Crematory (Monument) – Crítica

Publicado por el 9 junio, 2016

crematorymonumentArtista: CREMATORY
Album: MONUMENT
Estilo: Industrial Gothic Metal
Sello: Steamhammer
Fecha: 15 de abril de 2016

Autor: Ángel Silva – Nota 7,5/10

Cada vez que tengo que enfrentarme a un nuevo disco de CREMATORY me invaden sentimientos encontrados. Siempre he reconocido mi debilidad por los alemanes y aunque cuando les pillé el rastro allá por 1997 con el recién estrenado “Awake” ya transitaban por terrenos evolucionistas, algunos de sus primeros discos siguen siendo de mis preferidos en cuanto a “música oscura” se refiere. ¿Pero qué se le va a hacer?, CREMATORY siempre han mirado hacia adelante y sus coqueteos con la música industrial se ha ido ensanchando en el tiempo a la par que las patillas de Felix Mess casi desbordan de su redonda y simpática cara de buen alemán.

No quiero tratar aquí el siempre crispante tema de quien elige vivir eternamente del pasado y demás vainas de las que somos perfectamente conscientes que no llegaríamos a ningún lado; mi progresivo desapego con la banda viene dada por dos razones que en todo acaso poco o nada tienen que ver con el sentir discotequero que parecen empeñados en transmitir: por sus escasas comparecencias en directo, siendo imposible a día de hoy poder disfrutar de su luminiscente show, y porque con el paso del tiempo se han ido abonando a la simpleza compositiva.

¿Qué me hace pues escuchar cada nuevo disco de CREMATORY con ardor, lo que es peor, animarme a abrir una hoja de Word? Que los cabroncetes tienen mucho gancho. Que la mayor parte de los metaleros escapan de aquello que se venda como Industrial/Gothic Metal es una realidad tal que CREMATORY, de hecho, son una banda que pasa bastante desapercibida para los medios de Metal. Pero en CREMATORY sigue estando Felix Mess y eso señoras y señores, es sinónimo de brutalidad, porque este tío, y siempre lo diré, posee una de las mejores voces guturales de la escena metalera.

crematorybandaLa característica principal de “Monument”, en comparación con trabajos inmediatamente anteriores es que se estrena una nueva pareja de guitarristas en los nombres de Tosse Basler, quien también se encarga de las clean voices, y Rolf Munkes que hace lo propio con los solos, aunque éste, a diferencia de su compañero, no tiene tanto trabajo en esta faceta. Otro detalle a destacar es que este disco llega en el momento en que la banda cumple veinticinco años en la escena y mucho del concepto lírico viene relacionado con este detalle; la lucha, el tesón, la evolución y el haber visto lo mejor y lo peor del ser humano ¿Consideran CREMATORY que merecen un monumento por haber aguantado tanto en la escena? Dejemos ese tipo de cuestiones para soliloquio del lector.

Decíamos que Rolf Munkes no ha tenido mucho trabajo en las guitarras solistas y es que “Monument” se caracteriza por los riffs marciales, ya marca de la casa, en ciertos momentos abusando de un exceso de producción. En todo caso, los chicos de las seis cuerdas han aportado aire nuevo y se nota bastante. Allí dónde los ritmos machacones e idioma alemán se dan de la mano, es inevitable que RAMMSTEIN nos vengan a la cabeza, una banda que curiosamente triunfó cuando Crematory ya habían editado discos considerados clásicos del Gothic/Doom y de la que ahora parece copian más de un esquema. Ejemplo de ello tenemos en “Die Letze Schlacht”, sin duda alguna uno de los momentos estrella del plástico.

