Ne Obliviscaris (Hiraeth – Sarabande to Nihil) – Crítica

Publicado por el 25 septiembre, 2015

neobliviscarishiraethArtista: NE OBLIVISCARIS
Álbum: HIRAETH-SARABANDE..
Estilo: Extreme Progressive Metal
Sello: Season of Mist
Fecha: 2015
Nota: 8/10

El devenir de los acontecimientos en la carrera de los australianos NE OBLIVISCARIS no deja de ser bastante sorprendente. Desde la formación de la banda en 2003, tuvieron que pasar cuatro años hasta que pudieron publicar su primera demo “The Aurora Veil” en 2007 de forma independiente. Cinco años después, y ahora bajo el modesto sello Code666 Records, sacan su primer larga durada “Portal of I” que contenía los tres temas publicados en la demo de 2007 más otros cuatro nuevos.  Dicho disco les hace dar un salto de popularidad más que notable, lo cual les propicia el fichaje por Season of Mist que ya son palabras mayores en Metal Extremo. Bajo su brazo publican en 2014 “Citadel”, y hasta aquí todo normal diría yo. Lo que no es tan normal es que un año después saquen dos ep’s “Hiraeth” y “Sarabande to Nihil” de forma independiente financiados por vía crowfunding.

Por lo que he podido investigar en la red, NE OBLIVISCARIS siguen formando parte de Season of Mist, lo cual me acaba de descolocar. ¿Por qué una campaña de crowfunding si ya estás dentro de una discográfica potente? ¿Acaso a Season no le interesaba sacar un par de ep’s habiendo pasado tan poco tiempo? ¿O será que a estos genios no paran de fluirles las ideas y estaban ansiosos por sacar nuevo material? Solo ellos saben del cierto como se ha desarrollado el tema. Yo por mi parte voy a tomarme la licencia de realizar una reseña un tanto atópica y explicaros ambos ep’s en un solo escrito, porque para que engañarse, “Hiraeth” y “Sarabande to Nihil”, son dos discos que sumados dan un apetitoso metraje de 50 minutos y cuya producción y estilo son idénticos, así que ahí va mi “ultraje” al mundo reseñil, jeje.

Quizás no sea una bonita costumbre andar tirando siempre de comparativas y estar todo el rato “pero en el anterior disco”, aunque hoy toca como mínimo aclarar un par de aspectos, que son a mi entender los dos “errores” que cometieron, a mi entender, en “Citadel”. Básicamente fueron dos, dar un excesivo protagonismo al violín y voces limpias de Tim Charles en detrimento del resto de instrumentos y del otro vocalista Xenoyr, además de contar con una producción demasiado endulzada que “capaba” el mordiente de las guitarras. Será casual o no pero los australianos han corregido ambos aspectos para su nueva entrega y el resultado es óptimo, consiguiendo recuperar esa energía que derrochaban en el magno “Portal of I”, y recuperando también algo aún más complicado, como es la inspiración.

Porque ser capaz de juntar ochocientos riffs, trescientos cambios de ritmo y tres voces distintas, a neobliviscarisSarabandetonihildía de hoy, parece ya una tarea sencilla para cualquier músico experimentado. Pero el problema está en ser capaz de crear todo ese mejunje y que a la vez haya una armonía, una melodía, un buen feeling, un hilo conductor apetecible, memorizable y disfrutable. Y estos señores, en esta ocasión, lo han vuelto a lograr. Y lo mejor de todo es que haciendo seis temas bien distintos entre sí, cada uno con sus matices y rollete diferentes, sin caer en estructuras repetitivas y fabricando cortes altamente impredecibles.

