Ihsahn (Das Seelenbrechen) – Crítica

Publicado por el 18 noviembre, 2013

ihsahndas_seelenbrechenArtista: IHSAHN
Álbum: DAS SEELENBRECHEN
Estilo: Extreme Progressive Metal
Sello: Candellight Records
Fecha: 21 de octubre de 2013
Nota: 6,5/10

“Rizando el rizo”, con esta conocida expresión del vocabulario español comenzamos la reseña de hoy. Sí señores, IHSAHN da un nuevo paso adelante en su constante evolución musical y nos regala su disco más experimental hasta la fecha. Si el anterior “Eremita” ya apuntaba un distanciamiento más acusado de su vertiente blackmetalera, aquí el “divorcio” musical se consuma de forma definitiva. Parece ser pues que la re-activación de EMPEROR con su formación original, ha sido suficiente para saciar la faceta más blacker del noruego.

En “Das Seelenbrechen” nos vamos a encontrar no solo el mencionado distanciamiento con los elementos más propios del metal negro, si no incluso cierto alejamiento de un elemento tan común en el metal en general como son las guitarras con distorsión. No se me asusten camaradas, no se trata de ningún disco acústico ni nada por el estilo, pero la verdad es que IHSAHN decide enfocar el disco desde otra perspectiva musical con el único objetivo de hundirnos por completo en la oscuridad absoluta.

Para dicha tarea vuelve a contar con la colaboración del batería Tobias Andersen (LEPROUS), que ya participara en “Eremita”. Y me gusta recalcar ese aspecto porque el protagonismo de Andersen en “Das Seelenbrechen” es tremendo, derrochando calidad e imaginación a espuertas sobretodo en la primera parte del disco. Tanto es así que podemos decir que el plástico se sustenta básicamente en la batería de Andersen, los sintetizadores, y como, en el enorme abanico de voces del maestro Ihsahn, dejando en un papel secundario el trabajo de las guitarras. Al hilo del tema instrumental, no deja de ser curioso como para un proyecto tan enrevesado Ihsahn no ha contado en esta ocasión con la colaboración del saxofonista Jorgen Munkeby, que tan buenos momentos nos había dejado en los dos anteriores trabajos del noruego.

Ihsahn siempre ha demostrado tener una mente lúcida, fría y calculadora en cuanto a su carrera musical se refiere. Salió de EMPEROR antes de que la banda quedase “contaminada” en exceso por sus ansias de experimentación musical, no sin antes recibir algún que otro palo por el sector más “true blacker” por el “Prometheus”. Una vez centrado en IHSAHN, su propuesta musical fue mutando de forma gradual, haciendo entender al respetable que su evolución fluía de forma natural. Y cuando parecía que ya había llegado al límite con “Eremita”, va y nos suelta esta patata caliente como si tal cosa. Y os puedo asegurar que hace falta un estómago a prueba de bombas para digerir este engendro de metal experimental.

En este sentido “Das Seelenbrechen” es un trabajo relativamente arriesgado, IHSAHN lleva unos años preparando el terreno, y a día de hoy, con una reputación más que consolidada, puede despacharse un disco como este sin ningún temor al “qué dirán”, consciente de que va a recibir tantas críticas como elogios. Digamos que se encuentra en un momento similar a cuando el genio Akerfeldt decidió cascarse el “Heritage”. El sueco sabía de antemano que cierto sector de sus fans lo iba a defenestrar, pero que con su galardón de “genio del metal progresivo” ganado a pulso, siempre habría quien lo considerase un disco antológico. Y a IHSHAN, divisando que había llegado a ese momento de inmunidad, no le ha temblado el pulso para fabricar un disco que intuyo va a recibir más críticas negativas que positivas.

Lo más jodido del caso, es que el noruego está a punto de conseguir su tercera obra magna de forma consecutiva, pero al final el disco acaba ahogándose en su propia angustia. La primera parte del disco (por así llamarlo) es magistral. El solo hecho de comenzar el disco con un corte tan enrevesado y anti-comercial como “Hiber”, nos deja bien claro que IHSHAN sigue teniendo las neuronas creativas al cien por cien, y que va a seguir haciendo lo que le salga de las narices. Que este plástico es solo apto para una minoría de melómanos que piensan que en esto de la música no existen los límites, y que si te gusta o no, se la trae floja. El tema es desafiante, dinámico, fresco y entrante pese a su dificultad, proveniente de esa base rítmica tan rota, y por supuesto, invita a albergar grandes esperanzas para lo que queda de disco.

