Kritter (Freak Show at Carnival time) – Crítica

Publicado por el 24 octubre, 2013

kritterfreakshowArtista: KRITTER
Álbum: FREAK SHOW AT CARNIVAL TIME
Estilo: Melodic Death Metal
Sello: Maldito Records
Fecha: 2 de Septiembre
Nota: 8/10

Corría el año 2006, cuando varios amigos deciden reunirse para formar KRITTER. Banda salmantina que nace tras las cenizas de algunas agrupaciones ya extintas (DAMNATION, FURIA ETERNA y LABERINTO GRIS) y varios cambios de formación.

Tras editar su primera demo en 2007, han ido escalando posiciones hasta llegar al lugar en el que se encuentran ahora mismo, presentado su segundo trabajo discográfico “Freak Show at Carnival Time”; no sin antes haber sudado ríos de tinta y haberse esforzado al máximo, desde su primera incursión en la música con una demo titulada “Kritter” en la que ya se podían ver los vestigios de este sonido que los identifica; pasando por su primer trabajo “Genesis” con el cual consiguieron hacerse un pequeño hueco (un disco que si bien no contaba con un sonido muy logrado, pero que si tenía unas canciones elaboradas y atrayentes, donde se podía ver el gran potencial de estos salmantinos), y con el que consiguieron planificar una serie de conciertos que les han venido de maravilla para forjar a posteriori una propuesta en la que confluyen diferentes estilos, proporcionándoles ese sonido propio que persiguen tantas formaciones en su segundo trabajo discográfico.

Antes de editar este “Freak Show at Carnival time”, la banda lanzó un Ep de varios temas en formato orquestal, que sirve un poco como de anécdota. Ya antes, KRITTER habían tenido el placer de compartir escenario con bandas de la talla de NEGURA BUNGET, UNSOULED, ANGELUS APATRIDA, entre otros.

En Mayo de 2012 presentaban un videoclip “Fight to the End”, una canción de su primer trabajo. Y es en 2013, cuando la banda entra a grabar este carnaval andante, que ha contado con la masterización del conocido Mika Jusila en Finvoxx Studios en Finlandia. Quien ha trabajado con otras bandas de la talla de NIGHTWISH, COB, EDGUY. El resultado final, salta a la vista, el paso de gigante desde su primer álbum, a este, reabre un abanico de posibilidades que la banda no tenía hasta el momento, además el contar con un medio como Maldito Digital para promocionar tu trabajo, les da ciertas garantías de cara al público.

Tanto discográfica como KRITTER, apuestan fuerte con este segundo plato que pretende agradar a un público más variado del que precisaban en su primer LP. Desde la portada, mucho más elaborada y cuidada, acorde al título; el carnaval andante de KRITTER os llenará de júbilo y satisfacción, aportando esa garra y esa fuerza a través de unas canciones que van desde el thrash metal, pasando por el death melódico, hasta ahondar en un desarrollo melódico, con guitarras repletas de melodía, tempos rápidos y atmósferas envolventes que rasgan patrones de otros estilos como son el Viking, el power, el dark y un sinfín de elementos varios a lo largo de 14 canciones y 50 minutos de duración, de vértigo.

Desde el tintineo (que son como pequeñas gotitas de agua) de “Psychocarnival” con ese fondo teatrero, dando el pego de una atracción de feria derruida, se levanta el telón y los matices del comienzo nos dejan ver lo que propone el primer corte “Sweet Home Sanitarium” con las guitarras de Javier y Marco, calentando motores con riffs cañeros y algunos solos muy bien metido entre medías, siendo la batería de David y el bajo de Javi, los que ponen el resto, siguiendo el ritmo pesado junto al vozarrón que mete Gabe en cada parte de la canción, dejándose las tripas con unos alaridos envenenados antes de que salpiquen las alforjas con algo de calma de manos de una guitarra acústica, que añade cierta calma antes de volver por sus fueros con más fuerza, y uno de los estribillos más apoteósicos de todo el conjunto con unos giros y gritos grotescos, el perfecto cierre para uno de esos temas que mejor definen la nueva propuesta de los salmantinos.