Es de agradecer que la banda haya querido dar un poco más de variedad que en otros lanzamientos y así tenemos temas bastante duros como pueden ser el single “Misunderstood” o “Eiskalt”, una cara metalera que contrasta con la mayor parte del disco, que viene dominada por esa ya conocida versión Dark Metal/Industrial, música ideal para pinchar en discotecas de ambiente gótico, como pueden ser “Die So Soon”, “Before I Die” o “Falsche Tränen”, en las cuales se luce Tosse Basler con una gran presencia de voz limpia y melódica. Mismo protagonismo el que tendrá en aquellos temas más relajados, uno de ellos “Everything”, vestido de industrial/power ballad, que me parece otro de los temas  destacados del disco, gracias en parte a las notas de teclado de la incansable Katrin Jüllich, hermana del batería y compositor de gran parte del álbum, Markus Jüllich. La propia Katrin goza también de bastante protagonismo, en una versión más atmosférica que antaño, cuando destacaba por líneas de teclados más barrocos y de presencia en primer plano; ahora se mantiene de fondo, creando un ambiente bastante oscuro, quizás de una manera algo más artificial. Hay dos temas que destacan por los teclados y que parecen un guiño al pasado, al de grandes temas como “In My Hands”, como el ejemplo de “Nothing”, el tema más puramente CREMATORY y la que sirve para finalizar, la extraña y bastante atmosférica “Save Me”, que por la forma también recuerda bastante a su glorioso pasado.

CREMATORY son toda una institución en su Alemania natal como muestra el haber sido cabezas de cartel del Wacken Open Air 2014, el cual ha quedado registrado en un histórico DVD. El por qué la banda no se proyecta más allá de Centroeuropa, el por qué es tan reacia a ofrecer directos o el por qué ha renunciado a ser una de las referencias indiscutibles de la música Dark Metal en Europa, mientras otros con menos solera destacan mucho más en el mercado, son toda una clase de misterios que no hacen más que agrandar el nombre de CREMATORY como eterna banda de culto.


Autor: Francisco Román – Nota 8/10

Una de las bandas más reconocidas del panorama gótico internacional ya tiene nuevo disco, y estamos de enhorabuena, lo cual es motivo de alegría. El caso es que sin ser su obra por excelencia, los germanos CREMATORY han sabido gestar una magnífica creación musical tras su último lanzamiento “Antiserum”, que sin ser un mal trabajo, no llegó al nivel deseado.

Dos años después de dicho álbum, podemos hablar del nuevo hijo pródigo de estos alemanes, y ciertamente han vuelto a facturar una obra de excelente calibre, quizás no tan grandiosa como otras creaciones tipo “Revolution”, “Pray” o “Infinity”, los tres grandes de la nueva era musical de los alemanes, pero muy cercano a estos. Un disco que entabla relación con el capítulo anterior “Antiserum” por la experimentación o elementos electrónicos más que otra cosa, o por el uso del alemán, la lengua materna del conjunto y el arma fundamental para hacer de su música un estilo cada vez más racionado.

Nunca he sido de esa idea de cerrar la puerta a una banda por el simple hecho de sonar diferente a la de sus inicios. Recuerdo con crispación a “Antiserum”, un disco que no me terminó de convencer. Lo cierto es que transcurridos dos años desde ese periplo, veo mi maduración en dicho género con positivismo de cara a disfrutar de esta joya solemne denominada “Monument”. Un disco que sigue la evolución dictada de esa obra anterior, y que cuenta en su haber con tres nuevos integrantes, Rolf Munkes a las guitarras, Tosse Basler también encargado de las guitarras y las nuevas voces limpias, o Jason Matthias autor del bajo, más los conocidos como hermanos Jüllich, Markus y Katrin Jülich o Felix, la voz gutural del conjunto.

Pese a la simpleza de su línea actual si la comparamos con la esencia barroca de sus inicios, la propuesta de CREMATORY (en la actualidad) ha evolucionado tanto, que su estilo no casa igual con las mentes privilegiadas que en su momento disfrutaron de sus inicios. Entiendo la defunción que suponga para algunos este cambio tan drástico, pero está claro que CREMATORY se ha convertido en todo un referente en la escena industrial germana, quizás no tengan la popularidad de otras bandas como RAMMSTEIN, pero han conseguido con el paso del tiempo, que su nombre no se olvide tan fácilmente.

