Barren Earth (On Lonely Towers) – Crítica

Publicado por el 14 abril, 2015

barren-earth-onlonelytowersArtista: BARREN EARTH
Álbum: ON LONELY TOWERS
Estilo: Progressive Death/Doom
Sello: Century Media Records
Fecha: 23 de febrero de 2015
Nota: 8/10

En ocasiones, el metalhead de a pie, tiene la fea costumbre de hacerse una idea (evidentemente subjetiva), de cómo va a ser el nuevo lanzamiento de tal o cual banda, basándose, como no, en sus años de experiencia, en el desarrollo de la banda hasta la fecha, los posibles cambios en la formación y demás premisas a gusto del consumidor, para acabar formando toda una serie de elucubraciones, cual “teólogo” de quinielas deportivas, y conseguir una “experimentada” y “consecuente” opinión que en la mayoría de los casos no coincide ni de coña con lo ofrecido por el disco en cuestión. Me ocurrió el año pasado cuando vaticinaba, previo fichaje de Alissa White-Gluz, que el nuevo disco de ARCH ENEMY iba a ser más melódico y comercial que nunca, y que incluso veríamos cierto viraje hacia el Metalcore. Por suerte para todos me equivoqué de lleno, y los suecos nos regalaron uno de los mejores discos del 2014 y por ende, uno de los mejores lanzamientos de toda su carrera.

Y reconozco que para lo nuevo de BARREN EARTH también me esperaba un sutil bajón de pistonada, reflejado en un disco más melódico y comercial que sus dos anteriores entregas, basándome en algunos síntomas detectados en ciertos momentos de su “The Devil’s Resolve” de 2012. Pero el aprendiz de adivino Betrayer se ha vuelto a dar de bruces, y Barren Earth no tan solo ha seguido en su línea habitual, sino que además ha llevado su vertiente progresiva setentera a un nivel superior, a la vez que ha oscurecido aun más si cabe su sonido.

No sé si es casual pero es posible que algo haya tenido que ver el cambio de vocalista, abandona la banda Mikko Kotamäki y entra Jón Aldará en su lugar. Un cambio de vocalista, como se ha encargado de demostrar la propia historia del Metal a lo largo de los años, puede ser en muchas ocasiones sinónimo de decadencia. O si no que se lo pregunten a lo Sepultura post-Max, a los Iron Maiden post-Dickinson, o a los Judas Priest post-Halford (aunque Owen estuvo cojonudo en el “Jugulator”, todo hay que decirlo). Pero en esta ocasión la entrada en el grupo de un vocalista con más variedad de registros que el anterior, parece como si hubiera servido de acicate para que el resto de miembros ahondaran más en la vertiente experimental y progresiva que llevaban dentro.

barrenearthbandaY dicha evolución musical no ha sido fácil de asimilar, al menos para un servidor, pues reconozco que la primera vez que escuche este “On Lonely Towers” me quedé un tanto aturdido y confuso. Estructuras enrevesadas, cambios de ritmo sin previo aviso, tensiones dramáticas con giros muy bruscos y el hombre de las mil voces combinando su aguerrido growl con voces casi operísticas, con varios de los registros que hay entre el camino imaginario de ambas vertientes, también incluido. Mucha chicha de sopetón para un disco que necesita de varias pasadas para irse haciendo el cuerpo, y de varias más para comenzar a disfrutar de él.

Previa intro de piano “From the Depths of Spring”, entramos en materia con “Howl”, un corte que define a la perfección todo lo que es el plástico en sí. Inicio con un inspiradísimo riff épico-melódico marca de la casa, pero es que tan solo un minuto después aparece la voz limpia de Aldará, que tal y como os anunciaba tiene un registro cercano al de un cantante de ópera. El tema sigue desenvolviéndose con el aire nostálgico habitual en los fineses hasta que en el minuto 2:40 entramos en la fase más oscura, pudiendo incluso utilizar aquí la etiqueta de Doom, que se irá alargando bajo el growl tenebroso de Aldará para acabar desembocando en auténtico Death Metal hacia el minuto 4:00. Un tema muy completo, rico en matices que se desarrolla en diferentes direcciones para acabar desembocando al unísono.

Pues bien, me ahorro trabajo y os aumento vuestra inquietud de desgranar este trabajo, diciéndoos que la descripción que he utilizado para este corte se puede aplicar prácticamente a todos los temas del disco por igual. Quizás la siguiente “Frozen Processions” sea un tanto más directa, menos rebuscada y cambiante, digamos que hay menos complicaciones en un corte más accesible. Pero en general todos los cortes contienen una mezcolanza de estilos notable. Precisamente, excepto los tres primeros temas, el resto de cortes sobrepasan los siete minutos de duración, justos y necesarios para todo lo que la banda tiene que desarrollar en cada uno de ellos.

Lo bueno de contar en tus filas con músicos de primer nivel tan experimentados (recordemos que el teclista Kasper Martenson y el bajista Olli-Pekka Laine son dos ex-Amorphis, el guitarrista Sami Yli-Sïrnio lleva desde 2001 en Kreator, y el batería también es miembro actualmente de October Falls), es que todo está mezcolanza de estilos está hecha con una clase y buen gusto que acojona. Que más arriba os mencionara los cambios de ritmo sin previo aviso, no quiere decir que estos sean para nada forzados o incoherentes. La oscura atmósfera reinante durante todo el plástico, consigue absorberte de tal manera que cuando pasamos del letargo inicial de los primeros tres minutos de “Set Alight”, al torbellino de Rock Progresivo que se sucede después, nos acaba pareciendo lo más normal del mundo (me quedo sin palabras para el trabajo de Martenson en este tema). Y así sucesivamente, dotando a todos los temas de una imprevisibilidad cautivadora.

BARREN EARTH han dado un paso más en su evolución musical, presentando un disco muy maduro y elaborado, ahondando más en las facetas que ya nos habían ido enseñando en las dos anteriores entregas. Donde la figura del nuevo vocalista ha jugado un papel crucial, aportando un extra de dramatismo a los cortes con su particular forma de cantar, que por momentos roza lo teatral, recordándome en ese sentido al gran Warrel Dane. Una baza ganadora que según como se mire puede convertirse en arma de doble filo, pues no a todo el mundo le convencen este tipo de cantantes, con los cuales solo tienes dos opciones, o los adoras, o los detestas, no hay término medio (véase lo que le pasaba a mucha gente precisamente con Nevermore).

Si te gusta el Doom, si te gusta el Death, si te gusta el Metal Progresivo de los setenta, si te gusta el Death Melódico, si te gusta escuchar puntuales pasajes folk, si te gustan los cantantes con alma y personalidad, en definitiva, si en cuanto a Metal se refiere eres una persona abierta de miras, a buen seguro vas a disfrutar de lo lindo con este disco, una auténtica delicia de trabajo cuando le coges el tranquillo.

PD: La exhibición instrumental de “The Vault” es para mear y no echar gota.

Componentes:

Jón Aldará – Voces
Olli-Pekka Laine – Bajo
Marko Tarvonen – Batería
Janne Perttilä – Guitarra
Sami Yli-Sirniö – Guitarra
Kasper Mårtenson – Teclados

Tracklist:

01. From the Depths of Spring
02. Howl
03. Frozen Processions
04. A Shapeless Derelict
05. Set Alight
06. On Lonely Towers
07. Chaos, The Songs Within
08. Sirens of Oblivion
09. The Vault

FACEBOOK
ESCÚCHALO EN SPOTIFY

Autor: Betrayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>