Dare (Sacred Ground) – Crítica

Publicado por el 22 marzo, 2017

dare-sacredgroundArtista: DARE
Álbum: SACRED GROUND
Estilo: Hard Rock/AOR
Sello: Legend Records
Fecha: 2016
Nota: 9,5/10

En esta review hablamos del último y séptimo trabajo de los británicos DARE. Rock melódico o AOR (Adult Oriented Rock) que siempre ha tirado hacia un tipo de público más adulto pero que en parte puede gustar a muchos oídos diferentes, todo depende de la idea que tengáis sobre música, y lo que os fascine o no de dicho estilo. Este rock melódico sitúa las composiciones de Darren Wharton (su máximo autor) por encima de otras propuestas que he tenido el placer de escuchar este mismo año, además propone una maduración musical exquisita, además de una sensibilidad que os hará partícipes de sus viajes emocionales.

En los siete años transcurridos entre “Sacred Ground” y el magnífico “Arc of the Dawn”, la banda ofreció una regrabación de su éxito de 2012 “Calm Before the Storm 2” de aquella pieza del mismo título lanzada en el 98. Desde aquel trabajo no había disfrutado tanto de la música de estos galeses, entiendo que su carrera está plagada de éxitos, pero este trabajo tiene matices de su primera etapa que obras anteriores no tenían.

Darren Wharton a la par de ser un romántico empedernido es un artistazo con voz de poeta, muchos lo conoceréis por su otrora labor como teclista en los míticos THIN LIZZY, banda irlandesa de hard rock y heavy metal formada en Dublín en 1969. La que nos ocupa a continuación DARE, de procedencia galesa añade a sus filas a otros músicos como el co-fundador Vinny Burns a la guitarra y que ha sabido darle el toque de distinción que necesitaba la obra, además de Kev Whitehead a la batería, Nigel Clutterbuck al bajo y Marc Roberts a los teclados, que realizan una labor impecable.

darebandaLa voz cantante del disco viene de Darren, sin embargo si no fuera por las guitarras de Vinny, o la base rítmica de Kev o Nigel, las canciones no tendrían el mismo peso argumental que antaño, y sin ellos ni Vinny, la imaginería de Darren quedaría vacía. Pero hay que reconocer que Darren es un artistazo, y su voz cautiva desde el primer minuto a lo largo de los once temas que componen el álbum. 44 minutos de puro rock melódico cargado de grandes joyas para el recuerdo, entre ellas destacar la preciosa y super pegadiza semi nostálgica “Days of Summer” o la guitarrera “On My Own”, dos joyas que aúnan la delicadeza, la suavidad y la melodía y que os alegrarán por dentro.

Darren Wharton demuestra todavía ser un compositor de gran talento y cantante con recursos, algo que queda vigente en la inicial “Home” rememorando su vieja etapa del 89 y donde veremos la maestría de un guitarrista como Burns. Por otro lado en la melancólica “I’ll Hear You Pay” nos sumergen en ese paraíso de ensueño con un sensual tono, un magnífico estribillo y un solo de guitarra aullador más que respetable.

Un disco sencillamente único, lo mejor para disfrutarlo es una buena copa de vino tinto y en la tranquilidad de vuestro hogar usar unos buenos auriculares para dejaros embriagar por la sutileza musical de esta joya.

“Strength” hace acopio del piano para endulzar un inicio que posteriormente se torna romántico y embriagador. Un tema que cualquier seguidor de la música debería enmarcar, es irresistible y cuando te dejas conquistar por él, su sentimiento se adueña de tu corazón, y se hace imposible escapar de sus garras.

Una obra “Sacred Ground” en la que todos los temas pueden convertirse en piezas clave, ya que todas cuentan con la imaginería y sentimiento suficientes para conmover. Una característica que el rock de DARE lleva a cuestas desde hace años, algo que pretenden dibujar desde que empezaran su andadura allá por el 88 con aquella joya “Out of the Silence”. En este nuevo disco las influencias clásicas están muy presentes, si bien los elementos celtas o folkies hacen que el viaje entre lo moderno y lo clásico (véase la preciosa “Until”) sea algo delicado a la par que festivo pero sin sonar aburrido. Precioso tema, y como muchos me diréis, DARE saben cómo manejar las influencias del pasado sin necesidad de mirar al presente, cierto, pero igualmente han sabido interiorizar su sonido y añadirle nuevas ideas que hacen más versátil su música.

Hay otros temas en el disco que son difíciles de olvidar como la hermosa “Every Time We Say Goodbye”, “All Our Brass Was Gold”, la impermeable y delicada “Your Carried Me”, o esas dos joyas finales “Like The Firs Time” puro sonido DARE y muy pegadiza, o “Along the Heather” que roza la perfección más absoluta, y no sólo hablo de belleza, esa amalgama de teclados o guitarra solista la hacen realmente cautivadora. Perfecta unión de instrumentos que te harán soñar y volar más allá de las estrellas. Un auténtico lujo para los sentidos difícil de olvidar.

Un disco sencillamente único, lo mejor para disfrutarlo es una buena copa de vino tinto y en la tranquilidad de vuestro hogar usar unos buenos auriculares para dejaros embriagar por la sutileza musical de esta joya, sin duda uno de los mejores trabajos de rock melódico de 2016. Y un disco que se ha convertido para servidor en uno de esos álbumes que será difícil de superar pese al paso del tiempo. Aunque tratándose de DARE todo es posible.

Componentes:

Darren Wharton – Voz y Teclados
Vinny Burns – Guitarras
Kevin Whitehead – Bateria
Nigel Clutterbuck – Bajo
Marc Roberts – Teclados (Directo)

Tracklist:

01. Home
02. I’ll Hear You Pray
03. Strengh
04. Every Time We Say Goodbye
05. Days of Summer
06. On My Own
07. Until
08. All Our Brass Was Gold
09. You Carried Me
10. Like The First Time
11. Along The Heather

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>