Holy Grail (Ride the Void) – Crítica

Publicado por el 18 enero, 2013

holygrailridethevoidArtista: HOLY GRAIL
Álbum: RIDE THE VOID
Estilo: Heavy Metal/Metalcore
Sello: Nuclear Blast
Fecha: 18 de Enero de 2013
Nota: 7,8/10

Es cierto que cada vez es más complicado sobresalir en la escena metalera, si hablamos de heavy metal, la cosa se torna cuesta arriba. Dar el callo con una propuesta de heavy metal actual, tal y como ocurría antaño, cuando JUDAS PRIEST y la NWOBHM gobernaba el mundo; es casi imposible. A no ser que lleves a tus espaldas cierta promoción que repercuta entre los medios y en la gente, lo veo difícil.

Algo parecido les pasó a HOLY GRAIL, la formación nos presentó en 2010 una primera propuesta titulada “Crisis in Utopia”; y no solo de heavy metal se vive, su primer Lp fue un trabajo muy bueno y fresco que presentaba a una banda sólida; con sus más y sus menos, pero al fin de cuentas una banda que se ha visto mejorada con la entrada en 2011 de Alex Lee, ex BONDED BY BLOOD, él ha hecho que el nuevo sonido, (junto a los ex – integrantes de WHITE WIZZARD, ya reincidentes anteriormente, el vocalista James Paul Luna y el batería Tyler Meahl), se refuerce y salga mejorado, ampliando horizontes hacia otros derroteros alejados del metal tradicional.

En este trabajo, hay repuntes significativos que pueden poner a la banda en un buen estado de forma de cara al mercado internacional en pocos años y así superar barreras y ganar puntos. Otro de los artífices de este sonido, la propuesta del guitarrista Eli Santana, me ha recordado sobremanera a la plataforma guitarrera de MEGADETH y ANNIHILATOR, pero con una cadencia modernista plagada de solos virtuosos, con un recuerdo mayoritario a lo que hacen AVENGED SEVENFOLD, o incluso con toques del metal actual, acercándose al metalcore, tal y como se puede ver en canciones como “Bestia Triumphans” y que resume brevemente lo que he añadido en este párrafo. Mucha garra, muchos riffs, una voz tranquila y un serpenteo de guitarras, radical.

La moda moderna se mezcla a sabiendas del género de siempre (véase bandas como JUDAS PRIEST, MEGADETH o ACCEPT) con una incursión técnica desbordante de nervio y meticulosidad, donde hasta el más íntimo detalle queda plasmado en esta dichosa obra, que ya me ha conseguido arrancar un cabeceo constante en cortes como este último, o el cabalgante “Dark Passenger” que lo veo más adaptado al estigma del metal de antaño, pero con modernidades añadidas en las voces de James Paul Luna, que se muestra como un verdadero fuera de serie.

Como una piedra filosa, “Bleeding Stone” tiene una entrada triunfal, seguidamente la canción baja un poco el nivel, y las voces están algo más escondidas que el corte anterior; de hecho el acomodado cambio de las guitarras, ofrece muchas variantes en el sonido, así como definitivas ramas por las que cruza actualmente dicho género. Abarcando infinidad de estilos, desde el thrash, pasando por el metalcore o el traditional heavy metal que todos conocemos.

Aunque el sonido de los 80 está presente en todo el álbum, encuentro cierto resquemor que no me convence, aun así es un disco para amarlo u odiarlo (en el buen sentido). La acústica “Ride The Void” toma esencias prestadas de géneros como el power metal actual, con unos solos de guitarra cambiantes todo el rato, envueltos en riffs pesados, subidas y bajadas en el tono vocal, donde James Paul Luna se muestra tan diverso, entusiasta como cercano a lo que propone HOLY GRAIL en su propuesta, variedad compositiva, una adyacente y atractiva mezcla de géneros tan removidos en pleno siglo 21, que si no sabes adecuarlos debidamente, te puede salir un refrito de mal sabor.

Las vertiginosas ramas crecientes de guitarra en “Too Decayed To Wait”, me dejan claro el emblema tan fantástico que concierne al grupo, y las ganas de sorprender, recordando a bandas como HELSTAR, WHITE WIZZARD o NOSFERATU. “Take It To The Grave” es un tema más lineal, más constante y no tan variado como hemos visto hasta ahora, aquí entra en juego la vena más power de esos mismos grupos que he nombrado antes, el estribillo es lo más destacable y atractivo de la canción. Por otra parte, “Crosswinds” es una canción que lleva impreso el género que practican bandas como DEVILDRIVER, BLACK DAHLIA MURDER y ALL THAT REMAINS, una especie de metal muy melódico con guturales y un nivel técnico de quitarse el sombrero, es más el productor de dichas bandas (Mark Lewis), es el que ha realizado la producción de HOLY GRAIL.

El susurrante timbre de guitarra en “Sleep Of Virtue” junto al susurrante colorido de su cantante, no hacen sino presagiar algo muy diferente a lo que está a punto de llegar, es más recatado que otros temas, y muestra una base más lenta, más clásica, más heavy. Es una canción que me ha recordado a algunas canciones del metal británico. El siguiente corte, “Silence The Scream” repica en su inicio un 666, recordándome a la doncella. Todo eso, mezclado con la clara pronunciación de HOLY GRAIL por superarse y explorar nuevas contiendas.

“The Great Artifice” es más rápida y tiene unos riffs más agresivos, una canción que no se anda con chiquitas, melodiosa, Groove metalera y repleta de rugidos y gruñidos aquí y allá. La perfecta unión de la melodía con la agresividad. Interesante propuesta, aunque algo lineal en según qué momentos.

El atractivo punteo de guitarra española en “Wake Me When It’s Over” enmarca con el violonchelo uno de los apartados más extraños, u inequívocos de este trabajo. 1 minuto y dieciséis segundos de brevedad musical que antepone lo que hemos escuchado anteriormente y pone el inicio del final, “Rains Of Sorrow”, más de lo mismo, nada espectacular pero con un grado de oscuridad y melancolía, que difiere del resto de composiciones, y lo hace a la par que atractivo, creando la imagen que se puede ver en dicha portada.

Este joven quinteto ha entregado un álbum respetable y superando lo ya hecho anteriormente; “Rise the Void” se aplica a los más viejos y jóvenes del género. Una incursión musical despampanante, que podría ser el boleto de la ascensión de HOLY GRAIL en el ranking de las bandas más respetadas del momento.

Componentes:

James Paul Luna – Voces
Eli Santana – Guitarra, Voces
James J LaRue – Guitarra
Blake Mount – Bajo
Tyler Meahl – Batería

Tracklist:

01. Archeus 2:15
02. Bestial Triumphans 5:48
03. Dark Passenger 4:11
04. Bleeding Stone 4:20
05. Ride The Void 4:30
06. Too Decayed To Wait 4:12
07. Crosswinds 4:07
08. Take It To The Grave 3:49
09. Sleep Of Virtue 4:49
10. Silence The Scream 5:29
11. The Great Artifice 3:49
12. Wake Me When It’s Over 1:15
13. Rains Of Sorrow 4:32

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

1 Comentario

  1. Lord Weikath

    26 octubre, 2013 at 17:18

    Pedazo de banda. Su primer disco fue toda una sorpresa y este continúa por el buen camino. A ver si con un poco de suerte podemos verles pronto por aquí.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>