Felipe Martínez (Multipolarity) – Crítica

Publicado por el 20 octubre, 2015

felipemultipolarityArtista: FELIPE MARTÍNEZ
Álbum: MULTIPOLARITY
Estilo: Progressive, Fusion, Jazz
Sello: Autoeditado
Fecha: 12 de septiembre de 2015
Nota: 9/10

Felipe Martínez, es un chaval joven de la provincia de Jaén (nacido en Úbeda) que ha editado recientemente su primer trabajo en solitario titulado “Multipolarity”. Un título que ya de por sí, viene que ni pintado, viendo la de influencias o diversión musical que propone su álbum. Un álbum exquisito, apto para aquellas mentes errantes que os gusta explorar diferentes estilos musicales.

La trayectoria de Felipe es corta, pero a pesar de su edad, se nota que disfruta la música como nadie, de hecho ya ha formado parte de diversas bandas, una de ellas de nombre ALCHEMIST OF DARKNESS con la que editó un EP “Laments”, el single “The Light Ends”, y el LP “The Negative Frame”(2014). ). Digital Ground (electro-rock), fue un proyecto en el que estuvo hace unos años junto a Luis Alcázar y Miguel Duarte, y sacó un EP llamado “Unpredictible Things happen in a second”. Además ha formado parte de otro pequeño proyecto denominado Oeilvert junto a Eduardo Mendoza que exploraba el terreno progresivo. Como veis, la trayectoria de nuestro amigo es corta, pero ya ha formado parte de diversas formaciones, y poco a poco ha ido expandiendo su interés musical en diferentes direcciones, a partir de aquí se decide a editar su primer trabajo en solitario, que ha contado con algunas colaboraciones estelares de varios artistas que iremos detallando a continuación.

Felipe Martínez es un músico autodidacta que aprendió a base de esfuerzo, he aquí el resultado de una propuesta en solitario que se luce en cada compás, melodía o ritmo, y donde veremos gran diversidad de opciones musicales, llevando su pasión por el sonido a otros horizontes. Llamémosle Jazz Fusion, Electro Rock, Progresivo o experimental, cualquiera de esos estilos tienen cabida en el disco, y la amplia variedad musical crece con cada escucha, algo de lo que pocos artistas pueden presumir. Por ello, apretaros el cinturón y afinad bien el oído, para disfrutar de este paisaje monumental de sonidos ecuestres.

felipemartinezPersonalmente, no soy muy dado a dar oportunidades a este tipo de propuestas, más que nada por falta de tiempo y como en la web tratamos un estilo más centrado en lo que es el metal o rock a secas, la cola de artistas que hay detrás, te pisa los talones cosa mala. Pero cuando salen artistas con tanto talento como es el caso de Felipe, es imposible negarse ante lo evidente, y es de esas veces que sólo una canción sirve para despertarte el ángel que llevas dentro, rompiendo todas las reglas. Lo digo ya de antemano, cerrad los ojos y escuchad el disco, indistintamente del estilo que practica nuestro amigo, hacedme caso y disfrutad. Merece la pena.

El álbum se abre con “The Great Atlas”, las guitarras rugen, la batería marca el pulso con una especie de rock entrecortado. Lo instrumental traspasa, y los acabados técnicos que utiliza Felipe cuando golpea la batería con ahínco, resaltan aun más el paso de dicha canción, pasando de ser una instrumental ortopédica a convertirse en todo un corte donde abundan melodías de diversos colores. Aparte de las florituras de guitarra, añadir también la colaboración de Javi Poza con un solo muy reconfortante dando otro toque de brillantez a la canción. Igualmente se trata de una pieza muy elaborada que requiere de varias escuchas, pero que tiene un fondo sorpresivo en cada giro que disfrutarás desde el comienzo.

Le sigue “From Another Perspective” con otra perspectiva musical y con una interesante lucha de melodías con la guitarra como instrumento principal ligada a segmentos más rocosos con una parte solista antes de finalizar la canción (no sé si de teclado o qué) que me recuerda al rock progresivo.

Un disco que magnifica cada compás llevándolo a otro hemisferio, lo cual se sobre-entiende como un trabajo instrumental unido por paralelos musicales de diferentes costas, un disco donde no hay límites, es más el título lo dice todo “Multipolaridad” diversos polares unidos entre sí. Es el caso de la guinda número tres donde Felipe quiere dejar clara su intención de ir más allá en cada capítulo. “Just Say No” es el ejemplo más claro, de que los límites los pones tú mismo, un tema robotizado con unos ritmos eclécticos, cargados de malabarismos varios y una diversidad que asombra desde los redobles de batería hasta esos pasajes atmosféricos tan deslumbrantes del minuto 2:22 en adelante. En dicho tema colaboran dos voces, Cristina Moreno y Sara Ester con unos sollozos angelicales mientras la percusión de Felipe va haciendo el resto. El final del tema se entrelaza con “More Coffee” y enseguida entra en acción una elaboradísima procesión de bajo, batería y saxofón donde veremos la interesante oferta de Felipe junto al ardiente bajo de Víctor y la radiactiva hilera de sonidos que propone Bendix Maeder con su saxofón. Realmente cautivamente; un corte que me ha recordado a algunos de los títulos del film musical WHIPLASH. Por lo demás, se trata de una obra deslumbrante con una fusión musical brillante que os dejará boquiabiertos.

