Ihsahn (Arktis.) – Crítica

Publicado por el 1 junio, 2016

ihsahnarktisArtista: IHSAHN
Album: ARKTIS.
Estilo: Extreme Progressive Metal
Sello: Mnemosyne Productions
Fecha: 8 de abril de 2016
Nota: 8,5/10

Sinceramente envidio la posición actual en la que se encuentra IHSAHN, el crack noruego lleva tiempo haciendo lo que le sale de las narices sin presión alguna, y gracias a ese privilegio consigue regalarnos álbumes muy distintos entre sí cada vez que se decide a sacar material nuevo. Lo que es una ventaja por un lado también conlleva sus inconvenientes, como es el hecho de estar a merced de la amplitud de miras de sus fans, que en ocasiones, por muy de progres que se las den, también son algo cazurros según para que cuestión. Nunca llueve a gusto de todos, pero me da a mí que a un “ser superior” como Ihsahn eso le importa tres pitos, y la verdad, gracias doy por ello.

El salto que da el noruego con este nuevo trabajo respecto, no tan solo al anterior “Daas Seelenbrechen”, si no a toda su discografía en general es más que notable. El “caballero oscuro” se nos vuelve un poco más happy y nos regala un disco más accesible de lo habitual, con muy buenas melodías, con voces limpias que por momentos se acercan peligrosamente al Pop y con una destacable influencia del Rock Progresivo de los setenta. Este giro no deja de ser curioso porque en el anterior trabajo de 2013 nos encontrábamos (sobretodo en la segunda parte del disco), con la versión más oscurantista y ambiental de Ihsahn hasta la fecha.

ihsahnmusico“Arktis.” se presenta como un disco mucho más “vitalista” y “positivo” (entiéndase el significado de ambos adjetivos para la ocasión), donde la mezcla entre su vertiente más oscura y las partes más alegres se pueden hacer un tanto difíciles de digerir, al menos en las primeras escuchas. No hay que ir muy lejos, y ya en el primer corte “Disassembled”, después de un buen arranque donde brilla el inigualable shriek del maestro, nos encontramos con ese brusco viraje de voces limpias en el minuto 1:40 (con teclados incluidos) que nos deja un tanto descolocados, para rematarnos en 2:40 donde Ihsahn se atreve incluso con unos registros vocales muy, pero que muy lights, que nos pueden hacer venir a la mente voces como la de Bono o Chris Martin.   

Aun con la cabeza algo confusa nos dirigimos hacia “Mass Darkness” para que su eléctrico riff inicial nos parta por la mitad. El tema se arrastra de forma tenebrosa durante los primeros compases para luego convertirse en toda una cabalgada de Power Metal al uso, con solo incluido. No nos hemos recuperado de una que nos cae otra, y esta vez es “My Heart Is of the North” la que se presenta con unos teclados que nos transportan directamente al Rock Progresivo de los años setenta. Para rematar la jugada con la siguiente “South Winds” y esos hipnóticos sintetizadores, el tema trabaja de forma angustiosa hasta que aparece la luz con un estribillo que es toda una explosión de júbilo y rompe la tensión creada con anterioridad.

Cuatro temas a cual más distinto, que coquetean con el equilibrio entre oscuridad y positividad. Si el invento os ha convencido, podéis seguir adelante sin miedo que el resto del plástico se mueve por los mismos derroteros. Si por el contrario no acabáis de digerir dicha mezcolanza, ya podéis poner el stop y a otra cosa. Yo personalmente no lo haría, aunque fuera simplemente para disfrutar de esa maravilla de Rock Progresivo llamada “Until I Too Dissolve”, temazo de riffeo enérgico que me recuerda bastante a los primeros DREAM THEATER, y con Ihsahn dando todo un recital con su voz limpia combinada puntualmente con su nítido shriek, demostrando una vez más que es un cantante superdotado.

Los nostálgicos de su preciosista Black Sinfónico tampoco deben perderse “Pressure”, donde sorpresivamente aparece un interesante blast beat. “Frail” y sus psicodélicos teclados no son moco de pavo, al igual que es pecado denostar el maravilloso riffeo inicial de “In the Vaul”, sobre el que se sustentará el resto del tema. En la densa “Crooked Red Line” Ihsahn cuenta de nuevo con la colaboración de Jorgen Munkeby que no apareció en su trabajo anterior. El cierre con “Celestial Violence” tampoco tiene desperdicio, con la colaboración en las voces de Einar Solberg (Leprous). Eso sí, recomiendo no gastarse el dinero en la edición digipack porque lo de “Til Tor Ulven (Soppelsolen)” roza lo dantesco.

Ihsahn lo ha vuelto a conseguir, se ha sacado de la manga otro excelente trabajo sin caer en la repetición. Esa es sin duda la clave de su éxito y esperemos que nunca cambie, el no saber por dónde te va a salir el crack noruego. Sin duda habrá quien no lo vea así, quien comulgará más con una etapa concreta del músico que con otra, pero para un servidor su capacidad para mutar, innovar y sorprender, es su mayor baluarte. Y si eres capaz de encara este “Arktis.” sin prejuicios ni ideas preconcebidas, puedes disfrutar de lo lindo con él.

Componentes:

Ihsahn – Voces, Guitarras, Teclados, bajo

Tracklist:

01.Disassembled
02.Mass Darkness
03.My Heart Is of the North
04.South Winds
05.In the Vaults
06.Until I Too Dissolve
07.Pressure
08.Frail
09.Crooked Red Line
10.Celestial Violence

FACEBOOK

Autor: Betrayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>