Devin Townsend Project (Epicloud) – Crítica

Publicado por el 17 octubre, 2012

Artista: DEVIN TOWNSEND PROJECT
Álbum: EPICLOUD
Estilo: Progressive/Different Metal
Sello: InsideOut Music
Fecha: 18 de Septiembre de 2012
Nota: 9/10

Algo distinto a sus hermanos, el quinto trabajo en solitario de DEVIN TOWNSEND PROJECT, apuesta alto dando una vuelta de tuerca a su sonido una vez más, aunque “Epicloud” se presenta algo más arriesgado que sus cuatro trabajos anteriores (Ki, Addicted, Ghost y Deconstruction), es un disco abierto, inclasificable, cambiante y megalómano, aparte de que no dejará indiferente a los seguidores de este inquieto y loco músico; “Epicloud” es otra evolución fascinante de lo que el mundo Devin Townsend puede llegar a hacer con una poca de invención en su cabeza.

Por todos es sabido, su labor maquiavélica en el metal extremo con aquel proyecto denominado STRAPING YOUNG LAD, donde el genio canadiense daba rienda suelta a su inquietud por mezclar el metal extremo con los sonidos más extraños; en “Epicloud” veremos un camino opuesto con temas que van desde Addicted tipo pop y el rock duro de vanguardia como pudimos vislumbrar en “Ghost” o “Ki”, todo ello con la base caótica de unos STRAPPING YOUNG LAD, repletos de grandiosidad y demostrando un ideal distintivo tanto lírico como musical.

La primera vez que lo escuché no sabía muy bien como analizarlo. “Epicloud” es un trabajo que en la primera escucha te deja fuera de lugar, sin embargo el efecto asombro es tan atractivo que conforme vas indagando en él, vas descubriendo verdaderas obras de arte, una de ellas la introducción del álbum “Effervescent” caluroso y candente abrazo de bienvenida con unos coros naturales, dibujando un apoyo lírico muy al estilo góspel, como añadido muchos de los temas contienen este tipo de coros, a la par puede resultar algo estresante, sobre todo cuando llegamos al final del álbum.

Después de ese comienzo el relevo lo retoma la encantadora “True North”, donde veremos unas cenefas estilísticas muy bien planteadas, de fondo la voz de Anneke Van Giersbergen, endulzando las harmonías de belleza para el paladar; parece ser, o a lo mejor me equivoco, pero desde que esta chica abandonó THE GATHERING, yo no la había visto tan entregada. Personalmente su propuesta en este trabajo, me ha encantado, y creo que es una de las sorpresas del álbum. La grandiosidad de los riffs se alarga con unos punteos a la par que nostálgicos intensificados con un amasijo grave sin caer excesivamente en un metal demasiado cargado. El coro que hemos podido ver anteriormente, reaparece para finalizar la canción.

En cuanto a la producción, nada malo que achacar. Los acompañantes de Devin Townsend como son Ryan Van Poederooyen en la batería, Brian Waddell en el bajo y Dave Young en la guitarra y teclados, se muestran intratables, perfeccionando ese sonido clásico que Devin Townsend lleva propagando por activa y por pasiva desde que inició su carrera musical.

Después de la preponderante “True North”, sorpresa al canto, comercialidad absoluta a manos de “Lucky Animals” un tema repetitivo, reiterativo, con uno de esos estribillos matadores, un ritmo incesante, repleto de voces y coros, coreando a cal y canto “Animal, animal, am I lucky”, donde podremos escuchar los rugidos de una moto, más la incansable y atractiva línea de finos teclados, intensificada por una parte instrumental estrafalaria, donde se aprecia el sonido de un saxo, atención a la batería, espectacular.

