Luca Turilli’s Rhapsody (Ascending to Infinity) – Crítica

Publicado por el 13 julio, 2012

Artista: LUCA TURILLI’S RHAPSODY
Álbum: ASCENDING TO INFINITY
Estilo: Symphonic Power Metal
Fecha: 22 de Junio de 2012
Sello: Nuclear Blast Records
Nota: 9,5/10

Debut por todo lo alto del maestro Luca Turilli con su nuevo proyecto Luca Turilli’s RHAPODY, sino teníamos suficiente con su anterior propuesta, ósea RHAPSODY OF FIRE, aquí tenemos otra; la definitiva espero; es obvio que Luca ya no está en RHAPSODY OF FIRE, el que no lo sepa, ya lo sabe, aunque sinceramente todavía no me explico aquella ruptura entre Luca y Alex Staropoli, ya que eran amiguísimos e inseparables; por lo que veo, algo salió mal; ya que de buenas a primeras, Luca abandonaba las filas del grupo que le había visto nacer y crecer como músico y compositor, sin mediar palabra y sin explicar nada, tiempo más tarde, Turilli anunciaba un nuevo proyecto, con una peculiaridad, el nombre escogido hacía alusión a RHAPSODY nuevamente.

Poco después de anunciar el nombre, el genio Turilli daba a conocer los nuevos músicos que formarían parte de su nueva andanza, no son otros que Patrice Guers al bajo, Dominique Leurquin a las guitarras, y Alex Landenburg a la batería, tras sobreponerse a su ruptura con RHAPSODY OF FIRE, y salir airoso del agujero en el que estaba, Luca ha vuelto por todo lo alto a como nos tenía acostumbrados anteriormente. Aunque para esta ocasión se ha rodeado de músicos con los que ya compartió cartel en RHAPSODY o RHAPSODY OF FIRE, si es cierto que Fabio Lione no ha querido estar en este super grupo, es triste; pero las cosas como son, él junto a Alex Staropoli y otros músicos forman los RHAPSODY OF FIRE originales que todos conocemos; sin embargo para suplir la baja de un vocalista tan talentoso como es Fabio Lione, Luca Turilli ha contado con una voz igual de talentosa y extraordinaria, como es la de Alessandro Conti, la pieza esencial que cierra el círculo mágico de Luca Turilli’s RHAPSODY y da a luz, su primer hijo bastardo, “Ascending to Infinity”, un disco espectacular en todos los sentidos, del que vamos a hablar a continuación.

Ya no sólo como creación instrumental, lo nuevo de RHAPSODY se posiciona como uno de los trabajos del año, en cuanto a evolución, temática o esencia, es un trabajo que suple todas las asperezas de discos como “Symphony of Enchanted Lands II” o discos también flojos entre comillas, como “From Chaos to Eternity”. Ya no es, simplemente flojo, porque son discos muy ricos compositivamente y abarcan un mundo en general, muy amplio con una imaginación lírica y musical, no muy común en la era actual del metal. Ya me entendéis, no son esos álbumes típicos RHAPSODY donde se ve la magia relucir desde primera hora. Son mas enredados, sin embargo este lo es hasta cierto punto, pero incluye aspectos que discos de RHAPSODY OF FIRE no tiene, y eso es lo que lo hace, espectacular.

Pocas bandas pueden abarcar tanto como RHAPSODY OF FIRE, por esta parte, la nueva adquisición de Luca Turilli’s RHAPSODY emplea el factor sorpresa a través de unas canciones que sorprenden una y mil veces; un disco completísimo, donde se ven claros recuerdos del pasado y trabajos anteriores; uno de los cambios se puede ver en la portada, aunque el colorido sigue siendo el mismo con ese azul friolero y predominante, ahora vemos un cambio de temática encaminada hacia la era actual, alejándose de esas portadas épicas de dragones, ángeles y caballeros; aunque el diseño es parecido, no es igual, la temática de  las canciones ha cambiado bastante, al parecer Luca estaba cansado de tanto dragoncito; si bien el registro musical ha ganado en muchos aspectos, al contrario que la producción, a pesar de ser magnífica, se ven algunos fallos de sonoridad que engordan demasiado la composición, estos a su vez, causan demasiada monotonía, me refiero sobre todo a las partes donde Alessandro Conti canta y los coros tapan su labor, haciéndola casi inaudible, son pequeños matices que no tienen importancia. Generalmente me parece un trabajo muy complejo, a la vez que completo; una vez más, tenemos en “Ascending to Infinity” un legado de RHAPSODY OF FIRE, de su mejor época, con pasos de futuro y recordando la etapa más evolutiva de la carrera de Luca Turilli en solitario.

