Crónica Resurrection Fest 2014, Viernes 1 de Agosto, Viveiro.

Publicado por el 26 septiembre, 2014

Crónica: angSM
Fotos: angSM

INTRODUCCIÓN:

Parafraseando a la nueva alcaldesa de Viveiro, María Loureiro, “Viveiro ya no se concibe sin el Resurrection Fest” (La Voz de Galicia, 2/08/2014). El evento ya ha alcanzado tal magnitud, que los hosteleros y comerciantes de la ahora popular comarca lucense esperan el primer fin de semana de Agosto con verdadero estupor, a sabiendas de que tendrán que remangarse ante el duro trabajo que les espera. . El tristemente fallecido Melchor Roel, a quien se le rindió un homenaje en la pantalla central del festival, sentó los pilares de un evento que ahora su sucesora quiere seguir apoyando, más si cabe tras el éxito de las dos últimas ediciones.

cartel-resurrectionfestLa de 2014 pasará a la historia por la inestabilidad meteorológica, hecho que propició que continuamente estuviésemos viendo en los smartphones las previsiones de sol y lluvia con bastante frecuencia, con cierta preocupación por si de un momento a otro caería o no el diluvio universal. Nuestros temores se cumplirían a media tarde del sábado, tras una mañana que ya presagiaba tormenta, empañando una jornada que hasta ese momento estaba transcurriendo de forma prácticamente perfecta en todos los sentidos.

Cuando llegamos al recinto de conciertos a eso de las 15:30 del Viernes (solamente hemos podido cubrir Viernes y Sábado, – lo sentimos hondamente -), en el ambiente impera el buen rollo entre las distintas tribus que aquí se dan cita, esencialmente hardcoretas por un lado y metaleros por el otro. Puede que entre ambos bandos haya algunas opiniones encontradas sobre ciertos asuntos, pero lo cierto es que no hay que lamentar incidentes de gran calado. En general todo se desarrolló en un ambiente bastante familiar, porque al fin y al cabo el Resu todavía no es un festival de los que se dice masificados y a bien que mientras se pueda, es un lujo aprovechar.

Lo primero de todo, a parte de situarse en el recinto, es recabar las opiniones de algunos de los asistentes sobre el día de apertura que nos hemos perdido, manifestaciones más comedidas  y diplomáticas en unos casos y algo más cínicas e hirientes en otros;  – “El primer día siempre es el mejor; hay más energía y además los KREATOR estuvieron de la hostia” – argumentaba una pareja de Mondoñedo en la entrada misma del recinto. Otro asistente, algo perjudicado por el sol y las cervezas a tempranas horas del Viernes se mostraba más contundente – “Dave Mustaine está muerto en vida, el concierto de Megadeth fue una mierda” – . Recabando alguna opinión menos apasionada de algunos compañeros de prensa queda bastante claro que Megadeth no tuvieron su gran día – Megadeth sonaron mal y Mustaine cada vez canta peor. Kreator se los comieron” – . Otros prefirieron no meterse en comparaciones entre el Thrash alemán y el americano y opinaban: “Red Fang, High On Fire y Crowbar fueron de lo mejor, aunque Kreator la montaron de lo lindo”. Curiosamente nadie de los encuestados nombró a Amon Amarth.

Sobre el recinto en sí, la opinión más generalizada era que el escenario Ritual no estaba a la altura de las circunstancias. Realmente era bastante pobre ver en un palco poco iluminado y soso dónde los haya bandas del calibre de HIGH ON FIRE, CONVERGE, SUFFOCATION, THE OCEAN, OBITUARY, CALIBAN o ABORTED. Curiosamente y sin entrar en especulaciones, dos bandas que estaban apuntadas en este escenario, WATAIN y CARCASS, fueron cambiadas a última hora para el Chaos Stage, mejor iluminado y más apropiado para el montaje escénico de ambas bandas…cada cual que emita sus propios juicios. Nada que achacar sobre puestos de comida, venta de camisetas y demás abalorios, zonas de descanso o WC´s, aunque es un detalle bastante feo colocar una tarima para personas con movilidad reducida a escasos metros de los urinarios. El sábado el olor en esa zona era pestilente y creo que ese colectivo no se merece semejante tortura cuando el esfuerzo que hacen por asistir a un evento de estas características es honorable. Un poco de sensibilidad en este sentido no vendría mal para años venideros.

