Diabolus in Extremis (Verdugo) – Critica

Publicado por el 12 septiembre, 2014

diabolusinextremis-verdugoArtista: DIABOLUS IN EXTREMIS
Álbum: VERDUGO
Estilo: Death/Thrash Metal
Sello: Autoeditado
Fecha: 2014
Nota: 9/10

Aplastante segundo trabajo el que nos traen los gaditanos DIABOLUS IN EXTREMIS, firmando altas dosis de brutalidad, sin salirse de lo que es el género Thrash y apostando por una senda mucho más oscura, intensa o agresiva que la de su predecesor.

El disco incluye pequeños retazos del Death más sanguinario, algo de Crossover y bastante progresividad en los ritmos como se puede ver en algunos cortes tipo “Impostor”, pieza insignia del álbum que sorprende con un agitado aleteo vocal que baila entre tonos graves, guturales y partes limpias, siendo estas de una limpieza global que asusta.

“Impostor” es un corte que comienza despacio y que levemente va escalando posiciones hasta convertirse en uno de los más destacados del mismo. Atención al solo de guitarra, o esa blasfemia (lírica, gutural y guitarrera) que arrastran los riffs de Pedro con el ritmo tan concentrado de la batería de Luis. Todo ese conjunto de factores hacen de este, un trabajo exquisito, redondo y directo, valedor ante la posibilidad de mantenerse fiel en su género y con la facilidad que tienen cada  uno de sus músicos para adaptarse a cualquier terreno, y aportar imaginación a dicha mezcla, proponiendo algo totalmente nuevo.

De hecho, una portada como la de “Verdugo” no me la esperaría en un trabajo de Thrash Metal por ejemplo. Pero tras escuchar el compendio de melodías, armonías, tiempos, agresividad, oscuridad, doble bombo, etc.. Uno se da cuenta que la propuesta de DIABOLUS IN EXTREMIS es algo más que un simple género, es una mezcla de todo. Es arte puro, desde las letras de cualquier canción o el artwork que sorprende por su finura, su significado oculto o la doble intencionalidad de las letras, ya que se pueden entenderse como algo del día a día.

El ejemplo más claro lo tenemos en “Mi manera de existir”, el cual me recuerda a clásico de los 80, donde los haya. Afilado, certero, una pieza con una aire grotesco en las voces (con cierto aire a Black de ultratumba) y una base rítmica espectacular donde sobresale la impresionante producción, y los riffs tan sobrecargados de Pedro, capaces de poner los pelos de punta.

Voy pegando saltitos de una esquina a otra, y es así como me voy empapando de este trabajo. Es el caso de “Parabellum” con un aire vocal a MASSACRE que me tiene flipado. Literalmente. Nunca pensé o mejor dicho imaginé que DIABOLUS IN EXTREMIS pudieran meter tanta caña con una guitarra, un bajo y una batería. Alucinante!!

La variedad es algo que pocas bandas son capaces de implementar en su música cuando se limitan únicamente a pegar berridos y poco más. En “Verdugo” (dicha variedad) viene trenzada como un puzzle de mil piezas y que todas encajan a la perfección. Es el caso de “Rojo Intenso” que aboga por un cambio en su inicio, apostando por una atmósfera con una guitarra suave inducida por un toque más heavy, aunque la lentitud se ahoga fugazmente, ese aislamiento se retuerce con los alaridos y un latido perpetuo de Oscar, burbujeando a placer ante un plantel lleno de sangre y muerte, solos incluidos y una planicie final con toques acústicos para enmarcar una pieza variable, agresiva y a su vez, inteligente de cara a la escucha final.

Se nota que la banda ha dedicado horas, minutos, segundos a cada una de las composiciones. El nivel de detalle está muy conseguido, y aunque algunas baterías siguen sin convencerme, el sonido general del álbum es de chapeau, o como decimos en castellano, de quitarse el sombrero.

La siguiente en cuestión “Sueños Perdidos” os atropellará como cizallas apunto de cortar vuestra cabellera. Con un sonido de platos chillando y plantando finura, guturales con doble fondo o forma, asimilando la planta más Death del álbum, con toques atemporales y como solo DIABOLUS son capaces de hacer. Aunque si es cierto, que no lo incluiría entre los mejores temas del plástico. Si acaso, “Sádica Fe” lo encuentro más estable compositivamente, también es algo más directo (cada vez que lo escucho me hace recordar a SLAYER) y tiene un estribillo esponjoso que sobresale entre tanto griterío infernal. Su solo también tiene su miga, además cuenta con un final perfecto para cerrar cualquier concierto del grupo. De hecho, este corte podría funcionar muy bien en los directos del conjunto gaditano.

Volvemos hacia atrás y hablamos de un tema bastante memorable, “Sin Salida” es uno de los cortes más lentos, sobre todo al principio de la canción y me recuerda un poco a algunos discos de AUTOPSY, principalmente por la forma agónica de los guturales y el desgañito que meten las voces de Oscar. Y sí, es puro nervio. Pasados unos segundos, el ritmo cambia, se modifica la pieza y mete una caña que no veas, además cuenta con una parte donde podremos ver a Alex actuar con su bajo y tener unos segundos de gloria.

Seguimos con “Rebelión” avanzando hacia el final con un rollo más Death y unos ritmos trepidantes con voces decrépitas, pero no sin antes, pararnos a descubrir dos de los mejores cortes del álbum, principio y final, “Verdugo” y “Oblivion”. A cada cual mejor, desde la misteriosa apertura o introducción de “Verdugo” donde se puede escuchar el corazón latiendo con el nerviosismo metido en el cuerpo esperando a que llegue el momento del juicio final donde la hoz nos quebrará cada una de las venas del cuello, arrancándonos la cabeza de cuajo. Literalmente hablando un aplasta cráneos, el tema es una jodida bomba. El caso contrario llega de la mano de “Oblivion” un final calmado que viene de maravilla para despedir el disco. Por el simple hecho de durar menos no quiere decir que sea un mal corte, al contrario, tiene una parte melancólica de guitarra (y si no lo digo reviento) que me tiene totalmente enganchado.

Disco con mayúsculas el que nos presentan estos cuatro máquinas. Y lo mejor, no han tenido que venir del norte de Europa para demostrar su potencial. Lo digo con rotundidad, a veces parece que hay que ser de fuera de España para tener una banda o un sonido en condiciones, y no necesariamente es así. Producto made in Spain, señores!! Cuando se quiere se puede. DIABOLUS IN EXTREMIS, han podido y lo han demostrado trayéndonos consigo un disco más que recomendable para todo fiel amante de los sonidos extremos.

Componentes:

Oscar Vazquez – Voces
Alex Gómez – Bajo
Pedro Gómez – Guitarras
Luis Martín – Batería

Tracklist:

Verdugo
Sin salida
Impostor
Rebelión
Mi manera de existir
Parabellum
Rojo intenso
Sueños perdidos
Sádica Fe
Oblivion

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>