Dream Theater (The Astonishing) – Crítica

Publicado por el 8 febrero, 2016

dreamtheatertheastonishingArtista: DREAM THEATER
Álbum: THE ASTONISHING
Estilo: Progressive Metal
Sello: Roadrunner Records
Fecha: 29 de enero de 2016
Nota: 10/10

Los maestros del metal progresivo están de regreso luego de dos años y medio de su anterior trabajo, y como era de esperar las expectativas siempre son muy altas tratándose de una banda del calibre de los neoyorkinos.

Ya hace muchos años que las aguas vienen dividas entres sus seguidores, por un lado los que los defienden a ultranza  y por el otro aquellos que reclaman material fresco alegando un estancamiento creativo.

Hay que reconocer que DREAM THEATER siempre mantuvo una línea muy alta en sus trabajos, pero  he podido notar que desde Six Degrees of Inner Turbulence (2002) la banda se dedicó a componer obras cada vez más complejas donde abundaban composiciones inhumanas, temas que en un principio rondaban los 6 minutos llegaron a superar los 10 minutos y siendo los más abundantes en cada disco. A su vez Rudess y Petrucci comenzaron una carrera vertiginosa por el trono del solo más veloz y complejo. Todo esto con el correr de los años llevó a que la banda perdiera elementos fundamentales….melodía, espíritu y sentimiento. Se fue transformando en una maquinaria musical cuyo objetivo era la de generar discos que alcanzaran la perfección, haciendo de DreamTheater un monstruo musical gigante e imparable pero en muchas ocasiones…..frío. Mucho se debió a la salida de Kevin Moore, un tecladista que supo darle a la banda la dosis de melodías, atmósferas y sentimientos necesarios en justo equilibrio con la mecánica abrumadora de Petrucci y Portnoy. No reniego en absoluto de Jordan Rudess que al día de hoy me sigue pareciendo uno de los más grandes del mundo con su instrumento. Pero Moore estaba más empeñado en sacarle sentimiento a su teclado,  no chispas y fuego como lo hace Rudess.

Pero con su anterior trabajo de estudio, el homónimo Dream Theater (2013) la banda comenzó a transitar por la senda del cambio entregando un trabajo en el cual se palpaba un regreso a ese sonido de mediados de los 90’s dejando de lado el  despliegue de virtuosismo infernal en pos de composiciones más sencillas, de menor duración e inclinadas más hacia las melodías pegadizas buscando generar emociones en el oyente y no la misma pregunta que yo al menos siempre me hacía……¿cómo mierda hacen para tocar eso?. Así el resultado fue un álbum muy bueno que permitió vislumbrar lo que vendría en un futuro no muy lejano dada la regularidad discográfica de la banda.

dreamtheaterbanda016Ese cambio definitivo tomó forma bajo el nombre de “The Astonishing”, segundo disco doble de la banda, el segundo conceptual o tercero si tenemos en cuenta a Six Degrees Of Inner Turbulence (2002) su primer cd no es conceptual y pero si el segundo.

¿Se estarán preguntando qué viene a ofrecernos en esta oportunidad????….Primero les aclaro que estamos frente a uno de sus trabajos más ambiciosos tanto desde lo instrumental como en la historia conceptual, el cual presenta dos cambios fundamentales con respecto a anteriores obras.

El primero radica en la complejidad de las composiciones, las cuales en contraste a lo que estamos acostumbrados a oír de DREAM THEATER  puedo afirmarles que son las más simples que hayamos escuchado. Mucho cuidado con esto que digo, simple al modo Dream Theater. La banda dejó de lado esas estructuras  intrincadas e imposibles a favor de melodías atractivas, delicadas e inspiradas que buscan provocar una amplia gama de sensaciones tocando las fibras más íntimas de aquel que se sumerja en el álbum. Y el segundo factor es la duración de los cortes ya que el más largo no supera los siete minutos, el resto ronda en un promedio de  cinco minutos y otros son cortos pasajes musicales que sirven de nexo o intro.  Sin duda son los cambios más marcados, y como ya dije anteriormente la banda sigue retrocediendo en el tiempo tratando de recuperar su sonido primitivo, aquel que mezclaba virtuosismo y fuertes emociones en obras cumbres como Images And Words (1992) y Awake (1994). Y lo han logrado con creces pero a la vez evolucionando y renovando su propuesta algo que muchos venían clamando hace años.  Aquí no hay copia de sí mismos, hay una obra muy compleja, muy bien pensada nota por nota y letra por letra.

