Grave Digger (Return of the Reaper) – Crítica

Publicado por el 14 julio, 2014

gravedigger-returnofthereaperArtista: GRAVE DIGGER
Álbum: RETURN OF THE REAPER
Estilo: Speed/Power/Heavy Metal
Sello: Napalm Records
Fecha: 11 de julio de 2014
Nota: 8,5/10

Algo pasó por mi cabeza, nada más conocer la nueva tapa del nuevo trabajo de GRAVE DIGGER, “Return of the Reaper”. Un retorno que es más que una vuelta a sus orígenes, es un cañón de riffs y velocidad. No recuerdo un disco de GRAVE DIGGER de tan semejante talante. De hecho, el ver nuevamente al segador portando su guadaña, con la caja mortuoria detrás y cabalgando veloz como el rayo, no hacía sino presagiar la vuelta de los teutones a ese sonido speedico de discos como “The Reaper” o “The Heart of Darkness”.

Más heavy, más hímnico, más épico, llamadlo como queráis. Esto es GRAVE DIGGER en estado puro. Con una discografía altamente recomendable y 16 discos en su haber, muchos han sido los caminos que ha tomado la banda de Chris Boltendahl desde que se formó allá por 1980. Caminos que los han llevado a codearse con los más grandes, llegando a editar álbumes desiguales entre sí, desde el glorioso “Rheingold”, pasando por el atractivo “The Last Supper”, habiendo editado anteriormente, verdaderas joyas como “Excalibur” o “The Grave Digger”. Desde su clásico “Heavy Metal Breakdown”, pasando por sus más actuales apuestas (véase “The Clans Will Rise Again” o “Clash of the Gods”), que han mantenido la mecha encendida durante años.

No se puede negar que el talento de estos cinco jinetes, no tiene techo. Desde su más reciente incorporación con Axel “Ironfinger” Ritt, la banda ha ganado bastantes puntos en directo. A eso, hay que añadir, que uno de sus integrantes, el teclista H.P. Katzenburg conocido por llevar una máscara de una calavera, es el que menos presencia tiene en este trabajo. En los anteriores quizás más, en esta ocasión parece haberse mordido las uñas, pues dicho instrumento brilla por su ausencia salvo en dos o tres temas.

Yo siempre lo he visto más como un mero adorno en el escenario, que le daba a la banda una presencia mucho más oscura en cada una de sus actuaciones. En lo que a la portada se refiere, la presencia del segador se puede ver como un retroceso a los años mozos de la banda. Nuevamente, dicha tapa ha sido obra del ilustrador habitual del grupo, Gyula Havancsák, que les lleva haciendo portadas desde 2004 con “The Last Supper”, uno de mis álbumes favoritos del grupo.

El disco ha sido grabado en su emplazamiento habitual, Los Principal Studios, cuya sede está en Alemania. La formación queda tal cual, aparte de estos dos músicos citados anteriormente y Chris como líder habitual, se incorporan, Jens Becker como bajista y Stefan Arnold como batería.

El piano adolece de una frialdad calculadora, cincelando en forma de apertura, la intro que da título al disco, “Return Of The Reaper” donde se oyen unos caballos relinchar en una tarde lluviosa con gritos de fondo. Seguidamente una aterciopelada melodía se difumina cuando de repente golpean con fuerza los riffs homicidas de “Hell Funeral” con una potencia descomunal, un temazo que viene con unos coros bien dibujados, donde la banda se muestra certera de principio a fin. Esos mismos coros del estribillo marcan uno de los puntos fuertes de la canción, así como la parte intermedia antes de los solos, que vuelven a marcar otro punto álgido en dicho corte.

“War God” entra con un chillido de las seis cuerdas que parece el ruido de una motosierra apunto de cortarte el gaznate. Otro temazo con riffs demoledores y una batería endiablada. Rápido, hiriente, feroz con un Chris Boltendahl más grueso en su forma de cantar. En “Tattooed Rider” llegan con una introducción de sintetizadores en recuerdo de JUDAS PRIEST y de discos como “Turbo”. Una de las canciones más consistentes y abiertas, donde se ve el gran trabajo realizado por los coros.

El sonido tan compacto conseguido para “Resurrection Day” sorprende con una apertura estridente que se vuelve otra metralleta de asalto, rápida, seca y tormentosa. Una bomba sobre raíles con multitud de solos, y otro de los estribillos más apoteósicos del disco, donde la batería suena estremecedora. La trabajada “Season Of The Witch”, baja un poco la intensidad, pero con una entrada de riffs entrecortados y un Chris más elástico, evocando ciertos recuerdos al incluir unos coros muy en la onda de “Tunes of War”, aunque algo más oscuros.

