Guns and Roses (Appetite for Destruction) – Clásico

Publicado por el 3 septiembre, 2012

Artista: GUNS AND ROSES
Álbum: APPETITE FOR DESTRUCTION
Estilo: Hard Rock
Fecha: 21 de Julio de 1987
Sello: Geffen Records
Comentario: ¡¡Una patada a las modas de los 80 / Una revolución de rock and roll callejero / Este trabajo devolvió al rock  su carácter salvaje!!

Hace ya 25 años, un 21 de julio de 1987 se producía un punto de inflexión en el mundo del rock, veía la luz “Appetite For Destruction” uno de los discos más grandes y emblemáticos de la historia. En los 80 el rock había perdido su esencia y espíritu sepultado por las nuevas tendencias como el Glam y el AOR que eran los reyes del momento. Pero no todo estaba perdido ya que en 1985 el germen del rock que seguía latente resurgiría en Los Angeles y más precisamente del famoso Sunset Strip, a través de una  banda llamada Hollywood Rose que en un primer momento contaba en sus filas con Axl Rose, Izzy Stradlin y Tracii Guns. Este último abandonaría la banda para  formar L.A. Guns.

De esta forma el  carismático e impredecible Axl Rose, junto con Izzy Stradlin reclutarían a un guitarrista de gran feeling y exuberante cabellera llamado Slash, al bajo quedaría Duff Mckagan y tras los tambores Steven Adler, cinco músicos que revolucionarían el rock de los 80′s.

Su imagen, amalgama perfecta entre Glam y Punk ya mostraba que estábamos frente a algo muy distinto a todo lo visto hasta 1987. Ni hablar de su sonido, que buceaba por las raíces del blues rock clásico de los 70, pero combinado con una buena dosis de punk, guitarras afiladísimas, bases muy sólidas, buen gusto por las melodías, un bajo con gran protagonismo más la desgarrada y chillona voz de Axl conformaban un combo explosivo. Portada  de alto impacto creada por Robert Williams, mostrando un  robot que había violado a una vendedora y a su vez estaba a punto de ser atacado por un extraño monstruo, fue censurada a la segunda semana de estar en la calle y remplazada por la que todos conocemos. Letras plagadas de sexo, drogas y una dura mirada de la sociedad hizo que fueran un plato irresistible. Si Motley Crue hacía honor al viejo lema de “Sexo, Drogas y Rock And Roll” con actitud festiva y de diversión, los Guns también le rendían culto  pero en plan auto destructivo, violento y desenfrenado.

Comenzamos el viaje por esta jungla sonora con “Welcome To The Jungle”, la mejor tarjeta de presentación de lo que significa este álbum. Penetrantes acordes y un salvaje y desgarrador gemido de Axl nos mete de lleno a este territorio musical inhóspito. Combinación  de riff enfermizos, ritmo vertiginoso y desquiciado, acoplados a un  estribillo entre sexual y perverso te lleva en caída libre hasta el magnífico solo de Slash. Las pulsaciones bajan un poco llegando al final con redoble de los tambores y distorsiones de fondo, solo para que tomes conciencia de esto no es todo“…you know where you are?? you’re in the jungle baby, you’re gonna dieeeeee!!!!!…” escupe como enajenado Axl y la adrenalina se dispara nuevamente fuera de los límites imaginados precipitándose el final violentamente como una colisión frontal. Espíritu punk y fuerza hardrockera son las piezas que forman esta arma de destrucción masiva. Devastador!!!!!

El bajo nos indica el comienzo de “It’s So Easy” de estructura más simple y menos agresivo que su antecesor. Axl más gutural, deja de lados los agudos de alta frecuencia típicos y nos regala un  estribillo muy tranquilo y melódico. Simple pero efectivo rock clásico que remata con un aumento de velocidad y un incesante punteo de Slash añadiéndole una cuota extra de intensidad.

Rindiendo homenaje a su estilo de vida y a un trago, nos subimos para viajar con “Nightrain” que sube y baja en intensidad durante todo el recorrido, unas guitarras con la distorsión en su dosis justa y un bajo machacón nos llevan hasta un punto tranquilo y melodioso para estallar en un estribillo furioso con unos riff cargados de una intensidad abrumadora, hacia el final la maquina avanza a toda velocidad perdiéndose en una lluvia de punteos frenéticos del mejor rock que tránsito por los rieles de la música. Arrollador e imparable como un tren fuera de control.

