Cattle Decapitation (The Anthropocene Extinction) – Crítica

Publicado por el 16 septiembre, 2015

cattledecapit-anthroArtista: CATTLE DECAPITATION
Álbum: THE ANTHROPOCENE EXTINCTION
Estilo: Progressive Death/Grindcore
Sello: Metal Blade Records
Fecha: 7 de agosto de 2015
Nota: 9,5/10

El gran problema que surge cuando te pones el listón muy alto al fabricar un disco excelente, es que para el siguiente no tienes margen de error y debes, como mínimo, igualar tu anterior entrega. Y dicha tarea es de todo menos sencilla puesto que si repites estructura te tacharán de “refrito”, si optas por “melodizar” tu música dirán que te has vuelto comercial, y si simplemente no estás inspirado y pese a intentarlo te sale un chuzo de disco, pues te vas a llevar palos por todos lados. Visto el panorama Travis Ryan y sus secuaces no tenían más salida que volver a cascarse un álbum de olé para cerrar así una trilogía que comenzó en 2009 con “The Harvest Floor”, continuó tres años después con “Monolith of Inhumanity” y cierra etapa en 2015 con este “The Anthropocene Extinction”. ¿Y cuáles han sido los pasos que han seguido estos bestiajos para salir airosos del desafío? No cambien de canal y en un momento se lo contamos.

A primera vista puede parecer que no hay demasiados cambios entre el trabajo de 2012 y el disco que hoy nos acontece, pero a poco que avanzan las escuchas y profundizamos más y mejor en el disco, vemos que hay una evolución en ciertos aspectos bastante remarcable. Y es que esa es precisamente la palabra que mejor define a estos monstruos californianos, “evolución”. Una evolución constante que los ha hecho pasar del primitivo Death/Grindcore de sus inicios, a un Progressive Death/Grindcore de exquisita composición y ejecución. Comienzan a aparecer buenos detalles en “Karma.Bloody.Karma” de 2006, pero donde realmente viene el salto de calidad fue tres años después con el mencionado “The Harvest Floor”, donde ya podíamos hablar definitivamente de una fusión magistral de bandas tales como Death, Carcass, Napalm Death o Suffocation, ahí es nada.

cattledecapitationSería bueno también matizar la palabra “fusión”, porque esta puede interpretarse como un collage picoteando un poco de aquí y un poco de allá para acabar ofreciendo un refrito de autenticidad dudosa, y está más que claro que en esta ocasión no es así. Obviamente en pleno siglo veintiuno es físicamente imposible fabricar Metal sin influencias previas, pero lo que hacen estos tíos es agarrar lo bueno y mejor de los grandes clásicos antes mencionados y adaptarlo a los tiempos modernos, eso sí, aportándole toda una serie de detalles nuevos de cosecha propia para regalar al oyente un producto muy salvaje, adictivo y porque no decirlo, también original.

Quizás “The Anthropocene Extinction” sea precisamente el disco perfecto para refutar estas palabras, porque el nivel compositivo presentado aquí, entendiéndose este como la mezcla de varios estilos, llega a un nivel de perfección que acojona. A su habitual Death/Grind le vamos a sumar varios momentos de Black, que si bien hasta ahora habían aparecido de una forma muy puntual, aquí ya cobran un peso e importancia remarcable. Y no tan solo a nivel de riffeo, como ocurre en esa salvajada llamada “The Prophets of Loss” de una forma muy clara, y en varios momentos más de otros temas a lo largo del disco, sino también en el afilado shriek de Travis Ryan que se presenta mucho más blacker que nunca, valga como ejemplo más claro el minuto 0:45 de “Apex Blasphemy”, que me hizo incluso investigar si había tenido colaboración externa de algún reputado cantante de Black.

Cattle Decapitation han conseguido dar un paso más en su constante evolución, y uno ya no sabe hasta que límite van a ser capaces de llevar su peculiar Metal Extremo.

Aprovecho el detalle pues para centrarme en el miembro más antiguo de la banda actualmente y verdadero culpable junto a Josh Elmore de que la banda siga en pie y haya cosechado tan buenos resultados en estos últimos años. Y es que lo de este tío es de traca, aburridos andamos algunos del tono monocorde y lineal de muchos cantantes de Metal Extremo, pero Ryan se pasa las “reglas” por el forro y nos regala todo un arsenal de registros vocales que acojona y que sirven para que el disco se haga mucho más variado e imprevisible. Al shriek mencionado más arriba le sumamos el growl gutural de rigor, otro growl que se torna mucho más harsh, y como no, su arma estrella, una voz de trol esquizofrénico que ha dado un salto evolutivo enorme desde sus puntuales apariciones en el anterior disco, para convertirse en el estilete definitivo que Cattle necesitaban para insertar todas sus partes melódicas entre tanta burrada extrema. ¿Podemos hablar pues de una voz limpia? Yo no me atrevería a definirla así exactamente pero la verdad es que su función viene a ser la misma, con la diferencia que destila mucha más rabia y que así los “mega trues” de turno no pueden decir eso de que “Cattle se han comercializado”, pues es una de las reglas que os mencionaba al comenzar esta reseña que no se pueden incumplir.

