Cauldron (In Ruin) – Crítica

Publicado por el 14 enero, 2016

cauldroninruinArtista: CAULDRON
Álbum: IN RUIN
Estilo: Heavy Metal
Sello: The End Records
Fecha: 8 de enero de 2016
Nota: 8/10

2016 es un año que promete dejarnos grandes trabajos. Al menos este mes de enero viene cargado de novedades y discos más que interesantes. Uno de ellos, el último trabajo de los canadienses CAULDRON, “In Ruin” puesto a la venta el 8 de este mismo mes a través del sello The End Records.

CAULDRON son parte de esa fuerza conquistadora que al igual que ENFORCER, WOLF y otras bandas del estilo, siempre han apostado por lo clásico. En su cuarto álbum, mantienen un sonido rudimentario, directo, una vuelta a los orígenes y a aquellos primeros días de la NWOBHM. Un disco fácil de escuchar, digerir y que no supone mayor complicación para aquellos que os gusta disfrutar de una buena tarde de metal clásico con una cerveza en mano.

Para este cd, la banda ha apostado por una cubierta básica de aire terrorífico, centrándose en varias cintas de terror relacionadas con fantasmas. Para entender mejor la tapa, estas fueron las palabras del propio Jason Decay sobre la portada: “Queríamos una cobertura básica, algo que llamara la atención a simple vista”. “Vi una estatua medio decrépita y misteriosa flotando en un portal sobre el título In Ruin, de ahí surgió la idea. Digamos que podría ser un cruce entre Poltergeist o Alice in Hell.”

cauldronbandaEn cuanto a la producción, el trío regresó al estudio del condado de Lincoln Social Club en Toronto, donde grabaron dos de sus álbumes anteriores, “Burning Fortune” (2011) y “Tomorrow’s Lost” (2012). 4 años hemos tenido que esperar para tener de regreso a unas de las bandas más enteras y heroicas del nuevo siglo . Este álbum fue co-producido por Chris Stringer (RUSH). En cuanto a los temas, “In Ruin” viene plagado de canciones envolventes, temas pegadizos y lo mejor de todo, canciones cargadas de  riffs sólidos, actitud y un heavy metal totalmente clásico, nada de refritos o canciones largas, 42 minutos de auténtico placer sonoro.

CAULDRON desarrolla un esqueleto retro muy básico, donde el centro de atención lo encontraremos en las canciones. Por suerte, siempre han demostrado una gran habilidad para escribir pequeñas melodías que nos hagan volver al pasado. Canciones con aire hard roquero no muy diferente de los primeros DIAMOND HEAD.

El tema que abre el disco “No Return/In Ruin” es uno de los más enérgicos, una pieza de antiquísimo valor, sencilla, llameante y que empieza con la estremecedora batería de Myles Deck reavivando el fuego que desprenden los riffs de Ian Chains y el bajo/ voces de Jason Decay que se muestra heroico durante todo el trayecto. La canción se acerca más a un Speed Metal poderoso, pegadizo, tan ligero como una pluma, reflejando el toque ochentero desde el comienzo hasta el final con unos acordes cargados de melancolía que os pondrán los pelos de punta. Un comienzo imponente, donde hay de todo, desde un buen estribillo hasta unos coros de alucine.

Cauldron nos traen un disco que se deja querer fácilmente, lo cual no debe suponer mayor problema para los que os gusta el metal sencillo y de calidad. La única pega es que al ser demasiado simplista, peque de desinterés para algunos.

Y así es todo el álbum, melodías oscilantes, partes suaves y recuerdos de bandas como CIRITH UNGOL en la introducción de “Empress” un medio tiempo de estribillo pegadizo, con un toque semi Doom y donde destaca la solidez de la base rítmica con esa batería que retumba todo el rato.

En “Burning at Both Ends” los riffs abren las paredes de un metal correoso con algo más de energía y fuerza.  La apertura de “Hold Your Fire” está muy conseguida, por momentos la canción va cogiendo robustez en las notas iníciales hasta que va cabalgando con un ritmo lento, no demasiado rápido y con un aporte vocal de Jason, disfrazando su voz de armónicos suaves cercanos al Hard Rock. Tema sencillo que engancha y que puede considerarse como uno de los más entrañables del compacto.

“Come Not Here” tiene un inicio de guitarras punzantes y desgarradoras. Riffs más agresivos con ese tono tan seco y ese apoyo de fondo donde se aprecia una voz dulzona en forma de coro. Gran parte solista a mitad de la canción con un Ian Chains cada vez más entregado.

“Santa Mira” es el corte que mejor mezcla la etiqueta rock y metal en el disco. Un corte apetitoso con la entrada modular del bajo y esas guitarras electrizantes cargadas de influencias de la escena americana y europea. Corte enriquecedor que recuerda a la doncella, sobre todo en algunos cambios de tempo, y con algún que otro parecido a ANGEL WITCH, o incluso WASP. La batería hará retemblar los cimientos de tu casa con ese sonido de martillo oxidado.

Llegando casi al final del disco, nos topamos con un título que tiene todas las papeletas de convertirse en el próximo clásico de la banda. Estoy hablando de “Corridors of Dust” una de las canciones más simbólicas del plástico. Gran introducción con una base melancólica y un rasgueo posterior difícil de olvidar, junto a él, el bajo de Jason acomodado a las baquetas rebosando con un sonido resonante.  Casi 6 minutos de puro gozo con sus partes lentas y esos momentos para el recuerdo, como esas armonías a partir del minuto 3:20 que actúan como erizos en la piel del oyente. La canción incluye además unos solos de guitarra cargados de energía, difícilmente retratables con palabras.

A continuación, la exquisita “Delusive Serenade” una pieza de seis minutos y medio de duración cuya entrada acústica se ve repetida en contadas ocasiones. Un tema que empieza en forma de balada y que poco a poco va variando su fondo estilístico, eso sí, cabe recordar que se trata del único tema instrumental del álbum y uno de los más completos compositivamente hablando. Por último llega el férreo y resistente “Outrance” donde vuelven a tirar de guitarras ásperas junto a la fantástica entonación de Jason donde se rinde homenaje una vez más al sonido clásico por antonomasia.

CAULDRON nos traen un disco que se deja querer fácilmente, lo cual no debe suponer mayor problema para los que os gusta el metal sencillo y de calidad. La única pega es que al ser demasiado simplista, peque de desinterés para algunos. Para los que os gusta la música de estos canadienses, aquí tenéis otro plato al que hincarle diente. Un nuevo título de rock duro cargado de matices y que seguro hará las delicias de muchos. Grandioso regreso.

Componentes:

Ian Chains – Guitarra
Jason Decay – Voces, bajo
Myles Deck – Batería

Tracklist:

01. No Return / In Ruin
02. Empress
03. Burning at Both Ends
04. Hold Your Fire
05. Come Not Here
06. Santa Mira
07. Corridors of Dust
08. Delusive Serenade
09. Outrance

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

1 Comentario

  1. Alex Angelripper

    14 enero, 2016 at 16:35

    no me gusto para nada, parece un cd grabado en la decada del 80! coinsido en lo que dijiste de que es Demasiado simplista, es la verdad muy demasiado simplista, esperaba otra cosa, otro heavy metal, no digo un heavy como Primal Fear pero algo de buen sonido y mas velocidad, decepcionante el cd, y hablando de Primal fear Discaso el nuevo cd, eso si es heavy metal totalmente contrario a la cagada de Cauldron!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>