Blind Guardian (Beyond the Red Mirror) – Crítica

Publicado por el 26 enero, 2015

blindguardian-beyond1Artista: BLIND GUARDIAN
Álbum: BEYOND THE RED MIRROR
Estilo: Operistic Epic Power Metal
Sello: Nuclear Blast
Fecha: 30 de enero de 2015
Nota: 7,5/10

¿Pero esto que es? Esa ha sido mi reacción tras escuchar por primera vez el décimo trabajo de los alemanes BLIND GUARDIAN. De hecho, mi primera impresión ha sido de tal desconcierto, que no sabía muy bien cómo encarar esta reseña. He tenido que escuchar bastantes veces el disco para no hacerme una mala idea del mismo.

La primera sensación que tuve tras escucharlo fue de aburrimiento. Es más, no daba crédito a lo que estaba escuchando, hasta me planteé otra pregunta. ¿Dónde queda esa magia, esa fuerza de los BLIND GUARDIAN de antes? Sin duda que han cambiado, lo que no sé si es para bien o para mal. Echo en falta esas guitarras rápidas, ese doble bombo, esos solos repletos de magia. Al menos conservan algo de la épica de antes y mucha grandilocuencia, pero falta lo más importante, más power metal y no tanta orquestación.

¿Producción inacabada? ¿Refrito de matices sin gracia? Ni la batería suena como debe sonar, ni las guitarras aúllan como debieran. Obviamente no hablo en general, porque hay temas potentes que suenan con fuerza donde la elegancia es un factor importante. Pero en tal caso, sigo pensando que algo en este trabajo no me termina de convencer.

Se trata de un disco denso, demasiado diría yo, y es un trabajo para escucharlo con calma, sin tomárselo a la ligera. Lo mejor es no hacerse una mala idea del mismo antes de adentrarse en el sonido (barroco y espeso) de muchas de sus composiciones. Aparte, se trata de un material que conlleva un ejercicio de atención que crece con cada escucha. Sin duda estamos ante un trabajo muy arriesgado que dividirá al sector metalero según los principios musicales de cada uno. No es una continuación del disco anterior At the Edge of Time”. Lo lógico habría sido seguir por ese camino. Pero no, BLIND GUARDIAN han decidido tirar la casa por la ventana y arriesgar en su nueva andadura.

blindguardian2013A lo largo del camino ha habido muchos cambios de dirección, lejanos quedan ya sus años mozos donde podíamos disfrutar de una banda sólida y cañera. Lejanos pero escudados en el recuerdo por temas hiper rápidos. (véase el magnífico “Battalions of Fear” o “Follow the Blind” donde ya empezaban a fusionar el universo Tolkien con su música). Pero no sería hasta la aparición de “Tales from the Twilight World” cuando veríamos esa mezcla de fuerza, épica y grandes estribillos. Posteriormente, “Somewhere Far Beyond” y “Imaginations from the Other Side” elevaron la música de los alemanes a otro estado de grandeza que incluía bases más sólidas, ritmos aguerridos y una labor vocal mucho más gruesa. El trono definitivo, sería ocupado finalmente por “Nightfall in Middle-Earth” un tributo al universo Tolkien, y uno de esos trabajos (imprescindibles) que ningún seguidor del power metal debería dejar pasar.

Hasta aquí todo bien, con la llegada de “A Night at the Opera” pudimos ver a una banda renovada. Personalmente, sigo pensando que se trata de uno de sus mejores trabajos. De hecho, el tema que finaliza ese disco “And Then There Was Silence” es uno de las más impresionantes y sorprendentes que ha compuesto BLIND GUARDIAN hasta la fecha. Sigo pensando que la banda ha querido hacer algo parecido con este trabajo y no les ha salido como ellos querían. Personalmente, pocos discos de los alemanes pueden igualarse con dicha obra. Inclusive “At the Edge of Time” me pareció su segundo mejor trabajo discográfico en comparación con el flojito “A Twist in the Myth”. “Beyond the Red Mirror” es más arriesgado, aunque por lo que he podido escuchar y he comentado al principio de la reseña, se trata de un disco al que hay que prestarle mucha atención. De ello depende tu opinión final. En todo caso, la banda denota cierta evolución, y aunque hay temas (menores) carentes de cierto brillo y dulzor, hay otros que tienen esa sustancialidad excelsa propia de sus últimas epopeyas.