“Out ta Get Me” recupera la dureza guitarrera de clara factura americana, riffs corpulentos salpicados de principio a fin por continuos y pequeños  punteos y un solo prolongado de puta madre ejecutado por hombre del sombrero de copa con un feeling y una técnica de lujo. Rock angelino de pura cepa, rudo, crudo y callejero.

Alusión a las drogas con un intrincado traba lenguas, Axl vuelve a guardar su falsete en un cajón demostrando que no es un cantante tan limitado como parece, y nos invita a bailar con “Mr. Brownstone”. De ritmo casi danzante y riff escalonado te lleva  instantáneamente a sacudir tu cuerpo de pies a cabeza. De lujo las armonías logradas por la base rítmica que ejecutan  Izzy y Slash e impecable el trabajo de Adler en la batería que marca las pulsaciones en todo momento.

Con una dualidad cielo – infierno en su letra, comenzando con unas dulces melodías y  armonías vocales, respaldando el sonido enorme e imponente de la caja y el bombo que marcan el ritmo de forma magistral, se abren  paso  los acordes y punteos a un clima de éxtasis y euforia rockera como solo pocos temas lograron en la historia de la música, algo semejante me produce “We Will Rock You” de QUEEN. Me estoy refiriendo a la intro de  “Paradise City”, que al sonido de un silbato (en cualquier otro tema de cualquier banda quedaría horrible, pero aquí es un elemento fundamental) es la señal para que entre en escena uno de los riff más memorables de la historia del rock. El estribillo, que es para cantar con los puños en alto y bien cerrados sacudiendo la cabeza como loco, te transporta de verdad al paraíso del rock. Pero este track tiene mucho más para dar todavía, y  cuando parece que ya no tienes más adrenalina, con el cuello desgarrado después de una sobredosis del mejor y más puro rock, la banda aprieta el botón del nitro y aumenta las revoluciones a limites infrahumanos  en un despliegue de riffs y solos acompañados por el bajo y la batería transformando el tema en un bloque de concreto que te aplastara y te dejara si aliento, finalizando a la orden de “…Oh, won’t you please take me hooooooome…..Baby!!!!…”. Hard Rock  de estadio, que puede incendiar una multitud con su rabia y energía. Rock and Roll épico, enorme y que solo se ve muy pocas veces a lo largo de la historia.

“My Michelle” nos narra la triste historia de una amiga de la banda comenzando de forma muy tranquila a las notas de un arpegio dan paso a un corpulento y cristalino riff con un gran sabor metalero. De base rítmica muy dura, compacta y sólida como el acero gracias a la genial combinación de armonías logradas por las guitarras, con gran peso de la batería que no hace otra cosa más que endurecer el sonido. El estribillo melódico y veloz se te graba en la cabeza a fuego. Hacia el final cambia el ritmo haciéndose más denso y marcado para rematar a toda máquina el fin de esta historia. Uno de los cortes más heavys del álbum.

Veloz, super guitarrero, aquí se puede palpar a la perfección la influencia punk en la furiosas guitarras pero sin dejar de lado los agregados melódicos típicos del mejor blues rock setentero, un trabajo esplendió en las cuerdas  no regalan con “Think About You”. Un dulce estribillo tratando de combinar romance con furia y un final que como sucede a lo largo de casi todo el Lp se potencia para llevarte a un nivel de energía máximo y acabar de la manera muy relajada.

Llega el turno de otro hito del rock que nacería como una simple improvisación de Slash en el estudio al cual se sumaría el resto de la banda,  letra escrita por Axl y dedicada a Erin Everly la cual en su momento era su novia y con la que sostenía una tormentosa relación. “Sweet Child O’ Mine” es una de las baladas más grande que ha dado la historia del rock. Emotiva, enérgica, cautivadora que embriaga tus sentidos como el mejor y más añejos de los vinos. Comienza con un simple e inofensivo punteo de Slash, que a pesar de su simpleza posee un carisma y una magia inigualable. También es para destacar el impresionante acompañamiento de Duff en el inicio y del gran papel que juega  en la melodía  del tema. Todo el corte transcurre por terrenos muy melódicos y Axl demostrando cuan suave puede ser cuando se lo propone. El estribillo simple, contagioso y envuelto por el genial punteo del comienzo lo trasforman en un pasaje imposible de no tararear. El solo que se despacha el maestro de rizada cabellera es uno de los más destacados del redondo mesclando delicadeza, furia rockera y técnica de forma asombrosa. A la voz de “…Where do we go, where do we go now…”se produce un pico de intensidad rematando esta majestuosa balada  con un gran cambio de ritmo poniéndole el broche a una pieza única en su especie. De aroma clásico pero que suena actual…..atemporal!!!