La pomposidad, arreglos orquestales, la imaginación que hay que tener para componer un disco de estas características, no es moco de pavo, precisamente y no cualquiera puede hacerlo, Luca Turilli se ha explayado a gusto escribiendo estas canciones; lo mejor de todo es que ha tenido vía libre para componer a su manera, sin presiones y sin nada ni nadie que le dijera que debía o que no debía de hacer; ha compuesto lo que le ha dado la gana, basándose en su carrera como músico, Luca ha dado a luz un trabajo de sobresaliente; no lo digo porque yo sea seguidor suyo o por quedar bien; simplemente se reconocer cuando un disco me llena, está bien hecho y otro no; por otra parte y muy a mi pesar, la carrera de RHAPSODY OF FIRE había perdido fuelle desde hacía tiempo, ¿Quién no recuerda aquellas viejas glorias de la talla de “Dawn of Victory” o “Symphony of Enchanted Lands” que tantas alegrías nos han dado? Pues el caso es que; cuando hicieron la segunda saga operística de metal grandilocuente y editaron “Symphony of Enchanted Lands 2” a pesar de ser un grandísimo trabajo, el grupo ya había perdido esa magia guitarrera que tenía antes, y aquí en este disco la han recuperado hasta cierto punto. Por aquel entonces, la música de RHAPSODY se había convertido en una especie de banda sonora cinematográfica y poco más, había perdido el sonido de guitarra, y habían ganado con la talla del power sinfónico que tanto hemos disfrutado en sus conciertos infinidad de veces, pues bien para “Ascending to Infinity”, Luca Turilli ha conseguido rescatar de los albores perdidos, todo ese amasijo de guitarras, silenciadas en sus álbumes pasados por tanta morralla operística.

Por todo esto, pienso, y es una opinión personal, después del susto que fue para muchos, que Luca abandonase RHAPSODY OF FIRE, la escisión o ruptura entre ambos (Luca y Alex Staropoli), ha sido para bien una vez escuchado el disco. Luca vuelve a ofrecernos su mejor cara, llevando la música que ha compuesto desde que era un chaval a su terreno más personal como el siempre había querido, abarcando una experiencia totalmente recomendable para cualquier amante de la música operística, sinfónica o medieval, y power metal, que es la base por la que fluyen todas las piezas de “Ascending to Infinity”.

Algunas la llaman, música prefabricada, bacalao o electrónica, sino supiera el nombre de la banda, podría entender que el inicio de “Quantum X” (después de ese violín serpenteante y las voces árabes) fuera electrónica pura y dura; pero después de esa leve conjunción extraña, llega la orquesta y los coros como de costumbre, como cualquier intro de RHAPSODY OF FIRE, su duración no excede de 2 minutos y 25 segundos, y es el perfecto aperitivo para la primera maravilla del álbum, “Ascending To Infinity” cuyo juego de guitarras solistas, virguerías y demás añadiduras, consolida una sorprendente agonía épica que recuerda a RHAPSODY OF FIRE, la voz de Alessandro Conti entra ondulando la melodía, hay un momento después del estribillo cuando su voz se ensortija en un alargado vocerío tonal, cabalgante y ligado a esa maravillosa parte sinfónica de música clásica; donde veremos los solos de teclado protagonistas, o los solos de Luca, embelleciendo los acoples de la batería, y los de su acompañante, el bajo de Patrice Guers, pero hay un intermedio en el minuto 4.01 cuando las teclas finalizan y las guitarras toman el relevo, incluyendo un apartado rítmico veloz, y algunas partes donde los violines, las flautas y las trompetas crean unos dibujos, como de personajes de fantasía. Después de tanta creatividad, yo he echado en falta más guitarras; y al final, en general ya, el disco ha resultado ser más ampuloso de lo esperado. Ojo, no está mal, pero el aliciente de guitarra, le da un toque genuino a la música, pero viniendo de Luca Turilli, todo se puede esperar; la unión de guitarras y orquestaciones, en las manos adecuadas, pueden producir un terremoto sinfónico de caracter abrasivo.