El disco comienza y termina con dos temas de nueve minutos y medio cada uno. Ambos son la piedra angular del conjunto, quizás más el primero que el último “Grand Parade”, el cual encuentro falto de lugar en algunos momentos. Tanta orquestación y retazo con tantos efectos de sonido, terminan por enmudecer a las voces, las guitarras o la fuerza de la batería que queda totalmente ahogada en algunas partes de la canción.

La primera pieza “The Ninth Wave” empieza de forma colosal con un coro cantado en latín (de afinación muy oscura), y según nos acercamos a los primeros minutos, ya nos damos cuenta que este trabajo de BLIND GUARDIAN no es el típico disco de power metal que muchos esperábamos. El tema se va desarrollando con elegancia, a pesar del cambio, debo reconocer haber simpatizado muy mucho con esta canción, la forma que tiene Hansi Kürsch de elevarse hasta los mismísimos cielos (cantando) es magia “pura” para los cinco sentidos. La agilidad para acoplarse a la coral sin despegarse del ritmo, sus cambios de tono, sus subidas y sus bajadas (durante toda la canción) es otra de las delicatesen como se puede ver a partir del minuto 4.21, haciendo gran énfasis en el estribillo o en los solos un minuto después. “Grand Parade” es más oscura, pero no menos intensa, aunque reúne muchos elementos operísticos, los estribillos no brillan y algunos apartados están faltos de chispa como las guitarras y la batería que es totalmente plana, es como un refrito de diferentes sonoridades con la orquestal como único apoyo esencial.

En “Twilight Of The Gods” el primer tema que se dio a conocer y que parecía retomar el sonido de antaño, el disco va por otra dirección. Al menos esta canción tiene mucho de esa velocidad, doble bombo y guitarreo que se espera de un disco de los alemanes, además de contar con buenos estribillos y una base muy sólida con una técnica donde veremos la gran labor realizada por Frederik Ehmke.

“Prophecies” a pesar de su entrada lenta, es una canción que mezcla partes rápidas con guitarras épicas cristalizadas por las dotes de André Olbrich. La afinación de los solos y la profundidad de estos, marcan el devenir de una pieza variada musicalmente. La opulencia, el dramatismo y la estructurada matización vocal de Hansi Kürsch, ponen alma a una dramaturgia sonora que os pondrá los pelos como escarpias. Encararla no es fácil, una vez que te atrapa no puedes dejar de escucharla.

Dudo mucho que esas canciones cargadas de tantos arreglos puedan sonar bien en vivo. Blind Guardian va a tener que trabajárselo mucho si no quiere aburrir al respetable con composiciones tan sobrecargadas.

“At the Edge of Time” es como llegar al éxtasis, una de esas canciones que es mejor llevarlas con tranquilidad. Al principio puede llegar a cansar, tantos arreglos de golpe descolocan un poco. Pero una vez asimilados todos los elementos, la sensación de placer es absoluta. Una canción inagotable musicalmente que cuenta con uno de los estribillos más prolíficos y placenteros del disco. Es un tema que va de menos a más, fraguando una actuación colosal a partir del minuto 2:10 y 4.45 donde veremos una amplia referencia a lo sinfónico con acordes menores de una épica intratable.

Posteriormente tenemos algunos de los temas más directos del compacto, imposible no  deleitarse con “Ashes Of Eternity” que es como el santo grial del power metal. La fuerza de los riffs era algo que ya se echaba en falta en este disco. La redundancia y las voces de Hansi Kürsch, o la percusión y la batería, denotan cierta fiereza como podremos ver posteriormente en “The Holy Grail”, otro de esos temas directo, sin intransigencias ni rollos de ningún tipo. Power Metal rápido, elegante, potente, pero conservando la magia que siempre ha caracterizado al conjunto teutón.

