Devildriver (Trust No One) – Crítica

Publicado por el 28 junio, 2016

devildrivertrustArtista: DEVILDRIVER
Album: TRUST NO ONE
Estilo: Groove/Melodic Death
Sello: Napalm Records
Fecha: 13 de mayo de 2016
Nota: 7,5/10

Dez Fafara, líder de COAL CHAMBER (tan aciago como de costumbre) no decae en su intento de renovar una propuesta como DEVILDRIVER que sin ofrecer nada forzosamente destacado, mantiene una línea compositiva ascendente.

Dez Fafara, músico de Santa Bárbara, California, es conocido como ya muchos sabréis por su otra labor en COAL CHAMBER, agrupación que dio alas a un estilo como fue el Nu Metal en 1997 con la salida del primer trabajo homónimo de la banda. Un disco que fue un auténtico bombazo por aquella época, igual que su descendiente “Chamber Music”. Dos álbumes que catapultarían la carrera del vocalista y su banda madre, a otros terrenos, pero que no terminaría de despegar años después debido a las malas relaciones con sus compañeros, lo cual llevaría al cierre definitivo de la formación y nacimiento de una banda de Groove metal denominada DEVILDRIVER.

Ya sin sus ex compañeros y con una formación totalmente renovada. DEVILDRIVER llevaría a Dez Fafara y cía a un nivel musical totalmente superior a lo que fueron los últimos años de COAL CHAMBER. Sin embargo, a pesar de tener nueva línea musical y un nuevo reto entre manos, la carrera de DEVILDRIVER siempre ha estado llena de altibajos con discos más o menos decentes, y algunos momentos tensos como se pudo ver en 2014, un año después de la salida al mercado “Winter Kills” y tras la marcha de varios miembros originales como fueron John Boecklin (batería) y Jeff Kendrick (guitarras) o Chris Towning al bajo. Seguidamente la banda no tardó en reponerse y reaparecer con sus filas totalmente renovadas y según ellos tras el anuncio del nuevo disco, con un sonido que no tardaría en dejar huella entre sus seguidores.

devildriverbandaUna vez repuestos, y con nuevos integrantes, en mayo de 2016 sale al mercado el  séptimo trabajo de estudio de DEVILDRIVER, un disco titulado Trust No Oney donde se ve a una banda re-organizada y con ganas de seguir dando guerra. La portada cuanto menos curiosa donde se ve un lobo con piel de cordero, deja muchos frentes abiertos, y da a entender que estamos ante un trabajo que dará que hablar. El nuevo sonido si es que lo podemos denominar así, vaga entre diferentes estilos como el Groove, o el Nu Metal con aderezos de otros estilos extremos, y donde no faltan grandes dosis de melodía. Nada que ver con discos como “The Fury of Our Maker’s Hand” o “Pray for Villains”, a mi juicio los dos mejores álbumes del conjunto. Eso sí, la banda se mantiene estable, y nos presenta un trabajo sólido y variado que no pierde intensidad a lo largo de sus 41 minutos de duración.

Siempre rebuscando entre matices distintivos y melodías o riffs no tan universales, la propuesta de Dez Fafara con DEVILDRIVER, ha intentando ir en otra dirección a lo que se conoce actualmente como Groove Metal o al menos esa es la percepción que yo siempre he tenido de ellos con cada uno de sus trabajos, en “Trust no one” vuelven a jugar con fuego al depurar ciertas melodías que en consecuencia dan más variedad al asunto, lo cual puede resultar más accesible para cierto sector metalero que no esté tan familiarizado con el mismo telón de fondo constante y cortante de siempre. Personalmente si os soy sincero, prefiero ese tipo de variedad, a estar todo el rato machacando sin cesar.

Después de tres años, Devildriver nos presenta uno de los discos más equilibrados de su ya dilatada carrera.

La primera impresión que obtengo de la escucha es que la banda siempre crea pistas de apertura impresionantes, otra de las cosas que más me llama la atención de este disco es el sonido tan rotundo que tiene la batería de Austin D’Amon, diferente a la labor del anterior componente John Boecklin. Aunque al repetir el trabajo de producción de Mark Lewis, es algo que quizás no se aprecie tanto. En cuanto a las canciones en general, veo una serie de matices que me recuerdan a otras bandas como son LAMB OF GOD, UNEARTH o GOJIRA. No digo que se parezcan, simplemente veo algunos matices parecidos a los que manejan estas bandas.  Aparte, DEVILDRIVER operan en una posición diferente, además de navegar en diferentes direcciones, cogiendo cosas de aquí y de allá. Eso sí el amigo Dez Fafara se le escucha tan burro como de costumbre, y tras analizar el disco en su totalidad, llego a la conclusión de que es el disco más fuerte que la banda ha compuesto desde el citado anteriormente “Pray For Villains”.

Pistas como la intensa y melodiosa “Testimony of Truth”, “This Deception” o “Trust no One” evocan recuerdos de la época “The Last Kind Words” y combinan la brutalidad con un conjunto de melodías rebuscadas pero icónicas cargadas de surcos, variaciones, ritmo y calidad de lo mejor que DEVILDRIVER ha escrito en mucho tiempo. Atrás quedan recuerdos insólitos de discos como “Winter Kills” y parcialmente forzados como fue “Beast”. Otros temas que yo destacaría son la entrecortada “Daybreak” que es un torbellino de fuerza, melodía y agresividad al incluir unos retazos rotundos donde el ritmo no baja de intensidad, o donde la parte solista se desmarca con unos solos de vértigo y con una parte acústica la mar de interesante. Junto  a esta no hay que olvidar otras piezas como pueden ser “Bad Seeds” o “Feeling Ungodly” donde se puede ver a unos DEVILDRIVER totalmente renovados, el primer corte es más directo con un inicio muy cuidado, el segundo está más trabajado y tiene unos toques guitarreros cenagosos donde el propio Dez Fafara se explaya salvajemente, sin dejar títere con cabeza. ¡Brutal es decir poco!

El disco tiene momentos abiertos como puede ser la heroica “My Night Sky” recordando a la época  “Chamber Music” de COAL CHAMBER. El comienzo de “Retribution” tiene un aire muy parejo con ese sonido de antaño de su otra banda; todo un trallazo con una base rítmica demoledora y un Dez Fafara endemoniado. Por último tenemos a “For What It’s Worth”, el título menos previsible del álbum y el que más variedad ofrece al incluir cantidad de estructuras y variaciones que yo sinceramente no recordaba haber visto antes en dicha formación. Toda una sorpresa si os soy sincero. En la versión especial se incluyen dos bonus track “House Divided” y “Evil on Swift Wings” que tampoco están nada mal.

Después de tres años, DEVILDRIVER nos presenta uno de los discos más equilibrados de su ya dilatada carrera. Es una gozada ver como Dez Fafara es capaz de renovar su banda, y además renovar su estilo sin caer en repeticiones innecesarias. Entiendo que haya mucha comparación con otras bandas, y otros discos, pero encuentro este “Trus no One” como un nuevo recomenzar que puede darle más vida a una banda que en los últimos años parecía que estaba de capa caída.

Componentes:

Dez Fafara – Voces guturales
Mike Spreitzer – Guitarras
Austin D’Amond – Batería
Neal Tiemann – Guitarras
Diego “Ashes” Ibarra – Bajo(2016)

Tracklist:

01.Testimony of Truth
02.Bad Deeds
03.My Night Sky
04.This Deception
05.Above It All
06.Daybreak
07.Trust No One
08.Feeling Ungodly
09.Retribution
10.For What It’s Worth

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>