Carrus-Hell (El juego tiene que seguir) – Crítica

Publicado por el 23 mayo, 2013

carrushell-eljuegotienequeseguirArtista: CARRUS-HELL
Álbum: EL JUEGO TIENE QUE SEGUIR
Estilo: Modern Metal
Sello: Autoeditado
Fecha: 2012
Nota: 9/10

Tal y como indican en su Facebook; los ex – componentes de T.C.A (TOTAL CANNABIS ADICTION) han vuelto a juntarse bajo el nombre de CARRUS-HELL, Ángel y Manu a las guitarras, Lico a las voces, Juan al bajo y Fabique a la batería.

Procedentes de Elche y sin apenas información al respecto, me propongo a revisar un trabajo que me ha llamado la atención; no por su diseño exterior bastante sobrio; si por su interior donde la música excluye ideas, estilos y géneros preconcebidos con anterioridad.

Con el título de “El Juego tiene que seguir”, tenemos ante nosotros un trabajo abierto en todos los sentidos, pienso y creo que la mejor opción sería que cada uno escuchara el trabajo por su cuenta, y saque sus conclusiones. Lo digo porque no es fácil, lo que plantea CARRUS-HELL, es un carrusel de melodías, que en ocasiones no pegan ni con cola, pero que sin embargo pegan de maravilla en manos de estos chicos

Llegando hasta aquí, de antemano las ideas preconcebidas no sirven de nada, ya que si la primera pista “Dejar de ser” nos sorprende por la introducción tan ajustada que tiene, el bajo y la batería infunden el ritmo hacia esos riffs tan compactos, o el colorido tan versátil de la voz de Lico con algún gutural intercalado entre medias, los teclados, propios del rollo industrial, repercuten en la canción con un estribillo y una letra, que nos hará pensar. Pero lo más chocante, son las bases electrónicas que nos sacuden a mitad de la canción, con un dialogo sacado de una película, y la fascinación de CARRUS-HELL por las nuevas tendencias musicales.

Después de escuchar esta primera canción, la banda me ha recordado a un grupo que ya desapareció hace muchos años, FREAK XXI es su nombre. No sé si alguien los conoce… Aunque estos, son más sibaritas, y los nuevos tiempos les han ayudado a parir un disco, acojonante.

La oda misteriosa y rockera de la ntroducción de “El juego tiene que seguir” abren un punto álgido en el disco donde la electrónica vuelve a plagar otra canción con un ritmo serpenteante, y otra letra que habla sobre la continuación de algo, mirar hacia delante y nunca hacia atrás. Simple, pero ya digo, más que interesante.

La percepción que yo me hago del siguiente corte, me deja a cuadros en los primeros punteos de guitarra, “Percepción de la realidad”, nunca mejor dicho, tema con una introducción hipnótica y unas guitarras post-trónicas que pueden recordarnos a bandas como MODERN DAY BABYLON o MESSHUGAH, funcionando con guitarras de 7 cuerdas, si no me equivoco.

El cambio hace la distinción, todo cambio bien llevado conduce al éxito, “Por cambiar”, no simplemente por cambiar, sino por hacerlo mejor, o tan sólo diferente. Difiere del resto, otra pieza jodidamente buena; escuchadla que se evade del resto como ni imagináis, con nos guturales enlazados a unos tintineos electrónicos que ponen el brillo de luz en la oscuridad.

La discordante “Mal hacer” nos vuelve a evadir del sistema, con otra letra que se las trae y otra melodía distintiva y esencial, una espiral de cambios, amalgamas o vientos, industrialización técnica llevada por una voz cuidada, metal a saco contundente y con una producción muy limpia.

“Nada que decir” podría haber sido escrita para una banda sonora post-apocalyptica, pero no, me encanta el riffeo constante engalanado al bajo y este a una batería tan marcada, electrizada por una hegemonía robótica, predominio de notas musicales rebuscadas, y actualizando muchos de los condimentos que veo a diario en el metal, y que no me dicen nada. Muy buena estructura técnica, donde los tonos suaves y graves van relevándose según lo va pidiendo la canción, el desliz de los dedos por las cuerdas, marca la discordante mezcla de notas donde la caña está asegurada.

“No te eches atrás” repite lo que hemos visto en otros cortes, pero desmarcándose en cuanto a harmonías y tempos, “Palabras” vuelve a hacer acopio de la estructura pseudo electrónica con un sonido de guitarras más directo, la letra tampoco tiene desperdicio, finalizamos este viaje hacia la senda sin final, con “Marcado”, cañero y machacón, cargado de doble bombo y mucha fuerza, tema heredero de la escuela FEAR FACTORY con voces de ultratumba, y toda la rabia de la cual, muchos trabajos carecen.

Buen broche de oro para cerrar un debut de alucine, CARROS-HELL hacen honor a su nombre, desmarcándose del resto de propuestas con un toque de actualidad que les va como anillo al dedo. Un huracán de sonidos estridentes que son como un proyectil directo a la yugular. Metal industrial con variantes que lo hacen finitamente asequible para nuestros oídos. Impresionante es poco. Altamente recomendable.

Tracklist:

01. Dejar de ser
02. El juego tiene que seguir
03. Percepción de la realidad
04. Por cambiar
05. Mal hacer
06. Nada que decir
07. No te eches atrás
08. Palabras
09. Marcado

Autor: Francisco J. Román

2 Comentarios

  1. Jesus/biKer

    26 mayo, 2013 at 23:27

    muy buen trabajo de estos chicos,,coincido en muchos terminos con la critica de esta web,,el que quiera verlos en directo el sabado dia 29 de junio estaran presentes en la 1ª edicion del festival Rock In Las Vegas 2013, en la sala Montana, en San Martin de la Vega (Madrid) junto a los demas participantes del festival (Alfred y el Camarote + Perverxiones + Apollardaos) este festival lo organiza A.K.R (Asociacion Cultural) y Independencia Sonora, donativo 3.€

  2. Frank

    1 junio, 2013 at 12:20

    Gracias por comentar Jesus, un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>