A partir de aquí, el disco coge un regustillo ácido, por no decir raro. No digo que los temas carezcan de chispa. Pero no son precisamente canciones para degustar en una primera escucha. Al menos “The Throne” tiene un pase, es cierto que su densidad puede llegar a ser excesiva hasta tal punto de tirar la toalla. Lo que si veo es que hay demasiada sinfonía, un poco más de garra o velocidad no le habría venido nada mal.

“Sacred Mind” por el contrario, es una apuesta arriesgada, la templanza de sus líneas son como un quiero y no puedo. Su intro es tétrica y está muy conseguida, pero ni los estribillos gozan de épica y la voz de Hansi, está falta de todo. En “Miracle Machine” nos topamos con la cruz de la moneda, si el tema anterior era frío e insípido, este es alegre y dulzón. Una balada a piano muy reconfortante. En cuanto al final, ya lo conocéis, una pieza extenuante y sobre-cargada de elementos operísticos.

Finalizado esta review, una de mis dudas pasa por ver cómo piensan llevar este trabajo al directo. Dudo mucho que esas canciones cargadas de tantos arreglos puedan sonar bien en vivo. No sé qué nos tendrán preparado, pero hasta el momento, la sensación de desazón no consigo quitármela de la cabeza.

Lo cierto es que siempre me han gustado los discos difíciles, esos que se te atragantan y no entran a la primera escucha. Cuando eso ocurre, es síntoma de que la banda se ha esmerado o ha trabajado duro, o una de dos, que no han estado muy inspirados. A veces, si arriesgas demasiado y te sales de tu senda habitual, puede dar lugar a que muchos no les guste tu música o te dejen de lado. Es difícil esperarse un mal trabajo de estos alemanes, sobre todo cuando Hansi Kürsch, André Olbrich, Marcus Siepen, Frederik Ehmke han dejado bien claro (con el paso de los años) lo que son capaces de hacer. En esta ocasión me queda la sensación de que podrían haberlo hecho mucho mejor.

No le pongo menos nota, porque a pesar de que estoy descontento con algunas de las composiciones, otras me han parecido de una grandeza inequívoca. Realmente es un disco que creará división de opiniones. En cualquier caso, el tiempo pone cada trabajo en su lugar y es el mejor consejero y amigo. Habrá que esperar para ver qué camino toma la nueva dirección musical de los alemanes.

Componentes:

Hansi Kürsch – Bajo y voces
André Olbrich – Guitarras
Marcus Siepen – Guitarras
Frederik Ehmke – Batería, Percusión, Flauta

Tracklist:

01.The Ninth Wave
02.Twilight of the Gods
03.Prophecies
04.At the Edge of Time
05.Ashes of Eternity
06.The Holy Grail
07.The Throne
08.Sacred Mind
09.Miracle Machine
10.The Grand Parade

WEB

Autor: Francisco J. Román

10 Comentarios

  1. HammerGod

    27 enero, 2015 at 3:35

    Entiendo tu postura amigo, a mí me pasó algo parecido en las primeras escuchas. Tras darle varias oportunidades debo reconocer que me dejó bastante descolocado. Tantos puentes, intermedios, paradas y melodías o coros superpuestos pueden llegar a cansar y aburrir a cualquiera.
    Lo que me gusta de tu crítica, es que no has juzgado mal a la banda y has reconocido que se trata de un trabajo nada fácil de escuchar, cualquier otro habría echado pestes sobre el disco y el grupo.
    BLIND GUARDIAN son como son, y eso no debería ser una sorpresa para nadie, ya en sus últimos trabajos dejaron claro el camino por el que van, a mí personalmente a pesar de que se me hizo cuesta arriba en las primeras escuchas, debo reconocer que cada vez me gusta más.
    Para mí tienen el sobresaliente, es un disco arriesgado, pero lleno de unos matices y una calidad como pocas, yo creo que si le dieras más oportunidades, esos temas que han quedado en el tintero, acabarían gustándote..
    Saludos..