Un viaje embriagador y adictivo que nos permite disfrutar de una obra gigante, inteligente, llena de matices y elementos magistrales que irán apareciendo con cada escucha.

Uno de los pilares sobre los que descansa esta monstruosa obra es la presencia de la FILMharmonic Orchestra Prague y los tres coros Pueri Cantores, Millenium Choir y Gospel Choir. Ambos en conjunto le brindan al álbum un sentimiento de grandeza y poder que al enlazarlo con la historia permiten crear en la mente cada una de las escenas que se van desarrollando. Globalmente se trata de un álbum muy melódico, pero también intercalados entre tanta serenidad hay cortes realmente heavys. No vamos a encontrar ese metal moderno y robusto que venían practicando últimamente, pero la dosis de metal está en su justa medida a lo largo de sus treinta y cuatro cortes. Se suman diversos efectos sonoros permitiendo que “The Astonishing” suba y baje tanto en fuerza como en sensaciones e imágenes, llevándote a vivir mentalmente la historia como sucedió con su excelente “Metropolis Pt. 2: Scenesfrom a Memory” (2000). Uno puede escuchar los cortes en forma individual sin problema alguno  pero cuando la música y la historia se  fusionan la magia de esta obra se potencia exponencialmente.

La labor de cada uno de los músicos alcanzó un techo al que hacía mucho no llegaban. Jordan Rudess dejó de lado sus sonidos revolucionarios y delirantes apostando mucho por la senda clásica. Vamos a escuchar mucho piano, órgano y texturas muy clásicas brotando de sus teclados. Guitarras acústicas y poca distorsión de la mano de Petrucci es lo que predomina, en menor medida  dosis de riff sólidos y potentes, pero lo más impresionante es la amalgama de ambos elementos que logró concebir en cada una de las pistas permitiendo sumergirte en la historia con una facilidad abrumadora. Este se encuentra respaldado por una precisa y milimétrica percusión de Mangini,  realizando un trabajo memorable siendo el mejor desde su ingreso a la banda, demostrando realmente  el gran instrumentista que es. John Myung realiza un trabajo un poco menos ostentador que en otras oportunidades pero brinda un soporte contundente a la percusión. Y la labor más sobresaliente corre por cuenta de James LaBrie, dejando uno de los mejores trabajos vocales que escuché de este excepcional cantante hasta la fecha. No solo por la pasión y sentimiento que logra imprimir en cada canción, además se desliza bajo la piel de cada uno de los personajes, labor  intensificada  por el apoyo coral y orquestal que invitan a soñar.

Creo que la historia merece también particular atención, es cierto y lo reconozco que la misma no es  novedosa y nada que no se haya visto antes. Pero no perdamos de vista que estamos frente a una ópera rock y no frente a una película del mejor cine europeo o americano. De todos modos tiene su toque de originalidad y muy ligado a la música.

Reyes, nobles, plebeyos y rebeldes se sitúan en el año 2238 en la tierra The Great Northen Empire of the Americas cuyo mapa está incluido en el digipack (pareciera una especie de golfo de México modificada por el correr del tiempo) gobernado por el emperador Nafaryus. Este nefasto personaje ha sumergido a su reino bajo la frialdad de la tecnología absoluta ejerciendo su  control con las NOMACS (Noise Machine). El  pueblo condenado a la miseria y el hambre encontrarán una luz de esperanza en los rebeldes, quienes  buscaran la libertad luchando contra el imperio bajo el nombre de Ravenskill liderados por otra figura clave de la épica historia, Arhys. Este descubre que su hermano Gabriel es el elegido para poder conseguir la libertad ya que posee un don……el don de la música. Por otro lado esta Faythe, hija del emperador quien desahuciada por la vida que lleva en el imperio y cuyo único escape de la realidad es un viejo reproductor de mp3 se enamora de Gabriel y se unirá a los rebeldes. En un determinado mpmento el emperador envía a su hijo, el príncipe Daryus con una tentadora oferta para que Arhys traicione a su hermano y detenga su lucha contra el imperio. El líder de los rebeldes casi al borde de aceptar la oferta recapacita,  entra en lucha con el príncipe y finalmente muere. Todo esto derivará en que Gabriel, Faythe y Xender (hijo de Arhys) llevarán a cabo la batalla final contra el emperador alcanzando la victoria.