“Within the Chambers of Stars” arranca tan dulce y sutil como esa preciosa portada simétrica con predominio del blanco y contraste con las garras rojas. La pelea instrumental dura casi tres minutos ¿Parece que mandan las guitarras o es el violín quien domina?, acertaste, ninguno de los dos, y eso es bueno, hay equilibrio, protagonismo compartido, tanto es así que hasta “Cygnus” Brown quiere su trocito de pastel con su fretlees antes de que entre Xenoyr gritando como  poseso y “Mortuary” Presland golpeando como un jodido enfermo. Frenazo en 3:30  y a disfrutar. Ahora, ahora toca de nuevo el violín de Charles llevando una preciosa melodía que cabalga sobre esa maravilla de base rítmica con Mortuary clavando el doble bombo y Cygnus aguantando mucho más peso que las guitarras. He repetido el ahora de forma intencionada, Ne Obliviscaris ha evolucionado, ha comprendido que ese violín es su particular elemento diferenciador y que debe aparecer de una forma controlada sin acapararlo todo, pues si no acaba saturando al oyente. ¿Y lo del minuto 5:30? Joder que llevamos menos de medio tema y yo ya he manchado tres veces los calzoncillos, ¡así no se puede!

Ya sabéis que no voy a diseminaros el resto del disco porque acabaría aburriendo al más osado de los lectores, y además perdería toda la gracia. “Hiraeth” y “Sarabande to Nihil” son dos trabajos donde la palabra “detalles” adquiere otra dimensión. Los cortes son tan completos, complejos y jugosos que cada escucha se convierte en una nueva experiencia que te descubre dispares caminos musicales mezclados con la barita de un ser superior. Y la pregunta es; ¿cómo cojones se pueden hacer temas tan y tan enrevesados y a la vez tan y tan fluidos y memorizables? La respuesta solo la conocen unos cuantos privilegiados, Dream Theater, Opeth, Enslaved, Arcturus y pocos más. Esa es la clave, esa la auténtica dificultad, el reto real de cualquiera que quiera colgar en su música la etiqueta de progresivo y hacer buena música de verdad, porque mezclar instrumentos lo sabe hacer casi cualquiera pero hacerlo con esta dosis de magia, feeling y buen gusto, no tantos.

Porque sigo maravillado con la brutalidad del arranque de “Felo de Se” y ese fantástico shriek de Xenoyr, porque se me caen los huevos al suelo también con el arranque (teóricamente sencillo) de “Beyond the Hourglass” y su impás de tres segundos casi Punk/Rock. Porque “Upon the Tongue of Eloquence” crece de tal manera que parece vaya tocar el infinito y cuando en el minuto 2:00 aparece ese riffeo creo morir de gusto, aunque me mantengo vivo para disfrutar de ese viaje heterogéneo que se produce del minuto 3:25 a 7:35 y desemboca en un ampuloso final de los que ensalzan el alma. Y no será hasta “When the Black Hands Dance” que aparecerán las voces limpias de Tim Charles apoyadas en un tremendo blast beat, y lo bien que nos sientan, ahora sí, sin abusar. Y cerramos con la serpenteante “All the Scarlet Tears”, un tema breve aunque hipnótico, capaz de moverse dentro del más absoluto dinamismo pese a trabajar todo el rato con la misma base.

NE OBLIVISCARIS han demostrado con estos dos ep’s que todavía les queda mucha tela que cortar, y que el bajón de prestaciones de su anterior “Citadel” solo fue puro trámite. Estos chavales son grandes, muy grandes, y también muy jóvenes, con lo cual tenemos banda para rato, siempre que no se les seque el cerebro o se mosqueen entre ellos. Las portadas, a cargo como no de Xenoyr, vuelven a mezclar imágenes difusas con exquisito buen gusto, de una forma totalmente acorde a su música. Y eso sí, aunque la reseña la he hecho de forma compacta me gustaría ser algo más preciso en la puntuación, entendiendo que “Hiraeth” es directamente obra maestra y se corona con un 10/10, mientras que “Sarabande to Nihil”, aun siendo un grandioso ep, no alcanza el nivel de su gemelo y lo dejaría en un más que notable 8,5/10.

Componentes:

Tim Charles – Violin y voces limpias
Xenoyr – Voces graves
Matt Klavins – Guitarras
Brendan “Cygnus” Brown – Bajo
Daniel “Mortuary” Presland – Batería
Benjamin Baret – Guitarras

Tracklist:

Hiraeth:

01. Within the Chamber of Stars
02. Felo de Se
03. Beyond the Hourglass

Sarabande to Nihil:

01. Upon the Tongue of Eloquence
02. When the Black Hands Dance
03. All the Scarlet Tears

FACEBOOK

Autor: Betrayer

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>