Quizás la actualidad musical del conjunto, no sea del agrado de muchos, y pese a que han podido enterrarse de por vida en varias ocasiones, el cambio de músicos les ha sentado de maravilla para rejuvenecer su propuesta y seguir ofreciendo metal de calidad. El caso es que la llegada de Tosse Basler sienta de lujo en un disco que se crece con las escuchas, no hay más que echar el guante a piezas tan talentosas como “Misunderstood”, “Haus Mit Garten”, “Die So Soon” o “Ravens Calling”, vaya cuatro pepinazos de metal acristalado, duro como el acero y donde la marca vocal de Felix sobresale en cada uno de ellos, vaya guturales que se marca el tipo, ni las bandas death más salvajes de la actualidad poseen guturales tan endurecidos como estos. Y ya ni hablar de las filigranas arquitectónicas de Katrin Jüllich con sus teclados, sintetizadores y samples, sin los cuales este disco no tendría el mismo fondo argumental.

Si me hubieran puesto este disco el mismo día que se puso a la venta “Antiserum” habría pasado olímpicamente de él, en la actualidad se convierte en un verdadero manjar, apto únicamente para amantes del sonido industrial más endurecido y moderno. Enormes CREMATORY, difícil desechar cualquier canción de este álbum y lo mejor, es un disco que va creciendo conforme pasan los minutos, espectacular dosis de intensidad en “Eiskalt” con un guitarreo curtido y unos redobles potentes. En “Nothing” nos encontramos ante unos teclados sibaritas y esa perfecta ejecución con las dosis justas de guturales y voces limpias enmarcando unos duetos que quedarán para el recuerdo. En “Before I die” parecen irse por las ramas  buscando otro tipo de sonoridades, abusando demasiado del sonido discotequero al principio de la canción, pero compensándolo después con ese death metal industrial de alto octanaje. Y así se va sucediendo un trabajo cada vez más perfeccionista, el comienzo de “Falsche tranen” recuerda bastante a RAMMSTEIN, posteriormente la canción cambia bastante. Con “Everything” ganan en sobriedad recreando con el piano unas melodías sugestivas hermosamente bellas. El final llega con el encantador “My Love Within”, el agresivo y crudo “Die letzte schlacht” y “Save Me”, un apetitoso y seductor enlace con el pasado más célebre del conjunto germano.

Excelente obra de una banda que crece y evoluciona sin detenerse ante nada ni nadie. En consecuencia, para los ex aficionados de la banda, este “Monument” podría ser el trabajo perfecto para recuperar la fe en una de las bandas más longevas y que mejor trabaja el ya citado Industrial Gothic Metal.

Componentes:

Felix Mess – Voz
Katrin Jüllich – Teclados
Markus Jüllich – Batería
Rolf Munkes – Guitarras
Harald Heine Bass
Tosse Basler – Guitarras

Tracklist:

01.Misunderstood
02.Haus mit Garten
03.Die So Soon
04.Ravens Calling
05.Eiskalt
06.Nothing
07.Before I Die
08.Falsche Tränen
09.Everything
10.My Love Within
11.Die letzte Schlacht
12.Save Me

FACEBOOK

2 Comentarios

  1. Alex Angelripper

    15 junio, 2016 at 2:08

    no hay mucha diferencia a ANTISERUM en MONUMENT hay un poco menos de toques electronicos, como siempre dije a mi me gustó esta evolucion, y me parecen 2 discos de 8 puntos cada uno, y respondiendo la pregunta de Ángel Silva: SI, Crematory merecen un monumento por sus 25 años, toda banda que llega a 25 años merece un monumento, pero si es una banda que en 25 años hicieron pura basura no merecen un carajo de nada.

  2. Angel Silva

    16 junio, 2016 at 17:20

    Lo cierto es que Crematory tienen la facultad de que sus discos gusten más cuanto más tiempo pasa desde que lo editan,xD

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>