Un título que más de uno habrá escuchado alguna vez y que se ha utilizado para muchas cosas, una de ellas, los videojuegos, es “Dante’s Inferno” o lo que es lo mismo, el Infierno de Dante, procedente de la Divina Comedia, del poeta florentino Dante Alighieri, donde destacan 9 capítulos, entre ellos Fraude, o Violencia y algunos otros. Tal y como refleja el libreto, aparece un volcán de fondo hirviendo simulando el infierno, musicalmente incluye algunos ritmos de piano, y orquestas con un aire totalmente clásico, además se incluye un lívido aire futurista con pequeños apoyos susurrantes  de monjes budistas, muy leves, es una pieza muy operística con alguna incursión añadida de Conti, cantando con un tono gutural de fondo en un momento específico de la canción; en definitiva, una composición enrevesada con infinidad de cambios, muy versátil, un tema que define lo que es el amor, el odio y el dolor, a través de un averno oscuro de magnitud diversa.

A continuación, uno de los temas que más me ha gustado, y que echaba en falta desde hacía mucho tiempo, con una melodía suave, pero poderosa, “Excalibur” se abre paso con cierto aire medieval, es una de las canciones que más recuerdan los primeros trabajos de RHAPSODY, y que tan de lado han dejado con el paso de los años, si por mi fuera, el disco debería llevar una evolución lógica de este tipo, y así es, es una canción única; y que ofrece más variedad si cabe, al estilismo del disco, incluyendo unas super poderosas creaciones operísticas, y unos estribillos grandiosos; la canción está escrita en italiano, latín en inglés, los distintos apartados hacen más interesante la escucha, sobre todo con el añadido de voces angelicales y corales con voces masculinas y femeninas, todas entrelazadas junto a la orquesta, hacen que esta canción, suponga un deleite para los paladares más exquisitos. (En esta canción, la voz de Alessandro Conti, se parece bastante a la de Fabio Lione).

Una anotación, aunque anteriormente nombré al baterista Alex Landenburg como el añadido de Luca para su banda, este no es el que ha grabado la batería, la potencia rítmica corresponde a Alex Holzwarth, (actualmente en RHAPSODY OF FIRE). Aunque Alex Landenburg se encargará de la batería en los próximos conciertos del grupo.

La preciosa delicatesen a piano fluctuosa de pasión en “Tormento E Passione”, la cara y la cruz, nos hará vivir la amplitud vocal de este trabajo desde otra perspectiva, con la interpretación femenina y el acompañamiento intensificado vocal de los tenores y demás contertulios más los pasajes orquestales que retumban en la inmensidad de la tormenta, o el tono de Alessandro, toda la diversidad de voces protagonizan uno de los atavíos estilísticos más hermosos en conjunto.

En “Dark Fate of Atlantis” el poder de una antigua tierra, resurge de las profundidades aguas repletas de dolor, recordando aquellas viejas glorias que podíamos leer en novelas, historias contadas, etc… Musicalmente exquisito, nos encontramos ante una composición llena de carisma, donde antigüedad clásica, personajes históricos, música clásica y power metal se dan cabida; el inicio seductor de un cántico sugestivo de una damisela con turbante, procedente de aquellas tierras orientales, no es ni de lejos el mejor potencial de este tema; es una canción muy rica, con unos apartados de guitarra y teclado, gloriosos, que entrelazados, crean una cenefa de harmonías para el deleite de cualquier amante de la música hecha con el corazón; aquí veremos la super poderosa mano de Turilli, que una vez más se sale; los violines que suceden a la melodía principal del tema, os recordarán a aquellos triunfos operísticos y guitarreros de RHAPSODY OF FIRE; también nombrar la labor de Alex Holzwarth, marcando el ritmo con unos redobles de batería, aplastantes; en definitiva una pieza impresionante, con un derroche enérgico de otro nivel; para nada comparable a éxitos pasados; pero con un aliciente musical de otro mundo. Uno de los cortes más espléndidos de este LP.

