Crónica de Stratovarius en Valencia, Sala Repvblicca: Power Metal sobre tierras valencianas.

Publicado por el 22 diciembre, 2015

stratovariusgiraoctubreCrónica: Javier Caro
Fotos: Javier Caro
Nota: 8/10
Fecha del concierto: 27 de octubre de 2015

Hacía ya muchos años que no pisaba la sala Repvblicca de Valencia. Un lugar que en tiempos pretéritos fue un punto importante en las giras internacionales que se paseaban por España. La sala estuvo cerrada en los años más cruentos de la crisis, pero ahora parece, a tenor de lo que estamos viendo, que volverá a situar a la ciudad en visita obligada para los grupos internacionales. En esta ocasión teníamos el placer de poder ver en casa a STRATOVARIUS en su gira peninsular. Era martes y la amenaza de lluvia se cernía sobre nosotros, visto ese panorama daba la sensación que esa noche no se lograría el lleno total. En los aledaños de la sala ya había ambiente, aunque no se respiraba la algarabía propia de un evento así.

Divine Ascension ya habían tocado, y según me comentaron compañeros, no habían gustado del todo. Los australianos venían a esta gira presentando su último disco “Liberator” de 2014 en una de las esquinas de la sala tenían una pequeña paradeta donde vendían su merch ellos mismo.  La verdad es que como idea de autopromoción me pareció muy buena. De hecho estaba por allí, con una enorme sonrisa, su vocalista Jennifer Borg haciéndose fotos con todo el mundo. La entrada no llegaba a la mitad de la sala, aunque había que comprender que todavía quedaba un buen tramo para que los fineses emergieran a las tablas. Los que sí que lo hicieron fueron los escoceses de GLORY HAMMER, grupo al que tenía mucha ganas de ver por su estilo, su directo y por su propuesta futurista. Thomas Winkler, voz del combo, nos saluda en castellano. Su indumentaria me recuerda a las películas espaciales de los 80, con una malla dorada. De hecho me pareció ver un homenaje a la película de Flash Gordon en la vestimenta del cantante. El resto del combo lucían trajes entre espaciales, futuristas y vikingos.

stratovalen03Estaban aquí para presentarnos su fantástico disco “Space 1992: Rise of the Chaos Wizards” (un elepé muy recomendable). Entre la audiencia hay mucha gente que venía a verlos a ellos, que se saben las canciones y que las corean. Enseguida te das cuenta que están como en casa, tirando de temas de sus únicos dos elepés. Paul Templing, guitarra alocado, nos arenga con una voz modulada por algún sintetizador que lo transforma en un ente del espacio. “Angus Mc Fife” cae sobre nuestros hombros a la vez que el teclista le da largos tragos a una botella de sangría mientras nos sonríe. “Magic Dragon” nos lleva a su primer disco de 2013, “Tales from the Kingdom of Fife”. No paramos la juerga con ellos, que siguen haciendo bromas como invitarnos a reproducir el sonido que podría tener un “martillo astral”, para abofetearnos con “Legend of the Astral Hammer”.

Y para marcharse del escenario, en el cual Thomas no ha parado de animar, bailar y dar saltos, nos comentan que van a tocar “The Unicorn Invasion of Dundee”, ante la perplejidad de los que desconocían al grupo. Los escoceses se bajan del escenario, no sin que el teclista recogiera una caja llena de sangría del suelo y se la llevara. Me encanta su propuesta, quizás con más efectos o parafernalia les hubiera quedado mejor el show.

stratovalen01La sala no se llenó mucho, no más de la mitad. Supongo que sería debido a la fecha y también a su cercanía con el Rock Fest, donde ya se les pudo ver.

Se apagan las luces y se encienden las nuestras, tenemos delante a STRATOVARIUS, historia viva del metal facturado en Europa, máximos exponentes del power metal nórdico, un estilo que ha ido volviendo a coger fama en los últimos años. Timo Kotipelto emerge de la oscuridad y nos transporta con primera canción a su mundo de fantasía. La elegida por el combo es “My Eternal Dream”, de su nuevo disco “Eternal”. A nadie le deja indiferente la galopada power que nos ofrecen, pero si con el inicio nos golpean con esa ola furiosa, en el segundo corte de la velada, casi nos dejan noqueados. “Eagleheart” del “Elements Pt1” de 2002, viene como un torrente, la gente se la sabe y la corean, ya está, así de fácil y sencillo nos tienen ya en el bolsillo. Timo no para de darnos las gracias en un castellano más que plausible. Recuerda, con cara de asombro, que hacía 15 años que no venían a Valencia, hace una mueca, quizás sopesando el tiempo que llevan de carrera para lanzarnos otro tema, “Against the Wind”.

“SOS” llega sorprendente, para ese momento el extraordinario juego de luces amarillas nos están conduciendo por un universo de fuerza y velocidad. En “Phoenix”, Timo nos pide que gritemos y que alcemos los puños para invocar éste gran tema. El público responde muy bien a las acometidas del voceras. Matias Kupiainen nos está dejando a todos con la boca abierta con su enorme virtuosismo, pues lleva gran parte de la tarea musical y parece disfrutar en cada nueva canción. Timo es un torbellino, se mueve como pez en el agua en el escenario, sabe que han editado un redondo impecable, tal vez de los mejores de su carrera, y se siente seguro de cara al público. Lauri Porra nos hace una demostración de su calidad con las cuatro cuerdas del bajo, mientras el grupo se mete en el camerino para descansar.

stratovalen02La gente como loca observa al bajista contorsionar su instrumento, para terminar con todo el respetable coreando. “Paradise”, nos hace volvernos locos y “The Lost Saga”, el tema largo de esta gira y de éste nuevo disco, no se nos hace pesado, sino que se nos pasa rápido. Y por fin, otro de esos himnos que si faltan en un concierto de STRATOVARIUS es que algo sucede, estamos hablando de la muy coreable y también bailable, “Unbreakable”, de su disco “Nemesis” de 2013. Después de desgañitar al personal cantando el estribillo, nos dejan por unos segundos. Jens Johansson se queda solo frente al peligro. Como respaldo tiene dos patitos iluminados de ducha a los lados de su teclado. Se recrea con sus instrumentos, hasta que comienzan a sonar los primeros acordes de “Black Diamond”, algo que nos hacía profetizar que estábamos ante el tramo final del show. Se marchan del escenario de nuevo, y aparecen para encarar el último bis de la noche. “Forever”, con esa acústico magníficamente interpretada por Matias, nos envuelve en una halo de tranquilidad acompañada por la cadenciosa voz (que algún pretencioso había dicho que estaba en las últimas) de Timo. Y con ese ambiente generado por ellos llega “Shine in the Dak”, primer sencillo de su nuevo trabajo y que supuso un golpe sobre la mesa, espetándonos que éste redondo es contundente y poderoso.

Y llegó el final con “Hunting High and Low”, su canción más clásica y más conocida. Timo a stratovalen04mitad de la misma nos preguntó si éramos los más ruidosos de España, algo que lleva preguntando en toda la gira. Por descontado Valencia le respondió con un sonoro grito, pero no acabó ahí todo, el finés quería que cantáramos dejándonos las voz.

Los chicos de STRATOVARIUS son una de las bandas más importantes de la historia del metal europeo, su legado es enorme y su fidelidad al sonido que les hizo grandes es una muestra de su genialidad compositiva, intentando no repetirse demasiado.

El concierto le devolvió un poco de brío metalero a una ciudad que comienza a desperazarse de años sin nada de metal internacional. Quizás volvamos a ser lo que fuimos con conciertos así.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>