Bloodbath (Grand Morbid Funeral) – Crítica

Publicado por el 12 noviembre, 2014

bloodbath-grandmorbidfuneralArtista: BLOODBATH
Álbum: GRAND MORBID FUNERAL
Estilo: Death Metal
Sello: Peaceville Records
Fecha: 17 de noviembre de 2014
Nota: 8/10

Este final de año está resultando de lo más mortífero que recuerdo en mucho tiempo. Con los CANNIBAL CORPSE y los OBITUARY lanzando vomitivas proclamas desde el oeste, ahora nos llega desde el tierras norteñas el cuarto trabajo de BLOODBATH, que como muy bien sabrán los asiduos a los sonidos extremos es una super-banda que se ha ganado el aprecio del público desde su primer lanzamiento “Breeding Death” allá por el lejano 2000. Por entonces dos miembros de KATATONIA, Jonas Renske y Aders Nyström, se juntaron en una lluviosa tarde de invierno con un tal Mikael Akerfeldt, vocalista de los populares OPETH y con todo un santo y seña del Death Metal sueco como Dan Swanö y alma mater de los Edge Of Sanity. La patada que le pegaron al personal no solo vino por lo agresivos que se mostraban unos músicos asociados a bandas algo más melódicas y progresivas, sino por la calidad y el chute que le dieron a la escena Death sueca, un tanto estancada y que hasta ese momento seguiría teniendo a ENTOMBED, GRAVE y DISMEMBER como sus principales adalides ya que el estilo giró hacia tesituras más melódicas, o como se vino a denominar: Melodeath.

El Melodeath se lo pasaron BLOODBATH por los bajos fondos desde el primer momento. Aquí el padrenuestro era como mínimo el “Left Hand Path”. Con el tiempo la banda se fue asentando en la escena incrementando su caché al mismo ritmo que sus integrantes cada vez sacaban discos más accesibles, algunos de ellos verdaderas obras maestras de la música extrema. Así cada disco de BLOODBATH era una especie de habitación del pánico en la que Akerfeldt y compañía daban rienda suelta a toda la agresividad que contenían en unas entrañas que nacieron oscuras y retorcidas sin remisión.

La mayor parte de este gran funeral mórbido viene amparado por la velocidad y las pocas concesiones a algo que no sea proclamar la corrupción del Catolicismo.

Los BLOODBATH llegan a este 2014 con algunos cambios. Ya en el anterior trabajo de la banda y el cual dista seis años del que aquí reseñamos,  Dan Swañö delegaba sus funciones en el guitarrista Per Erikson pero ahora todavía es más notorio el cambio en las voces ya que Mikael Akerfeldt se baja del barco y otorga el testigo a Nick Holmes, algo que no deja de ser sorpresivo ya que es el vocalista de otra banda bastante alejada del metal extremo de raíces como es PARADISE LOST. El resultado, al igual que con Akerfeldt o Peter Tägtgren (el vocalista de Hypocrisy fue la voz de “Nightmares Made Flesh”) ha sido realmente impresionante. Tanto Nick Holmes como su compañero Gregor Mackintosh se han cascado dos discos de aúpa con sus bandas paralelas, en el caso del segundo con VALLENFYRE.

El título de esta cuarta pandemia de Death Metal, “Grand Morbid Funeral”, no deja lugar a dudas de que estamos ante otra  aberrante muestra de decibelios y tralla canalla de la que siempre da gusto dar cuenta. El trabajo de las guitarras vuelve a ser abrumador, chapado a la escuela sueca pero con esos detalles heredados de las bandas madres (OPETH, KATATONIA, PARADISE LOST) que son inherentes a sus músicos y que no hacen más que engrandecer el producto dando un toque siniestro y oscuro a unas ya de por si carbonizadas composiciones.

La producción también nos deja sensaciones de una aridez aplastante y que me recuerda a la tralla canallesca a la que nos sometieron VALLENFYRE a principios de este año con ese algo Death/Doom/Punk. Por supuesto que decir del batería Martin Axenrot, ahora el único lazo de este baño de sangre con unos OPETH cada vez más meditabundos. El tío parece un extraterrestre si comparamos su trabajo aquí con el desempeñado en “Pale Communion” o “Heritage”. Es solo una muestra de este increíble músico capaz de tocar Rock progresivo setentero y pasarse a un rollo Terrorizer sin apenas despeinarse. Y qué decir de Nick Holmes. El tío seguro que se ha ganado una buena bronca de sus compañeros de PARADISE LOST por maltratar sus cuerdas vocales con un registro de lo más pútrido y terrorífico. Totalmente irreconocible.

La mayor parte de este gran funeral mórbido viene amparado por la velocidad y las pocas concesiones a algo que no sea proclamar la corrupción del Catolicismo. Todo el disco en sí es una avalancha de tralla, pero si me tengo que quedar con uno ese es “Me Torture”, una auténtica bomba de corrupción malsana. “Anne” también lo destacaría porque sale esa vena MORBID ANGEL que hemos visto en otros discos,  más arrastrado y llenito de arpegios ideal para un funeral de mala muerte. El final con “Grand Morbid Funeral” es otro de los momentos más terroríficos del plástico con un rollo Doom más que evidente y con sección de cantos gregorianos incluida. También me ha encantado “Unite The Pain” un tema en el que el sector KATATONIA se saca de la manga algunos fraseos de guitarra de lo más gélido y emotivo.

Esto huele a monjas corruptas y musgo de lápida cristiana que apesta tío!!!

Componentes:

Anders “Blakkheim” Nyström – Guitarras
Martin Axenrot – Batería
Nick Holmes – Voz
Jonas Renkse – Bajo
Per “Sodomizer” Eriksson – Guitarras

Tracklist:

01.Let the Stillborn Come to Me
02.Total Death Exhumed
03.Anne
04.Church of Vastitas
05.Famine of God’s Word
06.Mental Abortion
07.Beyond Cremation
08.His Infernal Necropsy
09.Unite in Pain
10.My Torturer
11.Grand Morbid Funeral

FACEBOOK

Autor: Angel Silva

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>