“Liberation” te atropella con una velocidad incansable y unas voces pregrabadas robóticas, un corte cargado con un tintineo industrial y unos adornos realísticos repletos de tecnicismos varios, en general es una canción grave donde coros y voces se entremezclan dando de sí otro de esos coros enigmáticos, y rockeros, “ROCK, LET’S ROCK!”, el desvarió final con un aterciopelado acróstico refleja la entrada de la acústica y preciosista “Where We Belong”, sin palabras, una canción que llega hondo, dulce, encantadora, astral; la horda se intensifica con un coreado vocal que nos lleva a través de los sueños, poco después se une la voz de Anneke matizando la melodía con un pequeño vaivén; una pieza indescriptible que te llevará a descubrir el entramado que esconde la portada con ese símbolo infinito de fondo. Un interludio de las seis cuerdas nos llevará al deleite supremo con “Save Our Now” un tema con reminiscencias pop y guindas electrónicas, con uno de los coros más conmovedores y pletóricos del álbum, una unión a dos bandas que resulta PERFECTA, la susurrante unión de Devin y la claridad de Anneke, conjuran una labor difícilmente desechable.

El colorido final de “Save our Now” explota locamente con la apoteósica “Kingdom” un desdoblamiento con unas guitarras reversibles y catastróficas, el tratamiento de las seis cuerdas aporta el grado más extremo al álbum, personalmente uno de los temas que más se parece a su época de STRAPPING YOUNG LAD, y uno de mis favoritos de este Lp, ambos guitarristas se muestran intratables, de 10, el rodamiento de la batería ocasiona unos golpes secos descomunales, la complejidad a simple vista no se aprecia, pero una vez que indagamos, encontraremos matices la mar de interesantes, como el de ese sobrecargado impetuoso sonido engordado de teclados, guitarras y coros que sirve como base para el estribillo, y para finalizar un Devin Townsend más agresivo que de costumbre.

“Divine” nos da un merecido descanso, una canción de amor lenta, cantada con muy buen gusto, donde se aprecian todo tipo de sentimientos, la canción incluye algunos efectos ambientales muy bonitos. Una de las inquietudes arquitectónicas del álbum es “Grace”, Anneke refleja el estado más calmado y tranquilo hasta que una base rítmica monstruosa nos vislumbra con el sol en la cara, y ese mid tempo de guturales y guitarras chillonas apoya otro momento dispare y minimalista con unos riffs realmente pesados; en el minuto 3.05; Anneke marca uno de los momentos más preciosistas (y ÉPICOS) del álbum, entonando con una dulzura difícilmente catalogable algunas partituras realmente exquisitas. A partir de aquí, Devin Townsend hace honor a su nombre, la cantidad de ritmos versátiles no son nada comparado a lo que este genuino artista es capaz de ofrecer al oyente en los 50 minutos escasos que dura el disco.

Avisados estamos, “More” vuelve a dar caña con un ritmo bestial. En “Lessons” el genuino artista nos da una clase rápida de cómo crear melodías uniformes e inimaginables en tan solo un minuto de duración; lo de este hombre es ALUCINANTE, un interludio que refleja muy bien el poder atrayente de esta grandiosa obra. “Hold On” se percibe con un grado agradable lleno de sustancia, donde las voces femeninas son el principal atractivo de la canción. “Angel” despide este viaje sin igual, a través del estilo clásico o rock progresivo, recordando en su inicio a los clásicos YES, a destacar el juego solista de la guitarra de Devin y el apoyo de Dave Young, o esa coral góspel que vivimos en el comienzo, pero amueblada de una forma diferente.

“Epicloud” es un gran álbum, ¿arriesgado? Quizás. Solo puedo afirmar que lleva impresa la marca de calidad de DEVIN TOWNSEND PROJECT, y eso significa mucho talento detrás. Ahora sólo queda disfrutar estas canciones en vivo, y esperar a ver que nos depara el futuro de este talentoso músico. Poco más que decir, si os gusta el metal abierto, y disfrutáis de la música bien realizada, aquí tenéis un plato que no podéis dejar escapar.

Componentes:

Devin Townsend – Voces, guitarras, teclados
Brian Waddell – Bajo
Ryan van Poederooyen – Batería
Dave Young – Guitarras y teclados
Anneke van Giersbergen – Voces

Tracklist:

01.Effervescent!
02.True North
03.Lucky Animals
04.Liberation
05.Where We Belong
06.Save Our Now
07.Kingdom
08.Divine
09.Grace
10.More!
11.Lessons
12.Hold On
13.Angel

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>