La siguiente canción, “Coltan” es todo lo contrario al corte anterior, una tesitura diferente en la onda del power death melódico con la voz rasgada y muy bien entonada en toda la canción, marcando el pretérito y perpetuo ritmo del track con ambas guitarras, rítmicas y solistas, una aplanando de riffs la melodía y la otra segmentando de solos con otra melodía más trabajada, la ecuestre voz de Gabe que sin abusar del tono, se lleva de calle a muchas propuestas que vienen de fuera de nuestras fronteras y no es un descalabro, en esta canción KRITTER demuestran su calidad como compositores y la facilidad para crear melodías de todo tipo.

El siguiente tema vuelve a sorprenderme para bien. “The End of your life” viene con guitarras a trompicones con unos aderezos (no sé si de teclas, sintetizadores o qué, pero suena de fábula) que le dan un apoyo genuino a dicho instrumento, ahondadas por la profundidad mesurada de la batería de David Yagüe, con los platillos al viento retumbando de lleno, y la risible y gutural mezcla de voces, dando más chicha a la canción. Este tema ha trascendido hasta tal punto, que me ha recordado a la propuesta de los fineses TURISAS; no en el sonido general, sino en algunos momentos puntuales, quiero que quede claro.

Ahora vamos con uno de los cortes más “especiales” del disco, “In the Name of God” que tiene rasgos arabescos pero que es más que eso, es una canción muy desarrollada compositivamente, que empieza tal cual acaba, con aire a desierto, a tierra antigua, los elementos que anteceden a la voz arábiga se retractan con un punteo muy logrado, seguidamente el apartado más céltico o folkie cobra forma, de hecho los miembros del grupo, llevan sus rostros pintados con pinturas de guerra dando el pego, algo que me llamó la atención cuando descubrí por primera vez la propuesta de esta gente. Volviendo a la canción, este corte es uno de los más exquisitos del álbum, e incluye partes muy rápidas, más heavyes y power, con voces de todo tipo, destacando el estribillo y los acordes que se entrelazan. La voz del final parece la de una mujer, un final calmado después del despliegue de posibilidades presentado por KRITTER, en  una extraña mezcla de sonidos que puede chocar un poco al principio de la escucha.

“Out of Control” tiene un sonido de batería que parece como si una metralleta nos atravesara el gaznate, es un tema que tira más hacia un lado death de origen sueco, donde las guitarras rugen y suenan menos poderosas pero con una armonía rugosa entre aspavientos, muy cuidada, con un gran apoyo a las voces y un solo soporífero, partes lentas y un final rozando la tesitura Doom.

El sonido semi-orquestal de “Bloody is coming” con el traqueteo de la batería simulando una tartana y los gemidos de la chica, sirven de aperitivo para lo que está por llegar. “Bloody Snake” un tema elaborado, conciso, meticuloso y llevado por voces muy agresivas, giros inesperados y todo tipo de vagancias con el rasgueo inicial de las seis cuerdas llevando la voz cantante y el ritmo entre los dientes, con el apoyo coral que proporcionan los miembros del grupo a Gabe, y un solo casi Stoner del minuto 2.07 breve, pero que mola mucho. Las distintas pinceladas sonoras enmarcan este capítulo dentro de lo mejorcito de este show carnívoro-festivo.

“Erik the Red” o Erik el rojo, una canción que le va más como anillo al dedo al grupo. Un tema con cierta temática Viking donde brota la sangre a borbotones con esos riffs ondulados de guitarra y bajo, donde cabe destacar el mimo que tienen Javier y Marco a la hora de interpretar sendas melodías, o como Javi Domínguez al bajo endulza de profundidad el eco que deja la canción, trastornando al oyente con el fiel reflejo de la barbarie en manos de su vocalista, que no cesa en devorarnos con sus cambios de tono, o como ese sonido melodioso va adentrándose entre las fauces de la canción, con un gran cúmulo de interpretaciones y una coral épica que fragua de grandeza una de las composiciones más notorias del álbum.

