Centinela (El Lamento del Diablo) – Crítica

Publicado por el 30 octubre, 2015

centinelalamentoArtista: CENTINELA
Álbum: EL LAMENTO DEL DIABLO
Estilo: Heavy Metal
Sello: Duque Producciones
Fecha: 1 de octubre de 2015
Nota: 7,6/10

El octavo trabajo de CENTINELA ya está en nuestras manos, un álbum que se ha hecho derogar, pero que mantiene viva la frescura de una de las bandas más respetadas de la escena nacional.

El cuarteto albaceteño vuelve con lo que mejor saben hacer, metal crudo, potente, cargado de fuerza y de esa esencia ochentera que siempre les ha caracterizado. Michel a la batería, Javi al bajo, Fernán a las guitarras, y Cano a las voces/teclados están preparados para devolvernos ese sonido directo que tanta falta nos hacía.

Cuando hablamos de CENTINELA, hablamos de una de las promesas del metal estatal. Hace ya unos años que forjaron su propuesta, y desde entonces han ido creciendo más y más, aunque a decir verdad en los últimos años se ha visto como la banda bajaba un poco el nivel de sus trabajos, de hecho hay que remontarse hasta el año 2008 con “Claustrofobia” para ver a una banda compenetrada  y en su mejor estado de gracia. Si bien, CENTINELA nunca ha sido una formación de temas complejos o letras sumamente elaboradas, si es cierto que a partir de “Teoría de fidelidad” cambiaron, e hicieron todo de diferente forma, desde las canciones hasta la forma de cantar y eso es algo que se ha notado posteriormente, ya que la banda parecía algo perdida. En esta ocasión con “El Lamento del Diablo”, la banda regresa al pasado con el sonido de ahora en busca de una luz que los guíe.

En todo caso, el último trabajo de la banda “Regresiones” no estuvo nada mal, un servidor que escribe estas líneas lo pasó francamente bien con aquel disco. También es cierto que se trataba de temas de otros artistas versionados por los albaceteños, pero indudablemente fue un disco altamente recomendable. Ahora, regresan dos años después y lo que más llama la atención de este nuevo capítulo es la potente portada y el título tan contundente que se han marcado para la ocasión. Mucho colorido exterior, con un diseño (espectacular) realizado por Fernando Navarro, una portada que no se parece a ninguna de las anteriores y que para mí, supone un paso adelante en su trayectoria.

centinelabandaPero no todo es tan bueno como parece, el disco en su esencia respira frescura y unos temas contundentes, sin embargo algo no me termina de cuajar, no sé si es la brevedad o simpleza de muchos de los cortes, o es que están inacabados y les falta algo. En cualquier caso, es un álbum con sus riquezas y sus pobrezas que conste. Pero vayamos por partes, la intro “El lamento del Diablo” cuenta con una entrada tétrica de piano que da paso a un inicio de guitarra bastante marcado con la voz de Cano dando lo mejor de sí mismo. Quizás otra guitarra no vendría mal para rellenar según que partes del tema, en cuanto a la batería la veo demasiado alta en según qué momentos, musicalmente es un tema sencillo, pero muy intuitivo ya que cuenta con un gran estribillo y se deja escuchar fácilmente. El tema se titula “La última canción” y creo que iría mejor al final del disco que al principio.

Los siguientes cortes “Valor” y “Me Verás” son parecidos entre sí por la forma que tienen de entrar, esas sacudidas de guitarra a lomos de una batería cortante, son canela en rama. El primero viene apoyado por los teclados dando una imagen colosal, la fuerza de los riffs sobresale durante toda la canción y Cano se sale literalmente hablando, algunos de sus gritos me recuerdan a su primera etapa en Centinela. “Me verás” es otro huracán de garra, donde la batería tiene otro nervio y donde el guitarreo sale con un aplomo que os pondrá los pelos de punta. Es el único tema que dura más de 5 minutos, que incluye un muy buen estribillo y una base rítmica sencilla pero efectiva, aquí Cano sorprende con unos guturales a lo burro, y un solo de Fernán, muy interesante. Casi al final se aprecian dos guitarras, además el tema adopta otra fluidez, y es esa fluidez la que deberían tener el resto de piezas, de hecho, si realmente quieren llevar muchos de estos temas al directo, otra guitarra les vendría de perlas.

“Mi ruta secreta” se apoya en el bajo de Javi durante todo el trayecto a medida que las guitarras van marcando trazos melódicos de diferente forma e intensidad con partes más secas, vocalmente tiene un color diferente y es como si el estribillo estuviera falto de limpieza, ya que hay momentos donde no se percibe con claridad la voz de Cano. Uno de mis temas favoritos “Arde en el tiempo” difiere del resto en muchas cosas, tanto en letra como en música, su inicio es extraño en sí mismo, una introducción sombría donde bajo y guitarra se unen matizando una entrada diferente. Posteriormente, el ritmo tan entretenido y corpulento engancha sin apenas esfuerzo. Un medio tiempo, rasgado donde se habla de corrupción, destrucción y mentira, el libreto también acompaña, y los dibujos están tan cargados de todo tipo de detalles, que merece la pena afinar la vista y embriagarse de cada uno de ellos.

“3 diablos” roza la excelencia absoluta con esos riffs desgarradores, y ese traqueteo de las baquetas donde se vislumbran pequeñas pinceladas con unos coros repletos de ampulosidad, que sirven de relato para la historia de estos tres seres alados. “Lo mejor de mí” es la otra distinción del disco, mostrando la calma al principio y posteriormente, desplumando al oyente con su nervio desbocado, un tema muy bien construido con una parte de guitarra acústica muy entretenida, donde la parte rítmica envuelve, y María Donate y Charo Moya ponen la guinda con unos coros muy ricos, eso sí vuelvo a lo de antes, no me gustan los sablazos tan rotundos de batería, demasiado potentes para un intermedio reposado que necesita de más templanza. Por último hablar de “La luz de este lugar” un corte acústico donde violín, piano y voz se envuelven en un sollozo cristalino, llevando a Cano hasta momentos que desconocía. Yo personalmente no recordaba al músico en este plan, lo cual me conmueve y me hace apreciar la calidad musical de los albaceteños. Gran interpretación con una letra repleta de encanto.

Quizás uno o dos temas más, no habrían venido nada mal, y de ser así, estaríamos hablando de un disco redondo. Pero hay que ser positivos, tenemos de vuelta a CENTINELA, y con ellos un disco que vuelve a empaparse de lo mejor del metal nacional. En cualquier caso no soy yo el que debe juzgar el disco, sino tú; si crees que son merecedores de estar en tu vida, dale al play y disfruta, un disco así no puede pasar desapercibido tan fácilmente.

Componentes:

Michel – Batería
Javi – Bajo
Fernán – Guitarra
Cano – Voces/teclados

Tracklist:

01. El Lamento del Diablo
02. La Ultima Cancion
03. Valor
04. Me Veras
05. Mi Ruta Secreta
06. Arde el Tiempo
07. Tres Diablos
08. Lo Mejor de Mi
09. La Luz de Este Lugar

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>