Nocturnia (Tierra de Cobardes) – Crítica

Publicado por el 22 marzo, 2017

nocturniacobardesArtista: NOCTURNIA
Álbum: TIERRA DE COBARDES
Estilo: Power Metal
Sello: Cd Music
Fecha: 1 de noviembre de 2016
Nota: 7,9/10

El ángel ha ascendido desde las profundidades tras una ola de destrucción. Con sus armas desplegadas y la sangre salpicando a su alrededor, los toledanos NOCTURNIA presentan el que es su quinto lanzamiento discográfico. Curiosa forma de presentar un trabajo, ¿cierto? Pero no menos impactante que la de su artwork principal (o libreto) en un disco “Tierra de Cobardes” que va más allá de lo que la banda ha realizado en obras anteriores.

Este disco supone un paso adelante para el combo toledano, nada que ver con el disco “Sin Retorno” donde militaba Rafael Carpena, (Rafa Blas), ya todos conocéis su trayectoria, su paso por el programa la Voz, y otros menesteres, lo cierto es que ya nadie habla de él, sin embargo NOCTURNIA sigue presente en la escena nacional y de qué forma, sentando las bases de un nuevo futuro, con más ganas que nunca y con una voz Symon, que entró a formar parte del combo toledano, poco después de la salida de Rafa.

Tras más de diez años en escena, esta joven formación de power metal propone una serie de ideas que la hacen verse distinta al resto, no es que hayan inventado nada nuevo, pero lo que hacen, lo hacen bien, y en general, ya sea producción y sonido hay que reconocerles su mérito, han conseguido superarse cuando lo tenían difícil. Con este disco plantean una idea musical atrayente, ya pudimos verlo anteriormente, pero en esta ocasión son ideas frescas, y con la facilidad de atrapar al oyente con una serie de canciones que cobran vida propia.

nocturniabanda“Tierra de Cobardes” supone toda una experiencia, una forma de luchar contra las adversidades, o que sirve de recuerdo para aquellos familiares que ya no están, como queda citado en el tema “Para siempre” donde el vocalista Symon expresa el sentir por una madre, cuya letra se podría calificar como lo máximo, a mí personalmente me ha hecho sentir, latir, vivir, difícil expresarlo con palabras, al ser la última pista del álbum, como que le da cierto grado de distinción, ya sea a través de las melosas guitarras, la forma que tiene de caminar, o el canto en señal de despedida con sintetizadores que armonizan un colorido casi celestial.

Aunque la parte que coronaría el resurgir de NOCTURNIA como banda, es la parte inicial del disco donde encontraremos de todo un poco, desde apartados más agresivos o guitarras más extenuantes, hasta verdaderas dosis de tensión, o esa elasticidad que se descubre con el pasar de los minutos, desde el insinuante “Preludio” tan trabajado con un piano que reza en belleza y armonía, o “Baraka”, el primer bofetón de fuerza, potencia y velocidad, donde cada músico da lo mejor de sí mismo, la canción es un plus de emoción con ese trabajado estribillo donde reluce la voz de Symon, y que en esencia se empareja con el género power metal.

Un género que por desgracia no vive sus mejores días, pero que no se olvida, de ahí la pasión que ponen bandas nacionales como NOCTURNIA para que siga creciendo, temazo por otro lado que vuela con alas propias, además sin sonar repetitivo, se hace ameno, pegadizo y agradable de escuchar; algo de agradecer.

Tras más de diez años en escena, esta joven formación de power metal propone una serie de ideas que la hacen verse distinta al resto, no es que hayan inventado nada nuevo, pero lo que hacen, lo hacen bien, y en general su música entra directa al corazón.

