Crónica de Joe Lynn Turner y Walter Giardino Temple en Rosario, Argentina 2012.

Publicado por el 27 noviembre, 2012

Crónica: Hernán Dalmaso
Fotos: Hernán Dalmaso
Videos: YouTube
Nota: 8,5/10

Debido a la muy escasa publicidad que tuvo este evento, me enteré casi por casualidad de la unión de dos grandes artistas. Por un lado, el gran guitarrista Walter Giardino fundador y líder absoluto de la banda más importante del metal latino, Rata Blanca. Y por el otro lado, Joe Lynn Turner que carga en su gran curriculum el haber sido la voz  nada menos que de Deep Purple y Rainbown, como también de Yngwie Malmsteen’s Rising Force, Mothers Army, Sunstorm y Hughes Turner Project entre otros. Ambos unieron fuerzas y talento para una pequeña gira por el país presentando temas de Deep Purple y Rainbow.

Pasaron por mi ciudad el 30 de septiembre en el Auditorio Fundación Héctor I. Astengo en Rosario, Argentina.

El gran evento se dividió en dos partes. Primero Giardino nos deleitó a todos con temas de su antiguo proyecto en solitario que se generó en 1998 tras la separación de Rata Blanca. Me refiero a Walter Giardino Temple,  que editaron ese mismo año un único y excelente disco del cual esta noche tuvimos la suerte de saborear 7 temas. Los músicos que formaron parte de este proyecto son  Javier Barrozo en la voz, conocido por estar en las filas de Lorihen, en el bajo Pablo Motyczak, Danilo Moschen en los teclados  que también forma parte de Rata Blanca y el gran Fernando Scarcella también de Rata y el único miembro original de Temple que estuvo presente esta noche.

La banda abrió fuego con la potente Cacería, que sonó compacta y dura con el público cantando a la par. A continuación asomo Sobre La Raya, que engancho con el excelente y recordado Corte Porteño, un temazo que el público cantó con gran emoción y que deleita por su gran solo en el cual Walter le rinde un homenaje al gran tango Canaro En Paris, destacándose como uno de los mejores de la noche.

Luego siguió la emotiva balada Azul Y Negro, dotada de una carga emotiva enorme, que para mi gusto me parece una de las mejores que ha compuesto Walter. La Danza del Fuego fue la siguiente, corte instrumental en el cual Giardino nos regala una muestra de sus habilidades con las seis cuerdas haciendo que a todos los presentes se nos caiga la baba frente a tanto despliegue técnico.

Casi terminando con Héroes de la Eternidad, que también a opinión personal es una de las mejores del disco en solitario de este gran genio Argentino, su poderoso riff y la fuerza con que sonó este tema nos puso la adrenalina a tope, de estructura simple pero que suena solido como el acero.  Para terminar  y despedir a Temple el elegido fue Alquimia, dejando a todos los presentes y a mi incluido, más que satisfechos de haber podido revivir estos temas de una etapa de Walter que ha quedado muy atrás en el tiempo y que sin embargo parió un gran disco que se los recomiendo con los ojos cerrados a aquellos que no lo conozcan. A destacar fue el trabajo vocal de Barrozo, perfecto y se acomodo a los temas con total naturalidad rescatando la magia y la grandeza de los mismos con gran profesionalismo,  sumado a todo esto el sonido que  despidió la banda en esta parte del concierto fue contundente, cristalino y poderoso.

Pero el plato fuerte estaba por llegar, y se hizo realidad cuando apareció en escena Joe Lynn Turner y sonaron los primeros acordes de Death Alley Driver (Rainbow) del disco Straight Between The Eyes levantando la temperatura del auditorio de forma asombrosa. Can’t Happen Here y I Surrender de Difficult to Cure, fueron las que cayeron a continuación sonando perfectas, reviviendo la etapa más comercial del arcoíris  y el publico disfrutando a pleno cantando sin parar.

Street Of Dreams, hermosa balada de Bent Out the Shape fue el puente para el primer corte de Deep Purple, Perfect Strangers, clásico eterno que Turner dedico al desaparecido Jon Lord. El publico formado por fans de todas las edades canto a todo pulmón esta pieza clásica que sonó perfecta. Picture of home de Machine Head fue el otro as que sacaron debajo de la manga para seguir fascinando a todos los allí presentes. Le siguió  Can’t let you go de Bent Out of Shape que es imposible de no cantar su pegadizo estribillo, pero una bomba estaba a punto de estallar cuando Turner miró al cielo y dedicó el siguiente tema a Dio. Man On The Silver Mountain puso patas para arriba a todos, inclusive a mí que cantamos hasta quedarnos sin voz, siendo este  otro de los cortes que brillo con una intensidad mortal. Sin respiro nos llega otro clásico de la etapa de Joe con Yngwie Malmsteen, se trata que de Deja Vu que me tomo por sorpresa, una muy grata sorpresa,  ya que no esperaba algo del repertorio del egocéntrico sueco, interpretada magistralmente por Walter pero dándole su toque personal.

Ya en la recta final  como caídas del cielo Long Live Rock And Roll que hizo alzar los puños de todos empalmada con Lazy, donde los músicos dieron rienda suelta a la improvisación, con un despliegue instrumental de lujo para hacernos tocar el cielo con las manos.

Como una aplanadora sonó Highway Star derribando todo lo que se interpusiera en su camino, golpeando con la dureza de un clásico atemporal de semejante envergadura y peso.

La despedida llegaría con Burn que fue como una sobredosis de adrenalina directa a nuestros sentidos, con todo el auditorio cantando y levantando sus puños y la banda imprimiéndole una carga de energía extra, haciéndola sonar de forma imponente y demoledora.

De esta forma finalizó una noche mágica, en la que se revivieron viejas glorias de Giardino, y se pudo disfrutar de un coctel de grandes clásicos de la historia de Deep Purple y de Rainbow.

A destacar de manera sobresaliente, es el perfecto estado vocal de Turner que no decayó ni decepcionó en toda la noche, siempre manteniendo un contacto muy cercano con el público. La labor de Girdino como era de esperar, memorable, cautivante e impecable la de este maestro latino de las seis cuerdas que muy poco se le reconoce en nuestro querido país, dejándonos a todos con la boca abierta tanto en la ejecución de los solos como en su performance general. Del resto de los músicos el que indudablemente a mi criterio sobresalió fue  Fernando Scarcella que castigo su kit de batería sin piedad durante todo el concierto con una fuerza y una precisión letales.

Puntos en contra de la noche, sobre los últimos cuatro o cinco temas se produjo un aumento en el volumen del sonido que en determinados momentos generó unos acoples y distorsiones ralamente molestos impidiendo apreciar en su totalidad las canciones. Y por otro lado una parte de la audiencia permaneció casi inmóvil durante todo el show, lo cual atribuyo a que esperaban un set list distinto. Yo también hubiese querido otros temas mas clásicos de ambas bandas, por ejemplo fui con la idea de escuchar Stargazer y me quede con las ganas, pero bueno todo no se puede. Mas allá del set list que cada uno se halla imaginado, fueron dos horas de puro rock clásico de alta gama interpretados de manera genial por este grupo de grandes músicos que nos traslado a épocas memorables del rock con un show que valió la pena presenciar de principio a fin, y que no tuvo desperdicio, relleno o momentos para aburrirse.

Un concierto simple….músicos, luces, escenario y rock del bueno haciendo un show que brillo por mérito propio.

Aquí tenéis algunos vídeos:

Aquí con la magnífica “I surrender”, coreada por todos los allí presentes:

Y por último, el tema “Deja Vu”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>