Ahora le toca el turno a la rapidísima “Road Rage Killer” otro endiablado corte con unos punteos entre medias de los riffs principales, que otorgan algo de novedad al sonido de GRAVE DIGGER. Precisa e hiriente, querrás salir corriendo para que no te pille por delante. En “Grave Desecrator” nos topamos con otro medio tiempo de guitarras marca de la casa. Speed metal a saco de la mano de “Satan’s Host” con una entrada ilusoria donde una voz fantasmagórica nos da la bienvenida.

Al parecer, GRAVE DIGGER se han apretado bien las tuercas para este trabajo, no hay síntomas de flojera, ni pérdidas de visión, ya que “Dia De Los Muertos” a pesar de la particularidad de su título, marcará otro antes y después en la carrera del grupo. Otro medio tiempo con un toque a lo ACCEPT, donde podremos ver a Chris Boltendahl chapurrear una especie de castellano en el estribillo. Y la verdad que el gachón que no lo hace nada mal.

Llegamos así, al penúltimo corte del álbum, donde podremos ver a H.P. Katzenburg explayarse a gusto con las teclas. Aunque su incursión es breve, deja algo de miguilla para lo que es otra espectacularidad sonora, “Death Smiles At All Of Us” donde veremos a toda la banda, esmerarse al máximo, afilando guitarras, bajo y batería con un bombazo que os quitará el hipo a más de uno. Lo de su estribillo, no tiene desperdicio; una joyita para la posteridad cuyos riffs se valen de malabares varios, recordando que aquel “Painkiller” de antaño, no fue moco de pavo, precisamente.

Para finalizar que mejor que hacerlo con una power ballad titulada “Nothing To Believe”, donde veremos el lado más meloso y nostálgico de los alemanes. Un himno con un halo de gloria que nos recuerda que el metal no solo debe ser riffs y guitarras a saco. Existen las canciones lentas, y está es una de ellas.

GRAVE DIGGER siempre se han mantenido fieles a su estilo, con este disco quizás más. Ahora regresan con un trabajo que supone un retorno a sus inicios. Un álbum que causará impresión, entre aquellos que ya daban por perdido ese sonido speedico de corte clásico que tan buenos momentos nos hizo pasar en sus primeros años. GRAVE DIGGER es sinónimo de calidad, “Return of the Reaper” demuestra que se puede hacer metal clásico sin perder tu esencia, 30 años después.

Componentes:

Chris Boltendahl – Bajo y voces
Stefan Arnold – Batería
H.P. Katzenburg – Teclados
Jens Becker – Bajo
Axel “Ironfinger” Ritt – Guitarras

Tracklist:

01.Return of the Reaper
02.Hell Funeral
03.War God
04.Tattooed Rider
05.Resurrection Day
06.Season of the Witch
07.Road Rage Killer
08.Grave Desecrator
09.Satan’s Host
10.Dia de los Muertos
11.Death Smiles at All of Us
12.Nothing to Believe

WEB

Autor: Francisco J. Román

5 Comentarios

  1. HEAVY PIJA

    15 julio, 2014 at 6:42

    exelente cd! es mas cañero y mejor qe Clash of the Gods qe tiene varios temas densos lo qe lo hace aburrido! aqui Season of the Witch y Nothing to Believe son los unicos temas flojos pero ya es una costumbre de grave digger en poner 1 o 2 temas densos por cd! pero el resto de los temas todos muy buenos! coinsido plenamente con el puntaje puesto!

  2. 7angels

    15 julio, 2014 at 13:26

    Me gusta este regreso a su vena más Heavy/Thrash de los 80´s “The Heart Of Darkness” sigue siendo uno de sus mejores obras, pero más contento me pondría si siguieran aquella onda a lo “Knight Of The Cross” que creo fue su techo compositivo, algo así como el “Imaginations From The Other Side de Blind Guardian”.

  3. Matthew Bourdais

    17 julio, 2014 at 16:30

    Knight of the Cross es uno de mis discos favoritos del conjunto alemán. Para mi uno de sus mejores trabajos. Aunque realmente, su época ochentera y de los noventa, no tiene ningún desperdicio, ya que está repleta de verdaderas obras maestras para la posteridad. Y este seguramente, irá camino de convertirse en otro éxito o clásico, con el paso del tiempo. Buena review Frank.. Saludos..

  4. HEAVY PIJA

    21 julio, 2014 at 14:12

    qe raro, apenas 3 personas comentamos este gran disco, en cambio en el de judas se lleno de alabansas cuando RETURN OF THE REAPER es mejor disco! pero como JUDAS PRIEST es palabra mayor tal ves por eso yama mas la atencion! qe mal!

  5. Matthew Bourdais

    21 julio, 2014 at 18:38

    Pues si Heavy Pija, es una pena, a mi este trabajo me parecio mucho mejor disco que el de Judas… Pero claro, como es Judas, ya por el nombre vende mucho.. Eso siempre pasa con las bandas que tienen tanto reconocimiento.. Aunque el disco sea malo, la gente va a hablar si o si..

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>