  2. METALMANIACO

    27 enero, 2015 at 3:38

    A nivel instrumental y orquestal no me parecio un mal disco en absoluto, los alemanes llevan muchos años ya en esto y en esos dos aspectos no hay nada para criticar a mi criterio. Pero las composiciones han dado un giro muy grande, quizas sea como decis Frank….estamos frente a una evolucion muy grande de la banda y cuesta mucho asimilar este cambio o les falto inspiracion. A mi en terminos generales (me lo fume cuatro veces en cinco dias)el album me resulto denso, pesado y aburrido. Posee momentos poderosos y cautivantes…..pero muy pocos. No encuentro en este trabajo esas melodias y esos coros que te sacaban una sonrisas de oreja a oreja al primer contacto. Le falta esa MAGIA que tenian viejas obras de la banda tan presente en trabajos como “Tales from the Twilight World” o “Nightfall in Middle-Earth”. Lo voy a seguir escuchando, quizas el paso del tiempo le haga mas justicia y me haga cambiar de opinion. Excelente enfocque de tu critica Frank. Saludos

    • Frank

      27 enero, 2015 at 15:21

      Hernán está claro que cuando se trata de meter orquestaciones, Blind Guardian son los reyes del mambo, ahora a nivel de producción, sigo pensando que le falta algo al disco, o quizás al haber tantos elementos tape un poco esa limpieza que muchos esperamos encontrar en la música de los alemanes.. Esa es la sensación que tengo yo, al escuchar este trabajo, no niego de la calidad de Charlie Bauerfeind, además que es un prestigioso productor reconocido, pero creo que en esta ocasión se le ha ido la mano. Si, es una obra meticulosa y muy armoniosa, pero un álbum también debe tener esa chispa que te agite por dentro, y eso mismo es lo que me hace falta a mí..

  3. CultureMetal

    27 enero, 2015 at 4:20

    Pues a mí me tiene totalmente enamorado, es una maravilla de álbum. Y cada vez que lo escucho más me gusta. Entiendo que hayan dejado de lado las guitarras para darle más dinamismo a las orquestaciones, algo que veo lógico, ya en sus últimos trabajos fueron por esa dirección y para nada lo veo arriesgado teniendo en cuenta la dirección que han querido tomar. Otra cosa, es que algunos temas no te hayan gustado, en ese caso, te invito a que los escuches con calma y tengas paciencia.
    Tu crítica me ha parecido muy acertada, aunque te ha faltado hablar de algunos matices importantes como los cambios vocales en Hansi y la otra dirección que siguen ahora las guitarras. Ah y otra cosilla, cuando dices producción inacabada, a que te refieres exactamente? Es que yo pienso, que la producción es de lo mejorcito del álbum y más tratándose de BLIND GUARDIAN. Otra cosa es que al no tener guitarras potentes o estas no peguen con fuerza, la producción vaya por otra dirección y x eso el sonido orquestal tenga más presencia.
    Ya digo, es mi percepción, a mí me ha parecido un disco cautivante, enamoradizo, cierto que no es fácil de escuchar, pero eso no quiere decir que no sea un mal trabajo. Igualmente, has explicado muy bien tu punto de vista. Saludos.

    • Burbuja sonica

      27 enero, 2015 at 21:28

      Ja, pues no se que decirte Culture, a mi el disco me ha parecido un verdadero coñazo. No puedo con los discos así, yo creo que ya se les olvidó lo que es hacer heavy metal de calidad.. Habrá que esperar a los próximos trabajos, pero mucho me temo que la banda va a seguir por este camino. Lo rimbombante está muy bien pero hasta cierto punto, cuando colapsa toda la escucha, se vuelve tedioso y aburrido.