El sonido en el Resurrection Stage no fue del todo potente en la jornada del Viernes, aunque sí estuvo a la altura de las circunstancias el Sábado y  el Chaos Stage digamos que era el más compensado de los tres; sonido algo “metalizado” y un correcto montaje lumínico. Sobre las quejas que se pudieron escuchar cuando la lluvia hizo acto de presencia el sábado sobre las escasas zonas para cobijar  a unas 12.000 personas, creo que no se puede exigir demasiada responsabilidad a los organizadores. El espacio es el que es y si se ponen carpitas a cada paso en condiciones normales molestarían. Quién fue avispado se compró un chubasquero o se lo trajo de casa. Sobre el suelo embarrado poco se puede decir…todos quisimos ser protagonistas de La Cúpula de Stephen King por unas horas.

Viernes 1 de Agosto

Pues lo dicho, la aventura para TruenoMetálico.com empezaría el Viernes, con una sensación de habernos perdido una jornada previa bastante interesante aunque mucha gente estuviese algo molesta con la actuación de MEGADETH. Los primeros que serían juzgados serían los albaceteños ANGELUS APATRIDA, que a diferencia de en el Hellfest ya contaban con David Álvarez en las guitarras aunque sentado y con un aparatoso andamiaje en su pierna derecha. Se notó, de todas formas que los solos ganaron consistencia respecto al festival galo. Aunque el sonido no fue del todo alto, con Guillermo desgañitándose la garganta para hacerse oír, la banda consiguió que su ya sólida base de fans no dejara de montar el cabra en la media hora que estuvieron encima del escenario.

Dieron a la gente lo que en ese momento necesitaba sin demasiados inventos (Vomitive, Gim´Em War, Blast Off…). Un Guillermo Izquierdo agradecido en todo momento con  Viveiro siendo esta la tercera ocasión en la que visitan el Resu, reconociendo además que la resaca tras los excesos de la noche anterior era considerable y algo apenado por que la banda tuviese que retirarse tan pronto ya que seguirían viaje hasta Francia para tocar allí el día siguiente.

Siguiente parada en el Chaos Stage con los holandeses BORN FROM PAIN que sufrieron uno de los peores sonidos de la jornada en este escenario. La verdad es que no pudieron demostrar en condiciones óptimas que son uno de los mayores referentes del Hardcore europeo. Eso sí, la banda lo dio todo con su vigorizante Hardcore metalizado y hachazos de la talla de “The New Hate” “Rise Or Die” fueron combustible inflamable para los amantes de la cultura straight edge algunos de los cuales rindieron su particular tributo a Kung Fu Panda e hicieron alarde de unos reflejos cada vez más impresionantes aunque cierto sector del público siga mirando esta práctica con cierto recelo. Una banda que descarga píldoras de ira de una forma totalmente irracional y que con un sonido algo mejor habrían honrado el nombre del escenario.

En el Resurrection Stage, SEGISMUNDO TOXICÓMANO consiguieron reunir a un nutrido grupo de seguidores de la escena Punk Rock estatal aunque lejos de un ambiente de  main stage. El tiempo que anduvimos por allí sonaron correctos e hicieron gala de su humor pasado de rosca no carente de compromiso en temas como La Plaga. Bonito detalle el que tuvieron lanzando algunas copias de su último disco En Este Infierno. Ya se sabe: si no puedes vender regala, pero que tu música se conozca es lo más importante.