Los timbales resuenan acompañados de la pesadez que deja “Extreme Pain, Extreme Pleasure”. Una canción llevada con optimismo donde sobresale un organillo, que sirve de telón de fondo para el sentimiento que deja ese reiterativo Extreme Pain, Extreme Pleasure cantado por una voz limpia y que cuenta con un sendero más oscuro con la progresividad fatigosa de las guitarras y algún que otro solo llamativo. No es uno de mis temas favoritos, ahí queda dicho.

El siguiente corte “Demons” me gusta por el comienzo spéedico que tiene con un aire bastante thrashero y las distintas variaciones armónicas que asolan su melodía, me han encantado; el trabajo instrumental es más que notable, los pasos armoniosos del minuto 0.58 o la pesadez fatigosa (con el añadido del bajo) en el minuto 2.19 donde veremos el verdadero espíritu de “Demons” rozando en esa parte la propuesta de bandas como AUTOPSY, (más un interludio que le da más vidilla a la estrepitosa intensidad del conjunto), terminan recalibrando dicha pieza con todo tipo de giros y un apartado vocal muy logrado.

¡Por fin! A pesar de tener título de clásico, “Wall of Death” es un pepinazo de principio a fin, al que no le vendría nada mal, algo más de fuerza en las guitarras para compensar un poco el martilleo incesante de la batería. Aún con eso, es un tema soporífero, con un guerrilleo de voces alocado que absorbe ideas de otros estilos alejados de la propuesta global sobre la que se asienta dicho álbum.

Versatilidad, en una mezcla de Viking Metal, Heavy o Death melódico es lo que podremos escuchar en “Seven Seals” una canción a la que hay que darle unas cuantas escuchas para sacarle todo su jugo. Un fiel reflejo, de lo que ofrece el disco en su totalidad, pero llevado a otro nivel. Demasiado intrincada y poco asequible, donde se ve la grandeza de la producción con los instrumentos, más un final narrado “terrorífico” de película. Por suerte, la tranquilidad se ceba con nosotros a través de “Rise Song” una balada acústica capaz de amansar a las fieras, otra forma de finalizar el disco, un manjar para el dulce paladar del oyente.

“Freak Show at Carnaval time” tiene de todo un poco. Es como si juntáramos varias bandas de la escena intencional con estilos diferentes, obteniendo dicho resultado. Estos chicos saben bien lo que quieren, y se arriesgan el todo por el todo. En esta ocasión la jugada les ha salido muy bien. Dicho trabajo emana una personalidad desbordante, difícil de ver por estos lares, sobre todo cuando uno tiene en cuenta que son una banda joven y llevan poco tiempo en activo. Además un disco lleno de himnos, que puede calar hondo entre seguidores de diferentes géneros.

Postdata y espero que esto les sirva para mejorar; yo habría incluido menos canciones en el disco, una cifra redonda de 10 u 11 temas, hace más asequible la escucha. Por lo demás, no tengo nada más que añadir, atreveros con KRITTER, si os gustan todos esos estilos que he nombrado en la crítica, os aseguro que vais a disfrutar y mucho. Ante nosotros una promesa, espero que el tiempo los ponga donde se merecen.

Componentes:

Gabe: voz
Javier hernandez: guitarra
Marco: guitarra
Javi: bajo
David: bateria

Tracklist:

01. Psychocarnival
02. Sweet Home Sanitarium
03. Coltan
04. The End of Your Life
05. In the Name of God
06. Out of Control
07. Bloody Is Coming
08. Bloody Snake
09. Erik the Red
10. Extreme Pain, Extreme Pleasure
11. Demons
12. Wall of Death
13. Seven Seals
14. Rise Song

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

1 Comentario

  1. angela maria

    26 octubre, 2013 at 1:32

    buena critica dejas percibir la pasión que sientes por esta música, la cual transmites con tus palabras, y permites que conozca mas de este grupo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>