Crónica de Havok, Clockwork y Vivid Remorse, Sala KGB, Barcelona, 1 de Junio de 2012.

Publicado por el 12 junio, 2012

Crónica: Alfonso Diaz
Fotos: Alfonso Diaz
Nota: 9/10

La céntrica sala K.G.B., de la Ciudad Condal fue la elegida como primera parada de la extensa gira española de los estadounidenses HAVOK, que venían de una gira europea en la que han compartido las tablas con los albaceteños ANGELUS APATRIDA y los canadienses 3 INCHES OF BLOOD.

Para esta primera fecha contaban con la ayuda de los catalanes VIVID REMORSE, y de una  de las bandas que más expectación está levantando en la escena metálica nacional CLOCKWORK.

Con un ligero retraso sobre el horario previsto saltaban al escenario los locales VIVID REMORSE que están a punto de entrar  en los Axtudio de Barcelona para grabar la continuación de su debut “The Seed Of Malaise”.

El cuarteto apostó por su material más rápido y cañero dando inicio a su set con “Inside” y “May”, donde nos mostraron su peculiar sonido, en el que mezclan el thrash clásico con el más contemporáneo, enriqueciéndolo con elementos del hard core y el death metal.

También tuvieron tiempo de dejarnos alguna píldora del material que van a incluir en su próximo lanzamiento discográfico “Imaginary actress”, en el que pudimos observar la evolución en el sonido de la banda que cada vez suena más contundente.  A pesar de que el público parecía un poco estático durante los primeros temas fue durante la interpretación “Sammy”, donde empezó a calentarse el ambiente.

Joel Repiso se mostró muy comunicativo durante la actuación, cantando apoyado sobre los monitores y sin parar de moverse durante “That Moment Is Now”, e incluso se puso una máscara de terrorista para cantar “Mind Killer”, que fue donde se produjo el  primer “Wall of death” de la noche, para cerrar antes de lo previsto con la brutal “Slave Of Freedom”.

Tras un rápido cambio de equipo, los siguiente en saltar sobre las tablas fueron CLOCKWORK, una formación que ha alcanzado gran notoriedad al ser su primer E.P. “Dawn For A New Breed”, distribuido por la revista Rockzone, lo que les ha permitido llegar a mucha gente con su agresiva propuesta, repleta de calidad y técnica, donde consiguen crear una simbiosis perfecta entre el thrash y el death metal más actual, acercándose al sonido de bandas como LAMB OF GOD  o MACHINE HEAD.

Resulta muy destacable el nivel de fuerza y energía que CLOCKWORK son capaces de generar sobre el escenario, destacando especialmente el trabajo de su nuevo batería Michel Vigo (ex-SOUND OF SILENCE), un auténtico motor, que lidera el contundente sonido de la banda y la presencia escénica de su vocalista Rown Houland, todo un torbellino sobre las tablas, que no paro en ningún momento de animar a los presentes.

Su set se basó en dar un completo repaso a su debut “Dawn For The New Breed”, durante el que no faltaron piezas como “Evil Grin”, ni tampoco las ráfagas de metal contundente y agresivo de “One Last Fight”, que puso a toda la sala en movimiento con un Houland escupiendo sus textos subido en los monitores del escenario y con el público sin parar de moverse y hacer pogo. Para rematar su corta actuación nos regalaron una contundente versión del “Blinded By Fear” de At The Gates.

Sin duda CLOCKWORK están en el buen camino, ya que a un material aplastante y contundente, hay que sumarle la amplia experiencia de sus miembros, recordemos que Javi García fue guitarrista de SOZIEDAD ALKOHOLIKA y su cantante Rown Houland, fue vocalista de INFERNOISE, sin duda lo tienen todo para conseguir despuntar en un futuro muy cercano.

Había bastante expectación ante la salida de HAVOK, que se presentaban en tierras españolas tras  tocar con ANGELUS APATRIDA  y 3 INCHES OF BLOOD, y parece que venían dispuestos a hacer volar nuestras cabezas, con sus latigazos rápidos y precisos en forma de himnos thrasheros no aptos para gente con problemas de cervicales, ya que fue literalmente imposible dejar de mover la cabeza durante el intenso show de poco más de una hora que nos ofrecieron HAVOK.

El cuarteto de Colorado tomo las tablas como una autentica apisonadora con la trepidante “No Amnesty”, donde enseguida pudimos constatar que el hábitat natural de la banda es el directo, y que llegaban muy rodados después de más de un mes de gira Europea. “Fatal Intervention”, sirvió para que pudiéramos comprobar la intensidad que es capaz de imprimir su batería Pete Webber durante la brutal parte final.

“Morbid  Symmetry”, significó la primera mirada al material más antiguo de HAVOK, concretamente a su lp del 2009 “Burn”, para rápidamente regresar a la actualidad más inmediata de la banda con “Point Of No Return”, donde fuimos testigos del intercambio de solos de guitarra entre David Sánchez y Reece Scruggs, muy del estilo de la vieja escuela, y de las crujientes partes protagonizada por el doble bombo. HAVOK, estaban cuajando una excelente actuación y el público correspondió a los músicos coreando el nombre de la banda, que se mostró muy sorprendida por la respuesta de un público muy activo y con muchas ganas de diversión.

David Sánchez, se  mostró durante todo la actuación como un muy buen frontman, sabiendo involucrar en todo momento a la audiencia en cortes como “Out Of My Way”, que sirvieron para mantener la intensidad de un show matador, con un sonido realmente bueno, donde destacó especialmente la labor  de su bajista Jesse De Los Santos, que sonó atronador durante toda la velada. Las guitarras hicieron sangrar nuestros tímpanos, durante la interpretación de “D.O.A.”, para posteriormente dejar paso a uno de los temas más coreados de la noche, el speedico y brutal “Time Is Up”, que daba título a su álbum de 2011.

La extensa gira que HAVOK, llevan a sus espaldas se nota, no solo a nivel musical, donde la banda suena perfecta, sino también en su manera de moverse sobre las tablas, como por ejemplo con los movimientos sincronizados de “Covering Fire”, que contó con un destacable solo de guitarra de David Sánchez.

El sonido aplastante de “Afterburner”, que cerraba su disco de debut de 2009 “Burn”, sirvió para cerrar la actuación de los americanos.

Con una banda realmente sorprendida por la respuesta de la audiencia, no tardaron mucho en regresar para un corto bis, en el que al igual que en su ultimo E.P: “Point Of No Return”, nos obsequiaron con una doble ración de los maestros SLAYER, concretamente con la dupla formada por los temas “Post-mortem” y “Raining Blood”, que clavaron, ofreciéndonos unas versiones muy fieles con respecto a las originales. Después de la brutal e intensa descarga se fotografiaron con un público que quedó plenamente satisfecho, pero al que no le habría importado que la fiesta se hubiera prolongado con un par de temas más.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>