En el corte número tres “Sin olvidarse quién eres”, vuelven a tirar de la pegada, el toque pegadizo y el hilo conductor más común en este tipo de géneros, llamémosle power melódico. Personalmente me parece un excelente corte, donde cabe recalcar la tendencia de José Gomez que con sus teclados marca el punto a seguir de la canción, bastante melódica y donde no vendría nada mal un poco más de gancho o guitarreo. Yo en esta ocasión siento como si les hubiera faltado algún extra más, un final más intenso y elaborado, podría haber estado muy bien, sobre todo cuando Symon (con gutural incluido) alarga el tono e intenta dar un giro a la canción. Pienso que de haber arriesgado un pelín más, habría sido beneficioso para la banda, ya que terminar una canción cuando realmente empieza a coger fuerza, creo que es un grave error.

A partir de aquí el disco crece como puede verse en “Alza los puños”, que ilustra cierta magia especial adosada a un inteligible estribillo, además incluye un final cantado donde Symon sale bien parado ya que se le percibe con más limpieza en el tono, en cuanto al resto de la canción su voz es como si estuviera tapada todo el tiempo, algo me dice que deben depurar más la producción, y el sonido de cara a una próxima aventura. Y sin que recaiga todo el peso en la voz, los músicos restantes realizan una gran labor.

Excelente corte, pero no tan heroico como muestra “Rencor”, donde la épica nos lleva en volandas a ese paraíso de ensueño, interesante forma de unir elementos extremos de otros géneros y el power cabalgante, veloz, intenso o engalanado. La intención es probar cosas nuevas, y en esta ocasión las guitarras rugen fantaseando con la libertad, o ese futuro incierto tal y como rezan en el apartado lírico.

A priori se podría pensar que el disco es uno más de los tantos que existen en la escena actual del power nacional, pero si uno se adentra en su composición y lo vive con calma, podrá encontrar pasajes mágicos, que cuajen mejor o peor, es otra historia. Lo importante es que lo intentan, igual que en “Última esperanza”, uno de los cortes más currados de cuantos han compuesto, el piano gana en grandeza, así como las guitarras, la voz templada con sus subidas o el tempo lento hacen posible que este viaje no resulte monótono y se disfrute desde otros ángulos; y lo mejor, con sentimiento, como el que desprende la guitarra solista allá por el minuto 2:56 dejando un gran sabor de boca.

Finalmente llega una de las partes más sensitivas del álbum, y aunque “Duele la noche sin ti” lo intenta, he de reconocer que es la canción que menos me ha gustado, aun con esas tiene sus momentos de gracia con sus noblezas y bajezas. Destacar, me quedo nuevamente con la voz de Sÿmon, me encanta la forma que tiene de perfilar las líneas de la canción, musicalmente reconozco que me he faltado algo más para removerme la conciencia.

La pista que da título al disco “Tierra de cobardes” y “Mi voluntad”, sin nombrar la ya mencionada anteriormente “Para siempre”, son lo mejor del disco sin lugar a dudas, ambos cortes ejemplarizan el trabajo de NOCTURNIA todos estos años y hacen de esta, una banda currante que no se detiene ante nada, he aquí una de sus obras póstumas, repleta de crudezas y vivencias, cada letra es un mundo, cada canción un paraíso donde la magia golpea con fuerza.

En definitiva, un disco bastante notorio, musicalmente variado, agradable de escuchar y con varios hits que seguramente calarán hondo entre los seguidores del grupo. En cuanto a duración, me ha parecido bastante corto. Espero que para la próxima se empleen más a fondo y pongan más ganas de cara a un trabajo más duradero, y sobre todo más elaborado.

Componentes:

Alberto Symon – Voces
Roberto Moreno – Guitarra
Salvador González – Guitarra
César Arroyo – Bajo y coros
Jose Gómez-Selles – Teclados
Jose Roldán – Batería

Tracklist:

01. Preludio
02. Baraka
03. Sin olvidar quién eres
04. Alza los puños
05. Rencor
06. Última esperanza
07. Duele la noche sin ti
08. Mi voluntad
09. Tierra de cobardes
10. Para siempre

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>