Todo transcurre con un trasfondo muy metafórico donde el mal está representado por la falta de sentimientos y la frialdad generada por tecnología, que será derrotada por la música y la voz del elegido poniendo en evidencia el poder del arte creado por los humanos como arma superior a cualquier tecnología.

Tanto la portada y el libreto siempre rebozan de gran lujo de detalles como ya es costumbre, además contando con un mapa, imágenes de distintos lugares del imperio y cada uno de los personajes para analizar a fondo. Información   que también se puede encontrar ampliada en la página web oficial de la banda.

Concluyendo dado que me fui por las nubes con la crítica, estamos frente a un disco al cual si se lo mira de lejos puede parecer el mismo Everest generando cierto rechazo y temor a enfrentarlo. Pero una vez que uno se aventura en su interior el viaje se vuelve embriagador y adictivo,  permitiendo disfrutar de una obra gigante, inteligente, llena de matices y elementos magistrales que irán apareciendo con cada escucha. No pienso describir cada uno de los cortes ya que sería una locura y al final de cuenta lo que está en cada surco es DREAM THEATER 100%, no hay un solo corte que me desagrade, todos tienen algo que aportar brillando individualmente y en el total de la obra.

Con “Metropolis Pt. 2” creí que habían alcanzado el máximo en el terreno de lo conceptual, pero “The Astonishing” lo alcanzó y superó con creces a mi criterio. Obra digna de DREAM THEATER que los reafirma una vez más como líderes indiscutidos del metal progresivo actual.

Componentes:

John Petrucci – Guitarra
James LaBrie – Voz
John Myung – Bajo
Jordan Rudess    - Teclados
Mike Mangini – Bateria

Tracklist:

Disc 1 – Act I

01.Descent of the Nomacs / 02.Dystopian Overture / 03.The Gift of Music / 04.The Answer / 05.A Better Life / 06.Lord Nafaryus / 07.A Savior in the Square / 08.When Your Time Has Come / 09.Act of Faythe / 10.Three Days / 11.The Hovering Sojourn / 12.Brother, Can You Hear Me? / 13.A Life Left Behind / 14.Ravenskill / 15.Chosen / 16.A Tempting Offer / 17.Digital Discord / 18.The X Aspect / 19.A New Beginning / 20.The Road to Revolution

Disc 2 – Act II

01.2285 Entr’acte / 02.Moment of Betrayal / 03.Heaven’s Cove / 04.Begin Again / 05.The Path That Divides / 06.Machine Chatter / 07.The Walking Shadow / 08.My Last Farewell / 09.Losing Faythe / 10.Whispers on the Wind / 11.Hymn of a Thousand Voices / 12.Our New World / 13.Power Down / 14.Astonishing

FACEBOOK

Autor: Hernán Dalmaso

20 Comentarios

  1. Luis Juarez

    8 febrero, 2016 at 23:47

    Una banda como DT no necesita demostrar nada a nadie y esto lo digo especialmente por algunas malas criticas que he leído sobre el disco, de que si no tiene temas extensos, ni solos espectaculares y más tonterias del estilo. Un disco si emociona y tiene sentimiento, o melodías notables, no necesita de dichos elementos para sorprender. Hasta el momento esta es la crítica mas sensata y realista con la que me he encontrado. El hecho de bajar el nivel de virtuosismo en las canciones no lo hace un mal disco o menos espectacular. Es la primera vez que veo un disco de Dream Theater que me emociona desde la primera canción hasta la última. No es que es los anteriores no tuvieran ese grado de emoción, pero en esta ocasión Dream Theater han dado un gran paso adelante con respecto a sus últimos trabajos. Para mi, es un disco que está a la altura de sus verdaderos clásicos, y cuando digo clásicos me refiero a trabajos como Awake o Images and Words. Saludos.

  2. METALMANIACO

    9 febrero, 2016 at 1:33

    Muchas gracias Luis Juarez, me alegro que mi critica te haya gustado tanto. Dream Theater nunca fue una banda para cualquier paladar siempre fueron complejos mas que cualquier otra banda. Y en esta ocasión la complejidad instrumental quedo de lado pero aun así es un álbum que esta muy lejos del los estándares normales, incluso del progresivo también. Por lo que pude leer en otras criticas da la sensación de que muchos no conocen completamente el legado musical de la banda y otros no se han tomado el tiempo necesario para escuchar y analizar este álbum. Saludos

  3. Hellishbear

    9 febrero, 2016 at 5:09

    Me parece extraño que al no ser un álbum complejo en su composición y ejecución sea un disco que cueste entrar a la primera escucha. Dream Theater han dado una vuelta de tuerca en la forma de darle vida a las nuevas canciones.