Dejamos a los Segis coreando himnos kalimotxeros para darle una visual a una propuesta tan antagónica a esta última como es el Djent o lo que demonios sea esto de los suecos VILDHJARTA. Lo cierto es que esta primera toma de contacto con el  Ritual Stage fue un poco frustrante. Ver a la banda en un escenario tan desangelado quitaba un poco de brío al asunto, sin telón de fondo y sin nada. Pudimos ser testigos de la calidad técnica de sus guitarristas y el sonido más brutal de los tres escenarios, aunque personalmente creo que están bastante sobrevalorados como banda. El batería parecía una marioneta rota. Están bastante lejos de ser tan atractivos como cualquiera de sus influencias, sean estas MESHUGGAH, PERYPHERY, TESSERACT o incluso Gojira. Algunos dicen que han inventado un nuevo género y yo diría que sí, el de conseguir que la gente bostece tres veces seguidas mientras se mantiene a la pata coja.

Pusimos pies en polvorosa para, ante todo pronóstico, disfrutar un rato del show de A WILHELM SCREAM, y la verdad es que fue todo un acierto. Metidos con camisa de fuerza dentro de la escena Hardcore Punk esta banda originaria de Massachusetts son algo así como unos DREAM THEATER del Hardcore. Los tíos no paran un instante de montar el cabra, creando momentos de histeria colectiva gracias a los pegadizos estribillos y momentos en los que los guitarristas se vuelven majaras ejecutando escalas de una gran complejidad. Obviamente, en los alrededores del Chaos Stage, el escenario Hardcore por derecho propio, había mucha gente que sabía de que pata cojeaban estos chicos, pero para mí,  que no tenía ni una sola referencia de ellos, fueron una absoluta sorpresa y me mantuvieron enganchado desde la mitad de su show hasta el final mismo. Habrá que hacer los deberes y pegarle una escucha a los Mute Print, Ruiner o al más reciente Career Suicide.

En esta fase en la que prácticamente estuvimos picoteando un poco de aquí y de allí, antes de ponernos de nuevo a ver los shows de forma íntegra, cabe destacar que la leyenda del Punk británico GBH dejó buenas sensaciones en el escenario principal. Sonido excesivamente limpio para lo que esperaba o recordaba de esta gente, la primera banda medianamente cañera que pude escuchar cuando era un pipiolo junto a unos olvidados DISTORSION. Aunque no soy muy amante de este género y me parece bastante aburrido de escuchar (no así para montar el pollo), no pude resistirme de ver un poco de la actuación del enérgico Colin Abrahall y compañía. Demostraron estar en perfecta forma a pesar de la edad y los más nostálgicos del Punk británico se lo pasaron en grande con los de Birminham cuando atacaron temas incendiarios como “State Executioner”, “Knife Edge” o “Alcohol”. State Punk!

Tras una fase en la que hemos estado picoteando aquí y allá (esto es lo bueno de los festivales en los que los desplazamientos son cortos y cómodos), volvemos a la parte dura del trabajo viendo ya los shows de forma íntegra. Merecieron nuestra atención una banda de las más mencionadas por el lugar: SKELETONWITCH. Será la última vez que lo diga pero al igual que con Vildhjarta, el show de Skeletonwitch se quedó medio en pañales al verlos actuar en una especie de palco de feria. Por suerte los de Ohio dieron un concierto potente y enérgico, sobre todo por parte del vocalista Chance Garnette al que se le hizo – nunca mejor dicho -  pequeño el escenario. Aunque por momento solo viéramos sombras, el Thrash Metal pasadísimo de rosca llegaba a nuestros oídos de forma despiadada. Algunos de los instantes más bestias se vivieron con las interpretaciones de The Horrifying Force (Dressed To Kill), Sacrifice To The Slaughtergod, Beyond The Permafrost o Within My Blood en los que los circle pits fueron constantes. Cierto aura blacker los distancia de todas las bandas Thrash más prototípicas que imperan en la escena y es algo que juega en favor de ellos. Sin duda, una banda que tiene en los directos su razón de ser.

