Falconer (Black Moon Rising) – Crítica

Publicado por el 14 julio, 2014

falconer-blackmoonrisingArtista: FALCONER
Álbum: BLACK MOON RISING
Estilo: Folk/Power Metal
Sello: Metal Blade Records
Fecha: 6 de junio de 2014
Nota: 8,8/10

No he sido muy seguidor de los power metaleros FALCONER en los últimos años. Debido al seguimiento que he tenido con otras bandas, les perdí la pista a muy temprana edad. De hecho, el último disco que yo recuerdo haber escuchado de ellos, es Among Beggars and Thieves” que data de 2008. Anterior a eso, “Chapters from a Vale Forlorn” fue el primer trabajo que me atrajo de ellos. Después me olvidé de ellos.

Por eso, mi relación con FALCONER ha sido de un tira y afloja constante, nunca me he sentado realmente a escuchar su discografía completa. Ha habido momentos de me gusta, y no me gusta. En esta ocasión, ese me gusta ha crecido con rotundidad al escuchar su nueva obra “Black Moon Rising”, disco que me ha pillado con los pantalones bajados, literalmente.

Menudo bombazo de power metal rápido y certero que se han marcado estos suecos tres años después de un trabajo “Armod”, disco que no tuve la suerte de escuchar en su momento, y que he preferido catarlo ahora antes de hablar en profundidad de su hermano mayor, “Black Moon Rising”. Un disco merecedor de la etiqueta de power metal rudo, rápido y rudimentario. Un cañonazo que te hará levantarte de la silla del tirón.

Pues sí, disco absolutamente recomendable para cualquier amante del power metal conjugando melodías adictivas, baterías rápidas, estribillos épicos, y no sólo eso, un sonido veloz como el viento y un guitarreo propio del heavy metal más cañero. Nuevamente con una portada que te atrapa, aunque no tanto como la de sus trabajos pasados que tenían algo más de detalle en lo que al aire medieval se refiere.

Todos los temas elevan la grandeza pomposa del disco a lo más alto. Unos más que otros, pero todos tienen algo bueno. Además, la producción habla muy bien del mismo. El contar con Andy LaRoque (guitarrista de KING DIAMOND) supone una baza importante a tener en cuenta. De todas formas sino tienes unas canciones que hablen por sí solas, de poco sirve tener una buena producción. En ese sentido, hay que alabar la nueva propuesta de FALCONER, que sin encasillarse en el sonido que ya conocemos (con los toques medievales y melodías folk propias del grupo), han sabido dar un paso adelante, acoplando nuevas hileras de melodía y un sonido más grueso y feroz.

De hecho, uno de los temas que más me ha llamado la atención ha sido el corte número 5 “Wasteland” con un inicio de lo más brutal que yo recuerde en una banda de estas características; poderosamente rápido con un doble bombo letal, con melodías y punteos bastante más trabajados que de costumbre. Pero sobre todo con un afianzamiento de los solos, que redoblan a las melodías principales en casi toda la extensión de la canción. Brillante, ejecutada con maestría, donde hay lugar para buenos estribillos, pero con una desbandada brutal que por momentos se acerca a estilos tan opuestos como el Black o Death Metal.

Como ya dije antes, el disco es un disfrute total para aquellos que gustan de temas rápidos, como ocurre con “Locust swarm” cuyo sonido seco de guitarras incluye algunos interludios muy favorecidos, donde la voz de Mathias Blad añade ese aliciente meloso antes de encontrarnos nuevamente con un riffeo imperioso a partir del minuto 2.24 ejecutado con precisión. La canción es un constante ir y venir entre sonidos más melódicos, más guerreros o más brutales donde la técnica de los guitarristas es la que manda, con un trabajo por parte de Stefan Weinerhall y Jimmy Hedlund cuidado al milímetro.

Igual de polivalente se presenta “Halls and chambers” pero no tan catatónica como la anterior, donde las dosis de melodía están mejor dosificadas, construyendo estribillos que nos encumbrarán a los cielos, como hacia antaño el señor Mathias Blad en sus primeros trabajos. Hermoso estandarte de majestuosidad medievo-guitarrera, tal y como deja ver el tercer capítulo, “Black moon rising” que no sólo da título al disco, aparte nos encumbra con unas melodías vocales en el estribillo, hasta dejarnos sin habla y un uso incendiario de la batería, con guitarras combativas y la interpretación de Mathias, marcándose unos tonos altos gloriosos, enmarcados por una preciosa estampa final.

El aire más folkie y campechano (con toques del medievo) llega de la mano de “Scoundrel and the squire” con unas melodías llevadas por una voz suave que encandilan al oyente con distintos elementos que la adornan, un sonido vasto de guitarra, balanceándose entre diferentes armonías y una despedida tranquila propia de este tipo de canciones.

Tras la mencionada “Wasteland”, le toca el turno a “In ruins” que baja levemente el ritmo. No es tan favorecida como el resto. Aunque la floreciente voz de Mathias, vuelve a marcar verdaderos toques de majestuosidad entre los distintos riffs.  “At the jester’s ball” se desmarca al incluir una interpretación lucida por ese cambio constante de tonos, que en esta ocasión, encuentro más planos, con la música siguiendo su legado de ofrendas memorables.

Los cuervos graznan la llegada de “There’s a crow on the barrow”, galopando y llenándose de fortaleza y gancho. Enérgica y vigorosa, con un juego de solos singular y un final a tener en cuenta. “Dawning of a sombre age” es un medio tiempo energizado por una base de guitarras gruesa que juega con diferentes arpegios y solos de alta calidad. Por otro lado, la canción tiene sus momentos, partes rápidas y otras más flojas, pero generalmente hace honor a su nombre y merece estar dentro de esta buena colección de temas.

“Age of Runes” tiene un aire thrash con guitarras compactas y afiladas que volverán a sorprender al oyente. La canción está repleta de rapidez y un sonido cortante que por momentos se desvincula de esa vena power metalera que tenían los primeros trabajos de FALCONER. Mención aparte, merece el fondo lírico de la canción que me ha recordado a los germanos SUIDAKRA. El tema tiene algunos aires melódicos a lo EQUILIBRIUM, cercanos a ese Viking Metal tan de moda actualmente. La parte final, tiene su encanto al incluir unos coros bastante épicos.

Finalmente, “The Priory” se podría comparar con la propuesta de estos alemanes citados anteriormente. Melodías bastante jugosas y tranquilitas al comienzo y una refriega de ritmos rápidos al final. Tema que no pierde la esencia Viking que como dije antes, parece adornar muchas de las canciones de grupos de esta índole.

“Black Moon Rising” es probablemente el álbum más pesado y variado de FALCONER hasta la fecha.  Más cercano al álbum “Northwind” en términos de contenido musical, y el trabajo de guitarra es el más complejo que la banda ha hecho nunca. Disco que les puede abrir otras puertas y acercarlos a otro tipo de público en lo que a metal se refiere. Desde ya tiene un espacio en mi estantería. Si aún no lo habéis escuchado, os recomiendo haceros de inmediato con este gran trabajo.

Componentes:

Stefan Weinerhall – Guitarras
Jimmy Hedlund – Guitarras
Magnus Linhardt – Bajo
Mathias Blad – Voces
Karsten Larsson – Batería

Tracklist:

01.Locust Swarm
02.Halls and Chambers
03.Black Moon Rising
04.Scoundrel and the Squire
05.Wasteland
06.In Ruins
07.At the Jester’s Ball
08.There’s a Crow on the Barrow
09.Dawning of a Sombre Age
10.Age of Runes
11.The Priory

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>