Entre las nubes se puede ver una estrella mirándonos, sosegada y de tez suave, “Luna”, una media balada lenta a piano, con una voz femenina poniendo el broche de autenticidad, una joya cuya versión original es de Alessandro Safina. Conti le da un toquecito suave pero enérgico, cantando con una profesionalidad que nos invita a descubrir otra forma de soñar, una pieza encantadora, a la que no le falta el broche de oro con la orquesta dando el do de pecho; otra forma de crear música; sin caer en la tópicos de siempre; personalmente me parece uno de los cortes más bonitos del disco, y muy necesario ante tanta redundancia sonora.

Desde la tranquilidad a través de ese pueblerino milanés, asentado en una góndola navegando a merced del viento y vagando a través de las callejuelas abandonadas, simplemente como acompañante aquella diosa estelar, pasamos a “Clash Of The Titans”, un tema repleto de cierta progresividad, y algunos relámpagos floridos de coros huracanados, con sonidos bélicos de por medio, y una alta creatividad, se forma una canción que acude a los solos de teclado, para emborrizar la escucha con voceríos crujientes, cuya dualidad vocal con tonos más certeros y enrabietados, desemboca en ese estribillo épico, y un final atosigado por el clasicismo de esos titanes del cielo.

Si tuviera que elegir una frase para definir el disco al completo, esa sería, grandiosidad mayúscula repleta de majestuosidad épica; es tal la parafernalia en conjunto de todo el disco y todas las canciones, que sin añadir el título final, “Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall” el disco ya es grande, incluyendo este último, esta obra se pone muy por encima de los últimos trabajos que ha editado RHAPSODY OF FIRE en años pasados. Me alegro enormemente, porque hacía tiempo, que quería escuchar un disco de estas características, y los últimos trabajos de Alex Staropoli y Luca Turilli juntos, no me habían llenado lo más mínimo, sin embargo esta obra, lo consigue desde el primer minuto hasta el último, sin decaer en ningún momento.

Que voy a decir de “Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall”, sí ya lo he dicho todo, 16 minutos IMPRESIONANTES, con una lucha entre el bien y el mal, una lucha entre ángeles y demonios, un tema inmenso, puro power sinfónico de creatividad inigualable, ni AVANTASIA es capaz de igualar esto; tremendo DISCAZO, un tema dividido en varias partes con distintivos coros de poner los pelos de punta; además hay un momento donde el estribillo coral se repite creando una amalgama de sonoridades estilísticas que solo un genio de guante blanco es capaz de componer; las distintas alternancias en los 16 minutos de la canción te harán delirar; estas, vagan por caminos tan profundos, que abarcan los lapsos de tiempo más estrepitosos, laureados y colosales que un álbum de estas características es capaz de ofrecer al oyente. Esta es una canción donde se mezclan sentimientos encontrados, tristeza, amargura, miedo, ira, alegría, el mejor tema con una redundancia muy oscura, tenebrosa, angelical y con un entramado de voces operísticas de quitarse el sombrero, y el típico añadido del cine, con personajes hablando al final de la canción, para hacer más creíble una canción, que ya de por sí se las trae.

Creo que Luca Turilli ha hecho justicia a su discografía y a su carrera, álbumes como estos, son irrepetibles; quizás uno en la vida, o dos como mucho; aunque viendo lo que Luca es capaz de hacer, no me extrañaría que dentro de pocos años nos sorprendiera con un trabajo aún mayor a este, sus posibilidades como ha demostrado, son infinitas, a pesar de ser un músico “marginado” dentro del estilo y no tan reconocido como otros, este disco, bien se merece un puntaje máximo; sin parecerse a nada, y enriqueciéndose de obras pasadas; aquí tenemos otra gran forma de hacer música clásica con power metal de fondo. Un viaje para disfrutarlo a lo grande.