Felipe Martínez habla a través de la música, no le hacen falta letras, su música expresa todo tipo de sentimientos que nos transportan a esos horizontes perdidos.

Llegando al ecuador nos topamos con “Quassar” donde la demoledora esencia de luces sombrías, agudas, fundidas, apagadas o ácidas rebordean aun más la definición del título del disco. Un instrumento como la guitarra, es capaz de mucho más que un simple rasgueo o guitarreo, o riff, a veces los instrumentos de seis cuerdas abren verdaderos paraísos de colores a través de sus finas cuerdas, en el caso de Manuel Fuentes o Isaac Salido, ambos otorgan un toque espacial a dicha canción, llevándonos por senderos inimaginables.

“Collapse” tiene un comienzo feroz que ralla con sus guitarras y sus filigranas hasta que las punteadas bajan la intensidad del tema y se disfrazan trayendo consigo elementos del Rock-fusión, progresivo y otros estilos. Es un corte endiabladamente desquiciante en el buen sentido, cuya entrada vertiginosa desaparece y deja paso a ese contraluz de piano íntimo semi-apagado y la elaboración solista de Godino con su guitarra, junto al bajo de Binky. Es a partir del minuto 3:19 cuando la canción cambia de máscara, aportando una realidad desfigurada que posteriormente se fusiona con el siguiente capítulo “At Light years Away” donde la burbuja sónica humedece y nos transporta a un remanso de paz indescriptible.

“Difficult Answers” es rock, pero rock hecho con cariño sin sonar agresivo, un rock de ahora de nuestro tiempo, donde Felipe se luce felizmente con su instrumento, la batería. También hay que hablar de la colaboración de Isaac Salido, sin el cual, el tema no tendría el mismo fondo. De hecho, sin el resto de colaboradores, Felipe no habría bordado un disco tan redondo y él lo sabe. Eso sí, aun le queda mucho por mejorar, sobre todo en producción, algunos acabados de los temas que no cuajan, o en sonido, sin embargo cuenta con una técnica muy peculiar que le puede dar grandes alegrías en el futuro. Por lo demás, para ser su primer trabajo en solitario, me quito el sombrero, porque el nivel de calidad de cada creación es bastante alto.

Llegando casi al final del disco nos topamos con los dos últimos temas, un “New Orange Skies” cantado donde podremos degustar la templanza y tranquilidad de los ritmos, junto a la voz de Cristina Moreno en una interpretación más que atractiva. Junto a ella, tenemos a Manuel Fuentes al piano, y José Mela a las guitarras, todos ellos unidos, disfrazan cada armonía a su modo, obsequiándonos con una interpretación muy vistosa. Por último llega “Good Feelings” la exquisitez definitiva, difícil definirla sin caer en ciertos clichés, aunque su contagiosa envoltura no pasará desapercibida, sobre todo para aquellos que os gusta la música con personalidad como la de STEVEN WILSON, que siempre se le reconoce por su magia compositiva, este disco la tiene, y en especial esta canción que cuenta con Colin Trusedell y ese sonido tan atrayente de contrabajo.

Felipe Martínez nos propone una oferta musical totalmente diferente a lo que se puede escuchar actualmente en la escena. Una obra escrita por él mismo, grabada, mezclada y masterizada en Four Palms Room (Úbeda) entre los meses de Febrero a Agosto de 2015. Con una portada realizada por Chema Esteo Christopoulo muy intuitiva que visualiza gráficamente las emociones que expresan las canciones.

Discos como este son los que inspiran a uno a seguir disfrutando de esta música tan maravillosa llámese rock, metal, jazz o progresivo…. Realmente sorprendido con el proyecto de Felipe Martínez, sólo espero que este no quede en el olvido, y podamos disfrutar de su propuesta en años venideros.

Personalmente me ha parecido un material muy gratificante, entiendo que haya gente que no lo vea así, y es respetable, pero cuando aparecen propuestas que te ayudan a evaporar la mente de tal forma, es difícil negarse. “Multipolarity” es un disco altamente recomendable para los que os gusta lo experimental, fuera de cualquier etiqueta. Hay calidad y mucho donde escoger, así que si os gusta la música de verdad, no lo paséis por alto.

Nada más por mi parte, podéis escuchar y descargar el álbum a través de BANDCAMP.

Tracklist:

01. The Great Atlas
02. From Another Perspective
03. Just Say No!
04. More Coffee
05. Quassar
06. Collapse
07. Al Light-years away
08. Difficult Answers
09. New Orange Skies
10. Good Feelings

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>