    Hay que escuchar este disco de recorrido, sin saltarse canciones y con folleto de las letras en mano para disfrutar mejor el álbum.

    Ahora entiendo el porque la demora en publicar la review Metalmaniaco, no se cuantas escuchas le hayas dado (o le sigas dando) pero la espera a valido la espera. Has realizado una crítica sensata y sin prisas Hernán, excelente reseña!

    Saludos!

    • Hellishbear

      9 febrero, 2016 at 16:04

      Al final quise decir la “espera a valido la pena”, deberían tener corrector para estos errores de dedo jejejeje.

  4. METALMANIACO

    9 febrero, 2016 at 15:22

    Muchas gracias Hellishbear. Es que es así como se disfruta al 100% este disco. Yo hasta que no tuve las letras en las manos y me sumergí en la historia no comencé a escribir la critica. A mi me resulto fácil entenderlo al disco no se por que, sera por que me gusto mucho. Pero es una obra que para conocerla a fondo hay que conocer la historia primero, luego si podes disfrutar de los cortes de forma individual. Lo mismo me paso con Metropolis Pt. 2. El disco lo escuche ocho veces integro jajaja y todavía lo sigo escuchando y cada vez que le doy play algo nuevo le encuentro. Saludos

    • Hellishbear

      9 febrero, 2016 at 16:26

      Sin duda alguna Dream Theater han logrado conseguir ese nivel de emotividad con virtuosismo que tanto les han criticado (injustamente)y supuestamente han adolecido, pero en fin, para lo que algunos es negro para otros es blanco.

      Algo que llama mucho la atención en este disco es el poco uso que Jordan Rudess le da a su ipad, ya se me había olvidado como sonaba un piano en las canciones de Dream Theater jajajaja.

  5. METALMANIACO

    9 febrero, 2016 at 20:14

    Es cierto Rudess abuso mucho de los sonidos sintetizados para mi gusto en los últimos años, factor que le jugó un poco en contra a mi criterio. Fue agradable oír piano y órgano en esta ocasión, le da mucha calidez asi disco.

    • Hellishbear

      10 febrero, 2016 at 2:48

      Si, sobre todo el desempolvar el sonido del Hammond que le a quedado de lujo en las canciones en que lo utilizó.

  6. Angel Silva

    10 febrero, 2016 at 19:47

    Como no me gusta hacer publicidad del otro medio dónde escribo en vez de poner el link para ganar un lector allí, os copio la critica que he redactado de este disco aquí mismo. La nota es 9

    Por si ya fuera poco intenso el inicio de 2016 en cuanto a lanzamientos señalados, ahora llega el turno de meterse en harina con el nuevo y flamante disco de Dream Theater, promocionado por la banda como el más ambicioso de su carrera. Cierto es que el pensar en una obra conceptual de más dei dos horas de duración, de primeras permuta en una tarea tan abrumadora como placentera. Aquellos que reparen en que un disco de estas características pudiera resultar cansino, fastidioso, incluso pretencioso, es que han llegado tarde a la escena progresiva y por tanto han de mamar antes del género en su versión más clásica para estar curtidos en estos tiempos modernos dónde todo, y especialmente la música, ha de consumirse con la avidez de un ave rapaz y la inmediatez del sexo fácil.