Tras un merecido descanso que duró lo que una piruleta a un niño, ya estábamos de vuelta en el Ritual Stage para ver el que sería uno de los shows más brutales que he visto en mi vida. Incluso aquellos que viven alejados de cualquier cosa que lleve la etiqueta Death, quedaron anonadados ante la avalancha que se nos vino encima en cuanto Terrance Hobbs, Frank Mullen, Guy Marchais, Derek Boyer y el recién incorporado Kevin Talley cogieron posiciones en el escenario. Tenía mis dudas respecto a que tal papel desempeñaría Talley a la batería, al llevar tan poco tiempo con la banda, más si cabe cuando hacía gestos continuos de desaprobación en la prueba de sonido. Por suerte, en cuanto la banda encendió la mecha cualquier duda al respecto se evaporó rápidamente.

El concierto de SUFFOCATION fue técnicamente sublime con un Hobbs realmente inconmensurable. Pocas palabras pueden decirse para definir un concierto actual de SUFFOCATION por que los hechos hablan por sí mismos. La histeria colectiva fue constante, con brutales avalanchas que aplastaban a las filas delanteras, móviles que volaban y personas que aparecían encima de nuestras cabezas como caídas del cielo. No niego que por momentos algunos vimos peligrar nuestra integridad física viendo pasar ante nosotros estampidas de bueyes amizcleros atacados por el  jodido ébola. Y sin embargo, ni tan siquiera ese ambiente de campaña bélica en medio del puto Vietnam fue incapaz de quitarnos la sonrisa de la cara. Effigy Of The Forgotten, Catatonia, Pierced From Within, Breeding The Spawn o Infecting The Crypts fueron algunas de las balas que nos alcanzaron por varios frentes. Cuando SUFFOCATION se retiraron aquello parecía el Dia del Juicio final.

Casi al galope nos plantamos enfrente del Resurrection Stage dónde DOWN intentaban aplastar a una nutrida concurrencia que los llevaba esperando parte del día. Sin embargo, el concierto de Down no estuvo todo lo bien que cabía esperar de una banda que prácticamente actuaba de cabeza de cartel. El sonido era tan bajo (en la parte delantera, porque en la zona de la mesa de sonido era mucho más alto) que costaba concentrarse en la propuesta de los de New Orleans. Bien es cierto que Phil Anselmo es todo un animador nato, aunque de voz apruebe con suficiente raspado. La banda estuvo en todo momento cumplidora pero aquello estuvo lejos de resultar épico. Tras Eyes Of The South, We Knew He Well y Hogshead/Dogshead, tres compañeros de diferentes medios nos pusimos a charlar y en un momento de la conversación nos dijimos “si esto estuviese sonando como dios manda no seríamos capaces de hablar porque no nos escucharíamos”, y sin embargo manteníamos una conversación de lo más fluida. Esto refleja a las claras que algunas bandas o algunos técnicos o lo que demonios sea, a veces no se sabe si toman las decisiones más apropiadas. El rock es decibelios. Punto. La banda dedicó Witchripper a la localidad de Viveiro en la que al parecer se inspiraron tras su visita a este mismo festival en el 2011. Se ve que a Phil todo lo verde le pierde. Los temas fueron cayendo y para cuando estaban atacando con Losing All lo mejor fue alejarse de allí y encarar el resto del festival con una nueva perspectiva.

No tengo idea de que tal le sentaría a la gente de Converge el cambio del Chaos Stage al penoso Ritual Stage pero si  le molestó no lo hicieron notar. Esto sí son decibelios, cojones. Muchos ya guardábamos un buen recuerdo de CONVERGE de alguna actuación en el pasado en este mismo festi y una vez más no defraudaron. Dieron comienzo con Eagles Become Vultures y no pararon de dar cera hasta que finalizaron con Last Light. Entre medias nos dejaron perlas como Glacial Pace, Trespasses, Dark Horse, Grim Heart/Black Rose, Concubine o Fault And Fracture. Hardcore pasadísimo de rosca con unas guitarras gigantes a cargo de Kurt Ballon que nos zarandeaba entre los limites marcados por el metal extremo, por momentos más Hardcore y otros más Grindcore. Sonido bruto, alto y bien equilibrado. Los solos espectaculares y las voces de Bannon toda una incitación al desmadre. Baaang!

