, y por último “Bajo las sombras” donde también colabora con un solo de guitarra Tolo Grimalt de FYRE, ex METALIUM, un tema compacto donde se apura por el buen Metal y donde hay más consistencia, más garra, más energía, un buen final rápido y afilado, perfecto para despedir el disco con carácter.

Muy buen disco si tenemos en cuenta la trayectoria de la banda y los álbumes que llevan editados hasta el momento. Un capítulo que debería servir para catapultarlos al lugar donde merecen estar. Espero de corazón que logren su acometido. Si os gusta el power clásico, el heavy metal de toda la vida o el speed metal, tenéis una cuenta pendiente con estos chicos. Desde Granada con buen metal, AZRAEL.

Componentes:

Juan Manuel Salas – Bajo
Maolo Arquellada – Batería
Enrique J. Rosales – Guitarra
Mario G. M. – Guitarra
Marc Riera – Voces

Tracklist:

01.Al amanacer
02.Castigo
03.Más allá del cielo
04.1001 caminos
05.Xolotlán
06.La última frontera
07.Paraíso perdido
08.Ocaso en San Carlos
09.Temet Nosce
10.Nada eterno
11.Bipolar
12.Sueño febril
13.Bajo las sombras

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>