    Veinticinco años desde que primero bajo el nombre de Majesty y más tarde como Dream Theater, nos han dejado algunas de las mejores obras de la música contemporánea, si a Rock nos atenemos, entre las que cabría destacar “Images And Words” y “Metropolis Part II: Scenes From A Memory”. Por ello, en pleno 2016, Dream Theater no tiene que demostrar nada a nadie. A la inmensa calidad de los álbumes nombrados hay que unir el espíritu innovador e inquieto que hasta un momento dado caracterizó a la banda y que le hizo componer discos que iban desde el Metal de vanguardia de un “Train Of Thoughts”, al rock progresivo y la psicodelia de un “Six Degrees Of Inner Turbulence” o a una versión más alternativa y de maneras pop de un “Octavarium”. Todos ellos obras maestras sin parangón, respetando a la vez el catálogo que hasta ese momento les precedía. Los años fueron pasando y la música compleja y virtuosa ya no era mirada como un rara avis dentro del Metal. Pronto empezó a tomarse como algo normal, y Dream Theater se convirtieron en uno más a sumar a la ingesta nómina de bandas que llevarían la técnica por bandera. Llegarían al nuevo milenio con casi todo hecho y poco que demostrar, y aun así mantuvieron bastante bien el nivel hasta que, como suele pasar en la vida, también empezaron a tener sus detractores, sector que en los últimos años ha ido en aumento, bien porque la banda ha perdido frescura (lo cual es cierto), bien por haberse convertido en deporte olímpico esto de defenestrar cualquier cosa que se haga y que uno no pueda ni soñar llegar a hacer, o simplemente porque ciertos cambios en el line up nunca acaban de cuajar. En todo caso, una banda como Dream Theater siempre será víctima de un pasado colmado de grandes obras y cualquier cosa que hagan en la actualidad será rebatida en todos sus términos.

    Ya centrándonos en el lanzamiento que nos ocupa, hay que reconocer que “The Astonishing” es el mejor de los tres que la banda ha facturado de la etapa post-Portnoy. Mucho más complejo que el anterior “Dream Theater”, el cual pecaba de soso y poco ambicioso para los estándares marcados por la banda, algo por lo que fue duramente criticado, y más brillante que “A Dramatic Turn Of Events”, un disco en el que intentaban recuperar cierto halo del progresivo clásico quedándose un poco a medias. De los tres, en “The Astonishing” es dónde encontramos a un Mangini más natural y centrado en su papel ya que en anteriores obras su trabajo parecía algo impuesto.

    El desarrollo conceptual de “The Astonishing” nos traerá a la mente casi de forma irremediable al excepcional “Metropolis Part II: The Scenes From A Memory”, al cual hacen algún que otro guiño en algunas partes “narrativas”, si bien hay que reconocer que en aquel teníamos una historia más terrenal y cercana al drama humano, lo cual la hacía una obra susceptible de arrancarte el corazón, tanto lírica como compositivamente. “The Astonishing” se enmarca dentro de un futuro distópico, gobernado por máquinas, dónde la música ha dejado de ser realizada por humanos, hasta que un grupo de “valientes” decide revelarse ante tamaña aberración. En palabras de John Petrucci, el concepto admite más lecturas que lo rayano en la simpleza. Personalmente me parece un intento de crear una historia de ciencia ficción que intenta coligar con lo que pega en el progresivo actual pero poco con sus raíces más humanistas.

    “The Astonishing” se divide en dos actos y sendos discos. La forma de sacar una edición doble nos recordará al “Six Degrees Of Inner Turbulence”, que si bien en un principio fue criticado por su difícil asimilación, con el tiempo ha sido considerado como uno de los mejores y detallados trabajos de la banda. Cosas del paso del tiempo. Y con este pasará algo de lo mismo, sólo que a diferencia de aquella época, ahora Dream Theater hacen menos concesiones a la innovación en su sonido, y la sensación de que en cada uno de los treinta y cuatro cortes (interludios instrumentales incluidos) haya cosas de éste o aquel disco es evidente. No por ello deja de ser un trabajo sobresaliente, dónde la banda brilla en todas las facetas; la lenta, con numerosos cortes en los que ensimismarse con el trabajo de James LaBrie, como en los más duros dónde una vez más hay que destacar a Petrucci y Myung. Mención merece un Jordan Rudess, indispensable para entender a los Dream Theater del nuevo milenio y en una obra conceptual como esta , vital en cuanto a engarzar unos temas con otros, ora más circense y divertido, ora más emotivo trayéndonos la vieja escuela del piano clásico al presente. En lo musical destaca ese halo cinemático y orquestal de algunos cortes, algo que pusieron en liza en el anterior disco en la pieza “Illumination Theory”, en los DVD “Score”y “Breaking The Fourth Wall” y en todo el segundo compacto del “Six Degrees Of Inner Turbulence”. Otro factor que caracteriza a “The Astonishing” es la recurrente melodía que actúa como leit motiv a lo largo de las, por momentos, algo atribuladas dos horas de paliza progresiva a la que nos vemos inopinadamente sometidos desde el primer segundo . Cierto es que el disco podría ser más corto, que algunas partes instrumentales pueden parecer de relleno, más estamos hablando de un disco conceptual y detallista, tal como lo fueron obras gloriosas del pasado que devinieron en el término opera rock.

