Lujuria (Sexurrección) – Crítica

Publicado por el 18 febrero, 2013

lujuriasexurreccionArtista: LUJURIA
Álbum: SEXURRECCIÓN
Estilo: Heavy Metal
Sello: Warner Music
Fecha: 2012
Nota: 8/10

No pienso que sea el mejor disco de LUJURIA, ni mucho menos, sin embargo tienen buenos temas, cosa que hacia tiempo no conseguían meter en un disco de esta talla. De los 11 temas que congrega el disco “Sexurrección”, más de la mitad consiguen llevarse el gato al agua.

Lo que no me ha gustado, es la producción (aunque Fernando Montesinos, ha realizado un trabajo formidable. Haciendo que cada instrumento suene de diez, o la batería de Maikel, donde el chaval demuestra que es todo un portento sobre los parches) la veo muy pobre en comparación con otras grandes obras que LUJURIA ha sacado en el pasado; véase títulos como “Enemigos de la Castidad”, “El Poder del Deseo” o sin ir más lejos “Licantrofilia”.

Lo que más me atrae de este trabajo son las colaboraciones tan especiales que han conseguido para varios temas, la labor de Leo Jiménez con Oscar a las voces en “Amor y lujuria” es una bomba, ya sabemos que donde está Leo Jiménez, hay calidad. Por otra parte, esta misma canción incluye uno de los estribillos más apasionantes del disco, así como unos solos de guitarra con unos aderezos de teclado muy intuitivo y bien plasmado, una canción potente y de esos temas, que calará hondo entre los seguidores de los segovianos.

En sí, “Sexurrección” es un álbum que va ganando con las escuchas; tengo que reconocerlo al principio no me llamó la atención, ni tan siquiera consiguió engancharme, poco a poco le he ido cogiendo el gustillo, y cada vez me gusta más. Otro de los temas, que yo destacaría como estelar, y fabuloso es “Deséame como si me odiaras” que cuenta con la fantástica colaboración de Udo a las voces. Llega un momento en que no se distingue cual voz es la de Udo y cuál es la de Oscar, ya que la unión de ambas es más que fantástica. Lo que más me sorprende de esta canción es ver a un alemán cantando en castellano de una forma tan clara. Una canción con un gancho muy heavy y un inicio arrollador, con la impresionante labor del baterista Maikel que me ha encantado, por otra parte el estribillo es genial, sonando dominante y gamberro, sólo como LUJURIA saben hacer.

Por cierto, el que conozca a LUJURIA del pasado, sabrá que cada disco suyo es como una fiesta explosiva, donde la misma lujuria, el sexo, la fuerza y las guitarras tienen cabida. Temas con ese gancho carroñero de la vieja guardia mezclado con la perspicacia y picardía sexual que los caracteriza, todo esto se puede ver en canciones como “Cuando caza una pantera”, gatitas calientes al poder, o “Sexurrección” tema que da nombre al disco, iniciado por un redoble de guitarras power metaleras y una batería portentosa, un inicio de lo más apetitoso para esta vuelta a los orígenes del grupo, apostando por ese metal que tanto echábamos de menos, en ellos, sobre todo para los que no gustaron de discos como “Llama Eterna” o “Y la yesca arderá” que los apartaba del sonido tradicional y la temática a la que nos tenían acostumbrados.

El escuadrón del metal, LUJURIA cien por cien, letras impávidas donde no hay lugar para las medias tintas, tal y como se puede ver en “Sexurrección” pero sin alejarse del lado guasón que tanto gusta de ellos. Otro de esos temas que yo destacaría es “Poema al coño rubio”, donde la diversión está asegurada, ya sea por la letra o por el enjuague musical que contiene. Además la banda sigue tan reivindicativa como el primer día.

El diferente e imaginativo inicio de “El batallon sagrado de Tebas” mete al disco otras atmósferas, poco tiempo después la pegada de las guitarras de Julio y Chepas le da un giro brusco a la canción, sin dejar de lado el estribillo o ese chirriante sonido de riffs escalofriantes que nos llevan por un pasaje instrumental, muy apetitoso. “Shibari” es la balada en la que Oscar consigue erizarte sin apenas esfuerzo, este tema contiene una letra dedicada a alguien especial, con el sentimiento vocal perfecto para meterte la emotividad en el cuerpo; musicalmente es una gozada, incluyendo unos solos emotivos y unas teclas sentidas. El siguiente tema, es “Duro y potente” nunca mejor dicho, una versión de BANZAI, heavy castellano de pura cepa, donde Jose Antonio Manzano colabora con algunas lindezas que hacen del estribillo, una de las partes más consistentes del disco.

Recordando a JUDAS PRIEST, “Somos Latinos” cierra un álbum casi perfecto, que empieza levemente y va subiendo en intensidad, a medida que se van sucediendo los temas. El órdago de las guitarras incluye un pequeño acompañante con el teclado dando el do de pecho. Canción que reivindica la unión entre dos culturas, hermanadas por una lengua y por un mismo grito de guerra, heavy metal.

Hasta aquí lo que da de sí el noveno trabajo de los segovianos LUJURIA, que regresan a sus raíces mirando al futuro y  con la máquina bien engrasada, sin perder ni un ápice de fuerza. Un paso adelante, que confirma el buen estado actual del metal nacional.

Componentes:

Jesús “El Chepas” Sanz – Guitarras
Ricardo Mínguez – Teclados
Maikel – Batería
Javier Gallardo – Bajo
Óscar Sancho – Voces
Julio Herranz – Guitarras

Tracklist:

01.Sexurrección
02.Cuando Caza una Pantera
03.Deseame Como Si Me Odiaras
04.Amor y Lujuria
05.Destino Noche Salvaje
06.Nadie como Tú
07.Poema al Coño Rubio
08.El Batallón Sagrado de Tebas
09.Sibari
10.Duro y Potente (Versión de Banzai)
11.Somos Latinos

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>