Hace unos días, en la reseña del nuevo trabajo de Soilwork, utilizaba el adjetivo “dinámico” para definir su flamante disco. Pues a riesgo de hacerse redundante, creo que voy a tener que utilizarlo de nuevo, porque estos “velociraptors” han conseguido la misma gesta, fabricar un disco que no sabes en ningún momento por donde te va a salir. La capacidad para mezclar tan variado arsenal riffero y sus correspondientes cambios de velocidad es insultante. Cogemos por ejemplo “Mammals in Babylon”, el tema arranca del palo Brutal Death Metal ofreciendo un machacamiento riffero considerable y a Travis en plan deather total, previo respiro nos escupen esa bomba de Grind/Black en 1:05 que parece vaya a reventar el reproductor, con un blast beat demoníaco y Ryan ahora en plan blacker, para lamerte las heridas en 1:30 con un bajón de intensidad que entra con una fluidez inexplicable. La cosa se estira y ahora Ryan utiliza la voz de trol suavizada para ejecutar la pertinente parte melódica, y en 2:22 nuevo riffeo deather para seguir avasallando al personal. El resto de tema te lo acabas de escuchar con la calma (si es que no te vuelves loco antes) y disfrutas de los mil cambios de ritmo que todavía quedan, y cuidado no revientes con el ending.

¿Lo has escuchado no? En menos de dos minutos y medio ya nos han regalado riffs y bases rítmicas para llenar medio disco de cualquier banda del montón, y ese ha sido solo un ejemplo, porque la dinámica del disco es todo el rato igual. Cuando escuchas este trabajo se apodera de ti una sensación de caos controlado, valga la contrariedad, que te atrapa por completo y te mantiene en tensión y alerta durante los tres cuartos de hora que dura el invento. Con todo esto, te podría hablar entonces de que la palabra relleno no existe en este disco, y eso no es del todo cierto. Verdad que todos los temas “normales” no contienen ni un segundo de paja, pero hay un par de interludios como son “The Burden of Seven Billion” y en menor medida “Ave Exitium” que no aportan demasiado. Quizás fueron concebidos como puntuales pausas para hacer la tormenta sonora más llevadera, pero lo único que consiguen es quitarle algunas décimas de puntuación a un disco que apuntaba a matrícula de honor.

Matrícula que sí se lleva por cierto esa fiera chilena llamada David McGraw, parcialmente culpable del buen hacer de la banda desde su entrada en “The Harvest Floor”, y  que realiza todo un clínic durante el plástico de cómo aporrear el kit de batería a velocidades ultrasónicas y a la vez mostrase súper original en todos sus ritmos, lejos del típico batería que solo sabe golpear todo el rato a 250 BPM, cual autómata programado, pero tiene unos recursos técnicos y creativos nulos para el resto de facetas con dicho instrumento.

CATTLE DECAPITATION han conseguido dar un paso más en su constante evolución, y uno ya no sabe hasta que límite van a ser capaces de llevar su peculiar Metal Extremo. Lo que parece evidente es que los de San Diego son actualmente la banda extrema más original, creativa y en forma de la escena. Y quien opine lo contrario, por favor, que me haga llegar a mis manos algo fabricado en este 2015, al que ya le quedan los últimos coletazos, que supere en intensidad, creatividad, precisión y feeling a esta maravilla llamada “The Anthropocene Extinction”.

Componentes:

Travis Ryan – Voces
Josh Elmore – Guitarra
David McGraw – Batería
Derek Engemann – Bajo

Tracklist:

01.Manufactured Extinct
02.The Prophets of Loss
03.Plagueborne
04.Clandestine Ways (Krokodil Rot)
05.Circo Inhumanitas
06.The Burden of Seven Billion
07.Mammals in Babylon
08.Mutual Assured Destruction
09.Not Suitable for Life
10.Apex Blasphemy
11.Ave Exitium
12.Pacific Grim

BANDCAMP

Autor: Betrayer

4 Comentarios

  1. Frank

    17 septiembre, 2015 at 23:14

    Un disco realmente explosivo de principio a fin, yo le habría dado el 10 perfectamente, además no creo que los interludios le quiten puntos al álbum, están ahí más que nada para crear ese ambiente desolador que los temas más extremos no son capaces de transmitir.

    • Betrayer

      18 septiembre, 2015 at 20:57

      Que caña Frank tener que discutir si un disco merece un 9,5 o un 10, ojalá ocurriera todos los días. Muy válido tu argumento sobre los interludios, pero es que sobretodo el primero me parece demasiado simple y prescindible. Sea como fuere, disco prácticamente perfecto, que abarca una amalgama de estilos espectacular y confirma a Cattle como la banda extrema más interesante del panorama metálico actual.

  2. METALMANIACO

    18 septiembre, 2015 at 22:35

    Un disco asesino, realmente el nivel técnico de estos músicos es sorprendente. Una picadora de carne de principio a fin! 10/10 sin ninguna duda.

  3. Alex Angelripper

    25 septiembre, 2015 at 2:58

    no me parecio tan extremadamente buenisimo como varios lo dicen, es un cd normal de death metal y nada mas, me gusta cuando cambia el estilo de voz en las bases oscuras, en Monolith Of Inhumanity no pasaba eso, THE ANTHROPOCENE EXTINCTION y Monolith Of Inhumanity son sus obras mas grandes, los otros cds no estan tan buenos, a este buen disco le pondria un 8, es mas justo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>