    Ante la inmensidad de la obra, voy a destacar solamente aquellos temas que me han llamado la atención, resumiendo que del resto lo que tenemos es puro y auténtico Dream Theater. Del primer acto me quedo con los cortes dónde posiblemente destaca más Jordan Rudess, como son “A Saviour In The Skye”, un medio tiempo que hacia la mitad se enriquece con un toque cinemático bastante épico. “The Answer” me ha parecido la típica balada, bellísima, al más puro estilo del imaginario DT, con arreglos de cuerda para la ocasión y dónde LaBrie y Rudess lo bordan en la voz y las teclas respectivamente. Otro corte que me ha gustado es “Three Days”, que se caracteriza por cierto halo cabaretero y muy barroco en sus formas, con una parte final para anotar.

    En cuanto al segundo acto, se queda ligeramente por debajo del primero y quizás necesite de una escucha todavía más mesurada. Las partes lentas se adueñan en muchos momentos, quizás empieza a descolocar un poco a unos Dream Theater haciendo temas muy cortos, de esos que cuando empiezan a coger chicha se acaban, si bien hay que tener presente que hay que entender cada acto como un solo tema, que si no han sido diseñados de esa forma, lo que le daría un halo de culto al trabajo, es simple y llanamente porque no sería una estrategia comercial demasiado acertada. Algunos de los momentos más inspirados de esta segunda paliza las tenemos en cortes como “Heaven´s Cove”, “The Path That Divides” o “Losing Faythe”.

    ¿Ejercicio de virtuosismo exacerbado o pura fastuosidad de cara a la galería?, ¿Intento de mirar hacia adelante o más de los mismo enjambrado de otra manera?…estas y otras preguntas pueden asaltar a cualquiera que haya seguido de cerca la trayectoria de la banda que más ha hecho porque el metal progresivo sea reconocido lejos del ambiente puramente academicista tras la escucha de “The Astonishing”.

  7. METALMANIACO

    10 febrero, 2016 at 22:04

    Excelente critica Angel. The Astonishing es sin duda lo mejor que la banda creo desde Train Of Thought para mi. Si bien la banda viaja al pasado en busca de su sonido mas melodioso no creo que este álbum sea una copia de los viejos Dream. Este disco logro rescatar lo mejor de los 90 de la banda pero muy bien amoldado al sonido actual en el cual Rudess juega un papel fundamental. Para mi la banda logro renovar su sonido sin salirse de sus parámetros estándar. Mas arriesgado fue Falling to Infinity que si bien la banda trato de jugar un poco con los sonidos modernos de aquella época no fue bien recibido ni por la prensa ni sus fans en general…..pese a que es un discazo. La pagina en la que publicas tus criticas no permite hacer comentarios. Por que? antes si lo permitia. Saludos Angel

  8. SSCOT

    10 mayo, 2016 at 18:52

    Es increible que con lo mucho que he disfrutado de este grupo hace no tanto tiempo, ahora me parezca una auténtica basura lo que sacan. Este disco es un tostón y no transmite nada, se ponga la crítica y los fnas como se pongan. ¿10/10 a este pedo?¿Estamos locos? ¿Entonces qué puntuación tendrían ahora A Change Of Seasons o Images And Words?

    He sido fan de este grupo, pero veo que no me puedo comparar a gente que les aplaudirá siempre aunque hagan un disco insulso, sin fuerza, sin gancho y sin pasión… Y hasta tengan la poca vergüenza de decir que se parece a lo antiguo o que es lo mejor que han sacado, como he leído por ahí. Vergonzoso. Hasta Moment Of Betrayal (track 22!!) no he podido sacarle nada positivo al disco. Labrie llorando baladas que no transmiten nada (no hay nada peor que una balada que no transmita) durante minutos y minutos…

    Sinceramente, espero que los guayfans los disfrutéis en directo (a mi no me veréis por allí) y deseo también que os toquen este último trabajo entero. También espero que repartan octavillas con las letras para poder seguir la obra, ya sabe usted.

    Que basura de trabajo, por Dios. Indignado con el grupo e indignado con los fans. Si fuésemos más críticos sacarían mejores discos. Al final con tanta comida de rabo se van a pensar que lo están haciendo bien, cuando las baladas de Labrie ya no pueden apestar más. Si todavía me sacaran un hollow years, copón…

    • Daniel Zamorano

      20 junio, 2016 at 0:34

      No puedo estar más de acuerdo con SSCOT… Emoción? Si el aburrimiento se puede considerar emoción… pena también podría ser

      ¿De verdad escuchamos el mismo disco?

