Crónica de At The Gates y Wormed en Barcelona: Coherente y equilibrado, un face to face en toda regla.

Publicado por el 15 abril, 2015

atthegates-giranacionalCrónica: Betrayer Petrozza
Fotos: Unai Endemaño - Bilbao
Nota: 8/10
Fecha del concierto: 08 de marzo de 2015

Si “At War whit Reality” fue posiblemente uno de los discos “regreso” más esperados del 2014, no menos expectante era volver a ver a los suecos AT THE GATES por nuestras tierras dieciocho años después. Casi dos décadas, se dice pronto, lo que tarda un recién nacido en conseguir la mayoría de edad, se me antoja demasiado tiempo para poder disfrutar de nuevo de Tompa y compañía. Y dicha ansiedad por verlos en acción no era exclusiva de los metalheads más veteranos, si no que las nuevas generaciones también se morían de ganas de ver a los suecos. Posiblemente se deba a  que la carrera y el éxito de At the Gates se ha desarrollado de una forma bastante inversemblante. Considerados a día de hoy como padres del Death Sueco Melódico o sonido Göteborg, su reconocimiento no comienza hasta tiempo después de la publicación de su obra magna “Slaughter of the Soul”, dado que dicha vertiente metálica no comienza a ser ampliamente popular y recoger sus frutos hasta finales de los noventa, de la mano sobre todo de la triada formada por Arch Enemy, In Flames y Dark Tranquillity. Y claro, para entonces AT THE GATES ya se habían apeado del carro.

WORMED

Entramos en faena haciendo mención a la desesperante cola que se produjo debido a un fallo con las entradas compradas on line que afectó a un buen número de público, entre el cual se encontraba un servidor. Dicha vicisitud hizo que me perdiera la actuación de los primeros teloneros Sound of Silence, así que paso directamente a los madrileños Wormed y os voy a definir su actuación con tres simples pero elocuentes palabras: Pero que burros!!! De piedra me quedé con la contundencia, el excelente sonido y el buen hacer que demostraron estos chavales desde el minuto cero. Su Brutal Technical Death Metal fue ejecutado con una sobriedad y perfección encomiables, propia de bandas más veteranas.

wormed03Destrozando los tímpanos de los oyentes con el flamante fichaje G-Calero martilleando con aplastante brutalidad y milimétrica perfección su batería, a la vez que el resto de sección rítmica nos vapuleaba con una auténtica tormenta de riffeo insaciable, que solo veía la pausa en los impactantes momentos en que tiraban de slamming. Phlegeton por su parte no paró de rugir como una jodida bestia enjaulada durante toda la actuación, a la vez que nos lanzaba toda serie de figuras geométricas imaginarias a modo de golpes de energía. Gran actuación y gran futuro el que le auguro yo a esta banda que después de años batallando, parece que por fin consigue despegar, valgan su fichaje con Season of Mist y su gira con ULCERATE de hace unos meses como prueba de ello.

AT THE GATES

Pero es óbice que los verdaderos protagonistas de la noche eran los suecos y su fin de gira en Barcelona. Mucho ha llovido desde aquel concierto con NAPALM DEATH en la ciudad condal, del cual un servidor recuerda sobretodo un “Barney” Greenway berreando de una forma espectacular y un sonido pésimo en general. Para aquel entonces yo ni tan solo conocía a At the Gates, no fue hasta un par de años después con mi zambullida en el fabuloso mundo del Death Sueco que los conocí. Y los conocí con el mencionado “Slaughter of the Soul”, el disco del cual sonaron más canciones en el show junto con el reciente “At War of Reallity”.

atthegates01El set list en este sentido lo encontré la mar de coherente y equilibrado. Por una parte presentaron su nuevo material y demostraron que los temas tienen la suficiente fuerza como para no tener que vivir del pasado forzosamente, y por otra nos regalaron un montón de temazos de su mítico disco del 95, además de redondear la velada con alguna que otra joya suelta de sus tres primeros trabajos. Mentiría si dijera que el concierto comenzó como un torbellino, previa (fantástica) intro “El Altar del Dios Desconocido”, entraron con “Death and the Labyrinth” que no acabó de conseguir un efecto tan matador como el previsto. Las guitarras todavía no atronaban como era debido y la gente recibió el corte con algo de frialdad. Pero solo fueron necesarios los primeros compases de “Slaughter of the Soul” para convertir aquella sala aparentemente fría, en un auténtico hervidero. Las guitarras comenzaron a rugir como es debido como por arte de magia, y se lió la marabunta al instante.

atthegates03Continuar con “Cold” no hizo más que calentar aun más al personal, que se hacía mistos en el mosh de mala manera. A partir de ahí fue todo rodado, clásicos como “Terminal Spirit Disease” o “Raped by the Light of Christ” se fueron colando entre los dos discos predominantes con una (lógicamente) muy buena acogida, pero bien es verdad que los temas que más caldearon al personal fueron todos los del “Slaughter”. Un tanto chabacano me pareció que la instrumental “City of Mirrors” sonara grabada en vez de tocada, pero bueno, también fue una forma de tomarse un merecido descanso. Total, en cuanto comenzó a sonar “Suicide Nation” a todo el mundo se le pasó el malestar. No sé si era el calentón del momento o qué, pero dos de los temas que mejor funcionaron de su nuevo trabajo fueron la siguiente “Heroes and Tombs” y “The Circular Ruins” (con el trallazo “Nausea” de por medio).

Aunque a quien vamos a engañar, el noventa y nueve por ciento de las almas allí congregadas estábamos esperando con contenida ansiedad el tema, el tema de temas, ese corte que resucita a los muertos y que te carga las pilas para enfrentarte a un ejército de guerreros escoceses. “Blinded by Fear” arrasó al paso y de qué manera, tan solo comenzar a sonar los primeros ruidos industriales, la peña hizo un bucle de vacío en la pista sin necesidad de que lo ordenase Tompa. Un face to face en toda regla, izquierda contra derecha, músculos en tensión, dientes apretados, tres, dos, uno y a reventar!!!! Un instante mágico, especial e irrepetible. Para muchos el escuchar ese tema en directo fue una especie de realización metálica personal. Y poco importaba ya que quedasen la enorme “Kingdom Gone” y la parsimoniosa “The Night Eternal”, un tema casi de relax para despedir a los suecos.

atthegates04Gran velada, grandes At the Gates, demostrando que todavía les queda mecha para rato (menos Martin Larsson que se pasó el concierto con una cara de aburrido que tela), con un Tompa disfrutando del apoyo del público y berreando a muy buen nivel a pesar del paso del tiempo. Con los hermanos Björler en perfecta sintonía y con un Adrian Erlandsson golpeando todo el show con mucha energía y eficacia. Esperemos pues que la banda sepa aprovechar este buen momento y su a priori temporal reunión prosiga unos cuantos años más, yo al menos agradecido estaré.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>