    • Der_schatten

      10 agosto, 2015 at 3:33

      Totalmente de acuerdo con lo que describes, al fin alguien que si le gustó este disco, ya que personalmente yo estoy fascinada, talvez es complejo de digerir para algunos pero eso no lo hace malo, uno de los temas que más me gustaron es the Holy grail.

  4. Fernando Mena

    31 enero, 2015 at 16:20

    Excelente reseña. Antes de leerla preferí escuchar el disco unas cuantas veces (perdí la cuenta cuantas) solo había leído la nota y no me había gustado lo que le había puesto al disco. Soy muy, pero muy fan de la banda y me había parecido a priori casi blasfemica. Pero ahora al leerla esta perfectamente fundamentada y estoy totalmente de acuerdo con lo que allí se expresa. ‘At the Edge of Time’ es de mis discos favorito de los alemanes mas aun cuando esta inspirado en libros que tanto quiero como ‘La rueda del tiempo’ y ‘Canción de hielo y fuego’. Pero este disco sin parecerme malo (me costo muchas escuchas entenderlo) me sonó a otra cosa y no a Blind Guardian. Yo había leído ya una entrevista en la que se venían cubriendo las espaldas “sobre lo diferente que iba a ser este disco con los anteriores” y lo que quisieran otro ‘Imaginations from the Other Side’ mejor desempolvaran dicho disco porque no pensaban repetirse. En resumen esperaba como dice Francisco una continuidad del disco anterior, pero bueno llego esto; que sin ser malo es mucho peor de lo que me esperaba.

    • Matthew Bourdais

      2 febrero, 2015 at 14:19

      Vaya me alegra saber que no soy al único que no le ha parecido un disco diez. Bueno he leído todo tipo de opiniones en muchos sitios, conforme lo escuchas y si tienes paciencia mejor ya que conseguirás que el disco te cale hondo. Pero definitivamente, a Blind Guardian se les fue la mano con tantos arreglos. Aún así, me parece un buen trabajo de notable medio. Que no es una mala nota, al contrario.

      Saludos Fernando..

  5. Gerardo

    16 marzo, 2015 at 19:34

    Bueno, a mi siempre me ha gustado la música con sentido, letra, sentimiento, que lo lleve a uno a imaginarse la historia que cuenta. En esto BG son expertos. Muchos metaleros solo les gusta que suene fuerte, rápido y pegajoso, aunque la canción no diga absolutamente nada. A mi en lo personal, este tipo de música es mágica, es épica. Este disco es el mejor a mi criterio de BG. Han evolucionado mucho, eso si, pero para bien. Si es cierto, no es fácil de digerir, pero denle chance, pónganle atención, sigan la letra, los sonidos y arreglos; lo que tiene de complejo lo tiene de bueno, épico. Eso si, comparto la duda de cómo sonará en vivo, sin embargo teniendo la referencia de
    A Night At The Opera, donde yo me preguntaba lo mismo, ¿Cómo demonios sonarán en vivo?; me sorprendieron con canciones que suenan aún mejor que las de estudio como The Soulforged, Under the Ice y Punishment Divine. Espero que sea igual con este excelente disco. 9.5/10 (el otro 0.5 se lo doy cuando los escuche en vivo)

  6. Diego

    26 mayo, 2016 at 2:24

    Hola!! Me encantó la reseña, tratando de ser objetivo… Creo que se trata de un álbum complicado, pero muy variado. Yo trato de ver el todo, y el resultado es muy bueno. No espero un “Somewhere…”, ni un “Imaginations…”, ni menos algo como esa Obra Maestra llamada “Nightfall…” Sería injusto pedirle a una excelente banda su repetición… Obvio que no nos pega tanto como aquellos discos o los primeros… No obstante, la diversidad siempre es entretenida, aunque los resultados no sean tan impactantes como con sus primeros discos. Y esto, en mi opinión, vale para todas las bandas… que se precien de Grandes!! Abrazooo!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>