Componentes:

Alessandro Conti – Voces
Luca Turilli – Guitarras, teclados
Dominique Leurquin – Guitarras
Patrice Guers – Bajo
Alex Holzwarth – Batería

Tracklist:

Quantum X.
Ascending To Infinity.
Dante’s Inferno.
Excalibur.
Tormento E Passione.
Dark Fate Of Atlantis.
Luna.
Clash Of The Titans.
Of Michael The Archangel And Lucifer’s Fall.

WEB

Autor: Francisco J. Román

12 Comentarios

  1. Hellishbear

    14 julio, 2012 at 0:59

    ¡¡Puuffff!! Creo que no soy el unico en pensar que este nuevo disco de Luca es una obra maestra, jejejejeje. Excelente tu reseña Fran, sabiendo lo dificil que es hacer la critica de un disco de semejantes cualidades tanto en lo compositivo como en la ejecución a la que nos tiene acostumbrado el Sr. Turilli.

    El unico “pero” que le encuentro al disco son algunos detalles en el trabajo de producción, creo que algunos “oídos” extras no le hubieran venido nada mal a temas como “Dante’s Inferno” o “Tormento E Passione”, ojo, no estoy diciendo que sean malos temas o que que sean “flojos”, simplemente pienso que les faltó desarrollarlos un poco más en el estudio(no se sí me explico). O lo que mencionas Fran cuando te refieres que en algunas partes se escuchan los coros tapando la voz de Alessandro, creo que aquí pecó de soberbia Luca al hacerse cargo de la producción.

    Salvo estos detalles que mencioné el disco me a dejado boquiabierto, sobre todo la voz de Alessandro (vaya manera de saber explotar su voz por parte de Luca) el cuál su timbre de voz me recordo bastante a Olaf Hayer en el tema “Ascending to Infinity” ya que desde el principio del tema me hizo recordar a “The Ancients Forest of Elves” nada más que el Sr. Conti tiene un rango vocal mas amplio que Olaf. Excelente reseña Fran!! Saludos!!

  2. Frank

    14 julio, 2012 at 10:54

    Solo un genio como Luca es capaz de escribir canciones de este tipo, que grande, aun no tengo palabras para expresar las sensaciones que me producen las canciones de este disco, lo he hecho de la mejor forma posible con humildad ante todo, todo lo que leáis en la crítica es poco para lo que da de sí el álbum al completo, he intentado trasladar todo lo que es el disco en sí, al papel. Ya no solo hablando musicalmente, porque un disco es más que eso, como a mí me gusta hacer, intento hablar de la portada, que sinceramente la esperaba más alegre, de las canciones, la historia que hay detrás de cada una de ellas, la producción, ejecución, la música en sí, en fin un todo, lo que es un disco en sí, la música no lo es todo como he leído en otros medios, sino tuviera historia, las canciones no tendrían esa fuerza que las caracteriza; aún sigo sin entender como cantidad de medios se salta por la torera en discos de esta talla, y solo hablan de música, cuando historia y música, van unidas de por sí. En fin, en breve podréis leer la entrevista que mantuvo nuestro compañero Matthew con Luca Turilli en persona. Gracias por tus palabras Hellishbear, saludos.

  3. METALMANIACO

    14 julio, 2012 at 16:37

    Como gran seguidor de lo que es la saga Rhapsody este disco marca un notable ascenso en la carrera de esta saga. Para mi la era morada de Rhapsody término con The Power Of The Dragón Flame. Todo lo que vino después fueron grandes discos pero como le sucedió a Frank a mi tampoco no llegaron a conquistar como las viejas obras. También coincido con Frank en que quizás la dupla dejó de funcionar desde hace muchos años y con la separación todo lo que Luca no podía plasmar lo pudo realizar con este album. Al escucharlo pareciera que la creatividad y el genio de este muy infra valorado genio de las seis cuerdas no tiene límites. Siempre esta llevando su música un pasó más alla a terrenos que ninguna banda a llegado. No me voy a extender por que Frank lo dijo todo y de forma excelente. Este disco es enorme, complejo y de una calidad compositiva que creo trasciende el mismo power metal. No tiene aspectos negativos yo sólo puedo criticar y pasa por un gusto. . . Me quedó con Fabio Lione el nuevo cantante es excelente pero Fabio lograba ponerme los pelos de punta cosa que Conti no. Frank te pasaste con la reseña Luca y el disco se lo merecen. Por desgracia son pocos los que le reconcen su talento. Música de este calibre no la compone cualquiera sólo alguien que ha dedicado su vida a estudiar música y por supuesto companádo por mucho talento y un gran genio musical. UN DISCO MÁGICO E IMPONENTE. Saludos