De la furia de CONVERGE al Punk Rock más divertido de NOFX. Los que fueron la primera banda confirmada del Resurrection 2014 ya eran, por fin, una realidad. Confieso que a mi ni me van ni me vienen. Cuando el Punk Rock de los NOFX, THE OFFESPRING o PENNYWISE estaba en auge allá a mediados-finales de los 90´s servidor no tenía más ojos que para el Thrash, el Death y el Black, lo cual ver a unos tíos en bermudas y camisas de cuadros, que parecían los pijos malotes de Beverly Hills, haciendo tres acordes e intentando acoplarse al rock business parecía, cuanto menos, gracioso. Pero dejándonos de chorradas, lo cierto es que la banda liderada por el problemático Fat Mike ha logrado un disco de oro y el disco Punk in Drublic es poco menos que el antiguo testamento del Punk Rock melódico.

NOFX saltaron a la arena del Resu dispuestos a descargar un set list bastante amplio en el que incluirían todos sus éxitos. La cresta rosada de su vocalista y guitarra le da un punto original a un show que no destacó por la parafernalia pero sí por un excelente sonido (el mejor del día) que nos permitió disfrutar de un show divertido y bastante variado. El Hefe dio la nota hispana dirigiéndose al público gallego en un castellano típico de la baja California y los momentos en los que aparcaba las seis cuerdas para animarse con la trompeta fueron tronchantes. La amplitud de miras que solo da la edad me permitió disfrutar de un show enérgico y que se pasó demasiado rápido. El festival cada vez está más metalizado pero NOFX demostraron que el Punk Rock tiene todavía futuro dentro del concepto del Resu.

El último show que vería por este día sería el de los blackmetaleros WATAIN que como he comentado fueron ubicados en el Chaos Stage, en teoría pensando en que sería imposible llevar a cargo su fastuoso montaje escénico en el Ritual. Tras Nofx se hacía un poco surrealista meterse en la orgía mesiánica que nos propuso una de las bandas más de moda dentro del circuito Black Metal actual.

El hedor nauseabundo de los conciertos de Watain no es una leyenda urbana y se hizo patente en los compases iniciales. Uno de los miembros de seguridad era una nausea con piernas. Y tras prender fuego al escenario y bajo el mencionado olor a podrido salieron a escena los WATAIN que si bien no tuvieron un sonido del todo nítido, sobre todo en las guitarras y que el bajo era una bola estruendosa en las filas delanteras, hay que reconocer que se cascaron un show que de ninguna forma pudo dejar a nadie indiferente. La banda no se dirigió al público en los sesenta infernales minutos en los que estuvieron encima de un escenario que por momentos parecía una trampa mortal para los propios músicos quienes juegan al límite. Puede decirse que a RAMMSTEIN les ha salido unos buenos competidores. La misa negra constó de salmos demoniacos del palo de “Malfeitor”, “The Wild Hunt” o “Holocaust Dawn” en los que su vocalista se convertía por momentos en un escupe-fuego. Si esta gente es capaz algún día de llevar su espectáculo al nivel de un KING DIAMOND, con un surtido de trucos escénicos algo más originales, podemos estar hablando de la banda que marcará el devenir del Black Metal en las próximas dos décadas. Mirar hacia atrás y ver la cantidad de gente ensimismada ante el inmisericorde tratado de violencia sonora y visual al que nos sometió WATAIN ya pertenece a los momentos cumbres de la historia del festival.

Con la sensación de haber disfrutado de una jornada que fue de menos a más, es hora de encaminar nuestros pasos hacia el hotel y descansar ya que el día siguiente también sería un buen maratón. En el tintero se nos quedan unos SICK OF IT ALL que ya son más o menos habituales del festival, no obstante fueron los cabezas de cartel de la ya lejana primera edición, un galardón que ya no hay quien se lo pueda arrebatar visto en lo que se ha convertido el Resu. Son, junto a MADBALL y el difunto ROEL, los padrinos del festival.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>