“Regen” le va a la zaga, como si de una banda sonora de una película donde magia y oscuridad van cogidas de la mano se tratase. La tenue atmósfera creada por los primeros teclados va creciendo de forma paulatina, primero con la filtrada voz de IHSAHN, y posteriormente con la entrada de la batería de Andersen y el resto de instrumentos. El tema sigue avanzando, aparecen los elementos sinfónicos y el característico shriek de Ihsahn, para llegar al éxtasis bombástico a partir del minuto 3:25, con unos envolventes coros eclesiásticos que acojonan. Completamos esta espectacular triada inicial con “NaCl”, un corte deudor del tema “The Grand Conjuration” de los mencionados OPETH y donde Andersen, tal y como ya os anunciaba al principio, se muestra intratable, dando con sus redundantes redobles un contraste y dinamismo al tema que lo convierte en uno de los cortes más apetecibles del disco.

Si tenemos que buscar un tema digamos más accesible o comercial dentro del plástico, este es sin duda “Pulse”. Apoyado en unas sencillas notas de piano, el tema va engordando de una forma similar a “Regen”, pero sin llegar al extremo de ampulosidad de dicho corte. El tema recuerda bastante a la particular propuesta de Death/Gótico de los alemanes CREMATORY, consiguiendo llegar al alma sin la necesidad de complicarse demasiado la vida, y es que a veces la sencillez puede resultar tan o más efectiva que el barroquismo más extremo.

Nos acercamos lentamente al precipicio, y “Tacit 2” junto a su segunda parte (aunque estén puestas al revés) “Tacit”, se perfilan como los dos últimos grandes temas del disco. Andersen vuelve a mostrarse soberbio por enésima vez sobretodo en “Tacit 2”, cargando con casi todo el peso del tema. El corte es asfixiante, de los que te hacen sudar, oscuro e intenso, que roza lo desquiciante, e incluso un tanto arrítmico diría yo. Acto y seguido “Tacit” se erige como la “versión accesible” de la primera parte, un corte igual de denso y extremo pero más digerible. El tema actúa a modo de montaña rusa, con infinitos cambios de ritmo creadores de tensiones dramáticas que llegan a su punto álgido en el minuto 2:30, con un breve instante sublime.

Y señoras y señores, hasta aquí todo lo bueno de “Das Seelenbrechen”, un disco que de quedarse en EP sería una auténtica obra maestra, pero que cae en picado con los cuatro temas restantes. Salvando de la quema y por los pelos, alguna cosa de “Rec”, tema breve pero intenso. Pero lo que queda de disco es, bajo mi humilde punto de vista, puro relleno. ¿Metal Atmosférico?, ¿Chill-out para colgados depresivos? ¿Avant-garde a secas? Llámalo como quieras pero a mí no me convence. Me parece fantástico que Ihsahn quiera transportarnos a dimensiones paralelas cual caja de Hellraiser con su mística y oscurantismo, pero creo que a los temas les falta mucha chicha, y su simpleza denota falta de ideas para la recta final del disco. Quizás no hubiese sido mala idea intercalar dichos cortes durante el disco, quedando el global algo más disimulado, pero sea como fuere los temas no cunden.

Si uno analiza el intervalo de tiempo dedicado por Ihsahn entre disco y disco hasta la fecha, ve como siempre había como mínimo una diferencia de dos años entre lanzamiento, y en esta ocasión solo ha pasado uno. Dicha precipitación ha hecho que “Das Seelenbrechen” sea un trabajo incompleto, falto de madurar, cuando podría haber sido un manjar de primera. No podemos hablar de decepción del año ni nada por el estilo, pero si de un bajón importante respecto a esas dos obras maestras seguidas que fueron “After” y “Eremita”. De todos modos es un disco muy recomendable para los amantes de la experimentación musical y totalmente prohibitivo para los “true blackers” que esperen encontrar aquí alguna reminiscencia de lo que fue el Ihsahn de EMPEROR. Aquí la única incógnita por despejar de cara a posteriores lanzamientos, es saber si esto ha sido tan solo un experimento o a partir de ahora van a ir por aquí los tiros, con un genio del calibre de IHSAHN nunca se sabe, pero el presente espera de corazón que el noruego retome la senda anterior.

Tracklist:

01.Hiber
02.Regen
03.NaCl
04.Pulse
05.Tacit 2
06.Tacit
07.Rec
08.M
09.Sub Ater
10.See

WEB

Autor: Betrayer

1 Comentario

  1. Jonas

    22 noviembre, 2013 at 0:38

    coincido plenamente contigo Betrayer, este disco me ha decepcionado mucho, creo que a Insahn se le ha ido un pco la olla esta vez.. Con el gran trabajo que sacó anteriormente y la bazofia que es este disco. Tiene algunos temas buenos, pero la mayoria es caca.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>