  4. Hellishbear

    14 julio, 2012 at 21:49

    Saludos Metalmaniaco! Creo que con esta separación de Luca y Alex los que ganamos fuimos los fans de Rhapsody ya que tendremos doble entrega en cuanto a grabaciones se refiere, veremos que nos tiene preparado Staropolli ya que Luca le dejó el listón bastante alto. Saludos!

  5. METALMANIACO

    14 julio, 2012 at 22:53

    Saludos Hellishbear. Totalmente de acuerdo, Luca nos regalo un album de lujo. Staropoli va a tener que esforzarse bastante para acercarse, ojalá lo logré y también nos regalé un album que este a la altura de Luca, yo creo que lo va a lograr. . . Habrá que esperar. Hasta ahora no he sentido nada de alex y compañía no se para cuando saldrá su album. Saludos

  6. TFSamaEL

    16 julio, 2012 at 16:31

    Realmente es uno de los mejores discos que he escuchado en mi vida, de los discos que ha hecho el Maestro Turilli (Sin la banda Rhapsody como tal) el que mas me ha gustado es el Cosmic Metal (Luca y sus definiciones jejeje) de “Prophet of the Last Eclipse” pero al escuchar este nuevo me quede impactado con tanta majestuosidad, no podia creer lo que mis oidos estaban escuchando, tanto asi que lo he escuchado una y otra ves para despues sin pensarlo dos veces comprar la edicion limitada con el Dvd y los dos bonus tracks, que por cierto Frank te falto decir algo del cover de Helloween “March of Time” que a mi parecer es uno de los mejores cover jamas hechos, que si no fuera por que se que es Conti el que canta lo confundiria diciendo ¡¡Kiske ha vuelto!! es un cover hecho con gran respeto.

    Por todo esto, concuerdo al 100% contigo Frank el 9.5 es adecuado ya que si no fuera por unos detallitos y que los coros opacan la voz de Conti seria un disco Perfecto. Saludos y Felicidades por la critica Frank.

    PD. Tracks que me volaron la cabeza fueron “Ascending to Infinity” y “Tormento E Passione”

  7. Dama666

    16 julio, 2012 at 17:51

    Epa un 9,5? A mi parecer es demasiado. Yo soy fan de Rhapsody y Luca desde sus comienzos. Pero creo que el disco no pasa del 7. ¿En que me baso?
    Primero que nada quiero decir que desde symphony of enchanted lands part II, Rhapsody y Luca como solista no han sacado un disco que sea excelente. Han sacado discos buenos, pero que no llegan al nivel a que me tenían acostumbrado. Creo que desde que han dejado de trabajar con Sasha Pae,t Rhapsody y luca mismo perdieron esa chispa que lo hacia atractivo y atrapante a la vez.
    EL disco en si, el primer tema me sorprendió bastante, me hizo sentir la piel helada y recordar a aquellas épocas cuando escuche los primeros discos de Rhapsody o los primeros dos discos de Luca Turilli. Pero después, los temas que le siguieron, me parecieron temas mas del montón a tal punto que abusaron demasiado de los coros y a la larga se tornan cansinos .Un tema hermoso que debo admitirlo es Luna. .
    El cantante, Alessadro Conti realmente es muy versatil, tiene una gran voz, pero a la hora de cantar power o como quieran catalogarlo, es un cantante mas de los que pueden cantar agudo (kotipelto, Joacim Cans, Andre Matos,etc..) y realmente lo que me encantaba de Rhapsody también ,era su distinción vocal que hacia Fabio o Olaf Hayer a quien realmente extrañe en este disco. Que son, a mi entender, voces mas originales separadas de ese estereotipo de cantantes powers.
    En resumen para mi el disco no pasa del 7, realmente no me sorprendió y no hay un tema que yo diga, tengo que escuchar este disco por que esta este tema que me vuela la cabeza como si me pasaba con Kings of the Nordic Twilights o Power of the Dragon Flame.