    • Rick

      17 noviembre, 2016 at 14:36

      Es cierto hay q ser cinico para compararla con obras maestras como A change of seasons ….y se supone q la basura q hacen desde 2011 es mejor?? Que se estan fumando???

      • Francisco Román Valverde

        17 noviembre, 2016 at 14:53

        Aferrarse tanto al pasado os impide a la gran mayoría disfrutar del presente, no hay más ciego que él que no quiere ver, este disco es de una calidad maestra increíble, y no tiene por qué ser inferior al nivel de obras anteriores. Solo porque estas hayan aparecido hace 20 años no significa nada, total los Dream Theater de ahora son una banda reformada, renovada y con ideas y aspiraciones diferentes. No podemos comparar ambos trabajos, ya que navegan en rumbos distintos, y es otra época. Yo no sé esa manía que tenéis algunos de llamar basura a los discos, de verdad os gusta el metal, y disfrutáis de la música? porque a mi este disco me parece de una calidad especial, pocas bandas actualmente son capaces de crear discos conceptuales con este nivel rítmico, visual y temático. Con esa conceptualidad y ese aire artístico que tienen los temas, desde los pasajes de Jordan Rudess que son de verdadero ensueño, hasta las guitarras de Petrucci, yo sigo admirando a los DT de ahora y sigo pensando que están en un grandísimo nivel.

      • METALMANIACO

        17 noviembre, 2016 at 15:35

        Yo al menos me vengo fumando hace mas de veinte años los discos de una de las mejores bandas de metal actual….Dream Theather!!!!! Jajajajaj

    • Alvaro

      21 junio, 2017 at 17:22

      Viejo no puedo estar de acuerdo con SSCOT, este disco es infumable, ok los DT pueden hacer lo que quieran con su música, pero para mi, esto es otra banda. Que bien por DT que haya gente que le haya gustado, yo? paso.

      • METALMANIACO

        22 junio, 2017 at 19:17

        Es un disco muy diferente en duración y complejidad en cuanto nos tiene acostumbrados la banda. Pero sigue siendo Dream 100%, seria una ridiculez negarlo. El sonido y la esencia de la banda esta intacto y hay un regreso al sonido de los 90 mas que alevoso. Pero bueno gustos son gustos….

  9. METALMANIACO

    10 mayo, 2016 at 20:23

    Todos somos libres de opinar, y si el disco te parece basura bárbaro. Ni vos ni yo ni nadie es dueño de la verdad absoluta, son solo opiniones y gustos. Pero creo que desde Hollow Years la banda a tenido trabajos y canciones memorables. No todo en una banda son solo sus obras clásicas, por que Dream Theater no pueden ser capaces de alcanzar la cumbre nuevamente como lo hicieron con Awake o Images And Words, sin dejar de lado obras de el mismo calibre como Metropolis Pt.2 o Train Of Thougth. Vivir aferrado al pasado muchas veces impide disfrutar del presente. Saludos SSCOT.

  10. GUS MIRANDA

    18 mayo, 2016 at 3:17

    Me parece impresionante el disco.Se nota la madurez de la banda y la buena adpatacion de manginni. Sin duda los mejores músicos del mundo,según mi humilde opinion. Sigue siendo virtuoso, melodico .

  11. DavidDG

    17 julio, 2016 at 7:56

    De eso se trata el arte SSCOT, para eso tienes un abanico interminable de bandas a quienes escuchar. Personalmente soy de aquellos que necesitan mucho entender la letra de la cancion y su contexto para sacarle todo el provecho y ninguna en The Astonishing tiene desperdicio… sera porque la tematica me encanta? (Todo el rollo futurista ) considerando el contexto como decia anteriormente podria compararlo con peliculas de terror como IT yo me duermo!!! Pero hay personas que aprecian su contexto y disfrutan de ese tipo de arte y esto me pasa con The Astonishing. Lo disfrute de principio a fin y en mi caso al menos agradezco este trabajo de los neoyorkinos ya que tengo minutos y minutos para disfrutar como lo hice con metropolis pt II, image and words o black clouds and silver linnings en su momento.
    Como decia alguien por ahi, aferrarse tanto al pasado te impide disfrutar del presente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>