Celtibeerian (Keltorevolution) – Crítica

Publicado por el 1 julio, 2015

celtibeerianKeltorevolutionArtista: CELTIBEERIAN
Álbum: KELTOREVOLUTION
Estilo: Folk Metal
Sello: Autoeditado
Fecha: 29 de marzo de 2014
Nota: 8/10

Desde Ciudad Real nos llega la formación de nombre CELTIBEERIAN con su segundo lanzamiento “Keltorevolution”, un disco épico de aires folkies que os sacará una buena sonrisa ya que viene cargado de elegancia, buenas formas y canciones aptas para canturrear con un buen bailoteo de por medio. Aunque con estas calores la desgana abunda más que otra cosa, y es imposible sacar la vena fiestera como a uno le gustaría, pero no hay nada mejor que un buen trago de cerveza y estos ritmos estilizados para adentrarse en esa oleada medievo-festiva que nos presenta la banda.

Activos desde 2011 la banda debutó con un primer álbum titulado  “Tirikantam” en el que ya se podían ver las buenas formas de su música y su buen hacer sobre las tablas. Sin haberles visto todavía en directo, se por colegas y amigos que su propuesta a la par de original, se desliza sobre el escenario trayendo consigo algo de alegría, energía, gracia y simpatía.

Obviamente no estoy aquí para hablar de su directo, aunque si me los pusieran delante no me importaría; siempre me ha encantado la propuesta de KORPIKLAANI, y cuando escuché por vez primera a CELTIBEERIAN, al ver que eran producto nacional, no me podía creer lo que estaba escuchando.  Vaya nivelazo que tiene la banda, acostumbrado a empaparme de artistas como FOREFATHER o FOLKODIA, los de Ciudad Real, guardan algunos parecidos con dichas bandas, pero el toque personal que abunda en su música es de originalidad pura y de diferencia musical notable. Lo más sorprendente es ver como una música repleta de instrumentos variados como son el violín, la viola tenga tan buen fondo sin caer en la repetición innecesaria, o el aburrimiento.

Cierto que la escena underground nacional está plagada de bandas desconocidas que practican un género parecido al de CELTIBEERIAN, pero hay muy pocas que tengan un estilo tan estilizado y no forzado, o en todo caso, un sonido tan claro y reluciente, que es lo que más me llama la atención de la banda, su genio a la hora de tocar y las ganas de aventurarse en nuevos caminos sin temor al qué dirán.

celtibeerianbandaEn lo que se refiere al disco, tengo una pega y es que 14 temas son demasiados, pero cuando uno se adentra en piezas como “Singing to Our Land (Intro)” le pica el gusanillo y quiere seguir degustando el disco a ver que sigue después, y lo cierto es que los catorce temas del álbum se hacen bastante cortos, algo que aplaudo desde aquí, ya que no es fácil encontrar discos tan fáciles de asimilar. La sencillez es algo que brota por las venas de nuestros amigos, ya sea a través del guitarreo rasgado y las gaitas de David pasando por las voces femeninas de Patri que endulza con su tono los alaridos de Gus, voz principal que enmarca una senda musical muy personal.

Uno de los temas insignia del disco es sin duda “Unbury the Horn” que tiene una entrada muy lograda en términos compositivos. Allí está David con sus instrumentos dando el do de pecho, el ritmo de batería de Víctor va marcando el ritmo de la canción. Un tema muy atractivo con aires folkies, perfecto para empezar un concierto, le sigue “The Booze Song” de ritmos agilizados, la típica joyita para levantarte de la butaca en un día de flojera. Rápida, técnica y maravillosa pieza cargada de malabarismos donde el violín cautiva desde primera hora. Y así, el disco va subiendo y subiendo hasta estallar con la entrañable “Fields of Celtiberia” o “Under Lug’s Sight” donde veremos el buen trato que ha recibido la batería, labor que dirige nuestro amigo Víctor como ya dije antes. Canción que incluye uno de los momentos más pegadizos del álbum y que viene cargada de instrumentos y arreglos que hacen de esta una peculiar pieza angular.

Posteriormente el disco va otorgando más legalidad a su mezcla con otros himnos como son “Win Another Battle” y “This Simple Life” fáciles de distinguir a una primera escucha, hay otras como “Uer Keltum Brigubis (Over the Mountains of the Celts)” que son más lentas y requieren más atención debido a su hermosura paisajística, véase también “Blood of a Guiltless Town” calmada y sosegada con unos cánticos finísimos al principio y un rasgado zigzagueo de guitarra después, donde veremos la voz principal mascullar un rollo más gamberro por así decirlo. El trato que reciben las voces en este disco está tan cuidado que no tiene desperdicio, tal y como ocurre con los cantares posteriores del corte número doce “Eimos to Katum (We’re Marching to War)”, una especie de ritual intimista enfocado hacia esos albores espirituales tan típicos de la época ancestral. “Lutiakoi (Lutians)” y “Eternal Knot (Outro)” cierran el disco, ambas igual de arregladas con diversos caminos explorables que incitan a navegar entre diferentes sendas paganas.

Finalizando esta breve reseña, una de las cosas que más me llama la atención y que creo que merece la pena ser recalcada son los títulos. Se nota que la banda ha puesto empeño y dedicación en dicha materia y ha trabajado concienzudamente, estudiando cada uno de los puntos fuertes de su nueva saga musical. Otra de las cosas que me llama la atención, es el estampado de su tapa o portada, cuyo artista desconozco pero que desprende un aire rejuvenecedor sin entrar en batallas épicas o soldados vikingos; simplemente mostrando un paisaje colorido que invita a soñar.

Me quedo con esta última palabra para echar el cierre hasta el próximo capítulo. Un disco que invita a soñar, que enamora, que te transporta a otro paraje desconocido. De eso se trata la música (al fin y al acabo) de que produzca algún sentimiento y te evada del resto de situaciones de la vida real, pero si encima lo consigue con tanta libertad, es imposible achacar nada malo. La producción se podría mejorar ciertamente, así como el sonido de las guitarras, pero estamos hablando de un segundo trabajo, es obvio que queda mucho por mejorar, aunque eso ya vendrá por su propio peso en futuros lanzamientos. Por lo pronto toca disfrutar con lo que hay que no es poco. Un álbum muy recomendable, tanto si te gusta el folk como si no, te aseguro que quedarás eclipsado.

Componentes:

Julián Yagüe (“Vasco”): Guitarras y coros.
Gustavo Infantes (“Gus”): Voz principal y bajo.
David Sánchez (“Dagda”): Gaitas, viola, whistles, bouzouki, arreglos y coros.
Victor Fernández (“Vity”): Batería y coros.
Patricia San Martín (“Patri”): Violín.

Tracklist:

01.Singing to Our Land (intro)
02.Keltorevolution
03.Unbury the Horn
04.The Booze Song
05.Fields of Celtiberia
06.Under Lug’s Sight
07.Win Another Battle
08.Kladimoi (Swords)
09.Uer Keltum Brigubis (Over the Mountains of the Celts)
10.Blood of a Guiltless Town
11.This Simple Life
12.Eimos to Katum (We’re Marching to War)
13.Lutiakoi (Lutians)
14.Eternal Knot

FACEBOOK

Autor: Patrick Rodríguez

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>