    Saludos

  8. METALMANIACO

    16 julio, 2012 at 20:21

    A mi me parece un disco mucho mas superior que todo lo realizado desde Symphony of Enchanted Lands II, pero lo que quizás va a generar discordia es la presencia sobrecargada de elementos sinfónicos y operisticos, que es totalmente lógico que a algunos les guste y a otros no. a mi me parece un disco muy bien trabajado y de una complejidad asombrosa que es lo que me lleva a estar de acuerdo con la nota…pero bueno gustos son gustos…..TFSamaEL si estoy totalmente de acuerdo con que Fabio Lione es un cantante de la puta madre por lo menos a mi me sacude el piso cosa que Conti no. Me gustaria verlo cantar en vivo a ver que tal ews por que ahi es donde realmente un artista demuestra todo su talento….en estudio hasta yo puedo cantar ja ja ja y Fabio Lione en vivo era superior a los discos. Saludos TFSamaEL

  9. Hellishbear

    17 julio, 2012 at 0:39

    Totalmente de acuerdo contigo Metalmaniaco, en vivo es donde los verdaderos cantantes demuestran de lo que están hechos. También estoy de acuerdo contigo TFSamaEL al referirte con las producciones que Sasha Paet hacia en los primeros cds… no se como se hubiera escuchado este nuevo álbum si hubiese sido producido por Sasha pero por el momento trato de no ser prejuicioso y estoy disfrutando al máximo este nuevo disco de Rhapsody.

  10. Hellishbear

    17 julio, 2012 at 0:59

    Quiero aprovechar su espacio para hacer un reclamo publico a la compañía de discos que edita los cds de Rhapsody acá en México, esto no es con el afán de desprestigiar a la compañía es mas bien para que tomen conciencia que aun habemos personas a las que nos gusta (y disfrutamos) el ir a la tienda de discos a buscar, checar que material o ediciones nuevas han llegado y comprarlos.

    La calidad con las que han editado sus últimos 5 cds dejan mucho que desear:
    1)El nivel de audio viene muy bajo (como si estuvieras escuchando Mp3)
    2)La impresión de las portadas y de los mismos cds con una calidad terrible, para que se den una idea (los que no viven en México) la impresión de los cds vienen en blanco y negro o los que llegan a salir a color te das cuenta que la impresión en el cd es de una pésima calidad, creo que uno pirata se vería mucho mejor.

    Pareciera que no quisieran editarlos o sabotear las ventas del álbum, los últimos 5 cds los e tenido que comprar importados por la pésima y asquerosa calidad con la que los editan acá en México. Espero y en futuras ediciones logren corregir estos detalles. Saludos!

  11. xaviacus

    23 noviembre, 2012 at 11:06

    Tuve la suerte de verlos en Barcelona hace una semana… y reconozco que fui para escuchar canciones del Symphony of Enchanted Lands y del King Of The Nordic Twilight. No habia hecho mucho caso de este disco.
    Pero chicos, no os imaginais como lo lamento, mi disfrute del concierto hubiera sido infinitamente superior si hubiera degustado esta maravilla antes. Ahora no puedo de escuchar esos 16 minutos finales de poder épico.
    No puedo añadir más a la crítica, salvo que logra emocionarme en más de una ocasion. Es una obra Magna del metal.

  12. Mario

    9 marzo, 2013 at 22:20

    Estimados perdonen, pero a mi parecer no hicieron justicia al no incluir “March Of Time” donde se une espléndidamente la guitarra junto a los violines en el momento oportuno y donde la voz de Alessandro Conti se vé un poco más forzada por el tipo de poder que ejercía la voz del Helloween compositor… realmente le añadieron un poco de dulzura a la melódica melodía compuesta por Kai Hansen y Michell Kiske… a mi parecer un cierre esplendido March of time…. en lo que respecta a la comparación entre Rhapsody of fire y el de Luca pienso que será un gran comienzo para que las dos bandas experimenten sus nuevos horizontes

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>