Hatebreed (The Divinity of Purpose) – Crítica

Publicado por el 28 enero, 2013

hatebreedthedivinityofpurposeArtista: HATEBREED
Álbum: THE DIVINITY OF PURPOSE
Estilo: Metalcore
Sello: Nuclear Blast Records
Fecha: 25 de Febrero de 2013
Nota: 8,5/10

Hay algunas bandas que pocas veces decepcionan. Uno de los pesos pesados de este género son HATEBREED, que vuelven a ser actualidad con la edición de su nueva moneda de intercambio, “The Divinity of Purpose”, disco que por cierto lo tiene todo para destacar, y estar entre los grandes trabajos de este 2013. Aunque todavía es pronto.

Es un trabajo que viene cargado de mucha fuerza, con grandes canciones que se llevan la palma de oro como por ejemplo “Own Your World”, verdaderos puñetazos sonoros de hierro machacón, forjados con una tralla hardcoriana que pocas veces podremos ver por estos lares. Curiosamente, desde el disco de AS I LAY DYING del año 2012, no escuchaba algo tan bueno; aunque en este aspecto, HATEBREED suenan (no quiero decir mejores, porque cada uno en su género y forma de tocar, son diferentes) bestiales.

La potencia candente de cada canción se adhiere a tu cabeza, volándote los sesos; HATEBREED han vuelto a hacerlo, dando un giro la mar de interesante a su propuesta; que como pudimos ver en el pasado, han ido superando con cada obra que han lanzado al mercado; aunque este “Divine of Purpose” lo encuentro muy superior a su álbum homónimo de 2009.

Un paso en adelante, con aires muy old school y riffs más cañeros que de costumbre, con la pericia vocal de Jamey Jasta empleándose al máximo, y ciertos aires punk que se pueden ver en el inicio desbocado de “Indisivible” donde la lucha de sus dos guitarras Wayne Lozniak y Frank Novinec, dejará a más de uno con las ganas de hacer un circle pit brutal. Voces y gritos, con un halo de lucha libre que harán las delicias de los fans más alocados. Un tema donde el bajo tiene una presencia innata; tal y como ocurre en el tema que da nombre al disco, “The Divinity Of Purpose”, canción que empieza lentamente, que va cargando las pilas y levemente va subiendo la intensidad hasta dejar una pared de guitarras compactada por cantidad de tonos memorables, y con una ejecución prácticamente magistral, donde realmente se ve el gran salto de gigante del anterior lp a este.

“The Divinity of Purpose” recoge el legado de otras bandas como ALL THAT REMAINS, LAMB OF GOD, SUICIDE SILENCE, e incluso PRO-PAIN, es más la canción “Nothing Scars Me” me ha recuerda bastante a esta última banda. Otras piezas como “Dead Man Breathing” están envueltas en un rollo muy thrasher, recordando la esencia clásica de los germanos KREATOR. “Dead Man Breathing” es una canción brutal, que no pierde su radicalidad en ningún momento, que incluso se muestra más agresiva que al comienzo.

No me quiero olvidar de dos temas que me han parecido propulsivos y que sirven de forma directa para que te enganches a HATEBREED como el que no quiere la cosa; “Put It To The Torch” es uno de ellos(rápido y compulsivo), y “Honor Never Dies” es otro tema que viene con unas palabras de precalentamiento y hará que te reincorpores a la caña presuntuosa de una pared de riffs gigantes y giros inesperados, ¡OJITO! con las coloreadas atmósferas púrpuras que se entremezclan por medio de la canción; por cierto, este tema refleja el estado honorífico de aquellos que sirvieron alguna vez a Estados Unidos, además la letra está dedicada al abuelo de Jasta, según comentó recientemente en una entrevista.

“Own your World” es otro de esos cortes que se inicia con una cantata de Jasta, animando a sus huestes a que entren en acción; entre gritos y jolgorios se nos viene una canción feroz e incesante, rápida, cabalgante, con unos golpes secos de batería arremolinados a unos riffs cortantes y muy pesados que cambian de intensidad a medida que Matthew Byrne, va aporreando su instrumento.

Salvaguardando las distancias, el enganche que puede producir este disco sobre el público, es como el de una garrapata cuando se adhiere a un animal y le chupa la sangre hasta dejarlo tieso. Pues igual ocurre con la melódica y agresiva “Bitter Truth”, canción pegadiza donde las haya con un ritmo muy marcado; así como “Nothing Scars Me” más ruda y oscura; donde incluso podremos ver algunos flecos del death metal y un estribillo matador, que de corearse en directo, podría ser una bomba de relojería.

Con una producción impresionante y un sonido casi perfecto e inquebrantable, la co-producción ha sido realizada por Zeuss. Siguiendo el desmenuzado de los temas, los atronadores riffs de mordedura desquiciante hacen retumbar el mástil de la guitara con una fuerza salida de las mismísimas catacumbas, “Boundless (Time To Murder It)” da buena fe de ello; la endemoniada “Idolized and Vilified” no es tan sorprendente como otras piezas, y queda algo escondida a merced de canciones que verdaderamente enaltecen la gloria divina de este trabajo; disco que rememora lo mejor de los norteamericanos, y que pone de manifiesto un signo de brutalidad ya existente en HATEBREED, que se hace intenso y groteso, a medida que uno se va metiendo en la piel de este animal furioso.

“The Divinity of Purpose” se edita el próximo 25 de Febrero a través de Nuclear Blast, un disco que te atrapa desde el primer minuto, y que no te deja escapar tan fácilmente. Recomendado.

Componentes:

Jamey Jasta – Voces
Chris Beattie – Bajo
Wayne Lozinak – Guitarra
Matt Byrne – Batería
Frank Novinec – Guitarra

Tracklist:

01. Put it to the Torch
02. Honor Never Dies
03. Own Your World
04. The Language
05. Before the Fight Ends You
06. Indivisible
07. Dead Man Breathing
08. Slower headbanging tune
09. The Divinity of Purpose
10. Nothing Scars Me
11. Bitter Truth
12. Time to Murder It

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>