Mala leche punk otra vez presente con la frenética, rápida y desquiciada “You’re Crazy”. Guitarras muy filosas que cortan el acero como manteca, Axl escupiendo mucha bronca, batacazos poderosos de Steve, nos muestran la cara más agresiva del disco demostrando que son una banda de una versatilidad asombrosa pudiendo pasar de melodías cautivadoras a  sonidos  corrompidos y distorsionados en un abrir y cerrar de ojos. Puro punk-rock, sucio, provocador y bestial.

El Hard Rock setentero nos asalta con “Anything Goes”, salpicado con efecto de talk-box de Slash en su recorrido, no invita a movernos en un sendero dominado por unas guitarras  con mucha personalidad y contundentes, los solos corren a cargo de Stradlin y el estribillo con mucho gancho como es natural a lo largo de todo el Lp, se vuelve rápidamente adictivo por su mezcla de ingredientes absolutamente clásicos.

El encargado de ponerle fin a este apetito destructivo por el buen hard rock es “Rocket Queen” con una intro conducida por bajo y batería hipnóticos, es el corte más complejo en cuanto a estructura se refiere. Alusión mas que clara al sexo en sus liricas, marcados efectos en la voz de Axl, estribillo de tintes psicodélico, sonidos orgásmicos en su parte media que van a desembocar en  un cambio total de ritmo,  que te dejan con la boca abierta. La energía vuelve a subir con otro cambio de dirección en el tempo para dar paso al gran solo y finalizar muy lejos de donde empezamos. Particularmente, a este corte lo veo como un presagio al  sonido de lo que se seria en un muy lejano futuro “Use Your Illusions”. Final excelente par un clásico de clásicos.

No me asusta decir que este álbum fue uno de los más grandes de la historia del rock y que está a la altura de cualquier clásico de los 60 o 70 que elijamos. Marco un antes y un después en la escena musical. Guns N’ Roses devolvió al rock  su carácter salvaje, descontrolado, provocador, irrespetuoso, desenfrenado y rebelde que en su momento supieron marcar bandas como los propios Rollings Stones, MC5, The Stogges o The Who signos que a mediados de los 80 estaban casi extintos. Marcó también un camino a seguir tanto en estética como en sonido de muchas bandas de hard rock de los noventas como por ejemplo Backyard Babies o Hellacopters por nombrar algunas.

Reinaron por un periodo de tiempo muy corto, fueron muy grandes y arrasaron con todo lo que se puso en su camino, elevaron a rock and roll a lo más alto nuevamente y a la vez caerían violentamente de la mano de su volátil e inflamable líder, al mismo tiempo que se convertían en leyendas absolutas e indiscutibles en la historia de la música.

“Appetite For Destruction” una patada directa a tus cojones, y una patada en el culo a las modas de los 80.

Componentes

Axl Rose: Voz
Slash: Guitarra solista
Izzy Stradlin: Guitarra rítmica
Duff Mckagan: Bajo
Steven Adler: Batería

Tracklist    

01.«Welcome to the Jungle»
02.«It’s So Easy»
03.«Nightrain»
04.«Out ta Get Me»
05.«Mr. Brownstone»
06.«Paradise City»
07.«My Michelle»
08.«Think About You»
09.«Sweet Child o’ Mine»
10.«You’re Crazy»
11.«Anything Goes»
12.«Rocket Queen»

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

2 Comentarios

  1. running wild

    11 septiembre, 2012 at 16:07

    Muchos dirán que hago por aquí después de mucho tiempo,pero la razón es que estoy de vacaciones,y tengo mucho tiempo libre,además que aquí colabora mi gran colega METALMANIACO,y por eso aún sigo viendo esta página web,sobre la reseña del disco de GUNS AND ROSES,decir,que no es un grupo de los que a mi me gusten mogollón,he escuchado su música,pero nunca me han llamado la atención,no se por qué,será por su líder,que es todo un capullo de los grandes,por su forma de ser,y actuar…gran reseña camarada…..

  2. METALMANIACO

    11 septiembre, 2012 at 17:11

    Es bueno verte de nuevo por acá amigo siempre es un placer intercambiar opiniones con vos. Con respecto a a GNR este y Use Your Illusions II son mis discos preferidos, para mi autenticas joyas del hard rock de los 80′s y 90′s. Me alegro que estés de vacaciones y seguí disfrutando….Saludos camarada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>