Destruction (Spiritual Genocide) – Crítica

Publicado por el 19 enero, 2013

destructionspiritualgenocideArtista: DESTRUCTION
Álbum: SPIRITUAL GENOCIDE
Estilo: Thrash Metal
Sello: Nuclear Blast
Fecha: 23 de Noviembre de 2012
Nota: 7/10

Treinta años para una banda que sigue sorprendiendo, y haciendo discos medianamente aceptables. Los alemanes DESTRUCTION son actualidad debido a la edición de su décimo tercer trabajo de estudio titulado “Spiritual Genocide”; y de nuevo vuelven a sorprender con una portada cruda, letras ácidas, hirientes y machaconas, así como su música, puro Old school de la vieja escuela, del que ya casi no se ve por estos lares. ¿Quién lo iba a decir, cierto? A ver quién aguanta tanto tiempo a este nivel. Año tras año, sacando discos y renovándose, pero sin perder la esencia que caracteriza la música de estos contingentes sonoros, que parece no derrumbarse a pesar del paso del tiempo. Más activos que nunca y más gamberros, esta nueva propuesta, no es ni de lejos la mejor de su discografía; aunque si contiene algunas canciones que pasaran a ser clásicos dentro de poco, algo que ha ocurrido siempre, así con discos como “Metal Discharge”, “Inventor of Evil”. Ahora. Quién no recuerda clásicos como “Eternal Devastation”, “Release from Agony”, o “The Antichrist” del cual han pasado ya 10 años, y sigue manteniéndose tan fresco como el primer día.

Auténticos clásicos del metal, y de DESTRUCTION, una pena porque los germanos (junto con sus compatriotas SODOM) siempre han estado escondidos, e infravalorados; ya que la gente siempre se ha decantado por bandas como SLAYER, MEGADETH o METALLICA. Si bien, su público sigue ahí al pie del cañón, y “Spiritual Genocide” confirma que tenemos DESTRUCTION para rato.

Agresivos, intensos, rápidos, hirientes, no se me ocurren mejores adjetivos para definir la esencia innata del conjunto germánico; torbellinos de solos, giros inesperados, guitarras camaleónicas y unos gritos sacados desde el mismísimo infierno capaces de desgarrarte la piel a tiras; si algo destaca la carrera de DESTRUCTION, es mantener a los fans ocupados con nueva música, cada año si es posible. A ellos no les va el tema de sacar un recopilatorio cada cierto tiempo. ¿Para qué? Con los adelantos que hay hoy día, uno mismo puede hacerse su propio recopilatorio con los temas más transcendentales de una banda, copias aquí y allá las canciones que más te gustan, y ya tienes un grandes éxitos propio. Fácil y sencillo. Cosa que muchas otras formaciones no hacen, ya sacan discos cada tres o cuatro años, pero con un recopilatorio casi siempre entre medías. Algo inútil.

Schmier y Mike, lo han vuelto a hacer una vez más, para algunos será lo mismo de siempre. Pero si indagamos en su carrera, a pesar de que encontrarnos parecidos incuestionables entre disco y disco, es cierto que cada canción tiene el aroma inconfundible DESTRUCTION, destrucción masiva cargada de thrash metal sangriento, violento y carnicero como pocos.

Los teutones no dejan espacio para miramientos, y ya desde el primer tema a partir de la introducción con “Exordium” el tembleque de la batería nos adentra a través de unos susurrantes y expresivos punteos de guitarra; ante el chillido de “Cyanide”, de esta no te escapas, a partir de aquí todos sabemos que DESTRUCTION están de vuelta, sorprende sobre todo su expresivo estribillo y la forma en la que es cantado, degollando así la esencia más gamberra y sucia del disco; una canción repleta de caña, fuerza y un descontrol enorme, thrash clásico que no dejará indiferente a nadie; inclusive el sonido de batería con el aporte de Vaaver, ha ganado muchos puntos en destreza, y no es que precisamente Marc Regin fuera manco, pero Vaaver sabe cómo defenderse.

En “Spiritual Genocide” tenemos otro temazo,  con la batería de Vaaver marcando el ritmo, y marcándose unos redobles cojonudos ante la estresante y lograda maquinaría de guitarras, rugidos, thrash certero que te corta como una cuchilla sedienta de sangre; adictivo entrante y otro estribillo matador que hará las delicias (entre la peña) antes los golpes secos de las baquetas y el doble bombo, o la catarsis letal de riffs que suceden dicha pieza, entremezclándose con distintos solos y mucha caña, recordando canciones como “The Ravenous Beast” de su mítico “Metal Discharge”.

Los riffs más poderosos del álbum (a cargo de Mike) salen a relucir a través de “Renegades” con un empuje carismático, Schmier revienta las estrofas; siempre dándolo todo en cada canción, y con el mismo nivel intensivo sin bajar ni un momento el pie del acelerador. Un sonido machacón y pequeños solos que se clavan en tu cabeza como agujas de tormento. “City of Doom” con unas sirenas de fondo, va desmarcándose del resto con una velocidad galopante, tema más cálido que otros y no tan certero, más cerrado, con un registro atípico, pero que te envuelve en un letargo de pericia, donde nuevamente Schmier vuelve a hacer de las suyas, llevándose la canción a su terreno con una precisión absoluta; hay un momento en el que el bajo marca un punto y aparte, y la canción cambia de intensidad. Los guturales casi del final, marcan el engendro que DESTRUCTION lleva dentro.

“No Signs Of Repentance” es otro de esos temas rápidos que se mantiene vivo hasta el final, donde confluyen distintos tonos vocales, gritos y unas salpicaduras que producen salpudillo en tu piel, reconocida labor de Vaaver, ejecutando unos solos de batería semi-humanos. “Legacy of the Past” es otro de esos temas de diez donde se incluye una voz infernal de fondo, dando más oscuridad a un álbum nervioso repleto de subidas y bajadas, donde la velocidad media y rápida ejecutan una lucha sin cuartel. El primer single, “Carnivore” es de sobra conocido, del cual se ha filmado el primer videoclip de “Spiritual Genocide”; un corte que entra con facilidad, lleno incombustibilidad.

Uno de los temas más oscuros y densos del disco es “To Dust You Will Decay”, personalmente no me ha llamado mucho la atención. Por otro lado, temas como “Riot Squad” se suman a la causa, y son por excelencia junto a “Carnivore” y “Cyanide”, temas de factura, producción impecable y directa; tres temas que podrían ser a partir de ahora, de escucha obligada para entender el estigma que contiene “Spiritual Genocide”. “Under Violent Sledge” es otro tema que tampoco aporta nada nuevo. Por último, destacar dos versiones que vienen en la edición limitada, el cover de “Princess of the Night” de los míticos SAXON, y una versión extra de “Carnivore” en la que destacan varios músicos como son Ol Drake de EVILE y el conocido Tom Angelripper de SODOM.

Poco más que añadir, si eres fiel al sonido destructivo de DESTRUCTION, ya estás tardando en hincarle el diente; positivamente es un álbum que se mantiene en una línea muy igualitaria a discos anteriores, negativamente es que está casi al límite. O se espabilan para futuras obras, o pueden caer de nuevo en esa sucesión de álbumes mediocres como ya pudimos ver en “Day of Reckoning”.

Componentes:

Mike – Guitarras
Vaaver – Batería
Schmier – Voces y bajo

Tracklist:

01.Exordium
02.Cyanide
03.Spiritual Genocide
04.Renegades
05.City of Doom
06.No Signs of Repentance
07.To Dust You Will Decay
08.Legacy of the Past
09.Carnivore
10.Riot Squad
11.Under Violent Sledge

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>