Meshuggah (The Violent Sleep of Reason) – Crítica

Publicado por el 20 octubre, 2016

meshuggahtheviolentArtista: MESHUGGAH
Álbum: THE VIOLENT SLEEP OF REASON
Estilo: Math Metal/Djent
Sello: Nuclear Blast Records
Fecha: 7 de octubre de 2016
Nota: 9/10

Con una trayectoria que inicia en 1991, a MESHUGGAH le ha bastado apenas ocho discos de estudio para haberse convertido, y lo que es más difícil, haberse mantenido, como los líderes del Math Metal, ahora conocido como Djent y que para la banda no pasa de ser más que puro y duro Metal Progresivo, que quizás para el público menos ávido en etiquetas sea la catalogación más adecuada. Pioneros de esta complicada manera de componer música, cuesta entender por qué siguen siendo La Banda, aun cuando hoy en día algunos de sus discípulos rayan a un excelso nivel, dígase como ejemplos a los Textures, Periphery o Monuments, proyectos que han llevado el progresivo a otro nivel estilístico. Mi personal teoría es que mientras que el Djent ha girado hacia “el hacerlo bonito”, el explotar cada vez la vena más (emo)cional,  Meshuggah nunca ha renunciado al pilar desde el que fundaron esa catedral del riff apopléjico: el Metal extremo.

MESHUGGAH sigue siendo una banda que aunque ha ido evolucionando su sonido, más bien engrandeciéndolo, siguen sonando obscuros, rematadamente demenciales y eso es un aval que les dignifica en una escena cada vez más proclive a caer en las redes comerciales, del contentar a la mayoría, de tal forma que algunas de las bandas que hoy se dan al Djent aspiran a ser una versión más técnica de unos Bring Me The Horizon que a rendir pleitesía al Metal inmisericorde que siempre ha abanderado MESHUGGAH.

meshuggah-highonfirebandaPero claro, para mantener tus ideas intactas, sacando cada ciertos años un producto que sabes va a patear culos y hacer sangrar oídos, algo que incluso los chavales más “a la última en el Metal” van a tachar de excesivamente ruidoso y extremo, tienes que ser bueno de verdad y aquí no valen las medias tintas. MESHUGGAH regresa a la actualidad discográfica en este 2016 con “The Violent Sleep Of Reason”, título y portada que hacen referencia a una pintura de Goya, para elevarse cual mesías por encima de sus pupilos, a los que dejarán en pelota picada allí donde se encuentren fraguando sus modernas y bonitas melodías.

Con este “Violent Sleep Of Reason” la banda sueca depura ciertos aspectos que en los últimos años habían lastrado algo su reputación. Cierto es que venían facturando discos como “ObZen” y “Koloss” que aun rayando a un gran nivel se tambaleaban en esa delgada cuerda que te separa de la realidad del vacío. Discos aquellos en los que quizás habían industrializado demasiado la propuesta. Ahora parecen apostar de nuevo por un sonido más crudo y cercano a los grandes discos que le dieron la fama.

Meshuggah sigue siendo una banda que aunque ha ido evolucionando su sonido, más bien engrandeciéndolo, siguen sonando obscuros, rematadamente demenciales y eso es un aval que les dignifica en una escena cada vez más proclive a caer en las redes comerciales.

Personalmente creo que el escalón más alto y el que les abrió las puertas a un mayor público fue aquel “Nothing” ya lejano. A partir de aquel momento es cierto que la banda ha ofrecido buenos trabajos pero siempre buscando más la sorpresa a través de los recursos técnicos que ofrece el estudio e incluso cayendo en los vicios típicos del acomodamiento, mal al que ninguna banda es prácticamente ajena dentro del progresivo porque incluso a DREAM THEATER le ha pasado.

Tampoco podemos decir que “Violent Sleep Of Reason” sea la quintaesencia de la novedad y el vanguardismo. Realmente todo lo que aquí se ofrece es puro MESHUGGAH 100%, sin embargo hay algo en ese trabajo, que me gusta llamar de orfebrería, en los detalles, en los arreglos, que hace pensar en un trabajo más calibrado y redondo. Exagerando un poco casi se podría decir que todos y cada uno de los temas rozan la perfección técnica, pareciera que nada falta y nada sobra; es además un disco muy directo y tremendamente virulento en sus formas, una gran maquinaria de agresividad controlada que nos deja sin aliento y a las neuronas a bandazos desde el hemisferio derecho del cerebro al izquierdo. Y ciertamente una escucha completa del disco marea, porque el cerebro humano no está preparado para ciertas cosas.

Solo decir que en el momento de escribir este artículo y escuchando “Clockworks” pasaron tres minutos en los que me quedé absorto y para cuando desperté del trance varios dedos de la manos los tenía entumecidos encima del teclado, en la misma posición en la que había escrito las primeras líneas. Me quedé pillado, que se diría en el lenguaje coloquial, posiblemente con cara de lelo y pensando sin pensar en qué carajo se puede escribir sobre una gente que hace este tipo de locuras sónicas. Esas pesadillas que uno tiene en el que intenta correr por la arena y apenas se mueve y cada vez te desesperas más porque te ves atrapado en ese bucle…si, esas pesadillas son como la música de MESHUGGAH, los violentos sueños de la razón.

Componentes:

Fredrik Thordendal – Guitarras
Tomas Haake – Batería
Mårten Hagström – Guitarras
Dick Lövgren – Bajo
Jens Kidman – Voz

Tracklist:

01.Clockworks
02.Born in Dissonance
03.MonstroCity
04.By the Ton
05.Violent Sleep of Reason
06.Ivory Tower
07.Stifled
08.Nostrum
09.Our Rage Won’t Die
10.Into Decay

FACEBOOK

Autor: Ángel Silva

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>